Tag Archives: Curiosidades

El hombre que confundió a su esposa con un sombrero

El hombre que confundió a su esposa con un sombrero es un libro escrito por el Dr. Oliver Sachs, autor y profesor de neurología en la Universidad de New York el cual recopila y analiza con la mirada experta del doctor una serie de anécdotas, ensayos y vivencias de casos de pacientes con severos desórdenes neurológicos. De hecho el mismo título del libro es el recuento del caso de un hombre que, efectivamente, estaba seguro que su esposa era un sombrero.

Este gran libro deja de ser un texto compuesto por palabras para convertirse en una ventana llena de imágenes. Imágenes que nos permiten observar el intrincado mundo de la locura de forma vívida. Ciertamente. este tipo de trastornos mentales. son algo que podría llegar a entristecer al lector, como es lógico ante historias realmente trágicas. Sin embargo, gracias al relato humano y compasivo del Dr. Sachs, donde más que un texto científico logra crear una obra filosófica y alegórica a la humanidad misma, nos encontramos con una historia apasionante y extremadamente interesante que nos invita a viajar por las maravillas de la mente humana de forma amena y clara.

Enlaces relacionados
Página de Oliver Sachs.
Entrevista a Oliver Sachs, donde habla del libro y sobre la mente humana.

Un breve paseo por la Medicina Medieval

Los médicos
Si nos enfermásemos en la Edad Media tendríamos tres posibles destinos, que variarían dependiendo del tipo de especialista que nos toque: los doctores, los monjes o los herborístas. Irónicamente caer en las manos de un doctor medieval era lo peor que podía ocurrirnos ya que éstos se basaban en amuletos y oscuras teorías relacionadas a “sobrantes de cuerpo” que llevaban a amputaciones o drenados de sangre groseros e innecesarios que, consecuentemente, terminaban en la muerte del paciente. Ser tratados por un monje era más bien esperar a que nuestras auto-defensas corporales nos salvaran de morir. Aunque un plus radicaba en que los monjes ofrecían comida y reposo al paciente, lo que en gran parte de las enfermedades “mortales” de la época (gripe, resfríos, etc) era lo suficiente como para curarnos. Por último se encontraban los herborístas, éstos, llamativamente, eran lo mejor que podría tocarnos. Basados en los conocimientos empíricos dejados por los Griegos y Romanos de las plantas y los animales, se dedicaban a realizar “pócimas” que, algunas veces, lograban recuperarnos.

Tratado médico medieval

Qué se creía
Existían dos tipos de teorías acerca de las enfermedades:

La creencia religiosa: se pensaba que la enfermedad era un castigo de Dios (algo heredado de los Romanos, quienes atribuían las enfermedades a enojos de los distintos Dioses Olímpicos).

Tratado médico medievalLa escuela Hipocrática, o de “los 4 humores”: Los humores, originalmente, no eran emociones sino que eran los fluidos del cuerpo. Como se creía que cada humor era responsable de otorgarle alguna de las emociónes a la persona se entendía, entonces, que el correcto balance de estos “humores” era la llave a la buena salud. Lamentablemente esta teoría llevaba a que los “médicos” pensaran que en una persona existían “excesos de humor” ocasionando prácticas de drenado del o de los líquidos en cuestión. Esta teoría tenía una aceptación muy grande entre los “científicos” ya que se basaba en las cosmogonías generadoras del Universo, o los elementos: Sol (Fuego), Tierra, Agua Aire. Veamos una lista de cada humor y que emoción contenía:

De esta manera, si una persona tenía fiebre y sudaba mucho (calor y humedad) instantáneamente se pensaba que tenia un exceso de sangre, por lo que se procedía a drenarle parte de este tejido líquido. O también, por ejemplo, si una persona tenía problemas mentales y era agresiva, se creía que ésta padecia de un exceso de bilis amarilla (y ya se pueden imaginar lo mal que la iba a pasar). Como podemos ver era mucho mejor que nos tocara un monje o un herborísta que un doctor.

Artículos relacionados
Athanasius y los microbios.
Cirugía Plástica Medieval.
Chichonología, lectura de chichones.
Los ensalmadores.
Las máscaras antiplaga medievales.

En caso de extraterrestres: siga las instrucciones

El SETI, la agrupación de astrónomos y científicos asociados a la NASA que buscan vida extraterrestre de manera seria utilizando radiotelescopios para intentar captar o capturar señales o mensajes de radio en el espacio, posee un interesante protocolo escrito para ser utilizado en caso de que uno de sus científicos detecte una señal.

