Tag Archives: Velocidad

Los pilotos soviéticos que se obsesionaron con llevar sus MiGs a la mayor altura posible

Al terminar la Segunda Guerra, los soviéticos quedaron estigmatizados por el hecho de tener que depender de motores de avión diseñados y fabricados por los Británicos, incluso el MiG-15, un avión producido mucho tiempo después de terminada la guerra y que hizo estragos en Corea, utilizaba un motor copia del Rolls-Royce RB.41 Nene. Esto no podía seguir así, y el liderazgo soviético lo sabía muy bien, por lo que armaron a los legendarios ingenieros Mikoyan y Gurevich con todos los recursos industriales y económicos y el personal necesarios para avanzar la tecnología aeronáutica soviética a nuevos niveles, y éstos así lo hicieron (de hecho el prefijo MiG viene de “Mikoyan y Gurevich”). En poco más de 15 años la Unión Soviética pasó de utilizar motores copiados a producir los mejores aviones de combate del mundo, la joya de la corona fue el MiG-25, el avión que simplemente aplastó todos los récords para aviones de combate habidos y por haber: El récord de velocidad con carga útil (misiles) en 1965 llegando a unos 2,319.12 km/h, el récord de velocidad sin carga útil en 1967 tocando los 2,981.5 km/h, el primer jet de combate en romper la barrera de altura de los 20 kilómetros y luego de los 30 kilómetros en 1973, el récord de velocidad en alcanzar los 25 kilómetros de altura en 1973, entre varios otros. En total el MiG-25 demolería un total de 29 récords mundiales, muchos de los cuales aun se mantinen.

Curvatura de la tierra vista desde un MiG-25 volando a 28.117,8 metros de altura.

Eventualmente, entre los pilotos soviéticos, comenzó una competencia por ver quien podía llevar su MiG-25 a mayor altura, y esto no es tan simple como apuntar el avión hacia arriba y acelerar, requiere de maniobras muy complejas para maximizar el punto vértice de la altura máxima alcanzada una vez que la trayectoria de vuelo se vuelve parabólica al alcanzar cierta altura con poca densidad de aire y el motor de reacción experimenta lo que se denomina como apagón de llama, fenómeno en el cual se apaga la llama en la cámara de combustión del motor ya sea por la falta de oxígeno o la baja densidad de aire que lleva a la pérdida del compresor.

Es así que un día 31 de agosto de 1977 Alexander Fedotov, quien ya había llevado su avión al límite varias veces con anterioridad, llevó su avión a romper el mayor récord de altura alguna vez alcanzado por un jet de combate, y que aun, al día de hoy casi 40 años después, permanece invicto. Fedotov voló un MiG-25RB experimental con un motor R15BF2-300 a una velocidad y trayectoria tal en la cual, a pesar que su motor se rindió a los 30 mil metros de altura, su avión llegó a tocar los 37.650 metros de altura, unos 37,6 kilómetros.

Todo un testamento a la ingeniería soviética.

Y los MiG-29 para los turistas
Hoy en día si se cuenta con una pequeña fortuna destinada al ocio se pueden contratar pilotos veteranos rusos y MiG-29s para viajar a grandes alturas y ver la curvatura terrestre.


El vehículo de tierra rápido de la historia

Construido por la NASA este trineo deslizador impulsado a cohete (no tenía ruedas sino una base similar a dos perfiles U) alcanzó una velocidad de mach 8,5 es decir, unos 10.325 kilómetros por hora en la base Holloman. La base Holloman no es cualquier otra base, en la misma tienen el dispositivo de pruebas de alta velocidad más elaborado y avanzado del mundo, el cual puede simular lluvias, útil para probar como lás cabinas de los aviones supersónicos de la USAF van a reaccionar mientras viajan a velocidades supersónicas bajo la lluvia, e incluso un sistema de amortiguadores acuáticos cuando el vehículo en cuestión se desea recuperar intacto. Esta pista es básicamente un sistema de rieles diseñado en parte por el mismo John Stapp. Durante los últimos años la base añadió otro sistema de rieles, éste ultimo de tipo maglev, para pruebas hipersónicas (velocidades superiores a mach 5).

Nota: La base Holloman ha probado otro vehículo un poco más rápido que el anterior, el cual superó a la prueba de la NASA por unos pocos km/h (relativamente nada en comparación). No obstante, el material filmográfico del mismo es muy escaso y de mala calidad.

La primer y única persona en vencer el curso de obstáculos de Ninja Warrior

Basado en un programa japonés llamado Sasuke el programa de la NBC American Ninja Warrior se vanaglorió hasta hace poco en ser imbatible, durante más de 7 años ninguno de los atletas, escaladores y deportistas olímpicos que lo intentaron pudo vencer el desafío, hasta que llegó Isaac Caldiero un “escalador libre” famoso por sus hazañas (persona que escala montañas y formaciones sin ningún tipo de equipo)

Si algo podemos decir es que tiene un estado físico más que envidiable. En el video lo vemos venciendo el nivel 3, el más difícil de todos. Hazaña por la que recibió 1 millón de dólares como premio.

El más mítico de todos los escaladores libres
Me pregunto como le hubiese ido en éste curso de obstáculos a Dan Osman, la mayor leyenda entre los escaladores libres en la historia, y famoso sobretodo por sus hazañas de “escalar en velocidad”. Dan murió tristemente al caer al vacío, no al escalar sino mientras intentaba repetir su récord de caída libre con cuerdas, cuando una de estas se partió ante el peso propinándolo contra el suelo.

