Tag Archives: Caballos

Cuando los animales demuestran mayor humanidad que los seres humanos

La palabra humanidad como sinónimo de compasión siempre me resultó contradictoria y ciertamente poseedora de un contenido altamente irónico y diría que hasta cínico, ya que si hay una forma de vida en este planeta que ha demostrado ser ilimitadamente cruel, desconsiderada y destructiva esa es la humanidad. Por lo que no es raro que muchas veces sean los animales los que den lecciones de humanidad.

MarwariDurante miles de años en la India, Fenicia y algunos otros lugares geográficamente cercanos a los anteriores se emplearon elefantes en la guerra. Animales extremadamente poderosos y capaces de romper cualquier linea de infantería o caballería en una sola estampida; siendo además capaces de transportar un lancero que atacaba a todo el que acercara por los flancos y uno o dos arqueros que atacaban a distancia además de su mahout o conductor. Si bien esto supuso un gran problema para los enemigos locales, supo ser todo un caos terrorífico para los extranjeros; es sabido como los elefantes hindúes diezmaron las fuerzas de Alejandro Magno y como los elefantes de Piro de Epiro y poco más tarde los de Aníbal le dieron a los romanos dos de los más grandes dolores de cabeza y agujeros en el orgullo de toda su historia.

Pero hecha la ley hecha la trampa, y eventualmente el pragmatismo bélico combinado con la sed de poder de de los clanes marciales rajput, quienes constantemente combinaban estrategias traídas desde Arabia, Europa y Mongolia para avasallar a quienes se interpusieran en su camino, fueron generando los instrumentos necesarios para contrarrestar a los elefantes de guerra sin resultar completamente diezmados en el intento. Uno de estos instrumentos fueron los marwari, poderosos sementales logrados a partir del caballo arábigo, de orejas curvas, resistentes al calor desértico y con una aparente falta natural de temor hacia las grandes bestias de guerra.

Marwari con trompaY es aquí donde el punto principal de nuestra historia toma lugar, ya que si bien el marwari superaba en fuerza a un caballo normal y arremetía sin temor contra los elefantes, sólo alcanzaba con que estos últimos tirasen una patada o diesen un cabezazo o trompazo para que el marwari salga despedido varios metros por el aire con jinete incluido. Pero eventualmente los rajput descubrirían que los elefantes poseían una característica que las personas parecían carecer: consciencia; y rápidamente empezaron a equipar a sus caballos con armazones forrados en tela que simulaban ser pequeñas trompas, dándole el aspecto a los marwari de elefantes pequeños. Si bien esto parece una idea sin sentido, la misma fue mortalmente eficaz, ya que los elefantes ‘enemigos’ se negaban a atacar a los caballos disfrazados de elefantes pequeños, incluso cuando sus conductores les clavaban estacas de metal detrás de las orejas para obligarlos pisotear a los rivales.

Batalla de Haldighati en el 1576

En la imagen vemos al maharana Rana Pratap de los rajput montando su caballo, el brioso Cetak, durante la Batalla de Haldighati en el 1576, Cetak tenía una trompa falsa, por lo que no fue repelido por el elefante el cual lo confundió con una cría, oportunidad que Pratap utilizó para abalanzar su caballo de un salto sobre la cabeza del elefante y arrojar su lanza contra el líder mughal, Man Singh. Pratap falló su tiro y mató al mahout -conductor del elefante- mientras que al mismo tiempo las heridas producidas al caballo por parte de los guerreros montando al elefante causaron la muerte de Cetak casi instantáneamente.

Como un accidente convirtió a un rey generoso en un tirano

Henry VIII y sus esposasUno de los sucesos más interesantes de la historia es el repentino cambio de personalidad sufrido por el Rey Henry VIII. Si bien al monarca se lo recuerda como uno de los mayores tiranos de la historia británica, uno se sorprende al estudiar su vida como en un principio, ese rey, que la historia plasmaría literalmente como una especie de cruza entre un demonio dantesco y un asesino serial, era al principio un hombre extremadamente culto, un renacentista amante de la ciencia y el arte en cuya corte se fomentaba y subvencionaba la razón, la literatura, la música y el estudio de la naturaleza. Sobretodo, sorprende como éste era mencionado en sus principios como un rey justo con el pueblo y muy generoso y de un día para el otro, como un monstruo tiránico.

No obstante, y para justicia de Henry, su personalidad tiránica no sea quizás su culpa, y se deba más bien a un daño cerebral que sufrió durante un serio accidente mientras participaba una justa. Es notable como todos los documentos de la época se sorprenden del literal e instantáneo cambio del monarca. Cambio que tuvo lugar el 24 de Enero del 1536, cuando se encontraba participando en uno de los tantos eventos deportivos que solía llevar acabo.

En este, tras una serie de exitosas pasadas, uno de los caballeros sería efectivo en su juego al derribar al rey de su caballo. La caída sería terrible, Henry se propinaría de cabeza contra el suelo y, para colmo, su caballo, que se había parado en las dos patas traseras, lo pisaría y luego, tras tropezar con el cuerpo inconsciente del monarca, caería sobre el mismo.

