Tag Archives: 1935

Qué tan cerca estuvo la naturaleza de alcanzar a King Kong

Gigantopithecus blacki Realmente no podríamos culpar a nadie al pensar que quizás en el pasado existieron mamíferos de tierra similares a King Kong, después de todo, basta con ir a un museo y ver los restos fósiles de un tiranosaurios. No obstante, el camino evolutivo de los mamíferos de tierra ha llevado a favorecer tamaños relativamente reducidos y la capacidad de poder migrar fácilmente. En efecto, el mamífero más grande de tierra que alguna vez existió, y por lo pronto todavía lo hace a pesar de la intensa caza furtiva que sufren, es el elefante africano de la sabana, con algunos machos llegando a los nueve metros de extensión longitudinal.

Es así que llegamos al primate que más se acerca, aunque de manera modesta,a King Kong, el Gigantopithecus blacki “simio gigante”, el cual tuvo origen hace unos nueve millones de años y se extinguió recientemente hace unos cien mil años y llegando a medir unos 3 metros de altura y pesar al rededor de 550 kilogramos, siendo su habitat Asia del este.

Gigantopithecus blacki

Gigantopithecus blackiSólo nos queda imaginar la fortaleza física de éstos seres. Consideremos que un chimpancé promedio tiene la fuerza de más de dos hombres adultos. Esto es debido a que la composición del tejido muscular humano divergió de la de los demás simios a la par que nuestros cerebros comenzaron a crecer y la cantidad de materia gris en la médula espinal comenzó a incrementarse. El tejido muscular humano otorga mayor control fino, haciendo posible tocar una guitarra u operar herramientas de precisión, algo imposible para otros simios -más allá de su limitada inteligencia claro está. No obstante, el estudio de sus mandíbulas y dentaduras sugiere que su dieta era muy similar a la de los pandas. Lo que muy posiblemente los hacía pasivos y sedentarios, masticando bambú durante la absoluta mayor parte del día. En efecto, gigantes amables.

Ralph von KoenigswaldIncreíblemente se conservan muy pocos restos fósiles, ya que en la “medicina” tradicional China los fósiles del Gigantopithecus son considerados como benéficos, por lo que se los solía moler y utilizar como remedio. Es en uno de estas tiendas de “remedios” donde en 1935 el paleontólogo y geólogo Ralph von Koenigswald dio con los fósiles de un Gigantopithecus y así ingresó a la especie en los anales de la ciencia. Ciertamente, la “medicina”tradicional China era un cáncer para la tierra en ese entonces tanto como lo es hoy. Recordemos que en África gran cantidad de especies se están llevando al borde de la extinción para satisfacer la demanda por marfil y huesos en el mercado Chino, y todo por algo que no sólo es inútil, en muchos casos es contraproducente.

El mensaje en una botella de Chunosuke Matsuyama

En el año 1784 una gran tormenta del Pacífico sorprendió a un barco de buscadores de tesoros japoneses. Tras luchar durante gran parte de la noche contra la furia de la naturaleza la embarcación terminó yéndose a pique y llevando consigo a varios tripulantes. No obstante, en un golpe de suerte, o quizás falta de esta, 44 marineros lograron nadar hasta un islote de coral. Allí durante algunos días soportarían al impiadoso sol sobre sus espaldas esperando inútilmente hasta morir deshidratados. Muchos, enloquecidos por haber bebido agua salada a causa de la desesperación, se arrojarían a nadar solo para morir en el medio del océano, otros, como es el caso de Chunosuke, quien además era el capitán, permanecerían en el coral con el resto de su tripulación. Ya desesperanzadado y con sus últimas fuerzas Chunosuke grabaría la travesía y el sufrimiento de su tripulación en un fragmento de madera, el cual, tras introducirlo en una botella, arrojó a las aguas con la esperanza de que esta algún día fuese llevada a su familia. Desafortunadamente la botella nunca llegó a manos de su familia y esta permaneció durante generaciones flotando en el océano. Un día de 1935, unos 150 años más tarde de que Chunosuke la arrojara a las aguas, increíblemente la botella llegaría a las cosas del mismo poblado donde éste había nacido.

Enlaces relacionados
― Una gran recopilación, en inglés, de mensajes en botellas perdidas aquí y aquí.

