Tag Archives: Reyes

Las estatuas parlantes de Roma, un medio para descargar el descontento popular con origen en el siglo XVI

En Roma existen seis estatuas las cuales se han vuelto un símbolo y emblema de la protesta y el enojo popular. Estas se denominan como las statue parlanti di Roma, o estatuas parlantes de Roma, y permitieron a lo largo de los siglos, incluso durante las épocas de mayor represión ideológica y política de la ciudad, que los habitantes de la misma peguen o cuelguen carteles ya sea con epigramas o poemas comentando y enumerando sus descontentos y criticas hacia las autoridades o la situación social del país siempre con un tono cínico o ácido y a la vez con mucho humor.

La tradición no es nada nueva, y se remonta hacia varios siglos en el pasado llegando a haber desatado la ira de las figuras de poder más importantes de Roma a causa de los mordaces y ácidos mensajes dejados por los protestantes de manera anónima. De hecho, una las más famosas estatuas parlantes, Il Pasquino, irritó a tal punto al Papa Adriano VI en el siglo XVI que este quiso arrojarla al río. No obstante, como la misma es una estatua que se remonta a la época final del Imperio Romano y las autoridades católicas de la época no estaban seguras si se trataba de un hombre cualquiera o uno de los primeros santos ya que la estatua había sido desenterrada de pura casualidad mientras se renovaba un camino de la ciudad; el irascible Papa no pudo salirse con la suya, debiendo de conformarse con ordenar la presencia de una guardia militar permanente junto a la misma para evitar así que los sagaces críticos siguiesen dejando mensajes con críticas a la iglesia y burlas contra su persona. Hoy en día se sabe que la obra en realidad representa al rey espartano Menelao, uno de los protagonistas de La Iliada. Il Pasquino fue la primera de todas las estatuas parlantes, y con ella se inició una tradición centenaria, la cual, irónicamente, quizás nunca se hubiese popularizado si Adriano VI hubiese sabido soportar de manera más adulta las críticas.

Cada una de estas estatuas tiene generalmente un tópico en el cual se especializan. Por ejemplo, otra de las estatuas parlantes, la estatua de Madama Lucrezia, la amante del rey de Nápoles, generalmente suele sostener carteles mencionando las varias infidelidades y desfachatadas aventuras de algunos políticos italianos. Con Berlusconi Lucrezia ciertamente se hacía un festín. Así mismo, se encuentra también la estatua del Abate Luigi, también de la época final del Imperio Romano y caracterizada por sus constantes mudanzas, ya que la misma fue cambiada de lugar una docena de veces. Durante una de estas mudanzas uno de los trabajadores perdió el equilibrio y la estatua cayó al piso de cabeza, pulverizando la misma en el proceso. Desconcertados, las autoridades de la ciudad ordenaron a uno de los museos a remplazar la cabeza original de la estatua por alguna otra en su colección que no tuviese cuerpo. Por dicha razón se considera que la estatua “perdió la cabeza” y generalmente se deja en ella mensajes relacionados a la locura y problemas de juicio.

Si bien se las denomina conjuntamente a las seis como estatuas, algunas son fuentes. En total estas son: Pasquino, en la Plaza de Pasquino; Madama Lucrezia, en la Plaza San Marco; Marforio en los Museos Capitolinos; la Fontana del Babuino, en la vía del Babuino; la Fontana del Facchino, en la vía Lata y la estatua del Abate Luigi, en la Plaza Vidoni.

El sello que protegió la tumba de Tutankamón durante 3.245 años

La tumba del farón Tutankamón es una de las más raras alguna vez encontradas por los arqueólogos en Egipto. La misma consta de 5 sarcófagos en series, en los cuales se encuentran a su vez cinco altares con ofrendas y pasajes. Al ingresar al cuarto sarcófago además de las ofrendas y los cuerpos momificados de personajes menores pero cercanos al faraón e incluso sirvientes cuya tarea era la de servirle en el más allá, Howard Carter y su equipo hallaron en 1922 y tras una seguidilla de problemas tanto técnicos como económicos durante el principio de su expedición una gran compuerta la cual había permanecido escondida por miles de años. La misma aseguraba el ingreso con un singular sello puesto por los sacerdotes encargados de los ritos funerarios y el cual permaneció intacto por 3.245 años. El mismo constaba de una cuerda anudada y un sello de arcilla conteniendo la figura del dios chacal Anubis. Patrón de los embalsamadores y dios de la muerte,

El hallazgo fue espectacular. Si bien los sarcófagos anteriores fueron explorados con anterioridad en dos oportunidades e incluso los dos primeros de la serie saqueados en el pasado, la puerta de acceso al sarcófago de Tutankamón fue protegida por una serendipia del destino. Parte de la tumba de Ramsés IV, la cual se encontraba en el nivel directamente superior a la de Tutankamón, colapsó y ocultó con sus escombros la puerta de acceso. Tras remover los escombros, Carter rompió el sello e ingreso al quinto y último sarcófago encontrándose con el tesoro egipcio más espectacular de todos los tiempos; todo quedando capturado por la lente del fotógrafo de la expedición, Harry Burton.