Henry VIIIHenry permanecería semi-inconsciente durante dos horas, y sus médicos lo creerían muerto en un principio ya que durante unos minutos no registraron respiración alguna -éste es hoy el mayor indicador que nos dice que, el hasta ése mismo entonces un rey generoso, sufrió un severo daño cerebral.- El Rey despertaría ante un nuevo mundo, ya no podría practicar más deportes, una de sus pasiones, ya que su pierna quedaría muy dañada, y prontamente engordaría en gran medida. No sólo su cuerpo se alteraría, sino que sus intereses variarían, dejaría de escribir poesías y baladas, algo que hacía con pasión anteriormente y su corte ya no sería tan renacentista. No sólo ordenaría penas mucho más severas para crímenes menores, sino que además, y a los pocos meses del accidente, ordenaría la ejecución de su esposa, Ana Bolena. Así, se volvería a casar varias veces más, ejecutando a todas sus esposas. Si bien dejaría todo tipo de actividad física de lado -Henry fue considerado hasta ese entonces como uno de los monarcas más atractivos y atléticos de Inglaterra- la comida se convertiría en su nueva pasión. Comiendo más de 13 veces al día prontamente llegaría a pesar unos 180 kilogramos.

Si bien muy posiblemente su personalidad se haya visto alterada por una combinación entre el golpe a la cabeza y su práctica invalidez tras el accidente, el que una vez fue un príncipe prometedor y admirado, terminó convirtiéndose en sinónimo de tirano y sangriento despiadado.

Curiosamente, y a diferencia de Julio César y Richard III, con Henry VIII Shakespeare no tuvo necesidad de exagerar en lo más mínimo.

Los híbridos más espectaculares de la naturaleza

No, no vamos a hablar de vehículos económicos sino de animales. Ocurre en la naturaleza un asombroso fenómeno denominado Procreación Intergenus o intragenus, en español: cuando dos integrantes de especies distintas, como un león y una tigresa tienen cría. Esto es posible, ya que los dos, a pesar de ser de especies distintas, pertenecen al mismo genus. El genus o género, hablando simple y claro, es el nivel que se encuentra inmediatamente antes que la especie. En el caso de los tigres y leones ambos son del Genus Panthera.

Ligers y Tigons -Ligres Tigrones-
TigonLos ligers y los tigones son híbridos de tigres y leones. Los dos nombres radican en que dependiendo si la madre es un tigre y el padre o león, o viceversa, el resultado es un animal muy diferentes. Los ligers son hijos de leones con tigresas -del inglés lion y tiger- y los tigones son hijos de un tigre y una leona. En el caso de los ligers, el resultado no es solo curioso, ya que vemos un animal con la forma de un león y las manchas de un tigre, sino que además sorprenden al ser los felinos más grandes del mundo, incluso llegando a superar al tigre siberiano. Distintos efectos se obtienen al mezclar otros animales del género Panthera entre si, como los pumas, los leopardos y, valga la redundancia, las panteras.

Tigon

Zebroides
ZebroideLos zorses -en español: cebrallos-, hebras o zebrulas son el producto de la mezcla entre un caballo y una cebra. Ambas especies también pueden procrear con los burros, los cuales también pertenecen al genus Equus -las mulas, justamente, son el producto de un burro y una yegua-. Desafortunadamente una diferencia en la configuración de los cromosomas de dichas especies lleva a que el animal resultante sea completamente estéril.

Belfines
Los wholphins -o belfines en español- son un tipo de híbrido rarísimo y de los cuales se han observado una cantidad muy reducida de casos. Su nombre proviene de combinar las palabras inglesas para ballena, whale, y delfín, dolphin. Para obtener un wholpin es necesario la cruza de un delfín común -nariz de botella- con una pseudo orca. Si bien pocos wholphin han sido estudiados a causa de su rareza, se sabe que pueden llegar a ser fértiles. Sin embargo, sus crías no logran sobrevivir durante mucho tiempo.

Wholpin

Perros lobos
Híbridos perro lobo.En Europa Central la mezcla de perras con lobos es ya toda una tradición. Generalmente, dependiendo la raza de perra que se utilice, se logra obtener un animal que combina la fortaleza del lobo con la obediencia y carácter del perro. Si bien existen cuatro “sub-especies” de perros lobos, la más buscada es la Saarlooswolfhond -que pueden ver en la imagen-. Esta se obtiene al utilizar una perra de la raza pastor alemán con un lobo gris. -como nota al margen mi abuela materna tenía uno-

Nota: En el caso de perros y lobos la capacidad de hibridación es muy amplia, ya que el perro –canus lupus familiaris– es una sub-especie directa del lobo –canus-lupus-.

Faisallinas
Y por último veremos la singular mezcla de un faisán y una gallina. La mezcla en las aves de corral es extremadamente rara en la naturaleza. Sin embargo, varios experimentos, como el de Annie Gray en 1958, han sido realizados con el fin de obtener animales con mejor carne y mejor nivel de producción de huevos. En la imagen, perteneciente al Rothschild Zoological Museum, pueden ver un híbrido muy singular de faisán con gallinas.

