Tag Archives: Refugios

La advertencia dejada en los basureros nucleares en caso de que una guerra nuclear destruya la civilización y se pierdan las lenguas actuales

Cada basurero tiene su advertencia diseñada en base a su ubicación geográfica. Este en particular es el que se encuentra en la Yucca Mountain nuclear waste repository.En los inicios de Anfrix habíamos hablado sobre cómo el gobierno de los Estados Unidos durante la Guerra Fría había contratado a un grupo de lingüistas y especialistas en semiótica -el estudio de los signos- para diseñar una advertencia gráfica a colocar en sus basureros nucleares la cual pudiese transmitir a cualquier persona ajena a todo lenguaje actual sobre la peligrosidad del lugar. La idea tras éste proyecto era muy noble: incluso si ocurriese una guerra nuclear total y quede destruido en el proceso todo rastro de civilización en el mundo, lo más lógico es que a pesar de todo queden bolsillos aislados de seres humanos que sobrevivan tanto a las bombas como a la radiación residual. Con el pasar del tiempo éstos sobrevivientes, al carecer de infraestructura e instituciones, muy posiblemente reviertan su cultura y forma de vida a un estado tribal o prácticamente neolítico, y muy posiblemente los lenguajes actuales se pierdan o cambien por completo. Por lo tanto, dado el caso, debía dejarse en los basureros nucleares de todos los Estados Unidos una advertencia (hacia la derecha vemos la instalada en la Yucca Mountain nuclear waste repository) que trascienda las barreras del lenguaje y la simbologías e iconografías actuales la cual pueda ser incluso interpretada por seres primitivos.

Uno de los problemas en aquella entrada es que en los comentarios nadie entendía el mensaje que la advertencia intentaba transmitir. No fue hasta que un comentarista de apodo sce dio su interpretación sobre la misma que pude darme cuenta de la genialidad y efectividad de la advertencia diseñada por éstos especialistas. Y es que por supuesto, todos nosotros, o al menos la mayoría 😛 , somos seres que nos criamos y desarrollamos en la civilización moderna, por lo tanto no estamos acostumbrados a guiarnos por el cielo o reconocer instantáneamente grupos de estrellas en nuestras vidas. Por eso, en aquella entrada, nadie podía encontrarle sentido a la misma. Lógicamente, la advertencia no está diseñada para ser reconocida por la gran mayoría de personas actuales, sino por personas que dependan del cielo para guiarse en sus viajes o para manejar los tiempos de sus cosechas y cría de animales, como tantos seres humanos lo han hecho a lo largo de la historia. Por lo tanto, combinar rostros que indiquen estados de animo con constelaciones y sus traslaciones por el cielo para así indicar la orientación de cierto peligro a seres que dependan de las estrellas en su vida cotidiana, es sin lugar a dudas algo realmente genial.

La interpretación de sce:

creo entender eldibujo; hay varias constelaciones: la del borde inferior, con forma de cucharon, es la Osa Mayor; inmediatamente arriba de esta, la Osa Menor, cuya estrella más brillante- Polaris- coincide con el comienzo de la curva dibujada, y es donde hoy se sitúa el Polo Norte Celeste. A la izquierda de la Osa Menor están dibujadas las estrellas de la constelación de Draco. Creo que el grafico indica una línea temporal, ya que la curva dibuajda une los puntos del cielo por donde se desplazará el Polo Norte celeste a lo largo de los siglos, por efecto del movimiento de precesión terrestre. Cuanto más a la izquierda sobre la curva esté el polo norte celeste en un momento dado, menos contaminación habrá, lo cual es indicado con los cuadraditos negros en orden decreciente, así como por la expresión del rostro del personaje: hoy, sitio muy contaminado = rostro enojado, y en el futuro lejano – extremo izquierdo de la curva- casi sin contaminación = rostro alegre. Para completar, el símbolo parecido a un asterisco de la izquierda indica la estrella Vega. De todos modos, tengo grandes dudas de que alguna otra civilización lo llegue a comprender.

Símbolo de peligro radiactivoLo curioso del asunto, es que fuimos presa de nuestras barreras comunicacionales delimitadas por nuestro entorno social. Creo que me han dado ganas de releer Contact, de Carl Sagan y por qué no Solaris, de Stanisław Lem. Otra gran obra sobre barreras comunicacionales entre distintas civilizaciones.