Artículos relacionados
El mecanismo de Antiquerra, la computadora más antigua de la historia.
De como mover un frágil obelisco de 4 mil años.
Desenterrando el obelisco egipcio más grande alguna vez construido.
El hombre que pensó distinto a todos y logró traducir los jeroglíficos egipcios.
El sultán que intentó destruir las pirámides.

Claude, la falsa Juana de Arco

Historias de impostores hay muchas, pero tan fascinantes como la de Claude des Armoises hay pocas; y esto no es poco decir ya que personificar a un personaje histórico y además obtener la ayuda de los familiares de la persona original e incluso, eventualmente, llegar a convertirse en la persona que intentó personificar es algo nunca antes visto.

Pira de Juana de ArcoNacida en el siglo XV, Claude des Armoises fue una de las tantas mujeres que pretenderían ser la mismísima Juana de Arco, quienes, con algún que otro detalle pintoresco o poético sobre como escaparon a la muerte enamorando a un caballero o asistidas por Martin Ladvenu, siempre terminaban contando una coartada similar para justificar su presencia a pesar de que toda Francia sabía que la controversial Juana había sido quemada en la hoguera erigida a finales de mayo de 1431 en la Vieux-Marché (el mercado) de Ruan ante la presencia de cientos de morbosos espectadores, los cuales, no sólo no contentándose con la ejecución, además reclamaron a coro que uno de los soldados ingleses presentes revolviese la hoguera con su lanza hasta exponer y exhibir los restos de hueso y carne carbonizados de la occisa.

Si bien en la mayoría de los casos dichas impostoras eran ignoradas o rápidamente juzgadas y apresadas por embusteras, así como solía ser la regla con los tantos otros de miles de impostores oportunistas deambulando por el mundo en una época donde la información viajaba muy lentamente y a los personajes de importancia se los conocía principalmente por descripciones orales, Claude tenía una gran diferencia: era físicamente idéntica a Juana, a tal punto que en la misma Orléans, ciudad en la que se la conocía físicamente a la Doncella de Orléans, la presencia de Claude en 1434, unos tres años tras la ejecución, causaría una conmoción sin igual que envolvió a toda la ciudad. Presentándose en la plaza ante los rumores que comenzaron a correr, los hermanos de Juana, Jean and Pierre, se sorprendieron al ver una joven la cual era el calco viviente de su hermana, y durando poco su emoción ese mismo día idearon un singular plan para salir de su mala situación económica: reclutar a Claude como Juana, acompañarla por toda Francia, y así dar una validez irrefutable a los rumores. Quien negaría que no se trataba de la misma Juana cuando ésta no sólo era físicamente idéntica, sino que además iba acompañada por sus hermanos.

Preparando la pira de Juana de Arco

Así, viajaron de festival en festival, de recepción en recepción, recibiendo costosos regalos, premios y atendiendo elegantes banquetes en su honor. Claude, a quien todo el mundo ahora conocía como Jeanne, incluso se casa con un adinerado noble llamado Robert des Armoises, del cual tomaría su nombre familiar y títulos, permitiendo a los tres gozar de una vida rodeada de regalos y amistades con abundantes fortunas. Eventualmente, sería el mismo Carlos VII de Francia, a quien la verdadera Juana había asistido a llegar al trono, quien cuestionaría a Claude durante una reunión. No obstante, éste, quizás porque la vio inofensiva o quizás por el peso en su consciencia de haber dejado a Juana morir, la perdona y deja ir sin consecuencia alguna.

Claude, o ahora Jeanne, retornaría al castillo de Jaulny, donde vivió por el resto de sus años como la esposa de Robert des Armoises y además gozando legalmente de todos los títulos anteriormente pertenecientes a Juana de Arco. En efecto, la otrora impostora, terminó convirtiéndose a fuerza de convicción y credulidad popular en la persona que pretendió ser.