Que dice el protocolo

Primeramente se debe verificar que la señal no sea antropogénica -generada por el hombre-, estática cósmica o interferencia natural. Es decir se deben agotar todas las explicaciones posibles de su origen. Una vez que ya no quedan dudas que no es humana ni natural se debe hacer un chequeo en conjunto enviando la señal para análisis intensivo a los científicos que firmaron el protocolo. También deben ser avisadas las autoridades nacionales y todos los astrónomos del mundo con el fin de apuntar la mayor cantidad posible de telescopios a la fuente origen para captarla en mejor detalle. Una vez ocurrido esto la información de la detección debe ser diseminada por todo tipo de medios tanto científicos como públicos.

La Escala de Rio
Si la señal prueba no ser antropogénica se utiliza una escala denominada Rio Scale. Esta escala evalúa, numéricamente, el alcance que tendría en la sociedad el anuncio del recibimiento en base a diferentes características técnicas. En si, es una escala preestablecida por expertos que ayuda a determinar, en un primer momento, si estamos hablando de algo importante que crearía un shock a nivel mundial, como por ejemplo recibir “Hola humanos cómo están”; o de algo superfluo como podría ser la señal “Wow”.

El protocolo

1.Cualquier persona anónima, institución de investigación publica o privada o agencia gubernamental que crea haber detectado una señal o evidencia de inteligencia extraterrestre (el descubridor) deberá buscar la verificación de que esa señal no puede ser otra cosa que no sea una señal extraterrestre como un fenómeno natural o humano antes de hacer cualquier anuncio publico. Si la prueba no puede ser confirmada como señal extraterrestre, el descubridor deberá divulgar la información como corresponde al descubrimiento de un fenómeno desconocido.
Continue reading En caso de extraterrestres: siga las instrucciones

Locación auditiva, el “radar” primitivo que funcionaba a oído

El trombón de guerra

“El trombón de guerra”, apodado de esta manera por los servicios de inteligencia Aliados que al ver las imágenes solo podían rascarse la cabeza tratando de deducir que era. Este singular aparato consistía de un conjunto de “conos auditivos” montados en un carro dotado de cuatro ruedas para su fácil transporte. Los conos se ubicaban convenientemente por pares en un plano horizontal y un plano vertical para garantizar una mejor recepción.

El hecho de que en la fotografía los “trombones de guerra” aparezcan al lado de artillería antiaérea, indicaría que eran principalmente utilizados para detectar aviones.

El Topófono

Uno de los primeros sistemas de “locación auditiva” tenía un sentido un tanto más pacifico. El Topofono, supuestamente, era utilizado para ayudar a los navíos a poder transitar en la niebla. Diseñado por un tal “Profesor Mayer” en 1880 sería un fracaso rotundo, sin embargo este tropiezo para los “antepasados” primitivos del sonar no significaría una caída y a lo largo de la historia se construirían infinidad de aparatos diseñados para escuchar al enemigo.

El desorden genético que convirtió a un enano en un gigante

Desgraciadamente uno de los casos más singulares de la historia médica es también uno de los más desconocidos. Este es el llamativo historial de Adam Rainer, un hombre austriaco que pasó de ser un enano a ser un gigante en menos de 12 años.

Eran finales del siglo XIX y Adam nacía en la modesta ciudad de Graz. Desde muy pequeño su familia supo que Adam era físicamente diferente al resto de los niños ya que su enanismo comenzaba a ser visible en su estructura y conformación ósea a simple vista. Con el pasar de los años las sospechas de su familia se confirmarían ya que a la edad de 21 años Adam medía unos 1.18 mts de altura.

Sin embargo, algo extremadamente alarmante ocurriría con el joven, este comenzó a crecer a un ritmo acelerado, más precisamente a un ritmo de aproximadamente unos 6 centímetros anuales. Con el pasar de los años Rainer pasó de medir escasamente más de un metro a medir 2,20 mts. Obviamente, como es regla general en todo organismo cuando un cambio extremo y extensivo ocurre aceleradamente este se debilita, por lo que a causa del excesivo crecimiento el hombre quedaría debilitado y postrado.