PD: En mi humilde opinión el símbolo rojo es mucho más efectivo: Sal de aquí corriendo o la araña calavera te devora. Que es, por cierto, la advertencia puesta por las Naciones Unidas en varios sitios con deshechos radiactivos.

Una fortaleza en la cima del Mont Blanc

Aiguille du MidiSi bien la base del teleférico al Aiguille du Midi no fue construida con la intención de crear una impenetrable fortaleza en la cima de una montaña, y más bien como un centro turístico, la misma es sin lugar a dudas una fortaleza impenetrable que haría enrojecer de vergüenza hasta el más inexpugnable de los castillos. Para ejemplo solamente alcanza con ver la imagen de la derecha.

Esta montaña de unos 3.842 metros de altura sobre el nivel del mar y parte del macizo Mont Blanc, cautivó la imaginación de exploradores y escaladores durante décadas debido tanto a su puntiaguda cima como difícil acceso, siendo solo conquistada en 1818 por Antoni Malczewski y J. M. Balmat. Hoy en día llegar a su cima es relativamente simple, sólo debemos tomar el teleférico y llegar hacia la base en la cima en un viaje prácticamente vertical de unos pocos minutos. Todo un merito de la ingeniera, ya que construir semejante fortaleza en la cima de esta particular montaña es un legado al talento de sus constructores que en 1955 desafiaron a la misma naturaleza para erigir este espectacular lugar.

Aiguille du Midi

Aiguille du MidiAiguille du MidiAiguille du Midi

Las milenarias ciudades subterráneas de Turquía

Kaymakli

Ubicada aproximadamente a 20 kilómetros de Nevsehir existe un lugar sorprendente. Una ciudad subterránea construida hace más de mil cuatrocientos años sobre una serie de cien túneles que, a manera de laberinto vertical, conectan distintos niveles habitacionales, talleres y hasta corrales. Su nombre actual es Kaymakli, pero era llamada Enegup por sus primeros habitantes. La misma fue construida y ampliada durante varios años por cristianos que escapaban la persecución sufrida en estas tierras y, gracias a un complejo de túneles de ventilación bien disimulados, podía albergar a cientos de personas durante varias semanas. Hoy en día es un atractivo turístico, no obstante, y por más sorprendente que parezca, varios de sus túneles continúan siendo utilizados como depósitos.

En el pasado, esta serie de túneles componía literalmente una ciudad, ya que poseía toda una serie de instalaciones, que iban desde talleres, iglesias y hasta corrales de animales, capaces de cubrir las necesidades de sus habitantes. Curiosamente, estos lugares no estaban desparramados por los distintos niveles de la misma. Sino que se administraban y ubicaban en distintas áreas bien especificadas. Por ejemplo, los talleres donde se procesaba el aceite y el vino, así como los depósitos de comida y las cocinas, pueden hallarse en el tercer piso. Esta concentración de lugares de trabajo afines, se cree, era para evitar la cantidad de dificiles trayectos verticales que de otra manera deberían haber realizado sus habitantes.

Esta ciudad, que particularmente es la más grande de la serie de ciudades subterránea de la zona, fue abierta al publico y turistas en general en el año 1964. De todas maneras, solo una pequeña fracción de la misma puede visitarse ya que la mayor parte de las mismas no son seguras para los turistas al contener infinidad de aberturas en los pisos, pasillos estrechos, y lugares de riesgo.

Derinkuyu

Al igual que Kaymakli, Derinkuyu fue comenzada (posiblemente) por los hititas hace 3400 años y reconstruida y ampliada en tamaño hace unos 1200 o 1300 años por cristianos que escapaban de la persecución del Imperio Romano y posteriormente, del siglo 7 al 10, del islam. La misma se encuentra a unos 30 kilómetros de Nevsehir y sus niveles llegan a alcanzar la asombrosa profundidad de 85 metros divididos en 11 pisos y varios sub niveles (posiblemente más de 20). Al igual que la ciudad de la que anteriormente hablamos, posee todo tipo de talleres y habitaciones distribuidos organizadamente por sus niveles.

Uno de los detalles más interesantes es el que Derinkuyu fue sufiendo dramáticos cambios a lo largo de su historia. Sobretodo en la era Bizantina, en la cual se agregaron unas considerables puertas de piedra para cerrarla desde dentro e impedir el acceso exterior. Detalle que indica el conocimiento de la ciudad por parte de los persecutores y posibles intentos de invasión. Sorprendentemente, gracias a sus fuentes y depósitos internos de comida, la ciudad podía acomodar cómodamente a 3 mil personas; pero si una crisis se desataba en el exterior, se cree que podía llegar a ser ocupada por 50 mil. Si bien la ciudad aun no ha sido totalmente excavada, se sabe que contenía túneles que la comunicaban con otros. Hoy solo
una pequeña parte está abierta al público.

Los obsesivos hermanos Collyer

Su caso fue tan grave que el Síndrome Collyer hoy en día hace referencia al desorden patológico de acumular compulsivamente basura y cosas inútiles. Y no es para menos, ya que al morir Homer y Langley Collyer dejaron en su casa nada más y nada menos que 103 toneladas de basura la cual iba desde órganos humanos hasta munición de artillería pesada sin utilizar.

Nacidos en una acomodada familia del Harlem a finales del siglo XIX, cuando este barrio aun era exclusivo, fueron a la universidad y se graduaron con altos honores convirtiéndose Homer en un ingeniero, aunque el prefería ser inventor y pasaba todo su tiempo libre construyendo raros aparatos, y Langley en un abogado. No obstante, tras el paso de la Primer Guerra Mundial y la urbanización de New York, el Harlem se fue empobreciendo y los crímenes y delitos comenzaron a subir a medida que las familias acomodadas comenzaban a abandonarlo. Tras la muerte de su madre ambos hermanos quedaron desolados y decidieron no abandonar su casa familiar bajo ningún motivo.

Prontamente su temor a los cambios sociales en la zona los llevó a volverse extremadamente reclusivos, al punto de construir todo tipo de trampas y aparatos en el edificio. Al no pagar los impuestos quedaron desprovistos de luz, gas y agua. Sin embargo, rápidamente improvisaron un motor de auto conectado a varias baterías para proveerse de energía y realizaron un profundo túnel para obtener gas y agua de las tuberías del edificio. Por las noches Langley salía a recolectar todo tipo de cosas de la calle y a buscar comida. Cuando su hermano Homer comenzó a perder la visión, Langley, decidió que éste se curaría gracias a ingerir 100 naranjas a la semana y, previniendo el momento en que recuperara su visión, comenzó a juntar una cantidad monumental de periódicos para que se pusiera al día con las noticias llegado el día.

Tanto encierro llevó a que los vecinos creyeran que éstos vivían cuidando una gran fortuna, razón por las que varias veces intentaron invadir su departamento a la fuerza solo para encontrarse con un sin fin de trampas y bizarros mecanismos anti-invasores construidos por Homer.

El desenlace

Tras no tener noticias de los ancianos por varios días la policía decidió entrar a su domicilio el 8 de Abril de 1947. Para su asombro encontraron a Homer muerto en el piso. Sin embargo no había señales de Langley. Incrédulos de sus ojos llamaron a sanidad pública para sacar la basura. Entre los ítems dispersos encontraron, entre otras cosas, desde una máquina de rayos-x, varios pianos, un gigantesco órgano de iglesia, esqueletos de caballos y vacas, órganos humanos y animales conservados en jarrones de cloroformo, cientos de miles de libros y periódicos, cientos de litros de kerosene y, material quirúrgico, partes de autos, cientos de herramientas y material eléctrico y, ante la mirada atónita de los removedores, un arsenal de armas que iba desde ametralladoras de alto calibre, balas de tanque y hasta lanza granadas “suficiente armamento como para iniciar una pequeña guerra” según las palabras del comisionado de policía. Al cabo de 4 semanas de remoción de basura el cadáver de Langley fue encontrado enterrado en una pila de periódicos. Tras la investigación se descubrió que este, sin querer, había accionado una de las trampas siendo aprisionado por miles de periódicos y libros. Su hermano, ya ciego y casi paralizado, se hambreó hasta la muerte.

Si bien nunca se supo de donde obtuvieron los órganos humanos que coleccionaban la cantidad de material quirúrgico en su departamento trajo macabras sospechas a la policía. Al día de hoy continua siendo un misterio.