Sverd i fjell

De todos los monumentos que pude ver, Sverd i fjell, es lejos uno de los más espectaculares e imponentes, tres gigantescas espadas vikingas de 10 metros de altura se clavan en la dura roca de la región noruega de Møllebukta, Stavanger, en honor a la batalla que en 872 unió a toda Noruega bajo el mando de Harald Hårfagre. Comenzando así una de las edades doradas del país escandinavo.

Sverd i fjell

La espada más larga representa la espada del Rey vikingo Harald, y su simbolismo es la paz, ya que las mismas, al estar clavadas en la roca, no volveran a ser utilizadas. Esto representa la paz que esta edad dorada trajo a una Noruega que permaneció en constante estado de guerra interna durante la mayor parte del siglo IX.
Sverd i fjellSverd i fjellSverd i fjell

Como un accidente convirtió a un rey generoso en un tirano

Henry VIII y sus esposasUno de los sucesos más interesantes de la historia es el repentino cambio de personalidad sufrido por el Rey Henry VIII. Si bien al monarca se lo recuerda como uno de los mayores tiranos de la historia británica, uno se sorprende al estudiar su vida como en un principio, ese rey, que la historia plasmaría literalmente como una especie de cruza entre un demonio dantesco y un asesino serial, era al principio un hombre extremadamente culto, un renacentista amante de la ciencia y el arte en cuya corte se fomentaba y subvencionaba la razón, la literatura, la música y el estudio de la naturaleza. Sobretodo, sorprende como éste era mencionado en sus principios como un rey justo con el pueblo y muy generoso y de un día para el otro, como un monstruo tiránico.

No obstante, y para justicia de Henry, su personalidad tiránica no sea quizás su culpa, y se deba más bien a un daño cerebral que sufrió durante un serio accidente mientras participaba una justa. Es notable como todos los documentos de la época se sorprenden del literal e instantáneo cambio del monarca. Cambio que tuvo lugar el 24 de Enero del 1536, cuando se encontraba participando en uno de los tantos eventos deportivos que solía llevar acabo.

En este, tras una serie de exitosas pasadas, uno de los caballeros sería efectivo en su juego al derribar al rey de su caballo. La caída sería terrible, Henry se propinaría de cabeza contra el suelo y, para colmo, su caballo, que se había parado en las dos patas traseras, lo pisaría y luego, tras tropezar con el cuerpo inconsciente del monarca, caería sobre el mismo.

Henry VIIIHenry permanecería semi-inconsciente durante dos horas, y sus médicos lo creerían muerto en un principio ya que durante unos minutos no registraron respiración alguna -éste es hoy el mayor indicador que nos dice que, el hasta ése mismo entonces un rey generoso, sufrió un severo daño cerebral.- El Rey despertaría ante un nuevo mundo, ya no podría practicar más deportes, una de sus pasiones, ya que su pierna quedaría muy dañada, y prontamente engordaría en gran medida. No sólo su cuerpo se alteraría, sino que sus intereses variarían, dejaría de escribir poesías y baladas, algo que hacía con pasión anteriormente y su corte ya no sería tan renacentista. No sólo ordenaría penas mucho más severas para crímenes menores, sino que además, y a los pocos meses del accidente, ordenaría la ejecución de su esposa, Ana Bolena. Así, se volvería a casar varias veces más, ejecutando a todas sus esposas. Si bien dejaría todo tipo de actividad física de lado -Henry fue considerado hasta ese entonces como uno de los monarcas más atractivos y atléticos de Inglaterra- la comida se convertiría en su nueva pasión. Comiendo más de 13 veces al día prontamente llegaría a pesar unos 180 kilogramos.

Si bien muy posiblemente su personalidad se haya visto alterada por una combinación entre el golpe a la cabeza y su práctica invalidez tras el accidente, el que una vez fue un príncipe prometedor y admirado, terminó convirtiéndose en sinónimo de tirano y sangriento despiadado.

Curiosamente, y a diferencia de Julio César y Richard III, con Henry VIII Shakespeare no tuvo necesidad de exagerar en lo más mínimo.

