Necromania, de Ed Wood.

olivaEd Wood era un director que por la incoherencia entre la calidad y producción de sus películas saltó al pedestal de los denominados “directores de culto”. La gente que lo sigue, lo crean o no son varios, lo considera una especie de genio creativo; otros, más cercanos a la realidad, lo consideran como a un tipo que solo quería ganar dinero a toda costa y por eso creaba esos Frankesteins de celuloide. Dentro de sus creaciones hay uno que otro film apócrifo -más allá de que suene muy raro decir que un director que el mismo era de cierta manera apócrifo tenía filmes apócrifos-. Dejando la introducción de lado y pasando al asunto que nos compete, les voy a traer hoy a Necromania, una de las pocas obras maestras de Ed. Aunque a muchos les cueste creerlo es un film porno -sí, Ed Wood también hizo porno-. En esta obra nos encontramos con los dos personajes principales Danny y Shirley, Danni tiene un problema muy grande aunque algunos con el mismo problema tienen un pequeño problema… su amigo no funcionaba cuando el más lo necesitaba, motivo que le estaba trayendo serios problemas conyugales. Dirán, “Por qué no usaba Viagra!!” bueno para empezar recuerden que estábamos en 1971 no contaba con Viagra y las únicas alternativas que le quedaban era hacerse gay pasivo o recurrir a una bruja. Afortunadamente recurrió a la última, y es así que entró en contacto con una necromancer que finalmente logró recuperarlo luego de hacer participar tanto a Shirley como a el en todo tipo de rituales bizarros al menos es más entretenido que ir a una gorda tarotista.

Profile en IMDB de Ed.

Compuestos un tanto extraños

Wikipedia es, ciertamente, uno de mis mayores escapes al aburrimiento. Cuando me llega ese molesto campaneo interno de no tener nada más importante para hacer que navegar -aunque reconozco que las ocasiones son pocas- encuentro muy entretenido buscar cosas raras que los contribuidores de la enciclopedia libre plasman con tanta dedicación, tal vez también en su tiempo sin nada que hacer. y por eso tal vez esté tan llena de artículos inútiles.

En esta ocasión les traigo una particular lista de compuestos químicos, con nombres “raros”.

Podemos encontrar a DEAD, con ese nombre ya no necesita un cartel de advertencia indicando lo peligroso que es. Bien por los empleados del departamento de marketing.

Megaphone con nombre tan ruidoso logró llamar mi atención rápidamente.

Psicose un azúcar que si la probas te deja un tanto psicotico/a.

Link al artículo

De la IBM 701 a la IBM Blue Gene

Una noche como hoy pero de 1953 IBM anunció la creación de un súper ordenador, simplemente llamado “el 701”. Este ordenador, que ocupaba el tamaño de una vivienda, y anunciado como un boom tecnológico en sus especificaciones técnicas que nos informaban las prestaciones del mismo: sumas 16.000 por segundo o 2.000 multiplicaciones y divisiones por segundo. Combinadas podía realizar un total de 14 kiloflops, unas 14.000 operaciones por segundo.

Hace algunas semanas la misma IBM, autora de “El 701”, anunció su último prototipo de súper computadora para el 2005 la Blue gene/L. Esta súper computadora también ocupa el tamaño de varias habitaciones, y curiosamente también sus colores son azul gris y negro. Recién está funcionando a la mitad de su potencial ya que en un breve tiempo se le añadirá su otra mitad, la Purple gene. Juntas servirán como hardware de simulación para la US National Nuclear Security Administration (NNSA). La diferencia de ésta nueva súper computadora con su antepasado radica en que la Blue Gene/L, funcionando a todo su potencial, realizará medio petaflop de proceso, unas 1,000,000,000,000,000 operaciones matemáticas por segundo.

CODEX ROMANOFF de Leonardo DaVinci

En el Codex Romanoff, escrito supuestamente por Leonardo da Vinci, aunque en realidad se trata de una serie de artículos en broma escritos por el crítico de cocina José Carlos Capel utilizando imágenes extraídas de los códices de Leonardo y graciosas descripciones relacionadas a la comida de las mismas,
encontramos algo muy gracioso: el “desarrollo del sandwich”

El pan y la carne I:
Me he puesto a pensar en tomar un trozo de pan y colocarlo entre dos pedazos de carne, mas ¿cómo deberé llamar este plato?.

El pan y la carne II:
¿Y si dispusiera la carne entre dos trozos de pan?.

El pan y la carne III:
(…) La rebanada de carrillo de buey deberá ir entre sendos pedazos de pan y no al revés. Será un plato como no se ha visto nunca antes en la mesa de mi señor Ludovico Sforza. Ciertamente, se podría disponer toda suerte de cosas entre los panes: ubres, testículos, orejas, rabos, hígados. Los comensales no podrán observar el contenido al entrarle con sus cuchillos. Lo llamaré, por esta razón, pan con sorpresa”.

Pronto mucho más del Código Romanoff, sobre todo la lista de modales. Como van a ver esta lista es un excelente paisaje medieval y el intento de un hombre por solucionarlo.