Tag Archives: Controles

Así eran los controles de los submarinos alemanes de la Primer Guerra

Submarinos alemanes de la Primer guerraLos Unterseeboot modelo 19, o SM U-19 según la designación de los miembros de la Triple Entente (los Aliados de la Primer Guerra), eran el tipo principal de submarinos alemanes durante la Primer Guerra mundial y con los cuales causaron estragos en las costas británicas. Su interior era realmente una maraña de controles, cables, válvulas y palancas, para los cuales, limitados por la tecnología de la época, los ingenieros alemanes debieron utilizar cada centímetro y recoveco de la sala de mandos y pasillos para agregar todos los controles necesarios requeridos por los sistemas de la nave, los cuales por motivos obvios palidecen en comparación a los actuales.

Submarinos alemanes de la Primer guerra

Submarinos alemanes de la Primer guerra Submarinos alemanes de la Primer guerra

La comunicación interna era quizás lo más problemático, ya que las limitaciones tecnológicas hacían que las mismas se den principalmente a manera de embudos y tubos de aire, en efecto, el capitán gritaba por un embudo, y los tubos llevaban el sonido hasta los ingenieros quienes debían interpretar qué quería el capitán entre el ruido de los motores y los sonidos distorsionados que salían por su embudo de comunicación.

Submarinos alemanes de la Primer guerra

Submarinos alemanes de la Primer guerraAsí y todo, con sus limitaciones y problemas, los mismos se volvieron en la mayor pesadilla de los barcos británicos cuando a principios de la guerra el HMS Pathfinder fue hundido por torpedos lanzados desde el U-21, poco más tarde, el U-9 hundía tres cruceros acorazados en una sola noche. Esto causó una histeria masiva en la armada británica, por lo que la misma redirigió su foco casi por completo a la caza de submarinos, vehículos bélicos que eran vistos como algo que podía cambiar el curso de la guerra, dando así comienzo a la U-boat Campaign, conducida principalmente por el Reino Unido con el fin de aplacar a los submarinos germanos.

Submarinos alemanes de la Primer guerra Submarinos alemanes de la Primer guerra

Perimetr, la máquina del fin del mundo

Perimetr es su nombre clave, y fue creado con el fin de dar un “golpe de gracia” a los Estados Unidos automáticamente en caso de un ataque nuclear repentino que aniquilara al Kremlin. Su origen tuvo lugar tras que el alto mando soviético se enterase de la existencia en el arsenal americano de submarinos nucleares capaces de desplegar un ataque nuclear a gran escala en menos de 30 minutos sobre Moscú. Estos submarinos no solo acortaban el tiempo de ataque, sino que los impactos eran más efectivos.

Tras acuerdo entre estrategas y científicos de la Unión Soviética se decidió construir un dispositivo que permitiese, en caso de la aniquilación de la cúpula de mando soviética, darle la oportunidad al mando militar restante de lanzar un ataque final bajo la doctrina ‘fail-deadly’ -ataque inmediato y devastador en caso de ataque-. La máquina, conocida en occidente como “Dead Hand” -en honor a la popular obra- y llamada Perimetr por los rusos.

Su mecanismo de acción es simple y a la vez redundante. El mismo se basa a partir de constantemente revisar canales de comunicación con el Kremlin y bases de importancia en territorio ruso. En caso de detectar un error de comunicación en todos los canales, el dispositivo abrirá los controles manuales del arsenal nuclear soviético. De esta manera permitiéndole incluso a oficiales de bajo rango lanzar un ataque masivo con bombas de cobalto a pesar de no tener los códigos de acceso suministrados por la cúpula soviética.

Estas bombas de cobalto, ideadas por el legendario científico nuclear Leó Szilárd, largarían suficientes isótopos de cobalto-60 a la atmósfera volviendo a la Tierra incapaz de albergar vida por varias décadas. Si bien es muy difícil que aun continue activo, investigadores de la talla de Peter Smith, historiador especializado en la Guerra Fría y autor de Doomsday Men, sugieren que posiblemente no solo se haya construido exitosamente, sino que además todavía podría seguir en funcionamiento.

La montaña Yamantau
La ubicación de Perimetr es desconocida, sin embargo, oficiales del gobierno de los Estados Unidos tienen una idea de dónde puede encontrarse. En lo profundo de los Urales existe un lugar considerado como el punto mejor fortificado del planeta. El mismo es capaz, según estimados de inteligencia, de resistir 6 impactos termonucleares directos. Esta gigantesca base se extiende subterráneamente por debajo de dos ciudades Beloretsk-15 y Beloretsk-16, y posee a su vez, según se estima, una de las mayores redes subterráneas de transporte del mundo. De hecho se cree que esta directamente conectada con Moscú vía un tren subterráneo de 800 kms. En la misma existe uno de los últimos laboratorios de investigación nuclear activos en rusia, el Chelyabinsk-70.