Rainer murió con una altura de 2.40 mts. a los 51 años. Su único consuelo, podemos decir, es el haber quedado en el libro Guinnes como el récord a la persona de “altura más variable”. En la fotografía hacia la derecha puede verse a Rainer en sus últimos años de vida, y los problemas oseos que padecía debido al crecimiento no sólo acelerado sino en una edad donde biológicamente el cuero humano no está preparado para aceptar un grado de crecimiento debido a factores como el endurecimiento de cartílagos y otros cambios fisiológicos que tienen lugar durante la edad adulta.

Artículos relacionados
Las enfermedades más raras del mundo – Parte I.
Las enfermedades más raras del mundo – Parte II.
Las enfermedades más raras del mundo – Parte III.

El Pilar del Templo de Delhi

El pilar del templo de Delhi pilar de hierro que desde hace 1600 años se remonta soberbiamente hacia el cielo y parece ser inmune a la corrosión y oxidación. Las teorías son muchas, van desde el clima especial de Delhi hasta como quizás el material utilizado o tal vez algún secreto cuyo ingeniero se llevó consigo a la tumba. Casi tan curioso como sus propiedades anticorrosivas es el método con el que fue construido, un complejo proceso de soldaduras primitivas. Estas propiedades obviamente llevaron a que la población local comience a explicarlas mediante magia y leyendas. De hecho la creencia popular indica que si se camina rodeando la columna mientras se piensa fuerte en un deseo, este se cumplirá.

Por supuesto existe una explicación científica del fenómeno, aunque mucha gente supersticiosa decide obviarlo: en la época en la que el pilar fue construido el hierro era extraído de la superficie terrestre, es decir que era hierro que permaneció expuesto durante millones de años a los elementos. Esto, combinado con un proceso de fundición especial propio de los ingenieros -o mejor dicho alquimistas- de la época, que adicionaba gran cantidad de fósforo otorgó al pilar tan formidable propiedad anticorrosiva.

Para una explicación más detallada del fenómeno se puede consultar éste artículo escrito por un ingeniero químico. (está en Ingles)

No solo en su estructura existe el misterio y la duda, sino que su origen se encuentra plagado de espacios negros. La inscripción en Sánscrito del tipo Gupta que se encuentra marcada sobre su base indica que fue construida a cargo de Chandragupta II Vikramditya (año 400 aprox); algo singular ya que señala que el lugar original de la columna antiguamente se encontraba muy lejos del actual. No obstante, y aquí radica el misterio, encontramos varias inscripciones más, algunas relacionadas al Rey Anang Pal II, lo que indicaría que el monumento fue capturado varias veces a lo largo de su historia como trofeo de guerra y llevado a puntos geográficos muy separados entre si.

Por cierto, el Sant’Angelo actual es solo una sombra del original. Varios saqueos, guerras y bombardeos durante las Guerras Mundiales lo redujeron bastante. así y todo, sin embargo, puede ser visto vía satélite desde Google Earth.

El Nüshu, La lengua secreta de las mujeres

Hace un tiempo no muy largo una noticia, que quizás pasó desapercibida para la mayor parte del mundo, no sólo anunciaba una muerte sino que también la muerte de una lengua. Yang Huanyi, de 98 años, y última persona en el mundo en hablar la lengua nüshu, moría. Si bien muchas personas han aprendido el nüshu a partir de libros, Yang fue la última en aprenderlo de una larga linea ancestral de madres a hijas. La perdida de lenguajes no es nada nuevo, pero se ha acelerado en las últimas décadas. Ya habíamos hablado sobre cómo Humboldt debió utilizar un viejo loro para rescatar algunas palabras del lenguaje de los atures.

Durante el siglo III Oriente vivía una situación de machismo incluso superior a la que se presenta hoy en día. Tan grande eran las limitaciones sufridas por las mujeres en la China antigua que no sólo se les estaba prohibida la educación, sino que además debían vivir encerradas en las casas de sus padres o maridos. Ante esta imposibilidad comenzaron muy gradualmente a crear un sistema de comunicación escrito considerado único ya que es, o mejor dicho fue, la única lengua escrita que no posee un paralelo oral; así nace el nüshu, o “escritura de las mujeres” en Chino. El lenguaje sería utilizado para enviarse correspondencia secreta entre las casas camuflado como dibujos “abstractos” en jarrones, abanicos y pinturas, resultando ser una herramienta invaluable para enviarse todo tipo de mensajes. Lo más llamativo son las “Cartas del tercer día”, textos escondidos de varias maneras por madres y tías a sus hijas y sobrinas que servirían a manera de consejos, recomendaciones y canciones. Denominadas como Cartas del tercer día ya que justamente estas eran enviadas a la novia tras el tercer día tras el casamiento.

