Category Archives: Animales prehistóricos

Los monstruos de las plataformas petrolíferas

Un efecto secundario de las plataformas petrolíferas, las cuales con cada nueva iteración se vuelven más profundas para extraer petróleo de lugares cada vez más extremos, es que las mismas son dotadas con infinidad de cámaras de profundidad para así monitorear las tuberías y dispositivos, captando muchas veces seres verdaderamente asombrosos.

Este ser, captado por las cámaras en abril del 2012, fue visto a una profundidad de 1.5 kilómetros si bien se desconoce su verdadera especie, se sospecha que se trata de una Deepstaria enigmatica, una gigantesca medusa de las profundidades.

Si bien sorprendentes, los seres marinos mas espectaculares son los calamares magnapinna, ya que su cuerpo y forma son una reminiscencia de lo que la ciencia ficción nos ha ilustrado como alienígenas en los últimos 50 años;

Qué tan cerca estuvo la naturaleza de alcanzar a King Kong

Gigantopithecus blacki Realmente no podríamos culpar a nadie al pensar que quizás en el pasado existieron mamíferos de tierra similares a King Kong, después de todo, basta con ir a un museo y ver los restos fósiles de un tiranosaurios. No obstante, el camino evolutivo de los mamíferos de tierra ha llevado a favorecer tamaños relativamente reducidos y la capacidad de poder migrar fácilmente. En efecto, el mamífero más grande de tierra que alguna vez existió, y por lo pronto todavía lo hace a pesar de la intensa caza furtiva que sufren, es el elefante africano de la sabana, con algunos machos llegando a los nueve metros de extensión longitudinal.

Es así que llegamos al primate que más se acerca, aunque de manera modesta,a King Kong, el Gigantopithecus blacki “simio gigante”, el cual tuvo origen hace unos nueve millones de años y se extinguió recientemente hace unos cien mil años y llegando a medir unos 3 metros de altura y pesar al rededor de 550 kilogramos, siendo su habitat Asia del este.

Gigantopithecus blacki

Gigantopithecus blackiSólo nos queda imaginar la fortaleza física de éstos seres. Consideremos que un chimpancé promedio tiene la fuerza de más de dos hombres adultos. Esto es debido a que la composición del tejido muscular humano divergió de la de los demás simios a la par que nuestros cerebros comenzaron a crecer y la cantidad de materia gris en la médula espinal comenzó a incrementarse. El tejido muscular humano otorga mayor control fino, haciendo posible tocar una guitarra u operar herramientas de precisión, algo imposible para otros simios -más allá de su limitada inteligencia claro está. No obstante, el estudio de sus mandíbulas y dentaduras sugiere que su dieta era muy similar a la de los pandas. Lo que muy posiblemente los hacía pasivos y sedentarios, masticando bambú durante la absoluta mayor parte del día. En efecto, gigantes amables.

Ralph von KoenigswaldIncreíblemente se conservan muy pocos restos fósiles, ya que en la “medicina” tradicional China los fósiles del Gigantopithecus son considerados como benéficos, por lo que se los solía moler y utilizar como remedio. Es en uno de estas tiendas de “remedios” donde en 1935 el paleontólogo y geólogo Ralph von Koenigswald dio con los fósiles de un Gigantopithecus y así ingresó a la especie en los anales de la ciencia. Ciertamente, la “medicina”tradicional China era un cáncer para la tierra en ese entonces tanto como lo es hoy. Recordemos que en África gran cantidad de especies se están llevando al borde de la extinción para satisfacer la demanda por marfil y huesos en el mercado Chino, y todo por algo que no sólo es inútil, en muchos casos es contraproducente.

Noruega y sus peces monstruo

Hace algunas semanas vi una intrigante fotografía mostrando a un habitual pez de la piscifauna de los fiordos noruegos. Si bien el artículo bromeaba con que se trataba de un delfín noruego, en realidad, este pez de apariencia tan temible, capaz de inspirar a cualquier marino vikingo del pasado a creer que si en las costas podía llegar a existir tal bestia ciertamente en las profundidades las aqvabestiae lo iban a estar esperando, es un rape. Y aunque no lo parezca, son bastante inofensivos si no se los provoca. Curiosamente todos los rapes que vemos son hembras, ya que los machos son extremadamente diminutos en tamaño y su ciclo de vida consiste en buscar a una hembra, morderla, y lentamente “derretirse” para adherirse permanentemente a la misma y transformarse en nada más que un apéndice reproductivo suministrador de semen.

