Fly géiser

La formación geológica Fly géiser en Black Rock, Nevada, Estados Unidos, es una formación sin igual. No solo por el hecho de que la misma en varias oportunidades dispara agua colorida al aire formando gigantescas nubes, sino porque además es uno de esos lugares del planeta tierra que, al igual que Danakil, el desierto más inclemente del mundo, parecen lugares completamente alienigenas.

Una serendipía sin igual

Todo tuvo lugar, en 1916, cuando un grupo de obreros en el caluroso y árido desierto de Nevada, más específicamente en el área de Black Rock, un antiguo lago prehistórico seco, se encontrara realizando agujeros de sondeo sobre la superficie del mismo con el fin de hallar agua. Uno de estos, daría justo con la cavidad madre de un bolsillo geotérmico en la profundidad del desierto.

La presión, ahora libre gracias al orificio, haría que un géiser de agua hirviendo se forme casi al instante. Sembrando terror sobre los trabajadores quienes, a pesar del gran espectáculo que el fenómeno brindaba, debieron acatar las ordenes de su capataz y taparlo.

El característico juego de emanaciones del Fly géiser.
El característico juego de emanaciones del Fly géiser.

En la imagen anterior vemos el bello juego de agua y vapor que genera este singular géiser. Vemos ademas como, a diferencia del área circundante, los alrededores del géiser son extremadamente húmedos:

Décadas más tarde se abrirían nuevos orificios, casi pegados al original, sobretodo es de destacar, ya que actualmente del mismo sale la pluma principal, uno realizado a mediados de los años sesenta con fines de estudios científicos que aun continua abierto.

Fly géiser visto desde lo lejos.
Fly géiser visto desde lo lejos.

El color del agua del Fly géiser

La particularidad que hace a este géiser único es un subproducto del tipo de agua altamente mineralizada que expulsa, la cual, al ser tan extremadamente rica en carbonato de calcio y organismos extremófilos cuyas secreciones tiñen al agua de un color verdusco o rojizo dependiendo de la época de laño y la temperatura.

Minerales en el agua: los minerales en el agua logran tornarla de distintos colores. Un ejemplo de esto son las aguas azufradas que pueden encontrarse en distintas zonas volcánicas del mundo. Puedes ver uno de los casos más extremos de este fenómeno en las minas de sulfuro del volcán Ijen en Indonesia, un lugar donde los lagos se han tornado de un color verde intenso.

Black Rock es además, gracias a su extrema lejanía de la civilización y su relativamente poca humedad, uno de los mejores lugares del mundo para observar estrellas y formaciones astronómicas sin ayuda de instrumentos ópticos.

En la siguiente imagen vemos como la temperatura y la baja humedad general de la región llevan a que se formen gigantescas nubes rodeando el géiser:

Ciertamente el Fly géiser es una de las tantas maravillas geológicas del planeta tierra. Si deseas ver otro ejemplo similar te recomendamos ver las imágenes de la Gran Fuente Prismática del Parque Yellowstone, una de las fuentes de agua más espectaculares del mundo cuyos intensos colores son formados por una masiva biopelícula microbacterial de trillones de microorganismos pigmentados.

Nube de vapor rodeando al Fly géiser.
Espectacular nube de vapor formada por el géiser Fly en Nevada.