Tag Archives: Oceáno Pacífico

La prueba nuclear espacial que destruyó tres satélites y dañó otros tres por error

Durante la Guerra Fría las súperpotencias militares buscaron utilizar su armamento nuclear en todo tipo de estrategias y escenarios, intentando implementar desde minas nucleares hasta demolición nuclear. Muy rápidamente se darían cuenta que, a diferencia de los escenarios de destrucción total, podían utilizar los efectos secundarios de las explosiones nucleares a gran altura para bloquear en un área considerable las comunicaciones tanto de radio como satelitales del bando contrario. Es así que la Unión Soviética y los Estados Unidos comenzaron a detonar bombas nucleares cada vez a mayor altura. La mayoría de estas pruebas tuvo lugar entre 1958 y 1962, y si bien en un principio se trató de pruebas atmosféricas, rápidamente comenzaron a detonarse armas nucleares en el espacio para determinar su utilidad en la destrucción de satélites. Una de estas pruebas fue la Starfish Prime, llevada a cabo en julio de 1962 por los Estados Unidos, en la cual un misil Thor transportó una bomba termonuclear W49 a 400 kilómetros de altura sobre la isla de Johnston en el océano pacífico y detonó el dispositivo con un rendimiento de 1,4 megatones.

La anterior fue la prueba nuclear más poderosa alguna vez llevada a cabo en el espacio, la misma causó la destrucción de dispositivos electrónicos en varias islas del océano Pacífico, sobretodo en Hawaii, desactivando el sistema telefónico de las islas, destruyendo cientos de lámparas del alumbrado público y miles de televisores. Sin embargo, los daños más costosos ocurrirían tiempo más tarde, ya que Starfish Prime creó un cinturón artificial de radiación mucho más intenso de lo esperado y el cual cruzaba las órbitas de los satélites Ariel, TRAAC, y Transit 4B, los cuales quedaron inoperables, y los satélites Cosmos V, Injun I y Telstar 1 los cuales sufrieron varios tipos de daños menores. Según los estudios del físico de la NASA Wilmot Hess el cinturón duró unos cinco años antes de ser disipado por el campo magnético terrestre, y la razón por la cual la explosión tuvo dicho efecto inesperado fue el que nadie pudo prever que electrones de alta energía podían quedar atrapados en la termopausa, el límite superior de la termosfera terrestre. Debemos tener en cuenta que lo anterior tuvo lugar en 1962, cuando la cantidad de satélites en órbita era muy reducida, de hecho el satélite de la Bell Labs dañado a causa de ésta prueba, el Telstar 1, fue el primer satélite de telecomunicaciones comercial en existencia. Si Starfish Prime hubiese sido llevada a cabo en los últimos veinte o treinta años los daños económicos y políticos hubiesen sido catastróficos e irrecuperables. Peor aun si tenemos en cuenta que la Estación Espacial Internacional y su tripulación se encuentra a ~410 Km de altura.

En el caso de los Estados Unidos sabemos que se hicieron 3 detonaciones a gran altura durante el programa Operation Argus, el cual buscaba crear cinturones de radiación para impedir las telecomunicaciones rivales; y 31 detonaciones a gran altura, 5 de éstas espaciales, como parte del programa Operation Dominic el cual se subdividió en subprogramas específicos como Operation Fishbowl (todas éstas pruebas espaciales).

Por fortuna las pruebas también tuvieron un efecto positivo, ya que ambas súperpotencias se dieron cuenta de que no podían continuar desafiándose unas a otras con detonaciones nucleares espaciales sin llegar a sufrir un efecto colateral no deseado y muy costoso en el futuro. Ésto llevó a que se firme el Tratado de prohibición parcial de ensayos nucleares en 1963, poniendo un fin a éste tipo de ensayos.

El efecto pecera
La razón por la cual la operación Fishbowl (pecera) se llamó de dicha manera no es aleatoria. Sino que se debe al fenómeno por el cual las explosiones nucleares forman esferas en el espacio. De ésto ya hemos hablado anteriormente.

