Category Archives: Performances

Le Pétomane

Joseph Pujol, mejor conocido por su nombre artístico Le Pétomane -El Pedomano-. Joseph tenía total control de sus músculos abdominales por lo que podía producir flatulencias a gusto y placer. Con el tiempo y tras un gran entrenamiento aprendió a tocar la flauta con sus flatulencias e incluso simular el ruido del motor de un camión o el de un trueno, así como además “tararear” la melodías de las canciones populares de la época; sobretodo su acto más popular y aclamado consistía en su propia interpretación del terremoto de San Francisco de 1906. Ganó tal fama que se convirtió en uno de los actos más aplaudidos del Moulin Rouge, incluso convirtiéndose en uno de los artistas mejores pagos de su época llegando a cobrar la tentadora suma de 20 mil Francos por función.

El coro de canarios de Dawson

Esta es una de las pocas grabaciones sobrevivientes del Musical Dawson’s famous choir, editadas por Rex Records. Dawson, convencido de las aptitudes musicales de los pájaros, invirtió varios años en entrenar a decenas de canarios con el fin de producir distintos tipos de melodías. En el momento de actuar los agrupaba en jaulas divididas en conjuntos de tonalidades y hacía que estos comenzaran a piar cuando se les ordenaba. La canción en cuestión se titula Love y es del tipo Dansette. El sueño final de Dawson era entrenar una orquesta de monos para que toquen el acompañamiento, pero nunca lo pudo lograr.

Los autómatas sirvientes del Japón en el Siglo XVIII

Existen desde hace varios siglos una gama de dispositivos mecánicos denominados Karakuri ningyo cuya función era la de servir el té y actuar en los festivales. Su traducción más cercana al español podría ser “Persona mecánica para tomar a alguien por sorpresa”* y justamente se los utilizaba con la intención de agasajar invitados mostrando algo novedoso y llamativo, un símbolo de estatus social y riqueza.

Estos autómatas estaban basados en un simple mecanismo que les permitía moverse limitadamente cargando una taza de té de un punto a otro. Si bien sus mecanismos eran relativamente similares existen diferentes modelos. Entre los más importantes se encuentran los Zashiki Karakuri, de gran tamaño y generalmente utilizados en teatros y salones; los Dashi Karakuri utilizados para representar dioses en festivales religiosos; y los Zashiki Karakuri diminutos, del tamaño de un perro pequeño, utilizados dentro de las casas para sorprender a los invitados. Esta versión funcionaba de la siguiente manera: Cuando una taza de té era puesta en su bandeja, el peso accionaba el disparador del mecanismo, y el autómata comenzaba entonces a caminar en línea recta hacia el invitado. Al llegar éste tomaba la taza y el autómata inmediatamente quedaba inactivo a su lado. Cuando terminaba de tomar el té, el invitado entonces ponía nuevamente la taza en la bandeja haciendo que el mecanismo de una vuelta en U y vuelva al dueño de la casa con la taza vacía.

Ademas de servir el té las versiones de tamaño real utilizadas en teatros y festivales poseen complejos sistemas de movimiento que les permitían hacer gestos o rutinas especiales, ya que generalmente se utilizaban como actores mecánicos para representar a dioses o personajes históricos.

Artículos relacionados
Koyosegi, los asombrosos rompecabezas mecánicos de madera japoneses.
Los muebles mecánicos de la realeza francesa

Enlaces relacioandos
Sitio especialmente dedicado a éstos autómatas -en inglés-
Imágenes del interior de un Karakuri

Esculturas con ferrofluidos

Sachiko Kodama es un escultor que decidió llevar su arte un nivel más elevado que el común denominador y realizar esculturas moviles nunca antes vistas. Denominadas como “esculturas ferrofluidas” estas piezas de arte y ciencia son creadas gracias a la utilización de un complejo fluido desarrollado por la NASA denominado “ferrofluid”, el cual contiene partículas magnéticas nanocópicas que responden a un campo magnético determinado, y varios generadores magnéticos. Utilizando complejos programas creados por él y sus colaboradores Sachiko aprovecha la dinámica de los fluidos y la composición del material para lograr formas formas realmente sorprendentes.

Enlaces relacionados
El sitio oficial de Kodama

El ferrofluido -lamentablemente Wikipedia, no encontré en idioma español una fuente respetable que hable del tema-.

El Jardin Inmortal

Marc Quinn es un artista y amante de las flores Británico cuya obra más original e interesante es “Garden” . Este genial proyecto consta nada más y nada menos que de mil flores mantenidas perpetuamente en flor, valga la redundancia. Para lograr esto se vale de 25 toneladas de silicona líquida a un temperatura de -80ºC. Dichas condiciones del medio logran que la flor se mantenga eternamente conservada, de alguna manera congeladas, pero sin estar solidificadas.

Podría yo mismo tratar de describir que es lo genial de esta obra, pero Quinn lo hace mejor qué nadie: “Quería hacer un ambiente hermoso, pero allí -refiriéndose al Jardín inmortal- existe algo siniestro acerca de una belleza que nunca decae. Como en El Retrato de Dorian Gray, implica que otro lado es el que decae, y ese lado es el espectador”. La intención del proyecto es que las flores de la exposición se mantengan perpetuamente aunque incluso no estén en exposición.