¿y en humanos?
A este punto se estarán preguntando, ¿y por que no existen híbridos entre simios y humanos? -si bien Stalin lo intentó sin éxito la respuesta es simple: El fenómeno, si es que se dan los factores necesarios para que ocurra, solo puede ocurrir en especies distintas pero del mismo genus. En el presente el ser genéticamente más cercano al humano es el orangután. No obstante, ambos pertenecemos a dos géneros diferentes -los humanos al género Homo y los orangutanes al Pongo-, recién nos nivelamos en el nivel de Familia, ambos pertenecemos a la Hominidae. No obstante, existe evidencia arqueológica de híbridos entre Homo sapiens y Homo neanderthalis (o neanderthalensis según la nomenclatura que más les guste) hace miles de años.

Enlace relacionado
Messy beast (enorme recurso sobre híbridos en inglés)

Incitatus el caballo que gobernó a Roma

Caligula e incinatusSabemos de caballos pura sangre que son cuidados como reyes, o de caballos famosos que eran amados por los generales de sus países al punto de permitirles comer en su mesa, pero ninguno de éstos equinos llegó siquiera a asomarse a lo que fue Incitatus, el caballo más poderoso del mundo. La Consulatura fue desde la caída de los Reyes Etruscos el cargo de mayor poder político en Roma. Ocupado y respetado por magnánimas figuras de la talla de Escipión, Gayo Mario, Sula, Julio César, etc esta oficina oficina comenzó a perder poder con la llegada del Imperio. Si bien Augusto, el primer Emperador, la respetó a pesar de haberle quitado poderes, no fue así con los Emperadores subsiguientes los cuales la veían como una seria amenaza. Uno de éstos irrespetuosos fue nada más y nada menos que el tristemente famoso Caligula. Caligula estaba literalmente enamorado de su caballo, de hecho estaba absolutamente seguro que éste le hablaba y que sería el único que no lo traicionaría. Tanto aprecio le tuvo que envió a construirle un establo de mármol decorado con detalles teñidos de costosísima purpura, un collar de piedras preciosas y una estatua de marfil. No solo de bienes materiales sería Incitatus bañado, sino que además se lo casaría con una hermosa y noble mujer de nombre Penelope y, en lo que enloquecería al Senado, se lo declararía como Cónsul de Roma. De esta manera Incitatus pasaría a la historia como el único caballo en haber sido un elevado dignatario de una súper-potencia mundial.

Caligula e incinatus

Quizás caligula no estaba tan loco y sus acciones hayan sido solo para enfurecer a los Senadores, a quienes odiaba y despreciaba, como afirman a regañadientes los historiadores modernos. Sin embargo, de algo podemos estar seguros: Incitatus -que en español significa “el veloz”- tuvo una muy buena vida 😆

El caballo primitivo, poco más grande que un gato.

Cuando vemos las películas de la era dorada de Hollywood que tratan sobre viajes al pasado, o incluso las que se desarrollan en un lugar apartado y primitivo, como por ejemplo King Kong, inmediatamente notamos algo: todos los animales se asemajan a criaturas actuales, solamente con proporciones monumentales. Sí, es cierto que esto se debía principalmente a una cuestión de presupuestos y dramatismo. Sin embargo, era el imaginario popular de la época el que impulsaba esta creencia que dictaba que en el pasado todo venía en tamaño extra grande. No es de extrañar incluso hoy en día mucha gente así lo siga creyendo. No obstante, la prehistoria de la realidad era muy diferente, y si bien si existían animales enormes otros no lo eran tanto. Uno de estos fue el Hyracotherium, mamífero del que descienden todos los equinos que hoy en día rondan briosamente por la tierra y el cual no era mucho más grande que un actual gato doméstico.

Si tuviéramos la suerte y osadía de poder viajar unos 60 millones de años en el pasado inmediatamente nos toparíamos con una vegetación inmensa que al instante nos informaría que nos encontramos en un lugar ajeno a nuestro mundo habitual. Si por alguna de esas casualidades nos cruzáramos con un Hyracotherium podríamos pensar que es el antepasado de algún que otro roedor, tal vez de un conejo. Sería muy difícil que nos imaginásemos que ése diminuto animal, de patas esqueléticas y del tamaño de un gato, es en realidad el antepasado directo de de los caballos. Esto no debería avergonzarnos ya que la diferencia es tan notable que incluso, en 1841, cuando el paleontólogo inglés Richard Owen descubrió el primer fósil pensó que había encontrado un pequeño primate. Llevaría unos 35 años, hasta que Othniel C. Marsh descubriera otro fósil en mejor estado, que se establecería de una vez por todas que el Hyracotherium era en realidad un caballo primitivo.

Las sorpresas no terminan aquí, ya que hoy en día hay un gran debate sobre si el Hyracotherium además de ser un antepasado directo del caballo fue en realidad antepasado del rinoceronte. Algo que sin duda alguna resulta todavía más asombroso.