Tag Archives: Constructores

La burbuja inmobiliaria que destruyó a la empresa más antigua del mundo

Japón es reconocido por ser una tierra de tradiciones ancestrales, y esto se refleja en sus pequeñas empresas, algunas manejadas por la misma familia desde hace más de mil años. Kongo Gumi era una de éstas empresas familiares, y no cualquier otra, sino que se trataba de la más antigua de todas, no sólo de Japón sino del mundo entero.

La misma fue fundada en el 578 cuando la familia Kongo, renombrados constructores de templos en lo que es hoy día es Corea del Sur, fue invitada personalmente a Osaka por el hijo del emperador Yomei para construir el templo de Shitenno-ji, famoso por su pagoda de alas múltiples y que al día de hoy es el templo budista más antiguo de dicho país. La construcción del templo llevaría más de 10 años, y para ese entonces la familia, que ahora tenía varios empleados, se había asentado comodamente en la región. Así continuarían durante siglos, construyendo algunos de los templos y edificios más importes del Japón, entre ellos el imponente Castillo de Osaka en el siglo XVI, y sobrevivirían a guerras civiles, invasiones, períodos turbulentos y crisis sin problema alguno, de hecho, la empresa, que fue siempre controlada por un descendiente directo de la familia original, ostentaba en su casa central un milenario rollo manuscrito de 3 metros de largo detallando la interminable linea generacional de sucesiones en el liderazgo de la compañía en las cuales un hijo o hija, ya que hubo varios puntos en la historia en los que la compañía fue manejada por una mujer, en los que un nuevo líder se hacía cargo de la misma.

No obstante, y si bien lograron sobrevivir a todos los males anteriormente mencionados, la empresa no pudo sobrellevar las crisis económicas del siglo XXI. Para el año 2006 la empresa tenía varias de sus inversiones en el exterior, por lo que fue fuertemente golpeada por la histórica y nunca antes vista burbuja inmobiliaria que azotó a los Estados Unidos en dicho año, y que eventualmente se convirtió en el período de recesión que tuvo lugar entre el 2007 y el 2009 y afectó al planeta entero.

Plagados de deudas, juicios y pérdidas de bienes tanto en Japón como en el exterior, la empresa debió ser liquidada y vendida al Takamatsu Construction Group, que la compró sólo para poseer su reconocido nombre, es decir, su “marca”. Tras firmar los papeles de la venta Masakazu Kongo se convirtió entonces en el último presidente de una empresa que sus ancestros habían comenzado hacía más de 1400 años. Sólo él puede saber que pasó por su cabeza y sintió en su corazón cuando firmó los papeles de venta.

Fred Dibnah, el señor de las alturas

Fred Dibnah fue desde siempre uno de mis héroes personales. Amante de tiempos más simples y cálidos, se especializó en el antiguo y olvidado arte de la construcción en altura victoriana, y así pasó el resto de su vida escalando altísimas chimeneas y torres, reparandolas y enseñándole a nuevas generaciones como los steeplejack victorianos escalaban y construían en las alturas semejantes obras monumentales utilizando cuerdas y escaleras de madera que ellos mismos cargaban en sus hombros.

Por fortuna, Fred ha dejado un museo y varios manuales plasmando gran parte de su conocimiento para las generaciones futuras. Ciertamente, su sueño era que ésta técnica y arte no mueran con el pasar de los años.