De como el poblado de Gotham se salvó de pagarle otro impuesto al Rey John

El Rey JohnDada la naturaleza socio-política de la sociedad Medieval inglesa, en la cual el Lord de la región -señor feudal,- quien debía siempre acudir a los deseos bélicos y políticos del Rey o la Reina, debiendo relegar muchas veces el manejo de sus tierras a sus propios habitantes (ya que si dejaba a uno de sus sheriffs o caballeros como reemplazante formal éste tal vez se podía llegar a “encariñar” mucho con su función) existía en las clases trabajadoras una libertad e independencia poco común en el resto del mundo. De hecho, estas formaban sus propias cortes legales, y hasta podían decidir e implementar parte de sus leyes locales. Al Lord sólo le interesaba recibir sus impuestos y cuotas anuales -que no eran tan exagerados como la leyenda de Robin Hood inmortalizó para la historia,- y luego, cómo lo hacían o lo lograban, le importaba poco mientras cumpliesen. Debido a esto, miembros ancianos de la comunidad conocían las leyes y distintos artilugios legales a la perfección.

Quizás el mejor ejemplo de esto tuvo lugar en el siglo XIII, en el pequeño pueblo de Gotham. Tras ascender al Trono de Inglaterra, el Rey John, de origen normando y poco querido por los ingleses -no sólo por venir de Normandía (actual Francia) sino además por su fama de avaro y codicioso- decidiría visitar los territorios al norte de Londres. Razón por la cual, tras visitar Leicester, recorrería los distintos pueblos hasta llegar a Nottingham. Esta decisión sería para desgracia de los pobladores de Gotham, claro, ya que su pueblo quedaba entre medio de ambas ciudades. Razón por la cual, si el Rey John pasaba por allí, deberían de pagar un abultado Impuesto Real extra para reparar los caminos locales ya que pasarían a ser parte de la Autopista Real.

No lentos, y conociendo las leyes locales, en las cuales se exceptuaban de impuestos a las poblaciones que sufrían de epidemias o sequías, los pobladores esperarían a la llegada de los inspectores reales para, en un acto bien coordinado, fingir que todo el pueblo estaba loco a causa de una rara enfermedad.

Fingiendo besar vacas, bañarse con tierra, comer pan sin hornear y varias otras locuras lograrían horrorizar a los veedores del Rey. Tras lo cual se decidiría. a pesar de aumentar el trayecto del viaje, tomar una ruta alternativa. Y los pobladores de Gotham, que en los informes reales habían sido catalogados como los “foles of Gottam” -locos de Gotham- pasarían ante la historia a conocerse como los “wise-men of Gotham” -sabios de Gotham.-


Foles of Gotham
Una de las tantas representaciones de lo acontecido inspiradas por la obra de Wakefield

Algo que quedaría inmortalizado en una de las obras del siglo XV de Wakefield titulada, en las formas ortográficas del inglés de hace 500 años: “Merrie Tales of the Mad-Men of Gottam”“Cuentos alegres de los hombres locos de Gotham”.-

Por alguna razón, quizás por la exageración que tuvo el suceso a medida que se fue contando generación tras generación, y seguramente muy influenciado por la manera en la que se describe a los gothanos en la obra de Wakefield, con el pasar de los años el término “wise-men of Gotham” pasaría, al rededor del siglo XVI, a convertirse en sinónimo de pobladores tontos y simples, objeto de crueles bromas y chistes. En éste sitio tienen una colección de chistes sobre “wise-men of Gotham” -en inglés.-

Nota: No es curioso que hasta el día de hoy se discuta si lo acontecido es o no una leyenda. No obstante, si bien la historia fue deformada y exagerada inmensamente con el pasar de los siglos, John desvió realmente su viaje a Nottingham para evitar Gotham. Algo que no tendría sentido si no fuese por lo relatado en el folklore popular.

El cuento más viejo de la historia, la épica de Gilgamesh

Algo que debemos tener en cuenta al leer una historia épica o epopeya, es que estas no sólo eran cuentos para su pueblo, sino que además servían de enciclopedias primitivas a sus lectores. Estas obras, en las que se compilaba gran parte del conocimiento de dicha civilización, el cual iba desde recetas medicinales, hasta descripciones de pueblos vecinos, agrupaban, a manera de una historia entretenida, un compendio descriptivo de información empírica. Muchas veces también servían a la función de libros de historia. Algo patente en las épicas griegas, en las cuales los autores solían embellecer sucesos históricos a manera de relatos en tercera persona y ocurrencias mitológicas. Llegando a representar pueblos en personajes y desastres naturales o guerras a manera de monstruos y seres míticos. Gracias al relato de Teseo, por ejemplo, los historiadores pudieron armar el rompecabezas de la subyugación de la Atenas prehistórica. En el caso de Gilgamesh, varios teóricos sugieren que la epopeya es, en efecto, una crónica de los acontecimientos políticos de Uruk hace 4500 años. Por ejemplo, el profesor Andrew Ford de la Universidad de Princeton, sugiere que la amistad de Gilgamesh y Enkidu no es más que el relato poético de la alianza entre dos pueblos vecinos a manera de metáfora. Lo que si no es metáfora es la historia de Kushin, el escriba sumerio que es la persona nombrada más antigua que se conoce.