Rape noruego

Existiendo en dos variedades, el rape blanco y el rape rojo, y siendo capaz de llegar a pesar más de 90 kilos y alcanzar el metro y medio de largo, éste pez es muy popular en la gastronomía ya que tiene un gusto similar tanto en sabor como en textura al de la langosta. Curiosamente por lo anterior se lo solía llamar langosta de pobre. No obstante, hoy día su precio es elevado principalmente a causa de leyes proteccionistas.

Rape hembra

Fabricando dinosaurios

La fabrica de dinosaurios es una empresa dedicada a construir modelos de dinosaurios que, gracias a una serie de servos y mecanismos, construye trajes de dinosaurios con movimientos fluidos y hasta creíbles. Para manipular los mismos, es necesaria la presencia de un titiritero desde dentro del traje, y un asistente que, desde fuera, controle el parpadeo de los ojos y otros detalles más como el movimiento de la nariz. En mi opinión, es una excelente herramienta para fomentar el deseo de aprender en los niñoz, y por supuesto, a más de un grande.

El día en que una nariz casi detiene el descubrimiento de la evolución

El viaje en el HMS Beagle llevó a Charles Darwin a recorrer las costas del mundo entero. Fue en este mismo viaje, gracias al contacto con infinidad de especies exóticas y desconocidas, donde el padre de la evolución comenzó a entender y a darle forma a la que sería su obra máxima: El Origen de las Especies. Sin embargo, Darwin estuvo a punto de no viajar. Todo por culpa de la forma de su nariz.

Al mando del capitán FitzRoy la misión original del Beagle consistía en realizar mediciones cronométricas y catalogar las costas de América del Sur. Esto, a Darwin, le sería de vital importancia en el desarrollo de su investigación, ya que le daría acceso a especies y lugares desconocidos. Pero más importante aun, sería el punto de partida que le permitiría relacionar al mecanismo evolutivo con el principio de selección natural. De hecho, de no haber visitado las Galápagos, y observado allí las distintas variaciones y diferencias en las especies de las islas -islas cuya configuración geográfica las hace únicas en el mundo con respecto a las notables diferencias evolutivas entre las especies que las habitan-, éste no hubiera escrito uno de los capítulos más fundamentales e importantes El Origen de las Especies.

La nariz de la discordia

No obstante, Darwin estuvo a punto de no subir al barco, todo por la forma de su nariz. FitzRoy era una persona muy especial. Hiperactivo, excéntrico y fácil de ofender -incluso llegando a ofenderse de por vida sólo por cosas tan simples como ver a alguien arreglándose el pelo mientras él hablaba-. Entre las obsesiones del singular capitán se encontraba la de “analizar” a una persona en base a sus rasgos físicos. Por lo que prácticamente conocía de memoria la obra del famoso “morfopsicólogo” Lavater. Es así que cuando vio a Darwin, de inmediato lo analizó minuciosamente. Desafortunadamente el naturista tenía la nariz de “un hombre flojo de carácter, de poca energía y determinación”. Muy arduamente FitzRoy buscó un remplazo para el joven investigador. Sin embargo, la proximidad del viaje, le impidió encontrar uno por lo que muy a su pesar y a regañadientes tuvo que dejar viajar a Darwin. Si lo desean, pueden leer el diario del viaje aquí.

De no haber viajado en el Beagle es muy probable que eventualmente hubiera escrito su gran obra. Sin embargo, no hubiera contado con la enorme base de datos y evidencia empirica que recopiló durante el viaje. Evidencia que luego, en las subsiguientes ediciones del ODLE, utilizaría para responder a todos los ataques y contra-analisis de sus detractores. Por lo que la Teoría de la Evolución hubiera tenido un despegue mucho más lento y dificultoso del que tuvo.