Un gran problema en la conservación de este lenguaje es que no existen prácticamente documentos escritos. Debido a su carácter secreto era normal que los textos fuesen destruidos tras ser leídos. Siendo ademas otro duro golpe el que llegó con la dictadura comunista. Miles de manuscritos fueron interceptados y quemados por los “Guardianes Rojos” quienes buscaban destruir cualquier símbolo de cultura antigua en pos de su campaña de “reeducación cultural”. Estos tristes sucesos imposibilitan a los arqueólogos modernos de contar con una base firme sobre la que investigar. La universidad de Qinghua, una de las más importantes de China, afortunadamente contactó a Yang hace unos años y logró que ésta escribiese una serie de poemas y canciones en nüshu que actualmente están siendo investigados por lingüistas de todo el mundo. Tras tantos esfuerzos un libro en nüshu ya ha sido publicado y en las universidades Chinas y de otros países y ya existe una comprensión considerable y se cuenta con varios textos académicos sobre la lengua.

El nüshu posee definitivamente todos los elementos del romanticismo: Un lenguaje nacido de la opresión, una historia colorida y un ocaso repentino tras una vida de varios siglos. Esto cautivó la imaginación de miles de personas a lo largo del mundo que deseosas de visitar la zona comenzaron un flujo turístico a la región de Huan, donde se origina el nüshu. Es por esto que varias mujeres jóvenes del lugar comenzaron a retomar el idioma olvidado, solo que esta vez no por razones de comunicación sino que por motivos económicos. Es así que hoy en día gracias a los miles de turistas que buscan comprar poemas o encargar textos especiales a medida escritos en nüshu, las mujeres de Huan se volvieron económicamente más fuertes que los hombres. Quién sabe, justicia poética o casualidades del destino pero 1700 años después de haber nacido el nüshu sigue trayéndoles beneficios a sus creadoras.

Más información
Comparación gráfica entre el Nushu y el Mandarín
Descripción del alfabeto comparativa
Noticia de la creación del museo del Nushu gracias al aporte de la Fundación Ford
Largo artículo. en Inglés, que explica basicamente la estructura.

Vendiendo la Luna

En si esto no es nada nuevo, ya desde tiempos inmemorables los amantes se prometían, bajo la luz de las estrellas, trozos celestiales para si mismos en nombre de su amor. Pero el hecho de declarar estas tierras extraterrestres como propiedad privada y comercializarlas, sí es algo flamante y brillante. Parezca raro o no el comercio de parcelas lunares y lotes marcianos es un negocio que mueve bastante dinero a nivel mundial y, amparado en agujeros legales, se dispersa cada día más.

El primer registro histórico que se tiene nace de la declaración realizada por A. Lindsay sobre su posición de poseedor de “Todos los planetas, islas espaciales y otra materia”; pero sería en 1980 cuando Dennis Hope empezara su propio negocio comercial, utilizando agujeros legales en leyes internacionales como amparo, para comenzar a vender títulos de parcelas lunares a personajes tales como Tom Hanks, Tom Cruise, Nicole Kidman y Meg Ryan, así como dos ex-presidentes y unos de 25 diputados estadounidenses.

De aquí en más se iniciaría una pseudo industria que movería, y mueve, cientos de miles de dólares anuales. más bizarro aun es que la NASA hasta el momento ya ha recibido dos demandas judiciales, una en 1997 y otra en 2005, por amartizar en el primer caso y atemplizar en el segundo, naves en “territorios privados”. Irónicamente las Naciones Unidas se vio en la necesidad de crear una oficina enfocada al Espacio Exterior, la UNOOSA -United Nations Office for Outer Space Affairs-. De todas maneras el más original y bizarro es el sitio de Buy Uranus, compra Urano, -que en Inglés se da el juego de palabras: “Compra tuano”-.

La guerra mas corta de la historia

La guerra Anglo-Zanzibariana fué más bien una batalla (de 45 minutos) librada el 27 de agosto de 1896 entre el Imperio Británico y el gobierno de la isla de Zanzibar.