Enviando drones dentro de volcanes, cuevas submarinas y cavernas glaciares

Drones y glaciares

Drones y volcanes
El siguiente video de drone extremo fue tomado en Vanuatu, este bello territorio del Pacífico está plagado de volcanes activos, y es uno de los mejores lugares para captar este tipo de imágenes.

Drones y cuevas submarinas

Albania, además de ser el país con más búnkers por kilómetro cuadrado del mundo, posee algunas de las cuevas submarinas más espectaculares del planeta tierra. La cueva en cuestión es la Cueva Viroit, cuya profundidad varía entre los 270 y los 300 metros de profundidad. Técnicamente no están utilizando un drone sino un equipo de inmersión profunda y propulsión asistida. No obstante, es uno de los equipos de buceo más espectaculares que he visto.

Un bosque sumergido en el Pacífico

Los bosques de laminariales son una de las vistas más bellas del planeta Tierra. Bosques sub-acuáticos de densas y largas algas que, increíblemente, no son difíciles de confundir con un bosque de pino si tenemos un poco de imaginación.

Bosque de Laminariales

Estos ecosistemas se consideran entre los más variados y dinámicos del planeta, sirviendo de hogar y fuente de alimento a decenas de miles de especies de animales e insectos así como vegetales. Las laminariales son un conjunto de macroalgas ciertamente sorprendente en si mismo, llegando cada espécimen a crecer entre 20 a 80 metros y, en algunas variedades, siendo capaces de crecer medio metro por día. Razón por la cual se convierten en una fuente alimenticia altamente nutritiva y abundante.
Bosque de Laminariales
Bosque de Laminariales Bosque de Laminariales Bosque de Laminariales

Si bien son comunes en todo el Pacífico e incluso recientemente se ha descubierto un bosque de laminariales en el trópico, algo considerado como improbable hasta hace unos años, es en las cercanías de California donde se encuentran los bosques más espectaculares, como el cercano a la isla de San Clemente, que se extiende por decenas de kilómetros.
Bosque de Laminariales Bosque de Laminariales Bosque de Laminariales

Buceando por el cementerio sumergido del lago Truk

Tras el ataque a Pearl Harbor, el alto comando estadounidense quedó con un sabor amargo en la boca, y desde el primer momento desearon vengar el hecho atacando la mayor base de operaciones japonesa en el Pacífico. Esta sería la hallada en el lago Truk, lugar en el cual la Armada Imperial Japonesa tenía una enorme base de operaciones que utilizaban no solo para reparar su flota, sino que además servía como principal punto logístico de varias operaciones en la región.

Su deseo de venganza se cumpliría el 17 de Febrero de 1944, con un brutal y sangriento ataque conocido como Operación Hailstone. Durante tres días bombarderos estadounidenses destruirían prácticamente todo, sin importar si las instalaciones que atacaban eran militares o civiles -especialmente pequeños barcos de pesca-. El resultado, además de la pérdida de vida humana, sería extremadamente costoso para Japón: 60 barcos hundidos y unos 275 aviones, en su mayoría anclados a portaaviones como el Nippo Maru, que terminarían en el fondo del lago.

1217-1.jpg 1217-2.jpg 1217-3.jpg

Hoy en día, tras más de 60 años del hecho, el lugar es realmente un cementerio sumergido. Una ciudad fantasmal de acero que, poco a poco, está siendo devorada por la naturaleza mientras se convierte en un gran coral.

El Ataque de las Babosas de Mar

1208-2.jpgEl Ataque de las Babosas de Mar de Champ Williams es uno de los mini-documentales más bellos que pude ver últimamente. En sus escasos 6 minutos nos invita a dar un paseo por la vida de las babosas de mar del Pacífico norte. Coloridos, hambrientos y en una constante lucha evolutiva por recursos y supervivencia el documental es una excelente ventana a la vida de estos nudibranquios, víctimas y a la vez actores de un mundo tan extraño y tan distinto al nuestro.

