Fotografía de un cenote.

Los cenotes de Yucatán, las piscinas-caverna de la naturaleza

Los cenotes son una de las estructuras más bellas e imponentes de la naturaleza. Los mismos son pozos que forman piscinas naturales de agua cristalina.

Los cenotes

En el pasado hemos hablado sobre algunas de las maravillosas formaciones naturales halladas en México, como es el caso de las Cueva de los Cristales. En esta oportunidad hablaremos sobre un fenómeno asombroso que tiene lugar principalmente en la península de Yucatán, y otras partes del Caribe, lugares donde existen unas asombrosas formaciones naturales: los bellos y enigmáticos cenotes.

Las mismas son llamadas cenotes, palabra que deriva de la lengua maya y señala un lugar donde agua potable es accesible. A veces dentro de cuevas y otras expuestos en la superficie, los mismos son «piscinas» naturales cuya agua proviene de la lluvia y de canales subterráneos. Si bien en su gran mayoría se encuentran expuestos al aire libre, en esta entrada hablaremos sólo de los que se encuentran dentro de cavernas.

Fotografía de un cenote.
Buceando en un cenote.

Estos dos cenotes están entre los más sorprendentes, ya que tuvieron su origen dentro de cavernas, y a diferencia de la gran mayoría de estas formaciones, su tamaño es realmente considerable. De hecho, la belleza del paisaje es tal que Dos Ojos es considerado como «la piscina natural más bella del mundo». Las primeras dos imágenes corresponden a Dos Ojos, las siguientes a YaX Mul.

Debido a que los cenotes están conformados por el pozo o caverna princial y una serie de subcavernas sumergidas que se expanden de manera subterránea buzar en estas requiere un nivel avanzado de espeleo buceo, es decir, el tipo de buzos que se especializan en atravesar cavernas y cuevas submarinas, muchas veces tan estrechas que se deben remover los tanques de oxígeno de la espalda para poder pasar por pequeñas cavidades entre la roca.

Y por último tenemos a Dzitnup, cuya baja profundidad combinada con la pureza del agua y el haz de luz solar que todas las tardes ingresa por su domo, para refractarse infinitas veces en los restos cristalinos de los sedimentos, crea una de las vistas y experiencias más asombrosas que se puedan experimentar. Realmente toda una joya de la naturaleza.

Además de las cavernas submarinas que se desprenden de los mismos vemos como la parte de principal del cenote forma hermosas piscinas subterráneas.

Fotografía de un cenote.
Interior de un cenote.

Los fenómenos halocinos

Dentro de los cenotes ocurre un fenómeno muy particular en el cual la combinación de agua dulce con agua salada genera un fenómeno óptico y visual que da la impresión de «estar volando», ya que el agua prácticamente no se percibe a la vista debido a la sutil mezcla. Puedes leer más al respecto y ver vídeos de este asombroso y bello fenómeno en este articulo.

La naturaleza y su infinidad de fenómenos nunca dejan de sorprendernos con sus maravillas. En la siguiente imagen vemos como esta combinación de tipos de agua dan la ilusión de estar «buceando en el aire».

Fotografía de un buzo en una caverna halocina.
Buceo en cavernas donde una capa de agua dulce y una de agua salada halocina dan la ilusión de estar flotando en el aire.

La formación de los cenotes

Los cenotes se forman en macizos kársticos. Los mismos tienen su comienzo como cámaras subterráneas las cuales se van produciendo gradualmente a los largo de los millones de años cuando la acción de napas y ríos subterráneos disuelven dicha roca caliza.

A su vez, la infiltración de la lluvia juega un papel muy importante en la formación de estas cámaras. A medida que la cámara aumenta considerablemente de tamaño, expandiéndose y ensanchándose tanto vertical como horizontalmente, el techo de la misma colapsa formando así el cenote, el cual, ahora, pasa a convertirse en una gigantesca y colosal piscina natural.

Los agujeros azules: en cierta manera la formación de los cenotes nos recuerda a la formación de los denominados agujeros azules, gigantescas cavernas marinas que se forman debido a una combinaciones de factores y acciones geológicas y climáticas a lo largo de los siglos, puedes leer más al respecto en el siguiente artículo: Los agujeros azules, las cavernas submarinas más asombrosas.

Este no es un proceso rápido ni mucho menos evidente al ser humano, sino que se trata de un proceso geológico que puede llegar a tardar varios millones de años en formarse. Cuando la cúpula no cede y se derrumba, no obstante, se forma una caverna subterránea.

Fotografía de un cenote.
Interior de un cenote.

Muchas de estas cavernas subterráneas permanecen ocultas al día de hoy, ya que no hay manera de llegar a las mismas, especialmente las que no están conectadas con el mundo exterior a través de un río subterráneo o una red de cavernas interconectadas. Son, en efecto, verdaderas cápsulas en el tiempo.

Fotografía de un cenote.
Interior de un cenote.

Más sobre lugares acuáticos

Esquí acuático en las plantaciones de Banaue, un lugar del mundo real digno del Minecraft

La exposición de arte submarina de Jason deCaires Taylor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies