Tag Archives: Brasil

El hormiguero humano, la fiebre del oro de 1983 en Brasil

La fiebre del oro brasileraPocas veces he visto imágenes tan espectaculares como las captadas en 1983 en el Amazonas brasilero.

Todo comenzó a finales de dicho año, cuando se corrió un rumor sobre el hallazgo en uno de los garimpos (minas de oro improvisadas) de una veta madre de oro puro. El rumor tomó fuerza explosiva cuando pepas del tamaño de un puño se encontraron en el río Juma, por lo que los periodistas documentando la locura que acontecía denominaron al fenómeno como “Eldorado do Juma”. Locura que tristemente se repetería en varios de los cientos de garimpos por todo el amazonas, como el de Serra pelada y el del río Pacu.

La fiebre del oro brasilera
La fiebre fue inmensurable, docenas de miles de empobrecidos campesinos llegaban todos los días a escarbar aunque sea con sus manos, familias enteras. Las pestes comenzaron a aflorar y la malaria atacó a miles de personas.

La fiebre del oro brasilera
El crimen y la prostitución infantil estaba a la orden del día, pero a la absoluta mayoría sólo le importaba el oro y nada más que el oro. Como hormigas, sin equipos de excavación, sólo con palas y picos, removieron una montaña entera, y excavaron cavernosos laberintos en toda la región.

La fiebre del oro brasilera
El daño ambiental fue terrible, ya que los garimperos cargaban bolsas al hombro hasta el área de proceso, donde se utilizaba cianuro para separar el oro de baja calidad de los demás minerales, descartando los residuos en el río.

La fiebre del oro brasilera

Todo terminó como podía esperarse desde un principio, la gente desilusionada y explotada abandonando los garimpos en masa, dejando pueblos fantasmas a su paso, ecosistemas completamente destruidos y un legado de los bajo que puede llegar la miseria humana.

Cuatro de los fenómenos meterológicos más impactantes

Los “relámpagos” que suben
1074-1.jpgA lo largo de la historia de la aviación, distintos pilotos reportaron ser testigos de “relámpagos” ascendentes sobre las nubes. Este fenómeno, altamente documentado, pero imposible de explicar hasta hace sólo unos añoos, fue, como tantos otros fenómenos, asociado con infinidad de teorías alocadas. Sin embargo, hoy se sabe que los TLEs -Eventos Luminosos Transitorios, por sus siglas en inglés-, si bien son de naturaleza relativamente similar a los relámpagos, se tratan de fenómeno totalmente aparte. Estos ocurren durante las tormentas eléctricas, y, al igual que los relámpagos, son una descarga a manera de arco producida desde las nubes. Sólo que a diferencia de los primeros, en este la carga de la nube es atraída por la ionosfera en vez de la superficie, por lo que en vez de “bajar” terminan “subiendo”.

Este video a 10,000 cuadros por segundo muestra el fenómeno en cámara lenta. Es escalofriante pensar en la sensación que habrán sentido los primeros pilotos al sobrevolar por los mismos.

La nieve rosa
Ocurrido en las regiones polares costeras y alpinas de todo el mundo donde las temperaturas frías son comunes a lo largo de todo el año. La nieve rosa, como es llamada -también conocida como sandia debido al sabor y color de la misma-, es un fenómeno natural más que particular. El mismo es causado por la presencia del organismo Chlamydomonas nivalis, un alga psicrófila que, valga la redundancia, se desarrolla perfectamente en el intenso frío de la nieve y a gran altura. Organismo caracterizado por tornar de color rojizo la masa de nieve en la cual se encuentra cuando esta es pisada o presionada. Esto es porque al pisar o presionar la nieve, como cuando por ejemplo se hace una bola de la misma, el alga suelta un carotenoide de color rojizo que, en condiciones normales, utiliza para absorber calor, tiñendo la nieve en el procesa.

1074-3.jpg1074-4.jpg1074-2.jpg
(La imagen del sendero es un claro ejemplo del fenómeno)

Este fenómeno cautivo la imaginación de los curiosos desde hace miles años, y docenas de explicaciones intentaron descifrar su origen. Fue solamente hasta el siglo 19 que pudo relacionarse a las algas con el mismo.

