Tag Archives: Ferias

El barómetro viviente del profesor Merryweather

El barómetro viviente del profesor MerryweatherGeorge Merryweather, personaje de apellido graciosamente apropiado ‘tiempo alegre’, era un naturalista e investigador británico de mediados del siglo XIX, uno de esos arquetipos victorianos que creían que todos los problemas y cuestiones de la humanidad podían ser oportunamente resueltos con ingeniosos mecanismos, e industrioso inventor que en su tiempo libre y con motivo de la Gran Exhibición de 1851 desarrollo la que es quizás la máquina metereológica más extravagante de la historia: el pronosticador de tempestades.

Este artificio digno del resultado de mezclar al dios Vulcano con Athanasius Kircher, utilizaba 12 sanguijuelas continentales que, atrapadas en un anillo conformado por 12 matraces transparentes los cuales estaban a su vez unidos superiormente a un centro en común en el cual se encontraba alojado un juego de palancas hechas con huesos de ballena que accionaban una serie de campanillas, lograban predecir el tiempo al agitarse con la inminente llegada de una tormenta y subir a través de los canales hacia las palancas. Según palabras del mismo Merryweather, los pobres anélidos ciertamente “no resistirían soportar el yugo de la soledad ante la llegada de una tormenta”.

Hasta aquí parecerían los divagues de un loco, pero Merryweather no era ningún loco, sino que se trataba de un naturalista experto en invertebrados que no sólo calculó perfectamente la forma y dimensiones necesarias del dispositivo, sino que además conocía perfectamente el comportamiento de este tipo particular de sanguijuelas, tanto, que en octubre de 1850 logró anticipar con algo más de dos días de antelación la fatídica tormenta que desbordó el Támesis y causó más de 20 muertes en Londres.

Por desgracia o falta de visión, y si bien Merryweather logró predecir todas las tormentas hasta esa fecha con días de antelación (todas reportadas a Henry Belcher, el presidente en ese entonces de la Philosophical Society), y el barómetro viviente en si mismo mismo fue exhibido en el salón central de la exhibición, la Cúpula del descubrimiento, en un lujoso formato cuya construcción fue pagada por los organizadores del evento, durante el transcurso de la Gran Exhibición los visitantes ridiculizaron el dispositivo y nadie tomó con seriedad el aparato a nuestro vanguardista inventor.

Esto no detuvo a Merryweather de seguir inventando por fortuna, y con los años desarrollaría infinidad de creaciones alocadas, y curiosamente precisas, para predecir el tiempo. Algunas de las cuales hablaremos en el futuro.

El día en que la Estatua de la Libertad se convirtió en un busto

Cabeza de la LibertadEsta es quizás una de las fotografías más raras y espectaculares que he visto, sobretodo por lo imponente en que su diadema solar se ve tan cerca del suelo y la gente. Su presentación tuvo lugar en 1878, durante la Exposisión Universal de Paris, con motivo, atrasado por cierto, de los 100 años de independencia de los Estados Unidos. Para la ocasión también se compondría un himno, el “La Liberte Eclairant le Monde.” Aunque, ciertamente, quizás el motivo principal para presentar la cabeza de la dama fuese el de recaudar fondos para su conclusión, ya que la construcción del monumento, originalmente con un costo de 100000 dólares de finales del siglo XIX, terminaría costando unos 250000 dólares de dicha época, más de cinco millones de dólares actuales, según mi calculadora inflacionaria -y si agregamos la base el costo se duplica.- Razón por la cual durante la exposición se venderían estatuillas firmadas por Frédéric Bartholdi, el escultor que le daría la forma, y varios planos y conceptos así como la creación de una lotería que resultaría ser todo un éxito al vender 300000 boletos.

Esta entrada quizás les haga recordar la entrada en que veíamos a la estatua por dentro.

Actualización: Alejandra, una visitante del sitio, me ha enviado un correo con un enlace a una galería de flicker que contiene gran cantidad de imágenes sobre la construcción de la estatua.

