Tag Archives: Mendocina

El efecto McGurk, o cómo nuestra visión puede alterar lo que escuchamos

El efecto McGurk es un fenómeno de percepción audiovisual descubierto en 1976 por Harry McGurk mientras estudiaba como los infantes procesan el habla, y que demuestra la asociación entre lo auditivo y las señales visuales. Básicamente, el fenómeno toma lugar cuando cierto sonido o fonema es a su vez asociado con una señal o indicación visual producida por otro sonido, alterando así lo que escuchamos.

En el video podemos ver a una persona vocalizando el nombre “Bill”, luego, el sonido se mantiene pero la imagen es cambiada por el mismo hombre vocalizando “Phil” (pronunciado Fil}. Si el video se mira con los ojos cerrados, se escuchará siempre el mismo sonido, no obstante, si se mira prestando atención al rostro del hombre, el sonido cambia claramente.

Este efecto tiene a su vez una influencia muy grande en la manera en la que se traducen las películas dobladas, ya que muchas veces es preferible alterar el significado del diálogo original por un nuevo diálogo que coincida con los movimientos de las bocas de los protagonistas, incluso si se pierde algo del significado original.

Si bien el efecto es simple, y hasta curioso, su importancia científica fue muy notable, ya que permitió obtener un mejor entendimiento de la integración multisensorial y cómo el sistema sensorial, la parte del sistema nervioso que procesa la información sensorial, integra distintas fuentes de información. En efecto, en los seres humanos, la percepción del habla es multimodal, para procesarla se combinan distintas entradas de información, siendo la visión un factor extremadamente importante ya que la interpretación del rostro del comunicador es fundamental para comprender su intención o estado emocional.

Desde su descubrimiento el efecto de McGurk ha sido muy útil para estudiar y diagnosticar a individuos disléxicos, quienes son menos perceptivos a dicho efecto, personas con distintos grados de autismo, sobretodo en niños quienes son casi incapaces de distinguir el efecto McGurk, y personas con Alzheimer.

Algo similar ocurre con las máscaras huecas y la esquizofrenia.