El desierto inundable de Brasil
1074-6.jpgEste particular punto del planeta, relativamente desconocido hasta hace unos años, saltó a la fama internacional y turística tras ser mencionado en varias oportunidades por el National Geographic Channel como una de las experiencias más espectaculares del mundo.

Hallado en Brasil el Lençois Maranhenses es un desierto de arena con gran cantidad de partículas fósil, de allí su coloración blanca, que entre los meses de Junio y Septiembre -aunque es normal que en oportunidades empiece a partir de Mayo- las intensas lluvias, capaces de arrojar caudal un promedio de 1,650 a 1,750mm, forman pequeñaas lagunas en las depresiones de los médanos. Estas lagunas, al poco tiempo de formadas, debido a ciertos microorganismos presentes en la arena, toman un color verdoso. Así mismo, el clima de la región logra que las lagunas no se estanquen severamente, evitando de esta manera la emanación de olores desagradables. Toda una joya de la naturaleza

El relámpago del Catatumbo
1074-8.jpgEn Venezuela existe una tormenta que, a causa de una interacción entre las nubes eléctricamente cargadas y el suelo cenagoso de carga permanente, se mantiene año a año de manera permanente durante 160 días -cantidad variable llegando a veces a los 165 días-. La misma tiene lugar en la cuenca del río Catatumbo, famoso por los fenómenos eléctricos ocurridos en el mismo. más increíblemente aun, es la misma tormenta uno de los causales que le dan origen al fenómeno, ya que la baja presión de la región está directamente relacionada al mal tiempo de esta. Según el ambientalista Erik Quiroga, promotor del “Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono”:

[El Relámpago del Catatumbo] se produce por el desplazamiento de los vientos alisios hacia el norte del Zulia, pasan la Sierra de Perijá y llegan al Sur del Lago; al llegar se crea una permanente baja presión en la desembocadura del río Catatumbo, dado por la brisa del Lago, cuyas aguas se calientan dos veces más que la superficie en la noche, y por la presencia del gas metano en los manglares circundantes. Y puesto que el metano es más liviano que el vapor de agua, se consigue acumular en la parte superior de la nube. Al hacer contacto éste con el agua tiende a polarizarse, es decir, la nube se carga de mayor energía y de lo profundo surge el relámpago hacia la atmósfera.

El fenómeno, visto a más de 420 kilómetros de distancia es capaz de generar de unos 270 a 300 relámpagos por hora, por lo que es el mayor generador de ozono estratosférico del planeta. Así mismo las descargas nube a nube constantes en la región rondan entre los 100.000 a 300.000 Amperios mientras que las descargas nube a tierra lo hacen en el rango de 10.000 a 50.000 Amperios.

Tribus perdidas

Afortunadamente el avance tecnológico ha traído maravillas tales como las telecomunicaciones y los aviones. Desafortunadamente, esas mismas maravillas han “achicado” el mundo de tal manera, que lo que antes era una prolongada travesía encomiable y peligrosa hoy se reduce a simplemente ir hacia un aeropuerto y comprar un pasaje de avión. Esto llevó a que miles de culturas nativas, antes intactas y ajenas del mundo externo, desaparecieran, se diluyeran en un maremoto de visitantes, investigadores y extranjeros curiosos. De hecho, de las 6 mil lenguas encontradas hoy en la Tierra, se calcula que la mitad desaparecerá en menos de 50 años. Transición o asimilación que en algunos casos resultó ser muy violenta, ya hablamos de la desaparición del Nu Shu y cientos de culturas locales en China con la llegada del comunismo, y ni mencionar la conquista de América.

De todas maneras, existe aun un puñado de tribus que, gracias a la protección natural que otorgan junglas de dificilísimo acceso o islas perdidas entre las mareas, han logrado permanecer relativamente intactas de la influencia externa.

La gente de los árboles
De las llamadas tribus de escaladores, es quizás la de los kolufos -o korowai- en Papua la más asombrosa, ya que sus casas están construidas enteramente a varios metros de altura.