La historia de fondo

Gilgamesh existió entre el 2450 AC y el 2550 AC y fue el Rey de Uruk. Sin embargo, el poema escrito en tablillas de arcilla que lo honra, fue escrito mucho después de su muerte, y vio modificada su narrativa varias veces a lo largo de los siglos. Ciertamente, varios aspectos políticos e históricos del reinado de Gilgamesh, fueron reemplazados por metáforas mitológicas, haciendo la historia más interesante y atractiva para los lectores de la época.

Hoy en día, se acepta a la “versión estándar” como la más fiel. Esta versión nace a partir de una recopilación realizada por el Rey Asurbanipal de Nínive quien tomara gran interés en el poema. Desafortunadamente su ciudad, y su biblioteca, serían destruidas hace 2600 años y seria recién en 1845 que Austen H. Layard hallara los restos de la biblioteca y varias tablillas de arcilla guardadas en esta. Tras varios ires y venires las tablillas restantes de la biblioteca de Nínive fueron trasladadas al Museo Británico, en el cual permanecerían bajo estudio durante décadas. Recién en 1984 John Gardner y un equipo de lingüistas lograrían traducir el Poema de Gilgamesh al inglés.

Enlaces relacionados
Click aquí para leer el Poema de Gilgamesh
– Otra versión, aunque no tan famosa a causa de estar muy incompleta, es la versión Babilónica.

El templo romano de la paz, que nunca pudo ver paz

877-2Numa Pompilius, el segundo de los reyes de Roma que gobernaron antes de que esta se convirtiera en República, hace unos 2600 años aproximadamente, fue el promotor de grandes cambios que dieron origen al grueso de la nacionalidad romana. Uno de estos cambios fue la construcción de varios templos y edificios -recordemos que en ese entonces Roma no era la magna polis del mundo a la que nos acostumbró el Imperio, sino más bien una ciudad modesta-. Entre los templos construidos por el monarca se hallaba uno muy hermoso dedicado al héroe guerrero Jano, el dios de las dos caras. Pero este templo poseía una curiosidad, al ser un templo al que se iba a orar en tiempos de guerra, sus puertas deberían permanecer cerradas en los tiempos de paz y abiertas en los de guerra. Roma, como es de público conocimiento, era un pueblo guerrero por excelencia, por lo que, durante más de mil años, el templo cerró sus puertas sólo cuatro veces por una breve cantidad de días. Una con el mismo Numa en el poder; otra siglos más tarde bajo el consulado de Titus Manlius, la tercera bajo el imperio de César Augusto en el 29 AC y la cuarta y última vez en el 70 DC durante el imperio de Vespaciano. Según se cree, el número de días combinado del cierre de puertas no llega a sumar un año entero.

Por fortuna el templo aun sobrevive y ha llegado a nuestros días relativamente intacto, algo que no se puede decir de la gran mayoría de los edificios romanos. Curiosamente, desde la caída del Imperio Romano, solo volvió a abrirlas durante la Segunda Guerra.

Templo de Janus

Artículos relacionados:
Bajo el yugo, cómo los romanos humillaban a sus enemigos.
El humo se le subió a la cabeza.
El Triunfo y las ovaciones. -Arcos y festejos-.

Las mejores réplicas de la historia

Leer la Parte I

Einstein y los nazis
Durante el Nazismo Einstein, a causa de ser judío, debió de soportar una guerra en su contra con el fin de desprestigiar sus investigaciones. Uno de estos intentos se dio cuando se compilaron las opiniones de 100 científicos que contradecían a las de Einstein, editadas en un libro llamado “Cien autores en contra de Einstein”. A esto Einstein respondió: “¿Por qué cien? si estaría errado haría falta solo uno”.

Voltaire y sus observaciones
Un amigo extremadamente rico del famoso escritor y pensador Voltaire se encontraba ahogando sus penas en la bebida a causa de un problema del corazón. Tras describirle lo ocurrido su amigo le dice: “Fue un gran error, no debería haberle dicho mi verdadera edad, tendría que haberle dicho que solo tenía 50 años. Ahora ya no tengo oportunidades” A lo que Voltaire le responde: “Al contrario mi amigo, tendrías que haberle dicho que tenías 80”.