La sabiduría colectiva de Galton

Francis GaltónGracias al libro de James Surowiecki titulado ‘The Wisdom of Crowds’ -una más que interesante obra sobre la teoría del juego y el rol del comportamiento aplicado en el sector económico- me entero de una llamativa y realmente fascinante experimentación.

Francis Galton era un millonario inglés cuyos conocimientos en el campo de las matemáticas, la antropología, la lingüística y la geografía le harían ganar gran fama internacional. De mente muy curiosa, realizaría un particular concurso en 1906, aprovechándose de su acceso a una feria ganadera en el Reino Unido, para estudiar su teoría sobre el comportamiento colectivo. Teoría que, según sus hallazgos, afirmaba la importancia de la democracia al establecer que, si bien el votante promedio podía llegar a ser poco instruido o docto, el balance de la decisión colectiva superaba con creces, incluso, al análisis o estimación del votante culto.

Planilla de pesosPara esto, les propondría a las casi 800 personas que asistieron a la feria, entre ellas carniceros y ganaderos veteranos así como visitantes casuales y pobladores del pueblo cercano, que escribiesen en un papel el peso de uno de los bueyes expuestos en la feria. Al terminar las misma, el buey sería sacrificado, pesado y descuartizado siendo entregado a la persona que acertara la cifra más cercana al peso real de buey.

Curiosamente, la estimación más acertada, no provendría de una persona en particular, sino de todas. Ya que al calcular el promedio de los valores suministrados por los votantes, Galton observaría que el valor resultante difería del peso real del animal por solo medio kilo.

Si bien el experimento fue poco formal para poseer peso científico, las investigaciones de Galton en el campo de las estadísticas fueron de extremo valor. Especialmente por su desarrollo e implementación de la desviación estándar, considerada hasta el día de hoy como una de las más importantes herramientas de la estadística analítica.

Como nota curiosa, Galton era primo lejano de Darwin.

Los Cazadores de Mitos pintan la Monalisa…

Los Cazadores de Mitos estuvieron como presentadores especiales en Nvsion 08, el show de Nvidia en el cual además de nuevas tecnologías y anuncios presentan distintos espectáculos con algunos de los personajes más importantes del mundo de la tecnología de consumo.

En esta oportunidad asistieron los Cazadores de Mitos, quienes presentaron una singular “sentry gun” que dispara pelotas de pintura. Esto, por supuesto, con el fin de mostrar visualmente, la diferencia entre un CPU y un GPU en lo que a proceso paralelo se refiere. El primer intento demuestra como secuencialmente un CPU pintaría una carita sonriente, mientras que en el segundo muestran como, en 80 milisegundos, pueden “pintar una Monalisa” utilizando un ejemplo visual de como un GPU procesa la información y despliega de manera paralela.

Por supuesto que son ejemplos visuales que poco tienen que ver técnicamente con el funcionamiento real de estos dos conceptos. Pero no deja de ser interesante.

Como una mini guerra, pero de mentira

Viendo la TV pude sintonizar un episodio de Mail Call en el HC. Programa que siempre que encuentro lo trato de ver ya que su presentador, el Sgto. Ermey, tiene una personalidad muy especial y siempre me causa gracia la manera en la que presenta los temas -los cuales, si les interesa la historia bélica, encontrarán muy llamativos-. Este episodio en particular sería especial, ya que en el mismo se presentaría la feria de Knob Creek. Lo particular de la misma es que es ciertamente explosiva, ya que cientos de armas, desde pequeñas pistolas hasta ametralladoras calibre 50¡! son disparadas simultáneamente por decenas de personas. (no se pierdan el segundo video)

No se ustedes, pero yo realmente no tenía idea de que esto fuese siquiera real. Estas personas prácticamente tienen un arsenal lo suficientemente poderoso como para pelear su pequeña guerra 😆 Knob Creek es realizado en Kentucky, y el punto culmine llega a la noche, cuando todas las armas son disparadas simultáneamente hacia pared rocosa a cientos de metros de distancia.