1052-1-b.jpg

La misma es una de las pocas tribus en el planeta Tierra que aun, aunque de manera ritual, practica el canibalismo. De hecho, pude enterarme de la existencia de los mismos gracias a la revista del Smithsonian, la cual, si entienden la lengua inglesa, tiene un asombroso artículo en su página titulado “Sleeping with cannibals” en el cual un reportero relata su asombrosa experiencia tras convivir con los mismos durante varios días -aunque cabe aclarar que varios investigadores han puesto en duda la práctica y aseguran que su fama se debe más a publicidad local en busca de turistas que a canibalismo verdadero- .

1052-1.jpg1052-2.jpg1052-3.jpg

Sin embargo, no es su supuesto canibalismo lo que me ha llamado la atención, sino su arquitectura. Largas y complejas chozas construidas no sobre tierra, sino sobre largos y “flacos” árboles que, en su conjunto, elevan la caza de los peligros de tierra y de las invasiones rivales. Una ingeniería y trabajo de grupo ciertamente asombroso.

La tribu aislada de todo contacto durante 60 mil años
En la isla Sentinel de Norte existe la tribu denominada por la National Geographic como el pueblo más xenófobo del mundo. Completamente aislados del resto de la humanidad rechazan cualquier visita externa con flechas y lanzas, incluso, si el visitante viene con aparentes obsequios para la tribu. De hecho, son famosos por matar a cualquier pescador o navegante que inadvertidamente ancle en sus costas.

Este rechazo por lo externo ha llevado a que exista poco material de estudio sobre su cultura, incluso la cantidad de fotografías de los mismos es muy limitada.

Esto a su vez hizo que su cultura permanezca intacta y, a diferencia de las otras tribus de la región, cuyos idiomas se extinguieron al adoptar como lengua de facto el hindi, el lenguaje sentinelés aun sea utilizado exclusivamente por sus habitantes. Lenguaje del que poco se conoce dado su aislamiento.

La tribu sin tiempo
1052-4.jpgLa tribu pirahã, hallada en el norte de Brasil, es, entre otras cosas, famosa por haber dejado obsoleta la teoría de “gramática universal” del lingüista Noam Chomsky. Su lengua no posee definición del tiempo presente, nombres para los colores o números, y además, con respecto a la “gramática universal”, no cuenta con ningún tipo de recursión -la inserción de una frase dentro de otra del mismo tipo-. Así como tampoco parecen poseer términos cuantificadores (“poco”, “mucho”, etc), o practicar algún tipo de arte o dibujo.

Si el aspecto lingüístico de su cultura les es de interés pueden leer este maravilloso artículo del Newyorker (inglés desafortunadamente). El cual ha realizado una entrevista al lingüista Dan Everett, el mayor experto de esta tribu en Occidente.

La misma es también una tribu asilada, muchas veces violenta al extranjero y con la cual solo se puede dialogar tras haber efectuado un laborioso y complejo acercamiento mediante a obsequios y rituales.

Estados efímeros en América

William Walker, un abogado de los Estados Unidos que a mediados del siglo pasado estableció republicas efímeras en California, en Nicaragua y Honduras, hasta que finalmente fue fusilado en 1860.

Otro caso digno de mención es el de Orélie Antonie d’Tounens, notario-escribano francés, que organizo un ficticio “Reino de la Argentina y Patagonia” en la provincia argentina de Neuquén y vecindades chilenas. Algunos descendientes realizaron actos encaminados a mantener viva la idea.

La presencia y acción de estos aventureros expresa la orfandad política en que se debatieron varios sectores de América hasta fines de siglo pasado. También existieron Estados efímeros que encontraron con consenso de sus propios habitantes. Como ejemplo podemos mencionar la “Republica de farrapos”, que existió en el sur del actual Brasil; las “Republicas del Tucumán” y la “República del Entre Ríos” que existieron en la Argentina durante la guerra civil, la “República de Texas” desprendida de México.