En el video lo vemos escalar la pared principal de la roca Lover’s Leap, de unos 121 metros prácticamente “corriendo” y sin ningún tipo de protección.

Carrera contra el tiempo en medio de un incendio forestal

Hemos hablado en varias oportunidades de gente atrapada en medio de una carretera envuelta en llamas, pero como este video no hay otro. Lo peor de todo es que no se sabe a ciencia cierta quien es la persona que lo filmó o si logró salir con vida, ya que pudo haberse sofocado y la filmación encontrada tiempo después por la policía o los bomberos. Pero en el mismo vemos a un conductor desesperado, corriendo a toda marcha, con el motor rugiendo en medio de un gigantesco incendio forestal que lo está devorando todo.

La bala humana

1095-2.jpgEsta historia ya la conocía, y gracias a esta entrada pude recordarla. Se trata de las “aventuras” del cirujano John Paul Stapp, quien a finales de los 40s y 50s donó su cuerpo a la ciencia, estando aun vivo, para estudiar los efectos de velocidades supersónicas, aceleración y desaceleración sobre el cuerpo humano.

Sus estudios comenzaron en 1947, cuando la creencia de “la barrera de los 18g” era considerada una prácticamente una ley. Esta barrera, hacía referencia al límite de aceleración o desaceleración que el cuerpo humano podía soportar antes de que colapsen sus órganos. Sin embargo, Stapp probaría la falsedad de la misma. De hecho, llegaría a los 46,2g, convirtiéndose en “El hombre más rápido del mundo”.

1095-1.jpgUno de los focos principales de la investigación realizada por Stapp y sus colegas, consistió en mejorar las condiciones de supervivencia de los asientos eyectores en los aviones de alta velocidad. Para esto utilizarían distintos vehículos especialmente preparados para la misión, siendo el Sonic Wind I y más especialmente el “El desacelerador humano” los más importantes. El último de los mencionados, fue un vehículo de 648 kg montado sobre una vía de 610 metros, que gracias a una serie de cohetes en su parte trasera y un freno mecanismo de múltiples etapas lograba acelerar y desacelerar el vehículo a distintas intensidades.

A lo largo de sus investigaciones, sufriría roturas de huesos y hasta un doloroso desprendimiento de retinas. Pero valdrían la pena. Stapp demostraría que un humano era capaz de soportar de frente una aceleración de 46g (récord que lograría el 10 de Diciembre de 1954 con la Sonic Wind, segunda imagen), y los datos obtenidos servirían para dar forma desde las siguientes generaciones de asientos de eyección hasta en la construcción y diseño de los marcos para choques en automóviles. Los hallazgos servirían además para mejorar el diseño de los cinturones de seguridad, desarrollando el sistema de cinturones extensibles con los que contamos hoy en día.

1095-3.jpg1095-4.jpg1095-5.jpg

El piloto que experimentó 40g involuntariamente
El siguiente video pertenece a una filmación de un F-15 Eagle, en la cual tras desorientarse el piloto experimentaría primeraramente una fuerza de 15 a 20g durante 3 segundos y luego, en menos de 5 segundos, debería experimentar una fuerza cercana a los 40g. Es realmente impresionante escuchar el sufrimiento del piloto en los segundos finales. Por fortuna podría recobrar el mando de la nave antes de estrellarse.

Dos joyas de la ingeniería

En 1939 el mítico ingeniero Ferdinand Porsche dedicó gran cantidad de tiempo en construir uno de los autos más avanzados de la historia. Este era un Neusilber de carrera especialmente modificado que poseía unos 485 caballos y cuyo destino sería ser ofrecido como regalo a Adolf Hitler. Su ingeniería es tan avanzada que incluso hoy en día, a casi setenta años de haber sido creado, puede alcanzar una velocidad pico de 330 kilómetros por hora. De hecho, en una carrera organizada a beneficio hace un par de años contra un moderno Bugatti de 11 millones de dólares, el D-type especial se alzó con la victoria asombrando a todos los presentes.

Tras enterarse de la historia del Neusilber especial uno de los ingenieros de la Ariel Motor Company decidió crear su propia versión pero con la diferencia de hacerla accesible a la persona promedio amante de la velocidad. Es así que con esta filosofía, pero un tanto más “lento”, nace el Ariel Atom. Alcanzando una velocidad tope de 270 km/h y una maniobrabilidad increíble, está orientado a ser el primer híbrido Fórmula 1/auto deportivo de alcace masivo de la historia. Después de todo, la intención del fabricante es crear un auto en el límite justo como para ser de carreras y a la vez que pueda ser utilizado como auto de calle. De hecho, en una de las pruebas piloto venció sin problema alguno a un Porsche Carrera GT, considerado como uno de los autos deportivos más veloces de la actualidad. Si tenemos en cuenta que el precio base del Ariel Atom es de 41 mil dólares mientras que el precio base del Porsche Carrera GT es de 448 mil dólares, podemos darnos cuenta que el Ariel Atom es una joya de la ingenieria tanto así como la Neusilber, su musa inspiradora.

Curiosidad: Tras finalizar la segunda guerra mundial la gran mayoría de Neusilber fueron destruidos en los bombardeos. Sin embargo, el especialmente modificado por Ferdinand Porsche se encontraba protegido en uno de los búnkers de Hitler. Tras la toma de Berlín los soviéticos lo capturaron y lo llevaron a Moscú con el fin de desarmarlo y averiguar como es que estaba hecho.