Tag Archives: Objetos

El corto sobre los sopladores de vidrio en Holanda que ganó un oscar

Hace un tiempo atrás vía Reddit me topé con Glas, es un corto holandés filmado en 1958 con cámaras especiales para atrapar de manera tenue la luz emitida por los cristales recién sacados de los hornos. Bert Haanstra, el director y productor del mismo, pasó más de tres meses ajustando sus equipos, y el resultado es un material fílmico único y exquisito. El corto, que documenta el trabajo de los artesanos en la Royal Leerdam Glass Factory ganó un Oscar en 1959 debido a su belleza visual.

Cómo se recolectó la roca lunar más grande traída a la tierra

Sample 61016Era la misión Apolo 16, en ella viajaba a la luna uno de los mejores astronautas en la historia, Charles Duke. Su pasión por la ciencia era (y es) gigantesca. Ingeniero aeronáutico, capitán de la fuerza aérea (retirándose como brigadier general), piloto de pruebas de prototipos secretos y astronauta, básicamente uno de esos hombres con lo correcto, para ir a la luna.

Una vez en la superficie lunar Duke realizaría algunas de las pruebas más icónicas del programa, entre ellas, recolectar la muestra lunar más grande traída a la tierra: Sample 61016, o “Big Mulley” como fue apodada en honor a Duke.

South RayLa roca fue recolectada en el lado este del cráter Plum, en las Tierras Altas de Descartes. De unos 1.8 millones de años de antigüedad su origen ha sido determinado como el producto de la expulsión de material tras que un asteroide impacte con la luna. Más precisamente se ha rastreado su punto de origen al cráter South Ray, a unos 3,9 kilómetros del sitio de alunizaje del módulo lunar del Apolo 16.

La llegada a la luna
La llegada a la Luna fue quizás la mayor hazaña en la historia de la humanidad, y negar el que se llegó, como está tan de moda últimamente, es ser tan necio y ciego como negar la selección natural, básicamente cegarse a todas las pruebas y confirmaciones optando por creer las charlatanerías de gente ignorante a la ciencia y la ingeniería detrás del Programa Apolo.

En el pasado he escrito un artículo estableciendo el por qué negar la llegada a la Luna es un acto de ignorancia sobre las pruebas tanto científicas como ingenieriles y hasta las confirmaciones por parte de los soviéticos de la llegada.

El misterioso polímero de los romanos

Uno de los hallazgos arqueológicos que más debate y contradicción ha traído en las últimas décadas es el “Cesto de frutos de Oplontis” un fresco hallado en el sitio arqueológico Oplontis de Pompeya -más exactamente en el cuarto diaeta de la Villa di Poppaea en el cual se ve una cesta con distintos tipos de frutos protegida por un singular cobertor. La rareza de este particular cobertor, cuya aparente función es la de proteger los frutos de los insectos, es que nadie ha podido decir a ciencia cierta qué es exactamente o que material lo conforma. A simple vista, y si no nos informaran que es un fresco de hace casi dos mil años, podríamos confundirlo fácilmente con un trozo de polietileno, ya que refracta la luz y sus pliegues son particulares a los que suele tomar este tipo de material. No obstante, sería muy improbable que se tratase de este material ya que los polímeros derivados del petróleo son algo puramente producto de la ciencia del siglo XX, muy alejados a cualquier método de producción romano.

La mayor particularidad del material presente en la ilustración es su transparencia y su cualidad refractante de la luz. Los romanos ciertamente tenían acceso a sedas tan finas que transparentaban en gran medida los objetos que cubrían. Sin embargo, la seda ha sido descartada por la mayoría de los investigadores ya que puede observarse que el material refleja la luz con mucha facilidad, una propiedad ajena a esta fibra. Otros investigadores han sugerido que en realidad se trata de una pieza artística de vidrio, sin embargo varios se oponen diciendo que claramente el material no es rígido ya que se puede observar que adquiere la forma de la superficie de los frutos con los que toma contacto. Otros prefieren decir que en realidad fue un error del artista quien no supo interpretar el velo correctamente, sin embargo esta teoría se contradice con el hecho de que la calidad artística y profesional de la pieza es ampliamente superior a la mayoría de los otros frescos hallados en Pompeya.