La Reina y su esposo
Tras comunicarle la decapitación de su esposo a Cristina, la Reina de Sucia de mediados del siglo XVII, ésta realizó la siguiente pregunta: “¿Y con su cabeza qué han hecho?” A lo que el sirviente indignado respondió: “La enterraron aparte del resto de su cuerpo su Majestad” Prontamente la Reina replicó: “Me parece lo correcto, porque cuando éste se encontraba con vida nunca supo que hacer con ella”

El payaso preocupado
Johnny Patterson fue uno de los personajes más queridos de Inglaterra gracias a su personaje de payaso el cual interpretó durante décadas y sus shows musicales. Ya muy anciano y en su lecho de muerte el doctor que lo estaba revisando le dice: “Johnny he terminado, te veré mañana” Con una picara sonrisa el payaso le responde: “Sí, eso seguro doctor… la cuestión es si yo lo veré a usted”.

Hablando correctamente
Un caso de infidelidad que pasó a la historia ya que durante el juicio la audiencia estalló de risa al escuchar lo ocurrido fue entre el reconocido lexicólogo del siglo 19 Émile Littre y su esposa. Resulta que esta un día entró a la habitación de ambos para encontrar a su marido arriba de la criada. La mujer del lexicólogo dijo: “Émile, estoy realmente sorprendida” Su infiel esposo, sin poder dejar al lexicólogo de lado le respondió: “No amor, tú estás asombrada. El sorprendido soy yo”.

Eisenhower y el golf
Durante gran parte de su presidencia Eisenhower en vez de realizar las reuniones de manera formal lo hacía jugando al golf. Unos pocos meses antes de abandonar su cargo un periodista le preguntó si seguiría jugando al golf tras dejar de ser presidente. a lo que Eisenhower responde: “Bueno sí, solo que mucha más gente comenzará a ganarme a partir de ahora”.

Enlaces relacionados
Cómo terminar una guerra a la Florentina.
Las mejores réplicas de la historia, parte I

Enlil-Bani el jardinero que se convirtió en el rey de Babilonia

En la antigua Babilonia existía un ritual muy particular en el día de Año Nuevo, dicho ritual requería el sacrificio del monarca de turno como regalo a los dioses. Ante tan macabra obligación los reyes, que de tontos no tenían un pelo, solían tomarse un descanso ese mismo día y poner a cargo una persona a la que se denominaba “rey por un día”, generalmente un don nadie escogido entre los pobres, para que se haga responsable de todas las obligaciones, incluso la de ser sacrificado.

Durante el reinado del rey Erra-Imitti el monarca se levantó por la mañana del día de año nuevo con la tarea de seleccionar a su efímero reemplazante. Su idea, como era costumbre, sería elegir a un mendigo de la ciudadela que lo reemplace. Sin embargo, el destino quiso que antes de marcharse se dirigiera a sus jardines a respirar el aire fresco de las flores. Una vez allí prontamente divisó a un joven jardinero llamado Enlil-Bani y, pensando que podía ahorrarse el trabajo de ir hasta la ciudadela, lo escogió como reemplazante.

Por supuesto que el joven Enlil-Bani sintió que la desgracia había llamado a su puerta al ver como la guardia real lo escoltaba a la fuerza a ponerse el ropaje de rey. Ya cambiado y peinado y ante la multitud dispuesta a ofrecer al rey suplente como ofrenda, ocurre un rápido suceso que deja atónitos a los presentes: el rey Erra-Imitti se estremece y cae muerto al piso -posiblemente de un ataque cardíaco-. Seguros de que la deuda ya había sido saldada, y siendo que Enlil-Bani había sido coronado oficialmente, éste continuó siendo rey de Babilonia y viviendo con todos los lujos durante 24 largos años, llegando a ser el segundo rey más longevo de la dinastía Isin.

