Tag Archives: Equinos

Los híbridos más espectaculares de la naturaleza

No, no vamos a hablar de vehículos económicos sino de animales. Ocurre en la naturaleza un asombroso fenómeno denominado Procreación Intergenus o intragenus, en español: cuando dos integrantes de especies distintas, como un león y una tigresa tienen cría. Esto es posible, ya que los dos, a pesar de ser de especies distintas, pertenecen al mismo genus. El genus o género, hablando simple y claro, es el nivel que se encuentra inmediatamente antes que la especie. En el caso de los tigres y leones ambos son del Genus Panthera.

Ligers y Tigons -Ligres Tigrones-
TigonLos ligers y los tigones son híbridos de tigres y leones. Los dos nombres radican en que dependiendo si la madre es un tigre y el padre o león, o viceversa, el resultado es un animal muy diferentes. Los ligers son hijos de leones con tigresas -del inglés lion y tiger- y los tigones son hijos de un tigre y una leona. En el caso de los ligers, el resultado no es solo curioso, ya que vemos un animal con la forma de un león y las manchas de un tigre, sino que además sorprenden al ser los felinos más grandes del mundo, incluso llegando a superar al tigre siberiano. Distintos efectos se obtienen al mezclar otros animales del género Panthera entre si, como los pumas, los leopardos y, valga la redundancia, las panteras.

Tigon

Zebroides
ZebroideLos zorses -en español: cebrallos-, hebras o zebrulas son el producto de la mezcla entre un caballo y una cebra. Ambas especies también pueden procrear con los burros, los cuales también pertenecen al genus Equus -las mulas, justamente, son el producto de un burro y una yegua-. Desafortunadamente una diferencia en la configuración de los cromosomas de dichas especies lleva a que el animal resultante sea completamente estéril.

Belfines
Los wholphins -o belfines en español- son un tipo de híbrido rarísimo y de los cuales se han observado una cantidad muy reducida de casos. Su nombre proviene de combinar las palabras inglesas para ballena, whale, y delfín, dolphin. Para obtener un wholpin es necesario la cruza de un delfín común -nariz de botella- con una pseudo orca. Si bien pocos wholphin han sido estudiados a causa de su rareza, se sabe que pueden llegar a ser fértiles. Sin embargo, sus crías no logran sobrevivir durante mucho tiempo.

Wholpin

Perros lobos
Híbridos perro lobo.En Europa Central la mezcla de perras con lobos es ya toda una tradición. Generalmente, dependiendo la raza de perra que se utilice, se logra obtener un animal que combina la fortaleza del lobo con la obediencia y carácter del perro. Si bien existen cuatro “sub-especies” de perros lobos, la más buscada es la Saarlooswolfhond -que pueden ver en la imagen-. Esta se obtiene al utilizar una perra de la raza pastor alemán con un lobo gris. -como nota al margen mi abuela materna tenía uno-

Nota: En el caso de perros y lobos la capacidad de hibridación es muy amplia, ya que el perro –canus lupus familiaris– es una sub-especie directa del lobo –canus-lupus-.

Faisallinas
Y por último veremos la singular mezcla de un faisán y una gallina. La mezcla en las aves de corral es extremadamente rara en la naturaleza. Sin embargo, varios experimentos, como el de Annie Gray en 1958, han sido realizados con el fin de obtener animales con mejor carne y mejor nivel de producción de huevos. En la imagen, perteneciente al Rothschild Zoological Museum, pueden ver un híbrido muy singular de faisán con gallinas.

¿y en humanos?
A este punto se estarán preguntando, ¿y por que no existen híbridos entre simios y humanos? -si bien Stalin lo intentó sin éxito la respuesta es simple: El fenómeno, si es que se dan los factores necesarios para que ocurra, solo puede ocurrir en especies distintas pero del mismo genus. En el presente el ser genéticamente más cercano al humano es el orangután. No obstante, ambos pertenecemos a dos géneros diferentes -los humanos al género Homo y los orangutanes al Pongo-, recién nos nivelamos en el nivel de Familia, ambos pertenecemos a la Hominidae. No obstante, existe evidencia arqueológica de híbridos entre Homo sapiens y Homo neanderthalis (o neanderthalensis según la nomenclatura que más les guste) hace miles de años.

Enlace relacionado
Messy beast (enorme recurso sobre híbridos en inglés)

El caballo primitivo, poco más grande que un gato.

Cuando vemos las películas de la era dorada de Hollywood que tratan sobre viajes al pasado, o incluso las que se desarrollan en un lugar apartado y primitivo, como por ejemplo King Kong, inmediatamente notamos algo: todos los animales se asemajan a criaturas actuales, solamente con proporciones monumentales. Sí, es cierto que esto se debía principalmente a una cuestión de presupuestos y dramatismo. Sin embargo, era el imaginario popular de la época el que impulsaba esta creencia que dictaba que en el pasado todo venía en tamaño extra grande. No es de extrañar incluso hoy en día mucha gente así lo siga creyendo. No obstante, la prehistoria de la realidad era muy diferente, y si bien si existían animales enormes otros no lo eran tanto. Uno de estos fue el Hyracotherium, mamífero del que descienden todos los equinos que hoy en día rondan briosamente por la tierra y el cual no era mucho más grande que un actual gato doméstico.

Si tuviéramos la suerte y osadía de poder viajar unos 60 millones de años en el pasado inmediatamente nos toparíamos con una vegetación inmensa que al instante nos informaría que nos encontramos en un lugar ajeno a nuestro mundo habitual. Si por alguna de esas casualidades nos cruzáramos con un Hyracotherium podríamos pensar que es el antepasado de algún que otro roedor, tal vez de un conejo. Sería muy difícil que nos imaginásemos que ése diminuto animal, de patas esqueléticas y del tamaño de un gato, es en realidad el antepasado directo de de los caballos. Esto no debería avergonzarnos ya que la diferencia es tan notable que incluso, en 1841, cuando el paleontólogo inglés Richard Owen descubrió el primer fósil pensó que había encontrado un pequeño primate. Llevaría unos 35 años, hasta que Othniel C. Marsh descubriera otro fósil en mejor estado, que se establecería de una vez por todas que el Hyracotherium era en realidad un caballo primitivo.

Las sorpresas no terminan aquí, ya que hoy en día hay un gran debate sobre si el Hyracotherium además de ser un antepasado directo del caballo fue en realidad antepasado del rinoceronte. Algo que sin duda alguna resulta todavía más asombroso.