Al día de hoy permanece siendo un misterio e incluso se ha llegado a sugerir que puede ser catalogado como un OOPArt Out Of Place Artifact; artefacto fuera de lugar- una categoría desarrollada por el zoólogo Ivan T. Sanderson y que actualmente utilizan los arqueólogos para describir un objeto cuya explicación no puede obtenerse en el marco temporal en el que ha sido ubicada.

La tetera de Utah, la tetera más famosa del mundo

Si jugamos video juegos o vemos películas con efectos tridimensionales seguramente habremos visto la Tetera de Utah cientos de veces sin habernos dado cuenta de que se trataba del mismo modelo 3D utilizado una y otra vez. Un modelo tan histórico en el mundo de la animación tridimensional que ha sido intencionalmente ubicado en infinidad de animaciones, películas y videos durante los últimos 30 años.

La historia

Conocida como la “tetera Utah” esta fue adquirida por Martin y Sandra Newell en 1974. Una tarde Martin se encontraba preocupado ya que su portafolio no era muy grande, por lo que Sandra le sugirió que haga un modelo de la tetera que habían adquirido. A diferencia de los avanzados programas del presente, en 1974 para crear un modelo 3D se debían de introducir manualmente los datos geométricos y los valores de las curvas de Bézier, por lo que obtener un objeto fiel al modelo original era extremadamente difícil y requería de cientos de horas de tediosos cálculos e intentos. De todas maneras a pesar de las dificultades Martin logró producir un objeto final muy fiel al original por lo que rápidamente lo envió como demo de su trabajo a varias empresas.

Su popularidad
Gracias a lo bien hecha que estaba prontamente varios de los pioneros del 3D comenzaron a utilizar la tetera de Newell ya que ésta más allá de ser un objeto reconocible, relativamente simple y ocupar poca memoria, tenía presente la mayoría de las características topológicas necesarias para hacer testeos. Superficies ocultas, superficies cóncavas y convexas entrelazadas, sombras internas y externas, etc.

De esta manera la humilde tetera formó parte fundamental en el desarrollo de los programas y algoritmos de simulación 3D que hoy día hacen posibles desde video juegos hasta los efectos especiales de las películas más taquilleras. Debido a su historia es común que los diseñadores la incluyan “oculta” a manera de “huevo de Pascua” en cientos de proyectos y animaciones.

Las microminiaturas de Hagop Sandaldjian

Hace varios años atrás vi con asombro como ciertos monjes budistas en China pasaban decenas de horas escribiendo poemas en granos de arroz. Recuerdo como me maravilló la paciencia y dedicación de éstas personas que, con su arte, podían crear piezas únicas. Sin embargo, Hagop Sandaldjian ha llevado la técnica hacia un nuevo extremo siendo capaz de crear escenas extremadamente detalladas dentro del ojo de una aguja.

Nacido en Egipto de joven descubrió una pasión muy grande hacia la música, pasión que lo Bailarina tallada en un cabello humano enfrentó a su padre quien se oponía a un oficio tan poco remunerado y que, en varias oportunidades, llegó a la violencia incluso destruyendo el violín de Hagop. Sin embargo, esto no lo hizo abandonar y tras mucho esfuerzo logró crear una carrera promisoria de su pasión. En 1960, ya casado y viviendo en Armenia, comenzó a desarrollar una teoría ergonómica del sonido producido por sus instrumentos y a investigar fuertemente sobre el tema. Esta teoría requería la construcción de partes por lo que Hagop fue convirtiéndose en un excelso miniaturista. La vida lo llevó a cruzarse con el renombrado miniaturista Edward Kazarian, con quien entablaría una gran amistad, y pronto se encontrarían trabajando juntos y aprendiendo el uno del otro.

Es particular la dedicación y detalle de cada pieza las cuales, en promedio, requieren de 15 meses de duro trabajo para ser terminadas. Debido a que un respiro o un movimiento tan diminuto como el mismo pulso de la mano puede arruinar la obra, Hagop, debió desarrollar una técnica especial para coordinar los movimientos de sus herramientas con su ritmo cardiaco y respiración, y así evitar un movimiento en falso que arruine el trabajo de tantos meses.