Crinoideos – los asombrosos animales “planta”

El solo hecho de pensar en un ser que tiene las características físicas de una planta pero al mismo tiempo está dotado de sangre y de un corazón llegando a ser un predador puede resultarnos ajeno a este planeta. Este pensamiento no sería muy errado ya que los crinoideos son una “ramificación evolutiva” ejemplar, es decir, su evolución fue un tanto “diferente” a la de la gran mayoría de los seres del planeta ya que esta especie sufrió varios “cambios bruscos” a lo largo de su existencia.

Crinoideos

Estos animales acuáticos equinodermos son de los considerados “altamente especializados” es decir que desde su metabolismo hasta su forma física están adaptados a cierto tipo particular de presas y ambientes. Si bien los primeros naturistas los confundieron en un principio con ubicarse en “la línea divisoria entre el reino vegetal y el animal” esto no es así. Los crinoideos son en realidad animales que “tomaron” la forma de ciertas plantas, como por ejemplo los helechos, para poder mezclarse mejor con su ambiente. Datan del Ordovícico -hace unos 500 millones de años- y su transición de habitar en la superficie a hacerlo en las profundidades fue relativamente brusca comparada con la experimentada por otras especies, lo que explica su rareza.

Crinoideos

Generalmente habitan en las profundidades del mar pero a veces suelen salir a la superficie causando el asombro de quien los aviste desprevenido ya que prácticamente dan la impresión de ser un “helecho caminante”.

Crinoideos

El bosque carnívoro
Uno de los hallazgos más asombrosos fue encontrar “bosques carnívoros” zonas donde la gran cantidad de fósiles de crinoideos indican que, en un pasado, estos animales solían formar “bosques” atrayendo a peces y otros seres con sus vivos colores, con el fin de devorarlos rápidamente cuando estos se acercaban demasiado.

Los fósiles vivientes más extraños del mundo

Los fósiles vivientes son seres vivos cuyo origen evolutivo tuvo lugar hace cientos de miles o millones de años y debido a ciertos aspectos ambientales se mantuvieron hasta el día de hoy relativamente sin muchos cambios. A continuación veremos algunos de los más interesantes.

Un cangrejo de 4 metros

Las profundidades son uno de los misterios más grandes de hoy en día, de hecho, conocemos con mucho mayor detalle el sistema solar y la vía láctea que las profundidades oceánicas. En las aguas de Japón a unos 400 metros de profundidad existe un tipo de cangrejo gigante capaz de llegar a los 4 metros de longitud, en gran parte ocupado por sus largas patas. La Macrocheira kaempferi, como se conoce por su denominación zoológica, pesa unos 20 a 25 kilos y el hecho de tener poca carne en sus tenazas lo salva de ser capturada masivamente.

Si bien su hábitat natural es el fondo del Océano Pacífico se ha adaptado a vivir en distintas condiciones más favorables a su alimentación, que en gran parte se basa en una dieta de medusas. Llega a vivir un promedio de 100 años. Es difícil experimentar la magnitud de este animal, no obstante veamos esta foto en perspectiva e imaginen estar buceando y toparse con uno.

Una planta Jurásica

En la árida Angola encontramos a la Welwitschia Mirabilis, una planta que es uno de los últimos ejemplares del tipo gymnosperms. No hace falta ser un biólogo o un botánico para observar la rareza de su forma y ese indiscutible aspecto tosco y primitivo que sus dos largas hojas proponen. La Welwitschia Mirabilis es una de las últimas plantas de su tipo, salvada por casualidad de la extinción, algo que quedaría remarcado en su nombre: Mirabilis, milagrosa.

Una flor digna de un dinosaurio

De tamaño colosal esta flor es considerada como la flor más grande y masiva de la que se tenga registro. En nuestros tiempos donde la evolución ha encontrado mejor adaptabilidad en los tamaños reducidos, cuando pensamos en una flor inmediatamente imaginamos una frágil rosa o una margarita. Es difícil que lleguemos a pensar en una titánica Amorphophallus titanum de 80kgs y 3 metros de alto. No obstante, antes de intentar regalársela como muestra de afecto a un ser querido debes saber que los dinosaurios no eran muy románticos, y esta inmensa flor en vez de tener un agradable perfume emite un repulsivo aroma a pescado podrido: “similar al de una morgue cuya refrigeración ha dejado de funcionar hace una semana” no por nada se la apodó como “la flor cadaver” .