El mas Curioso de estos Estados efímeros quizá sea el denominado “Estados Unidos de Buenos Aires y Chile”, que existió en tres pequeñas islas del Caribe durante buena parte de 1817. Fue desbaratado por orden del presidente James Monroe. Una de esas islas es la actual San Andrés, de Colombia, que constituye un paraíso para el turismo internacional.

William Walker:

Acotemos que una prueba de la orfandad política en que se debatía toda América Central Ístmica a medidos del siglo XIX son las andazas de un aventurero estadounidense –William Walker- que había estudiado leyes en su país natal. Sus primeras andanzas fueron en california, donde estableció una efímera republica que lo tuvo por presidente. Después marcho a la actual Nicaragua donde estableció otra republica que también lo tuvo por presidente y que incluso recibió el reconocimiento inicial de los EE.UU. Vencido por las fuerzas locales, escapo a New Orleáns pero regreso después a Nicaragua para reclamar su presidencia; en esta segunda oportunidad debió rendirse a fuerzas navales estadounidenses.

Posteriormente decidió volver por tercera vez a América Central y armo un pequeño ejército para ocupar honduras, pero un naufragio lo hizo desistir de sus planes. Permaneció de todas maneras en ese sector de América procurando liderar una revolución en Honduras, pero fue apresado por fuerzas inglesas y fusilado en 1860.

La República de La Boca
En 1882 a raíz de un conflicto laboral que culminó con una huelga, un grupo de inmigrantes genoveses decidieron independizar a La Boca de la Argentina. Firmaron un acta en la que informaron al Rey de Italia que habían constituido la “República Independiente de La Boca” y levantaron su bandera. El General Julio Argentino Roca, por entonces Presidente de la Nación, acudió en persona al lugar con el Ejército, quitando la bandera genovesa izada en un mástil y solucionó el conflicto.

Santos Dumont, ¿El primer aviador?

Hoy en día es casi universal el reconocimiento que gozan los hermanos Wright como los artífices de haber conseguido el primer vuelo tripulado de un objeto más pesado que el aire. Sin embargo, son muchos los que sostienen que el verdadero primer piloto fue Alberto Santos-Dumont, un brasilero nacido en 1873 y que tras mudarse a Francia para realizar sus estudios concretó una serie de máquinas voladoras pioneras en muchos aspectos. Fue el primer piloto en realizar un vuelo público, desarrolló el primer avión que no requería catapultas para despegar, construyó los primeros modelos de dirigibles estables, un prototipo de helicóptero y varios otros vehículos innovadores. Su fama mundial y reconocimiento, sobre todo en Europa, llegaron a opacar el vuelo de los Wright, trayendo con sigo uno de los debates de autoría más prolongados de todos los tiempos.

El conflicto

Son varias las personas que señalan que el vuelo producido el 23 de Octubre de 1906 por Dumont en Paris con su 14bis es el primer vuelo documentado de un aeroplano más pesado que el aire en lograr despegar, maniobrar y aterrizar por sus propios medios. Si bien el vuelo de los Wright fue realizado en 1903 su avión debió valerse de gran cantidad de ayudas externas, etre las que se encontraban un alerón externo, una catapulta de despegué, guías en el suelo y vientos fuertes. De todas maneras, para ser justos, hay que reconocer que los Wright despegaban desde pistas de pasto y no de asfalto como Dumont. Así mismo, también debemos tener en cuenta que en los tres años transcurridos desde los Wright hasta el 14bis los motores y materiales avanzaron en gran medida; y el temor que tenían los “Chicos de Dayton” a ser plagiados los llevó a realizar sus vuelos bajo rigurosa cautela, opacando así su fama y reconocimiento en Europa. Sea como fuese la rivalidad y el orgullo patriótico de los países que se disputan la paternidad del vuelo, convirtieron este dilema en un debate sin fin ni aparente final.

Artículos relacionados
La Montgolfière, el primer vuelo humano de la historia.
Arriesgando la vida para probar las máquinas voladoras de Leonardo da Vinci.
Sagami, el festival japonés donde remontan cometas de 1 tonelada.
Las experiencias de Marco Polo en China relacionadas a las cometas y los borrachos voladores..
La colosal cometa de Alexander Graham Bell.