Todo comenzó después de la muerte del Sultán Hamad bin Thuwaini el 25 de Agosto.Este señor estaba dispuesto a cooperar con la administración colonial británica… pero su primo no. Khalid bin Bargash (el primo del sultán) tomó el poder mediante un golpe de estado. Debido a que los británicos favorecían a otro candidato, Hamud bin Muhammed, con quien creían que sería más fácil colaborar, ordenaron a Bargash abdicar. Obviamente este se reusó y logró formar en un corto periodo de tiempo un ejército de 2.800 hombres, además, usó el yate armado del anterior sultán, el H.H.S. Glasgow. Teambien comenzaria la fortificación del palacio del sultán en el puerto de Zanzibar. Los británicos, por su parte, reunieron cinco naves de guerra en el puerto, justo frente al palacio (tres cruceros modernos: un crucero acorazado de clase Edgar HMS St George, un crucero protegido de clase pearl HMS Philomel, un Crucero de clase Archer HMS Racoon; y dos Cargueros de armas el HMS Thrush y el HMS Sparrow) y como si no suficiente, esembarcaron algunas compañías de Marines Reales para asistir a los “leales” (un ejército de Zanzibar, que favorecía al Imperio Británico) en total juntaron 900 hombres en 2 batallones comandados por el General Lloyd Mathews, un antiguo teniente de la Marina Real. Al ver el sultán rebelde que los ingleses no estaban jugando, realizó esfuerzos de último minuto para negociar la paz a través del representante estadounidense en la isla, pero de nada sirvió este intento desesperado de tregua.



La mañana del 27 de agosto, a las 9 a.m., el ultimátum británico expiró y las naves de la Marina Real abrieron fuego contra el palacio. Con el palacio derrumbándose sobre él y con numerosas bajas, el sultán tuvo que hacer una retirada precipitada al consulado alemán, donde le fue otorgado asilo. El bombardeo se detuvo a los 45 minutos, cuando el Glasgow se hundió. Al final de la batalla, los británicos le exigieron a los alemanes que entregaran al sultán, pero este escapó al mar el 2 de octubre. Vivió en el exilio en Dar Es Salaam hasta que fue capturado por los británicos en 1916 y exiliado a Mombasa (un lugar cercano a Zanzibar), donde murió en 1925.

Esta guerra tiene el record de la más corta de la historia.con una duración de 45 minutos (de 09:00 – 09:45 hora local). Practicamente fué como matar a una mosca con un periódico.

A los Zanzibarianos no les fué tan mal en cuanto a las bajas del conflicto (Reino Unido:Aproximadamente 100-Zanzibar:Aproximadamente 500) si tomamos en cuenta que eran 2.800 soldados rebeldes.

Athanasius, el microscopio y el descubrimiento de los microbios

Athanasius Kircher fue un monje jesuita cuyos logros le ganaron el apodado de “el maestro de las cien artes” el cual no sólo fue uno de los precursores de la audiofonía, como vimos en el tema sobre la Musurgia Universalis, sino que, y entre tantas otras cosas, también fue el primero en plantear una teoría microbiológica sobre las pestes. La siguiente es una excelente traducción del texto sobre Athanasius Kircher de Scott McLemee (ver más adelante por el texto completo), ensayo de gran calidad sobre la genialidad de Kircher y su odisea científico-intelectual por este mundo. En el texto de McLemee hay un párrafo que hace mención a un escrito realizado por Athanasius mientras examinaba la sangre de víctimas de la plaga con un microscopio, Kircher deduce:

“La enfermedad puede ser causada por organismos muy minúsculos que se incorporan al cuerpo desde el exterior.”

Eso no sólo acredita a Kircher como el primer proponente de una teoría microbiológica, sino que más adelante en su libro, Ars Magna Lucis et Umbrae, donde habla sobre óptica y las fases de la Luna, Kircher hace referencia, por vez primera en la historia, a un microscopio. Si bien el microscopio ya existía sería Kircher quien lo nombraría, convirtiéndose así en el responsable histórico de acuñar la palabra “microscopio”.