Nasikabatrachus, La rana más extraña del mundo

Hallada hace menos de cinco años esta rana es una joya evolutiva, un eslabón perdido en toda su gloria. Su nombre deriva en parte del sánscrito y en parte del griego significando Batracio de nariz puntiaguda, obviamente bastante acertado si vemos el prolongado apéndice en su cara. Suelen vivir la mayor parte del tiempo bajo tierra y solo salen a la superficie durante dos semanas al año para copular, su rareza no solo está en su carácter agresivo o su fisonomía particular y el hecho de la baba pegajosa que segrega por todo su cuerpo; sino que además es considerada un fósil viviente, conformando una nueva familia de batracios en si misma, y podría ser prueba de la separación continental hace millones de años.

Un parásito improbable
Esta flor, la Rafflesia arnoldii, es considerada como la segunda flor más grande del mundo -y en algunos casos como la primera ya que la definición estricta de qué es una flor descartaría a la Amorphophallus titanum- es uno de los parásitos más improbables, que a pesar de ir a “contramano de la norma evolutiva” logró sobrevivir durante millones de años y llegar a ser un fósil viviente. Desafortunadamente su hábitat natural actualmente se encuentra siendo destruido por la tala indiscriminada y los fuegos intencionales, y ya que sólo puede crecer como parásito del Tetrastigma, un arbusto invasivo, se ve en serio peligro de extinción. Llega a pesar unos 11 kilogramos ypuedea extenderse por más de un metro cuando florece. De todas maneras, me resulta mucho más llamativa la planta que resucita.

El pez que volvió de la muerte

En 1938 se realizó en Sudáfrica un hallazgo que asombraría a la comunidad científica, un espécimen vivo de celacanto. Este tipo de pez, creído extinto en el Cretácico posee un conjunto de aletas lobuladas y es uno de los seres acuáticos primitivos más cercanos a los vertebrados actuales. En la actualidad se tienen varios especímenes en cautiverio y se han identificado dos especies, la capturada en 1938 Latimeria chalumnae y Latimeria menadoensis identificada varias décadas después. El análisis del organismo de este pez fue fundamental para comprender el proceso evolutivo en mayor detalle. En la imagen se puede ver al espécimen junto a su descubridora Marjorie Courtenay-Latimer, de la cual deriva su nombre.

Artículos relacionados
Los animales más coloridos de la naturaleza.
Récords de la naturaleza.
Hiperión: El árbol más alto del mundo.
Las medusas gigantes que invaden Japón todos los años.

El misterio de Bloop – ¿Monstruo de las profundidades?

Corría la Guerra Fría y los sistemas masivos de detección previa de flotas, tanto de aviones como de barcos y submarinos, eran una prioridad a desarrollar entre las dos súper-potencias. Uno de éstos sistemas, desarrollado por Estados Unidos, demostró ser ampliamente efectivo. Su función era la de detectar flotas de submarinos y trazar sus trayectorias. Con este fin, en el fondo de los océanos se instalaron complejos micrófonos acústicos los cuales, gracias al trabajo en red, lograban detectar y seguir sonidos que de otra forma serían imposibles de rastrear.