La madre de todas las balaceras
Sin embargo, Knob Creek queda opacado al ser comparado con la tecnología Metal Storm, un arma bastante basada a partir de un sistema de disparo completamente electrónico que, según reportes, es capaz de disparar decenas de miles de proyectiles por segundo.

Los mercados más asombrosos del mundo

El tren de compras
El tren de Mae Klong es quizás uno de los más raros del mundo. No por su increíblemente estrecha y a veces hasta frágil vía, o el que tenga uno de los trayectos más cortos del mundo. Sino, que su rareza proviene del hecho que sus pasajeros no sean viajantes, sino personas que lo utilizan como terminal de compras. Sin bien esto suena raro, no lo es. El recorrido del tren pasa por varios mercados, entre ellos, el mercado de peces de Samut Songkram y el mercado de frutas y hortalizas de Mae Klong.

Esto llevaría a que los puestos del mercado cada vez se acercaran más a la vía llevando a que, al llegar el tren, los vendedores sean quienes se acerquen con sus productos, permitiéndoles a los clientes realizar sus compras sin ni siquiera bajar del vehículo. Al terminar su trayecto, el tren vuelve a recorrer el mismo pero en dirección contraria. Permitiendo de esta manera que los compradores bajen en las paradas cercanas a sus hogares.

En el video a continuación puede verse la surreal cercanía con la que los puestos se acercan al tren. Los puestos que se observan son los del principio del mercado, puestos sobre la vía. En el mismo puede verse como rápidamente se re-ensamblan para atender a los clientes del tren.

Mae Klong

El mercado medieval de Alcalá
Con motivo de honrar la obra de Cervantes durante la Semana Cervantina, nace todos los años el Mercado Medieval de Alcalá de Henares. Este particular y único mercado es uno de los más pintorescos y atractivos del mundo, ya que no solo reúne a artesanos que, vestidos al mejor estilo del medioevo, venden sus productos, sino que además reúne a todo tipo de artistas y especialmente músicos que realizan todo tipo de actos acordes a la festividad. En el video a continuación puede verse a los músicos del grupo Lurte (alud):

El mercado medieval de Alcalá

El mercado flotante
En el Lejano Oriente son normales los mercados flontates. Esto debido en parte a la tradición, ya que los mismos datan desde hace siglos, pero más importantemente aun a una cuestión de practicidad. Bangkok, Tailandia, Vietnam, etc son territorios cortados por ríos y canales que se ramifican casi infinitamente, haciendo que cada casa o pueblo tenga un rio o canal cercano. Por esta razón, un mercado flotante resulta muy lógico, ya que los clientes pueden llegar fácil y rápidamente desde cualquier punto del territorio, realizar sus compras y volver a sus hogares en canoa sin tener que cargar el peso de la compra durante el viaje.

De todos los mercados flotantes el más impresionante se encuentra en Bangkok. El mercado de Damnoen Saduak se ha convertido prácticamente en una atracción turística a gran escala, ya que el para nada típico paisaje de cientos de canoas cargadas con una amplia rama de productos, que van desde electrónicos hasta comestibles de todo tipo, se complementa a la perfección con las miles de canoas de clientes que, con una coordinación casi coreográfica, circulan las “tiendas”.

La ciudad floral
Mercado de Keukenhof.La floricultura es una tradiciones mas festejadas y arraigadas en Holanda. Por esta razón, no es de extrañar que en la misma se realicen algunos de los mercados florales más surtidos y espectaculares del mundo. De todos éstos mercados es el de Keukenhof el más impresionante. Festejado durante sólo ocho semanas al año -durante Abril y Mayo- el mismo se especializa en tulipanes. Al rededor de 7 millones de estas plantas son sembradas en otoño, buscando formar todo tipo de patrones, formas y combinaciones impresionantes. Cuando el mercado abre sus puertas las plantas se encuentran en su momento óptimo de floración, dándole a los visitantes vistas asombrosas.


Mercado de Keukenhof. Mercado de Keukenhof.