Vemos, de esta manera, que Kircher no solo fue el primero en proponer una teoría microbiológica como vector de infección, sino que también fue el responsable de otorgarle el nombre a la herramienta más importante con la que cuenta la microbiología. Sin duda alguna para un hombre común y silvestre esto ya hubiera sido motivo suficiente como para haber pasado a la historia con laureles. Sin embargo Athanasius no era un hombre cualquiera, Kircher fue sin duda alguna uno de esos grandes que la humanidad pocas veces puede ver. Un científico aventurero y soñador tan deseoso por descubrir esa omnipresencia natural, esa búsqueda de la harmonía matemática de la naturaleza que lo harían capaz de las más alocadas hazañas, como ingresar a un volcán activo, con tal de descrubrir, de alcanzar esa verdad. Pero esa es otra historia.

Artículos relacionados
Fotografías pioneras, la primer fotografía en la Historia.
Turris Babel, de Athanasius Kircher.
Musurgia Universalis.
Las máscaras antiplaga medievales.
El ordenador de Athanasius Kircher.

Continue reading Athanasius, el microscopio y el descubrimiento de los microbios

Con el humo en la cabeza

Algo muy sabido de los romanos es la pompa y despilfarro que los caracterizaba. Pero no siempre fue así, los primeros romanos fueron históricamente de personalidad estoica y humilde, cuyos lujos mayores llegaban a ser tan modestos como poseer unos cuantos cerdos y disfrutar de algunas verduras hervidas aderezadas con aceite de oliva como el mayor de los manjares. Gradualmente, y con el crecer de la República, éstos fueron no sólo ganando poder y riquezas sino que la clase patricia se convirtió en pomposa y extravagante. Vemos las diferencias entre los velorios griegos y los romanos: unos austeros y tristes; los otros pomposos y parafernarios, colmados de festines y juegos gladiatoriales en honor al o la difunta.

Estos cambios se dieron relativamente rápido. Observamos a los Escpiones, salvadores de Roma que vencieron al poderoso Anibal en Zama, y logramos ver hombres austeros que vivían prácticamente como soldados. Bastarían solo un par de generaciones luego de estos acontecimientos para ya ver a Cornelia Escipiona viviendo como toda una cortesana y organizando banquetes y reuniones donde la austeridad era lo único que faltaba en la mesa. Estos rápidos cambios en un reino que violentamente se convertía en una República y una República que aún más violentamente se convertía en un Imperio llevaron a que consecuentemente Roma cambiara en todos sus aspectos. Los ciudadanos de la vieja orden, los descendientes de ésos patricios o padres de la patria, veían como infinidades de plebeyos, o aqueellos que no descendían de los fundadores de Roma, cada día llegaban a los territorios romanos y se asentaban en los mismos permanentemente. Incluso en algunos casos convirtiéndose en ricos mercaderes o renombrados Senadores. Los patricios, quienes lógicamente no disfrutaban mucho de esto, fueron tomando como costumbre el pasearse cargando los bustos de sus antepasados en los diferentes desfiles y procesiones que eran tan comunes en Roma; demostrando así la antigüedad y legado de su familia.

Lo realmente curioso llega cuando vemos que estos bustos eran colocados en balcones o terrazas, para así mostrar a todo el mundo el caudal de antepasados que la familia poseía. Al estar a la intemperie estas figuras eran atacadas por el polvo y el hollín de las fogatas y hornos, tiñendo inevitablemente de un color negruzco las caras talladas de los ancestros. Esta suciedad no era motivo de vergüenza para los romanos, todo lo contrario, mostraba la antigüedad del busto y consecuentemente esto era señal de lo larga y ancestral que era la familia de por si. Es por esta razón que hoy en día la frase popular “Se le subió el humo a la cabeza” representa soberbia y conmemora, aunque en la gran mayoría de los casos se dice sin saber el por qué, a esta costumbre Romana de cargar los bustos de los antepasados, y preferentemente los manchados con hollín, para demostrar publicamente la antigüedad de su linea familiar.

Lamentablemente los temores de Octavio de una Roma que dejase de ser Roma a causa de la constante llegada de tantos “no romanos” más preocupados en la riqueza que en Roma misma terminaron cumpliéndose, y para el siglo quinto vemos un ejército “Romano” totalmente germanico más preocupado por el botín que por la defensa misma de la Urbe; y un Senado “Romano” donde ser un romano sería una rareza. Como diría el gran historiador Indro Montanelli: “La caída de Roma no fue una caída, fue un simple cambio de guardia entre bárbaros”. No obstante, y afortunadamente, sin duda alguna el legado cultural Romano quedó vivo en nuestros días y eso lo comprobamos en el día a día. En nuestras frases, en nuestros dichos y lenguas aun queda viva la llama de la cultura Romana.