El Bloop

Terminada la Guerra Fría el sistema, a causa de su utilidad, continuó funcionando y escaneando los océanos de todo el globo. Si bien fue diseñado para detectar submarinos en el verano de 1997 detectaría un potentísimo sonido que se expendería por miles de kilómetros siendo capturado por micrófonos con 5 mil kilómetros de separación. Asombrados e intrigados por esta singularidad varios científicos analizaron la señal sin poder reconocerla, ni siquiera analizándola digitalmente y comparándola en inmensas bases de datos. Ante el desconcierto decidieron darle un nombre onomatopéyico: Bloop. La triangulación estableció que su centro tuvo lugar al Oeste de Chile, más exactamente en las coordenadas 50°S 100°W (ver imagen satelital)

Análisis posteriores establecieron que el sonido es ciertamente de origen animal ya que no presenta los patrones de sonidos cuyo origen es mecánico. El problema es que algo que pueda producir un sonido tan potente, en teoría, debería ser inmensamente más grande que una ballena azul (35 mts); e incluso, si llegará a ser una especie desconocida de ballena, no se conoce en los cefalópodos un mecanismo que pueda producir un sonido de estas características. Más importante aun, al ser las ballenas mamíferos, debería salir a respirar a la superficie y un ser de semejante tamaño ciertamente hubiera sido avistado en alguna ocasión

Si bien las conspiraciones sobran y van desde dinosaurios hasta extraterrestres, las más centradas y coherentes establecen que posiblemente sea producto de una especie de calamar o pulpo gigante desconocido. ¿Qué tan grande? unos 100 a 150 metros. Quién sabe, quizás el Kraken al que tanto temían los antiguos marinos nórdicos (primera imagen) no era una idea tan descabellada.

PD: Se que los fans de H.P. Lovecraft y su cuento La Llamada de Cthulhu se estarán regocijando 😆

Enlaces relacionados
NOAA, el organismo gubernamental que mantiene el Acoustic Monitoring Array, suministra en su sitio web un análisis espectral de Bloop, así como un archivo WAV con el sonido.
– Y como no podia faltar alguien combinó el sonido del Bloop con Cthulhu.

Récords de la naturaleza

El ser vivo más grande
En las criaturas

La ballena azul es sin duda alguna la criatura en existencia de mayor tamaño. Con un largo de unos 35 metros y un peso de unas 190 toneladas métricas, necesita devorar un promedio de 3600 kilos de comida al día. No es de extrañar entonces que también sea el animal que produce el sonido más poderoso. Su canto alcanza los 120 decíbeles y puede llegar a expandirse a más de mil kilómetros. Hasta hace unos pocos años se creía que era el animal más grande en haber habitado la tierra, incluso más que los dinosaurios, sin embargo el descubrimiento del Bruhathkayosaurio, de 44 metros, la ha puesto en un segundo lugar. Otro contendiente podría ser el Amphicoelias de unos supuestos 60 metros, no obstante como solo se tiene un hueso es imposible saber a ciencia cierta su tamaño real.

Ballena azul

En los vegetales
– Se trata de la secuoya Hiperión. Ver su propio artículo.

En los organismos

Si nos referimos al organismo más grande hay un campeón de peso pesados que destrona a todos, nada mas y nada menos que un humilde hongo. Tras la muerte de cientos de arboles en el Parque Nacional de Malheur en el año 2000 los investigadores comenzaron a investigar las causas de tan trágico evento. Prontamente hallaron al responsable: Un hongo de Armillaria de 2400 años de edad y una extensión de casi 900 hectáreas. El hongo se expande subterráneamente, sin embargo en otoño suele sacar a la superficie unos enormes “Hongos de miel”, comestibles pero de pésimo sabor. Gracias a varias pruebas de ADN se logró saber que es un solo ser vivo y no varios.

La criatura más venenosa
El indice de mortalidad de un veneno generalmente se puede catalogar según distintos factores, por ejemplo, el tiempo en que tarda en matar a una persona o la cantidad necesaria para provocar la muerte. En las costas australianas existe una criatura que no solo posee el veneno natural más veloz conocido, sino que además uno de los más mortíferos. Esta es una cubozoa denominada Chironex fleckeri cuya neurotoxina ataca conjuntamente al corazón y el sistema nervioso. Una particularidad es que su veneno activa todos los centros de dolor simultáneamente, haciendo que la persona quede completamente inmovilizada a causa del intenso dolor similar a quemaduras. El veneno se encuentra en sus tentáculos encapsulado en celulas especiales las cuales se desprenden ante el menor contacto. A causa de la poca cantidad de veneno que inyecta existen algunos sobrevivientes que reportaron la sensación producida: quemarse vivo.