El morboso vendedor de inmortalidad

Giuseppe BalsamoNacido en una humilde familia de mediados del siglo XVII en Palermo bajo el nombre de Giuseppe Balsamo prontamente comenzó a preocuparse por la muerte, por lo que sus investigaciones en cultos, alquimia, sectas y pócimas le hicieron ganar un gran caudal de conocimientos en el tema. Tras cambiarse la identidad y hacerse pasar por el Conde Alessandro di Cagliostro, sus elixires y pócimas “alargadoras de vida” lo hicieron famoso entre la nobleza, incluso llegando a medicar al Rey de Francia y su Corte Real o al mismísimo Benjamin Franklin. No obstante, su logro más morboso sería su singular sistema para alcanzar la inmortalidad:

Giuseppe BalsamoLuego de ver que las larvas se convertían en mariposas al encerrarse en un capullo y que los fetos se producían dentro del “capullo maternal”, como se denominaba en la época, pensó que podía convencer a la gente de que esta era la clave a la regeneración natural. Su sistema se basaba en encerrar a la persona en una bolsa hecha con sabanas colgadas al techo con el fin de que ésta permaneciera “regenerándose” por un par meses dentro del capullo. Durante su estadía como larva la persona debía solo alimentarse de un caldo de pollo y vivir entre sus excrementos, los cuales caían por un oportuno orificio ubicado en la tela. En teoría el “tratamiento” en un principio provocaba la pérdida del cabello y los dientes, los cuales luego renacían bellos y jóvenes al igual que una mariposa. La excusa era que para que nazcan las “nuevas partes” primero había que deshacerse de las viejas. Por supuesto que esto eran puras patrañas, y el pelo y los dientes se perdían a causa del escorbuto y las infecciones para nunca más ser recuperados.

Giuseppe BalsamoIncreíblemente un número no conocido de voluntarios se ofrecieron a probar el “tratamiento”, debieron sufrir fuertes ataques de picaduras de piojos, el escorbuto y las infecciones. Los desafortunados que lograron sobrevivir terminaron en un estado patético.

PD: Y yo que pensé que nunca iba a encontrar un tratamiento más extraño que este.

Artículos relacionados
Victor Lustig, el hombre que vendió la Torre Eiffel.
El embaucador de Los Angeles.
La Sirena de Fiji.
Wilhelm Voigt un estafador con estatua propia.
La madre de los conejos.

300 la verdadera historia

Aprovechando el interés por Esparta que desató la película 300 decidí hacer una guía puntual comentando que es lo que realmente pasó en las Termópilas y quién era quien en este tiempo.

“Los griegos”
Leonidas en Termopilas,Hoy en día hay una confusión muy grande con respecto a Grecia, de hecho es normal escuchar a la gente referirse a las distintas polis como “los griegos” como si todo el mundo helénico fuera un conjunto indivisible cuando en realidad lo único que unía a Grecia era el idioma. Las distintas polis eran muy diferentes unas de otras, y en algunos casos entre ellas no se consideraban como la misma gente -por ejemplo los escritores atenienses solían referirse a Esparta como “los otros”-. Para notar las diferencias entre unos y otros podemos remarcar el trato a la mujer, mientras que en Atenas a la mujer se la subyugaba en Esparta se la dejaba ser libre, poseer propiedades, elegir con quien se casaría, participar en las decisiones de la ciudad e incluso entrenarse militarmente. De hecho hasta poseía derechos que el hombre no, como la posibilidad de poder tener “amantes legales” sin que el marido pueda oponerse -esto es ya que tener la posibilidad de tener hijos de un hombre más fuerte se consideraba como un derecho indispensable-.

El pueblo guerrero
Los pueblos que conocemos hoy en día como helénicos no eran originarios de la región, sino que pertenecían a pueblos del Norte que bajaron y conquistaron las distintas zonas. En el caso de Esparta, cuya leyenda dice que son los descendientes directos de Hércules, dominaron Esparta con facilidad y esclavizaron a la población local, los ilotas. Ya que los ilotas superaban numéricamente a los espartanos en una proporción de 10 a 1 -aunque algunos autores remarcan una relación de 15 a 1- los espartanos derivaron las tareas agrícolas a los ilotas y ellos se concentraron en la milicia. De esta manera, a pesar de ser superados ampliamente, su poderío militar ponía a los ilotas constantemente a raya. Esto a su vez hizo que se convirtieran en los mejores guerreros de la historia de la humanidad ya que su entrenamiento comenzaba a los 7 años y el honor era rigor en sus vidas. No solo en lucha armada y en formaciones de falange eran expertos, sino que además su entrenamiento en el arte del Pankration -arte marcial basada en lucha desarmada de tipo combinada- los hacía rivales mortales con o sin armas.

