Tag Archives: Mosquitos

El experimento que destruyó el ecosistema de Borneo

A finales de los 50s en Borneo la alteración del balance natural llegó a niveles desquiciados:

Ante la peligrosa invasión de mosquitos portadores de la malaria el gobierno de Borneo decidió resolver dicho problema rociando las áreas afectadas con DDT. Esto demostró ser muy útil, sin embargo las cucarachas comenzaron a devorar los mosquitos muertos aumentando ampliamente su número. Esto llevó a que la región se infeste de lagartijas, las cuales venían en masa a devorar la gran cantidad de cucarachas. Sorpresivamente, y al contrario de lo que el gobierno esperaba, las lagartijas no murieron a causa del veneno residual, sino que su sistema nervioso se vio afectado, atontándolas y volviéndolas realmente molestas para la población. Subiendo en la cadena alimenticia la ciudad se infestó de gatos, los cuales veían en las atontadas lagartijas una presa fácil. No obstante, los gatos comenzaron a morir ya que al devorar las lagartijas consumían el DDT residual en su organismo, el cual venía pasándose de presa en presa. La falta de gatos llevó a que tenga lugar la invasión de ratas más masiva registrada en la historia, dado que las ratas eran inmunes al DDT tras años de soportar infinidad de venenos utilizados en su contra. La WHO -Organización Mundial de la Salud- debió prohibir el uso del DDT mientras que el gobierno de Borneo debió, durante años, importar aviones cargados con gatos para combatir la invasión gigantesca de ratas.

¿Qué fue lo peor? si bien se erradicó la malaria las ratas y distintos insectos que afloraron trajeron con sigo la peste bubónica y la fiebre tifoidea. No solo eso, continuando con mi investigación descubrí que el DDT además de los mosquitos terminó con las avispas, esto llevó a que las termitas y varios otros parásitos crecieran descontroladamente. De hecho, varias casas se derrumbaron a causa de un tipo de larva que anidaba en sus parantes pudriendolos en el proceso.

Cuando las ratas murieron y los gatos se sobrepoblaron, lo crean o no, la solución fue importar perros de Malasia!.

Los mosquitos anofeles, los mayores asesinos de la Tierra

El genus de mosquitos Anopheles -castellanizado: genus Anofeles- ha causado a lo largo de la historia una mayor cantidad de muertes que todas las guerras y desastres naturales combinados. Éste inocente pero letal mosquito se divide en 400 especies de las cuales unas 40 son responsable de trasmitir cuatro variedades distintas de parásitos causantes de malaria humana y otras varias decenas de infecciones. Si bien hoy en día han sido controlados en los países desarrollados, éste sobreviviente evolutivo está adaptado para sobrevivir en gran variedad de climas, algunos incluso pueden hacerlo en el frío europeo como muestra.

Mientras que los machos se alimentan del néctar de las plantas, las hembras necesitan una fuente más rica para el desarrollo de los huevos, esto es igual en todas las familias de Culicidae -mosquitos-, por lo cual siempre que nos pique alguno no será un alguno sino una alguna. Si bien es imposible obtener un número exacto éstos mosquitos han causado un número de muertes que multiplica varias veces al de todas las guerras y desastres naturales de la historia juntos.

Las estadísticas del Programa para el Contol de la Malaria (1996) de la Organización Mundial de la Salud calculan:

* Cada año de 300 a 500 millones de personas contraen el parasito de la malaria y de 1.5 a 2.7 pierden su vida.
* La malaria mata a 2800 niños al día.
* El 95% de las infecciones son causadas a causa de la picadura de un Anopheles
* El Anopheles tiene uno de los ritmos de adaptación más aterradores de la naturaleza. En 1960 solo un 10% de la población mundial estaba en riesgo. Hoy en día a causa de la adaptación a nuevos territorios del mosquito cerca de un 40% del planeta está en riesgo.
* En Brasil la malaria mata a más gente que el SIDA y el cólera juntos.

Nota curiosa: Los romanos creían que la malaria provenía de los aíres rancios de los pantanos, de aquí su nombre, mal-aria -aíre malo-. Tardaron varios siglos hasta darse cuenta que en realidad eran los mosquitos que abundaban en esos mismos pantanos los que la transmitían.