El documental se puede ver en línea desde la página de Champ Williams

– Por cierto, sobre nudibranquios recordarán, o no, la entrada Belleza de las profundidades.

La ola más alta de la historia y la ola más larga

Ocurrió en la playa de Fauces -Jaws- en la isla de Maui, playa que obtiene su nombre de las monstruosas olas que parecen devorar a los surfistas. Si bien el mar no estaba para nada tranquilo, nadie esperaba que se formara una ola tan monstruosa de manera tan repentina. El resultado no solo es asombroso y la ola de aproximadamente 21 metros es digna de aparecer en la película “El Día Después de Mañana.” Sino que además el surfista salió vivo, “sólo” con una quebradura de pierna. Algo leve si tenemos en cuenta que el mínimo error pudo haberle significado ser aplastado al instante por toneladas de agua.

La ola más grande alguna vez registrada

El 9 de Julio de 1958 se registraría la mayor ola de la historia. Ocurrida a causa de la conjunción entre un enorme alud de tierra y un temblor en el “Anillo de Fuego” en Hawaii, la “mega ola de Lituya” es la ola más alta alguna vez registrada con unos 524 metros. El daño a la bahía fue tal que llegó a arrancar árboles en la costa opuesta con la cual impactó en un primer momento.

Largas, muy largas olas

Estas olas ocurridas dos veces al año en el Amazonas son llamadas Pororoca por los pobladores autóctonos de la región, nombre que hace mención al gran ruido que generan. Como mencionamos solo se dan dos veces al año, en Febrero y Marzo, cuando las aguas del Atlántico cruzan el caudal del río. Dada la rareza del evento, las olas permanecen formadas por más de media horas llegando a recorrer varios kilómetros, hoy en día posee fama internacional entre los surfistas.

El punto más profundo del océano

Un mapa del abismo
Bandera rusa en el árticoLas profundidades de los océanos son realmente un mundo aparte, tan interesantes y desconocidos que aun queda infinidad por descubrir. Si les interesa conocer el lecho oceánico del Ártico qui tienen un mapa del mismo realizado por la National Geographic (Rusia clama específicamente los estrechos de Lomonosov y de Mendeleyev).

Ártico

Y el punto más profundo del océano
Sin embargo la expedición realizada por los rusos parece un juego de niños cuando vemos las características del punto más profundo del océano. Nombrado en honor al barco científico que lo descubrió en 1951, el Punto Challenger ubicado en el Oeste del Pacifico llega a unos 10.924 metros de profundidad -para que se den una idea si se sumergiera al Monte Everest éste quedaría tapado por dos kilómetros de agua-. ¿Que tan difícil sería llegar allí? bueno, mucho. Con una presión de 120 megapascales un submarino como los utilizados para depositar las banderas en el arco seria destruido en cuestión de segundos.

Challenger point

El mensaje en una botella de Chunosuke Matsuyama

En el año 1784 una gran tormenta del Pacífico sorprendió a un barco de buscadores de tesoros japoneses. Tras luchar durante gran parte de la noche contra la furia de la naturaleza la embarcación terminó yéndose a pique y llevando consigo a varios tripulantes. No obstante, en un golpe de suerte, o quizás falta de esta, 44 marineros lograron nadar hasta un islote de coral. Allí durante algunos días soportarían al impiadoso sol sobre sus espaldas esperando inútilmente hasta morir deshidratados. Muchos, enloquecidos por haber bebido agua salada a causa de la desesperación, se arrojarían a nadar solo para morir en el medio del océano, otros, como es el caso de Chunosuke, quien además era el capitán, permanecerían en el coral con el resto de su tripulación. Ya desesperanzadado y con sus últimas fuerzas Chunosuke grabaría la travesía y el sufrimiento de su tripulación en un fragmento de madera, el cual, tras introducirlo en una botella, arrojó a las aguas con la esperanza de que esta algún día fuese llevada a su familia. Desafortunadamente la botella nunca llegó a manos de su familia y esta permaneció durante generaciones flotando en el océano. Un día de 1935, unos 150 años más tarde de que Chunosuke la arrojara a las aguas, increíblemente la botella llegaría a las cosas del mismo poblado donde éste había nacido.