Medusa venenosa

El ser más longevo
En los animales
Las tortugas, gracias a que sus órganos vitales no se deterioran con la edad, pueden vivir vidas extremadamente prolongadas. Sin embargo, dentro de estas es la tortuga radiada de Madagascar el Mathusalem de su especie. Un miembro distinguido de ésta familia fue una tortuga de nombre Tu’i Malila la cual fue ofrecida como obsequio a la familia real de Tonga por el Capitán Cook en 1773. Llamativamente en 1953, cuando la Reina Elizabeth y el Duque de Edimburgo fueron a visitar a la Familia Real de Tonga, Tui Malila no solo aun seguía viva sino que además se convirtió en el centro de atención de las visitas. Contando las líneas de su caparazón tras su muerte se descubrió que vivió unos 188 años, 12 años más que Harriet, la tortuga de Darwin la cual llegó a los 176 años.

De los multicelulares

El organismo multicelular más longevo es sin duda alguna el Pinus longaeva. Ubicados en las White Mountains de California a miles de metros de altura éstos vegetales aparentan estar completamente secos, sin embargo están lejos de estarlo ya que es su estrategia para lograr sobrevivir en tan duras condiciones. Se cree que pueden llegar a vivir unos 4000 años. Desgraciadamente la torpeza humana llevó a destruir al más viejo de todos ya que en 1964 un estudiante de geología llamado Donald Currey, el cual se encontraba datando los arboles, decidió realizar un tajo horizontal al no poder extraer una muestra del interior de uno de estos pinos por los medios comunes. El tajo desgraciadamente llevó a que su corteza se secase. Luego se descubriría que el árbol tenia unos 4862 años.

En los seres vivos
Los seres más viejos de todos son un grupo de bacterias que quedaron encerradas dentro de un cristal salino y permanecieron en un estado de “animación suspendida” durante 250 millones de años en una caverna de Nuevo México. Descubiertas por el Dr Russell Vreeland de la Universidad de Pensilvania en el año 2000 rompieron el récord anterior de 40 millones de años.

El ser más profundo
Los seres que habitan a mayor profundidad, y ciertamente los más horripilantes en existencia, son de la familia de de las brotulidae. Generalmente se los encuentra a unos 7000 metros de profundidad, no poseen ojos y son extremadamente agresivos. No obstante, el pez a mayor profundidad alguna vez registrado fue una Abyssobrotula galatheae, encontrada a unos 8370 metros de profundidad cerca de Puerto Rico. El único espécimen que se posee fue capturado a unos 3300 metros y hoy se conserva en la Colección de Peces del Museo Australiano.

Abyssobrotula galatheae

Muy poco se sabía de éstos, hasta que gracias al creciente interés en el mundo científico por las profundidades de los océanos que se ha despertado en los últimos años, sobretodo gracias a los trabajos de Jacques Cousteau incentivando la exploración profunda, hoy se sabe que éstos peces son reliquias ya que conservan varios aspectos y comportamientos de los seres primitivos que habitaron nuestro planeta.

El ave que más alto vuela
El ave que vuela a mayor altura es el ganso Anser indicus, capaz de volar muy por encima de los Himalayas cuando toma su ruta a los territorios de anidado. Sin embargo, el récord lo obstenta un Gyps rueppelli el cual en 1975 fue succionado por la turbina de un jet de pasajeros que se encontraba volando sobre Costa de Marfil a unos 11550 metros de altura.

El animal más veloz
Mar
El Pez Vela, o Istiophorus, es el Formula Uno de los océanos. Su comportamiento extremadamente migratorio y su modo de vida lo han hecho un pez difícil de investigar a pesar de su popularidad. El que su velocidad sea tan notoria llevó a representar un gran reto para los pescadores, llevando a que su pesca se intensifique, de hecho es muy normal verlos colgados en las paredes. De unos 3 metros de envergadura y un peso de unos 100 kilos el Pez Vela puede alcanzar la asombrosa velocidad de 110 kmh o unos 30 metros por segundo.