Termopilas

Licurgo y los Reyes
Licurgo fue el Rey más importante de Esparta. Sus decisiones prácticamente deshicieron las desigualdades sociales entre los espartanos y aportaron a construir la personalidad y el carácter que haría a Esparta mundialmente reconocida. De hecho, cuando le sugirieron construir paredes para defender la ciudad respondió: “Esparta no necesita paredes, los espartanos son sus paredes”. Además de las reformas sociales creó la base legal y el sistema militar de carácter estoico.

Con lo que respecta a los Reyes de Esparta siempre debía de haber dos Reyes con el mismo poder, ya que esto evitaba la subida de un tirano que con caprichos y ego destruyera la polis. Este sistema probó ser excelente al punto que luego, siglos después, sería adoptado por Roma convirtiendo a la República en un sistema legal comandado por dos Cónsules iguales. -Y como la historia ha sabido mostrarnos cuando cae la República y nace el Imperio, abandonándose el sistema de dos Cónsules por el de un Emperador todo poderoso, los excesos, caprichos y egos de éstos Emperadores destruyeron a Roma-

Ephialtes el traidor

Los antecedentes a Termópilas
Persia fue un caso especial, un “Imperio Meteórico” cuya desintegración ocurrió tan rápidamente como su ascenso. Tras estancarse su expansión por el Oeste bajo el mando de Jerjes I el Rey Dios, como era considerado por “sus” pueblos -Persia tenía conquistadas decenas de naciones que utilizaba para la guerra- Jerjes decidió conquistar Grecia, la cual a causa de sus diferencias estaba debilitada por las guerras internas. El primer intento fue en Maratón, donde los atenienses resistieron gloriosamente y lograron detener el avance persa a fuerza de lágrimas, sudor y sangre. El segundo intento esta vez tendría como fin ingresar por Termópilas.

¿Era tan brutal Persia?
En la película se muestra a los persas como monstruos deformes, pero la realidad es otra. Persia fue una de las primeras naciones en la historia en proponer un trato decente a los esclavos y ciertamente una de las primeras en considerar que los rivales, a pesar de ser enemigos, tenían sus derechos como seres humanos. Su nivel cultural era remarcable con bibliotecas repletas de volumenes e investigadores de todas las ciencias. Ciertamente sus ciudades eran las joyas de Oriente y del mundo. Continue reading 300 la verdadera historia

Tulio Hostilio, que no me parta un rayo

El Rey Sabino de Roma, Tulio Hostilio, nunca le prestó mucha atención a la cultura griega, reinante y respetada en el Mundo Clásico. Se cuenta que no temía y comúnmente menospreciaba a los dioses helénicos. Su juventud y reinado estuvieron señalados por la guerra, la traición y los conflictos -de hecho fue tan belicoso que de su apellido proviene la palabra hostilidad-, Entre sus hazañas se encuentra la conquista de Alba Longa -a la cual no destruyó sino que asimiló ya que eran personas de la misma raza y cultura que los romanos-, ciudad que según la leyenda había sido fundada por uno de los hijos del mismísimo Eneas. En un conflicto posterior acusaría falsamente de traición al jefe de los albanos dándole una de las muertes más descabelladas y dolorosas que se podían imaginar. Con el tiempo, Tulio comenzó a volverse supersticioso y a temer un castigo divino. Esto lo llevaba a comentar frecuentemente que Zeus -Júpiter para los romanos- Dios del Trueno, lo mataría con un rayo o que Mercurio le envenenaría su vino. Con el tiempo se comenzó a obsesionar con su muerte y un posible castigo tanto a manos de los dioses como de sus enemigos políticos. Paranoia que lo llevó a quitar todas las piezas metálicas del palacio -si bien los romanos no sabían el por qué el metal atraía la furia de Júpiter, la observación a lo largo de los siglos los llevó a darse cuenta que cargar algo metálico en una tormenta no era muy sabio- y a distanciarse de los hombres del gobierno. Muy a su pesar, y según indica la tradición, Tulio murió partido por un rayo cuando caminaba frente a su familia en el año 640 aC.

Nota: La imagen hace referencia a la lucha entre Roma y Alba Longa. Como las dos eran ciudades de la misma raza y cultura unidas por muchos lazos, incluso familiares, se prefirió evitar una lucha masiva entre hermanos, por lo que se designaron a tres hombres de Roma (los hermanos Horatii) y a tres albanos, los trillizos Curiatii. Estos se enfrentarían a duelo y dependiendo del resultado la ciudad ganadora sería la que fuera la madre del trio ganador. Tras una épica y trágica lucha los Horatii, de los cuales solo sobrevivió un hermano, se alzaron con la victoria.