Enlaces relacionados
― Una gran recopilación, en inglés, de mensajes en botellas perdidas aquí y aquí.

La travesía de los patitos de goma

De patitos a aviones
Uno de los oceanógrafos más interesados y, de hecho, uno de los pocos especializados en el campo de “analizar objetos a la deriva” es Curtis Ebbesmeyer quien analizó más de 50 diferentes grupos de objetos a la deriva. Entre ellos el más interesante son las ruedas del primer vuelo solitario en cruzar el Pácifico. Vuelo en el cual, al llegar al Japón, el piloto expulsó las ruedas utilizadas para poder aminorar el peso y reducir el consumo de combustible. Durante años estas ruedas de goma permanecieron viajando por el oceano e, increíblemente, reaparecieron en Washington a unos pocos kilómetros de donde el avión original había partido.

Cada año aproximadamente 10 mil contenedores caen al océano desde barcos de carga. Si bien la mayoría de sus contenidos se hunden en las profundidades muchos otros permanecen flotando y viajando durante años. Esta es la historia de un cargamento de 29 mil patitos de goma cuya odisea duró más de 12 años y trajo nuevas luces al entendimiento de las corrientes trans-oceánicas.

La travesía de los patitos de goma

La travesía comenzó un 10 de Enero del año 1992 cuando una tormenta derribó varios containers de un mega carguero internacional. Inmediatamente el container se quebró y más de 29 mil patitos y algunas ranas y pájaros de goma destinados a ocupar las bañeras de nenes por todo Estados Unidos terminaron a la deriva en el océano. Así permanecerían durante más de 12 años viajando por el capricho de las corrientes y separándose en distintas “flotillas” que tomarían cursos considerablemente distintos unas de otras.

Sorprendentemente estos patitos han sido de vital interés para los oceanógrafos ya que permitieron estudiar el flujo de las corrientes de una manera muy innovadora. Varios de estos juguetes terminaron en el ártico, otros en Europa y una flotilla inmensa llegó a bañar las costas de Massachusetts, apareciendo durante semanas en la prensa. Vista la utilidad que brindaron, un nuevo campo de estudio oceanográfico existe hoy en día llamado “rubber duck tracking” en honor a los patitos. La única diferencia es que estos pequeños objetos arrojados están provistos de un arsenal tecnológico que va desde avanzados sensores GPS hasta medidores termales.

– Por cierto, me hizo recordar al sitio del “pato viajero” que ya ha recorrido docenas de países.

Los fósiles vivientes más extraños del mundo

Los fósiles vivientes son seres vivos cuyo origen evolutivo tuvo lugar hace cientos de miles o millones de años y debido a ciertos aspectos ambientales se mantuvieron hasta el día de hoy relativamente sin muchos cambios. A continuación veremos algunos de los más interesantes.

Un cangrejo de 4 metros

Las profundidades son uno de los misterios más grandes de hoy en día, de hecho, conocemos con mucho mayor detalle el sistema solar y la vía láctea que las profundidades oceánicas. En las aguas de Japón a unos 400 metros de profundidad existe un tipo de cangrejo gigante capaz de llegar a los 4 metros de longitud, en gran parte ocupado por sus largas patas. La Macrocheira kaempferi, como se conoce por su denominación zoológica, pesa unos 20 a 25 kilos y el hecho de tener poca carne en sus tenazas lo salva de ser capturada masivamente.

Si bien su hábitat natural es el fondo del Océano Pacífico se ha adaptado a vivir en distintas condiciones más favorables a su alimentación, que en gran parte se basa en una dieta de medusas. Llega a vivir un promedio de 100 años. Es difícil experimentar la magnitud de este animal, no obstante veamos esta foto en perspectiva e imaginen estar buceando y toparse con uno.