Aire

El animal más veloz de los aires, y en efecto el más veloz del planeta, es el halcón Peregrino. Su gran velocidad y fortaleza física llevaron a que desde miles de años fuera amaestrado con el fin de asistir al humano en la caza. Distinguible por sus brillantes plumas negro azuladas y la elegantemente curvada silueta de sus largas alas, este magnifico ave puede alcanzar velocidades de 70 a 90 kmh horizontalmente. Sin embargo, cuando se lanza a su presa alcanza una velocidad inclinada de unos 300 a 350 kmh.

Tierra
Conocido por todos el guepardo se alza con el premio de ser el animal de tierra más veloz. Cazado intensamente por su hermoso pelaje, al punto de ponerlo en peligro, el guepardo puede alcanzar una velocidad de 115 kmh durante cortos trayectos. Generalmente se acerca sigilosamente a su presa y metros antes acelera a toda velocidad dejándola completamente a su merced.

Artículos relacionados
Los animales más coloridos de la naturaleza.
Hiperión: El árbol más alto del mundo.
Los fósiles vivientes más extraños del mundo.
Las medusas gigantes que invaden Japón todos los años.

El caballo primitivo, poco más grande que un gato.

Cuando vemos las películas de la era dorada de Hollywood que tratan sobre viajes al pasado, o incluso las que se desarrollan en un lugar apartado y primitivo, como por ejemplo King Kong, inmediatamente notamos algo: todos los animales se asemajan a criaturas actuales, solamente con proporciones monumentales. Sí, es cierto que esto se debía principalmente a una cuestión de presupuestos y dramatismo. Sin embargo, era el imaginario popular de la época el que impulsaba esta creencia que dictaba que en el pasado todo venía en tamaño extra grande. No es de extrañar incluso hoy en día mucha gente así lo siga creyendo. No obstante, la prehistoria de la realidad era muy diferente, y si bien si existían animales enormes otros no lo eran tanto. Uno de estos fue el Hyracotherium, mamífero del que descienden todos los equinos que hoy en día rondan briosamente por la tierra y el cual no era mucho más grande que un actual gato doméstico.

Si tuviéramos la suerte y osadía de poder viajar unos 60 millones de años en el pasado inmediatamente nos toparíamos con una vegetación inmensa que al instante nos informaría que nos encontramos en un lugar ajeno a nuestro mundo habitual. Si por alguna de esas casualidades nos cruzáramos con un Hyracotherium podríamos pensar que es el antepasado de algún que otro roedor, tal vez de un conejo. Sería muy difícil que nos imaginásemos que ése diminuto animal, de patas esqueléticas y del tamaño de un gato, es en realidad el antepasado directo de de los caballos. Esto no debería avergonzarnos ya que la diferencia es tan notable que incluso, en 1841, cuando el paleontólogo inglés Richard Owen descubrió el primer fósil pensó que había encontrado un pequeño primate. Llevaría unos 35 años, hasta que Othniel C. Marsh descubriera otro fósil en mejor estado, que se establecería de una vez por todas que el Hyracotherium era en realidad un caballo primitivo.

Las sorpresas no terminan aquí, ya que hoy en día hay un gran debate sobre si el Hyracotherium además de ser un antepasado directo del caballo fue en realidad antepasado del rinoceronte. Algo que sin duda alguna resulta todavía más asombroso.

Microhabitat de hace 5 millones de años

En Israel durante excavaciones de prueba en una caverna ubicada en la ciudad de Ramle un suceso dejo boquiabiertos a los técnicos. Se abrió un pasaje a una cavidad subterránea en la que se pudo encontrar, intacto de todo tipo de interacción con el exterior, un microhabitat con restos fósiles que datan alrededor de hace 5 millones de años.

El hallazgo fue tal que se encontraron más de 8 especies totalmente desconocidas de animales -en su gran mayoría crustáceos e invertebrados similares a escorpiones-. Interesantemente todos éstos animales presentan la particularidad de que eran ciegos, es decir no tenían ojos. Según se cree posiblemente eran animales de las profundidades o vivían en dichas cavernas -las cuales hace 5 millones de años se encontraban tapadas por el Mediterráneo-.