Los lugares más contaminados del mundo

Linfen, la ciudad peor contaminada

China se lleva todos los “honores” con respecto a la contaminación ya que posee, según la intensiva investigación del Banco Mundial, 16 de las 20 ciudades más contaminadas del mundo. Ocupando el primer lugar se encuentra la ciudad de Linfen en la provincia de Shanxi la cual permanece los 365 días del año cubierta por una niebla de smog que solo permite ver a unos pocos cientos de metros de distancia. Esta tragedia tiene origen en la zona industrial de la ciudad, la cual descarga sus contenidos directamente sobre el río convirtiéndolo en una especie de pasta densa imposible de beber o utilizar. Como si desechar los restos químicos y orgánicos de cientos de fábricas en el río no fuera poco también están las cientos de chimeneas encontradas incluso en zonas urbanas, las cuales han logrado que las copas de los árboles estén cubiertas por copos, solo que no de nieve sino de cenizas.

Citarum, un río sobre el que se puede caminar

Aunque cueste creerlo hay un río más contaminado que el que cruza a Linfen. Este es Citarum en Indonesia el cual hace unos años era un río de pescadores, sin embargo hoy en día es el tiradero público de 9 millones de personas y gran cantidad de fábricas. Pero qué tan contaminado puede estar, bueno la respuesta es simple y gráfica: en algunas partes es tan denso que puede caminarse sobre su superficie sin problemas. Incluso visto desde la orilla, como pueden observar en las imágenes, es imposible saber que debajo de toda esa enorme cantidad de basura se pueda encontrar agua. Agua que los pobladores utilizan para cocinar y beber…

Dzerzinsk:
La región de Dzerzinsk tuvo la desgraciada suerte de ser huésped de una planta soviética de producción de armas químicas denominada “Himmash”. En esta región habitada por más de 300 mil personas es normal, aun hoy en día, encontrar enterrados contenedores del mortal gas VX, gas Sarin, gas mostaza y decenas de químicos orgánicamente persistentes. Esto ha causado un “genocidio silencioso” ya que los habitantes de Dzerzinsk viven en promedio unos 42 años en el caso de los hombres y unos 47 en el caso de las mujeres. Esta trágica estadística no es de extrañar ya que un análisis realizado por la Organización Mundial de la Salud ha revelado que en ciertas zonas de la región la cantidad de químicos peligrosos supera unas 17 millones de veces el nivel considerado como “seguro”.

Mailuu-Suu
Esta región de Kirguistán fue durante varios años el centro de una base de refinamiento de uranio de la Unión Soviética. Si bien al día de hoy la planta está en desuso unos aterradores 1,96 millones de metros cúbicos de uranio permanecen enterrados en distintas partes del densamente poblado Valle de Ferghana. La falta de preocupación por parte de los políticos de la URSS llevó a que la planta se construya sin un sistema de almacenamiento de uranio eficiente ni un mecanismo de contención de desechos seguro, por lo que al día de hoy siguen ocurriendo accidentes como el reportado por el periódico Obschestvenny Reiting en Abril del 2006 cuando más de 300 mil metros cúbicos de material radioactivo se mezclaron con las aguas del río más importante de la región. Según la rama para Oriente Próximo de la Cruz Roja la cantidad de casos de cáncer en la región está “fuera de escala” comparado al resto del mundo ya que por lo general los campesinos no tienen otra salida que utilizar el agua altamente irradiada de los ríos para regar sus cosechas.

Norilsk

La ciudad de Norilsk es quizás la más aterradora de todas ya que fue fundada en 1935 en Siberia con el solo propósito de servir como campo de trabajos forzados para enemigos polítcos. Debido a que ser prisionero de un gulag equivalía a estar sentenciado a muerte, las autoridades nunca pusieron mucha atención a las normas de seguridad y al bienestar de los trabajadores, razón por la que al día de hoy decenas de metales pesados, isótopos radioactivos, y contenedores con gases venenosos se encuentran en la región ya sea flotando en los ríos o enterrados en las napas subterráneas. Desafortunadamente en el presente 134 mil personas que habitan el área sufren el nefasto legado de las operaciones mineras en Norilsk durante la Guerra Fría. Según la Organización Mundial de la Salud al día de hoy Norilsk produce mayor cantidad de recién nacidos con deformidades que Hiroshima dos décadas después de la bomba nuclear. Como puede verse desde Google Maps la zona es prácticamente carente de vegetación y las zonas con agua varían en su coloración del negro al verde.

Artículos relacionados
El bosque peor contaminado del mundo, donde los árboles se tornaron de color rojo.