Una planta Jurásica

En la árida Angola encontramos a la Welwitschia Mirabilis, una planta que es uno de los últimos ejemplares del tipo gymnosperms. No hace falta ser un biólogo o un botánico para observar la rareza de su forma y ese indiscutible aspecto tosco y primitivo que sus dos largas hojas proponen. La Welwitschia Mirabilis es una de las últimas plantas de su tipo, salvada por casualidad de la extinción, algo que quedaría remarcado en su nombre: Mirabilis, milagrosa.

Una flor digna de un dinosaurio

De tamaño colosal esta flor es considerada como la flor más grande y masiva de la que se tenga registro. En nuestros tiempos donde la evolución ha encontrado mejor adaptabilidad en los tamaños reducidos, cuando pensamos en una flor inmediatamente imaginamos una frágil rosa o una margarita. Es difícil que lleguemos a pensar en una titánica Amorphophallus titanum de 80kgs y 3 metros de alto. No obstante, antes de intentar regalársela como muestra de afecto a un ser querido debes saber que los dinosaurios no eran muy románticos, y esta inmensa flor en vez de tener un agradable perfume emite un repulsivo aroma a pescado podrido: “similar al de una morgue cuya refrigeración ha dejado de funcionar hace una semana” no por nada se la apodó como “la flor cadaver” .

Nasikabatrachus, La rana más extraña del mundo

Hallada hace menos de cinco años esta rana es una joya evolutiva, un eslabón perdido en toda su gloria. Su nombre deriva en parte del sánscrito y en parte del griego significando Batracio de nariz puntiaguda, obviamente bastante acertado si vemos el prolongado apéndice en su cara. Suelen vivir la mayor parte del tiempo bajo tierra y solo salen a la superficie durante dos semanas al año para copular, su rareza no solo está en su carácter agresivo o su fisonomía particular y el hecho de la baba pegajosa que segrega por todo su cuerpo; sino que además es considerada un fósil viviente, conformando una nueva familia de batracios en si misma, y podría ser prueba de la separación continental hace millones de años.

Un parásito improbable
Esta flor, la Rafflesia arnoldii, es considerada como la segunda flor más grande del mundo -y en algunos casos como la primera ya que la definición estricta de qué es una flor descartaría a la Amorphophallus titanum- es uno de los parásitos más improbables, que a pesar de ir a “contramano de la norma evolutiva” logró sobrevivir durante millones de años y llegar a ser un fósil viviente. Desafortunadamente su hábitat natural actualmente se encuentra siendo destruido por la tala indiscriminada y los fuegos intencionales, y ya que sólo puede crecer como parásito del Tetrastigma, un arbusto invasivo, se ve en serio peligro de extinción. Llega a pesar unos 11 kilogramos ypuedea extenderse por más de un metro cuando florece. De todas maneras, me resulta mucho más llamativa la planta que resucita.

El pez que volvió de la muerte

En 1938 se realizó en Sudáfrica un hallazgo que asombraría a la comunidad científica, un espécimen vivo de celacanto. Este tipo de pez, creído extinto en el Cretácico posee un conjunto de aletas lobuladas y es uno de los seres acuáticos primitivos más cercanos a los vertebrados actuales. En la actualidad se tienen varios especímenes en cautiverio y se han identificado dos especies, la capturada en 1938 Latimeria chalumnae y Latimeria menadoensis identificada varias décadas después. El análisis del organismo de este pez fue fundamental para comprender el proceso evolutivo en mayor detalle. En la imagen se puede ver al espécimen junto a su descubridora Marjorie Courtenay-Latimer, de la cual deriva su nombre.

Artículos relacionados
Los animales más coloridos de la naturaleza.
Récords de la naturaleza.
Hiperión: El árbol más alto del mundo.
Las medusas gigantes que invaden Japón todos los años.