Artículos relacionados:
Bajo el yugo, cómo los romanos humillaban a sus enemigos.
El Triunfo y las ovaciones. -Arcos y festejos-.
El templo romano de la paz, que nunca pudo ver paz.juegos gladiatoriales e

Un reloj muy particular

Me gustan los inventos extraños, y éste se lleva todos los laureles. Un militar llamado Grollier de Sevriere (1595-1686) desarrolló un hobby muy particular al jubilarse. Dicho pasatiempo consistía en diseñar y eventualmente construir todo tipo de intrincados y realmente extraños relojes. Una de sus creaciones más raras y llamativas fue el Reloj de la Tortuga Marina. Su funcionamiento es extraño y, particularmente, para los espectadores de su época, absolutamente mágico. En el dispositivo podemos observar una pequeña tortuga metálica que, sorprendentemente, cuando el plato es llenado con agua nada apuntando con su cabeza hacia la hora correcta. Lamentablemente el reloj de Sevriere no tiene nada de magia pero si de ingenio y practicidad. Un sistema de imanes que giran gracias a un juego de engranajes se ubican en la hora correcta provocando así que la tortuga “sepa” qué hora es.

La versión original consistía en una tortuga de metal cubierta de un caparazón real, por lo que era normal confundirla con una real. Sevriere utilizaría su reloj en fiestas y reuniones para hacer creer a sus invitados que poseía una tortuga amaestrada para saber la hora.

Las granadas Medievales

En el imaginario popular habita la creencia que las granadas son exclusividad de los campos de batalla modernos, sin embargo no hay nada más alejado de la realidad. Las granadas, y refiriéndonos a las explosivas, ya que de lo contrario deberíamos remontarnos hasta la prehistoria, comenzaron a ser utilizadas hace más de 2000 años por los chinos. Curiosamente esta tecnología sería perfeccionada y, caravanas mediante, llegaría a Medio Oriente donde sería adoptada por las tropas del legendario Salah al-Din, mejor conocido por su nombre latinizado de Saladino en el siglo XII. Si bien se sospecha que fueron utilizadas con anterioridad, es bajo el mando de éste líder militar, más exactamente en el famoso asedio a Jerusalem, que luego llevaría a una de las batallas más sangrientas de la historia, que existe el primer registro escrito de la utilización de una granada, aunque no llamadas por este nombre ya que la denominación de “Granada” aparentemente es utilizada por primera vez en 1688, no obstante los Cruzados las llamarían simplemente “Pelotas explosivas.

Su construcción sería básica y extremadamente peligrosa de cargar: El exterior estaba constituido por diversos materiales, siendo la cerámica el mayoritariamente preferido, sin embargo también odian ser armadas con papel seco y versiones primitivas del vidrio. Lo interesante llega cuando vemos su interior, ya que diversos experimentos y pruebas eran llevados a cabo por los armeros y alquimistas para lograr mejores resultados. En mayor medida se utilizaba pólvora primitiva extremadamente inestable mezclada con una diversidad de aceites y combustibles, de aquí la peligrosidad de cargarla. No era raro que se le adicionaran pequeños clavos de metal, dándoles así un explosivo de tipo fragmentario.

Si bien se cree que la palabra granada comienza a ser utilizada, masivamente, en el siglo XVII, muchos historiadores comentan que fue utilizada con anterioridad por los cruzados. Los árabes denominaban a estos artefactos explosivos como: rummân; mientras que los cruzados, viendo una gran similitud con la fruta del Punica Granatum, o árbol de granada, comenzaron a llamar a éstas “bolas explosivas” como “granadas”. De hecho, se cree pero no ha sido confirmado, que no era extraño que se pusieran granos de pólvora dentro de la envoltura seca de una fruta de granada.

Es bueno aclarar varios puntos al respecto. No todo esto puede ser cierto, ya que la historia a veces suele ser engañosa: Si se sabe con seguridad que las granadas, al menos parecidas a las que nosotros llamamos granadas, comienzan ser utilizadas por los árabes durante las Cruzadas, incluso un poco antes pero no es seguro; es muy probable que los cruzados las llamaran granadas, aunque el primer registro escrito data del siglo XVII durante la famosa “Revolución Gloriosa”; si es seguro como las construían y que contenían, ya que, y como podemos ver en las imágenes, afortunadamente sobrevivieron varias granadas del siglo XII.