Tag Archives: Fonógrafos

La grabación musical más antigua que se conserva

Grabada el 29 de Junio de 1888 en el Crystal Palace de Londres por uno de los empleados de Thomas Edison, George Gouraud. La pieza en cuestión es “Israel en Egipto” del legendario compositor alemán Georg Friedrich Händel y fue conducida por el gran conductor Sir August Manns. Más allá de la comprensible falta de calidad en la grabación es impresionante escuchar las voces de personas del siglo XIX, voces que quizás por la calidad del audio, la cual hasta llega a ser casi fugaz, parecen ser ecos de su época.

– Puedes bajar el MP3 haciendo click aquí.

Artículos relacionados
La fotografía más antigua
El abate Moigno, el fonógrafo y la turba iracunda.
La primer película de la historia (video completo)
Voz del pasado, la lucha por recuperar la grabación más antigua de la voz humana.
Elefantes condenados a muerte -donde Edison utilizó su influencia para probar que el estándar eléctrico de su enemigo, Nicolás Tesla, era “mortal”-
El Frankenstein de Edison.
Jones Live Map, el GPS de 1909.
La Internet del siglo XIX.
Un mensaje que cambiaría al mundo, el primer mensaje de telégrafo.

El abate Moigno, el fonógrafo y la turba iracunda

La terquedad humana no tiene límite alguno y desgraciadamente los ejemplos se repiten una y otra vez. Recordarán cuando hablábamos sobre Tesla, y como en su primera demostración pública del control remoto lo acusaron de tener en el bote prototipo un enano escondido por lo que la muchedumbre casi lo lincha.

El abate Moigno era un monje del siglo XIX muy interesado en la ciencia, y de hecho fue un pionero de la divulgación científica intentando llevar a las masas las maravillas de la tecnología. Cuando Moigno se enteró de un dispositivo para grabar la voz humana el fonógrafo de Edison quedó fascinado e inmediatamente leyó todo lo que pudo encontrar al respecto, incluso tras un gran esfuerzo consiguió un aparato en parte construido por él mismo. Decidido a hacer famosa esta maravilla de la mecánica realizó una trágica gira por París. En la primer demostración llevada a cabo en la comuna lo acusaron de embaucador y lo encarcelaron durante un par de días; en su segunda demostración en las afueras de París, a pesar de ser un monje, lo acusaron de brujo espiritista e intentaron lincharlo y en la tercera demostración su aparato se vio fuertemente averiado cuando uno de los caballeros presentes se asustó y le disparó con su pistola.

Frustrado al no poder hacer comprender al público de la utilidad esta maravilla se dirigió esperanzado a la Academia de Ciencias de Paris, sin embargo el resultado no fue mucho mejor. El físico Sir William Barret, amigo de Moigno, relató con indignación el hecho:

“[…]cuando el abate Moigno, un conocido divulgador científico, mostró por primera vez el fonógrafo de Edison a la Academia de Ciencias de París; el abate mismo me explicó lo ocurrido. Todos los sabios presentes declararon, siguiendo al profesor Tait, que la reproducción de la voz humana por un disco de acero era físicamente imposible, debido a las sutiles formas de las ondas producidas por el habla, aunque admitían que la música podría transmitirse de este modo. El abate fue acusado incluso de tener escondido un ventrílocuo debajo de la mesa. Dejó la habitación disgustado”

Tait se fue insultando y el público no dejó de reírsele en la cara a Moigno. No obstante, a Edison le fue mejor, ya que en su demostración ante la Academia Americana de Ciencias en Washington ocurrida en 1876 se vio obligado a desarmar su invento para demostrar que no había ningún ventrílocuo enano escondido en su interior.

Artículos relacionados
La fotografía más antigua (que se conserva, ya que la primer fotografía de la historia fue tomada por el gran Athanasius Kircher en el siglo XVII)
La grabación musical más antigua que se conserva.
La primer película de la historia (video completo)
Voz del pasado, la lucha por recuperar la grabación más antigua de la voz humana.
Elefantes condenados a muerte -donde Edison utilizó su influencia para probar que el estándar eléctrico de su enemigo, Nicolás Tesla, era “mortal”-
El Frankenstein de Edison.