Tag Archives: Olas

Aterrizando un helicóptero en la isla más pequeña del mundo

El faro de Bishop es uno de los lugares más espectaculares de la tierra. Construido sobre la isla más diminuta del mundo, la Roca de Bishop, se ubica en un área de intenso oleaje y fuertes vientos, por lo que el acceso más seguro al mismo es a través de un helicóptero.

Construido en el siglo XIX, más precisamente en 1858 en aguas de del atlántico y a unos 45 kilómetros al oeste de Cornwall, Reino Unido, el mismo es una colosal torre de 5 mil toneladas de granito e hierro, con una base reforzada que le permite soportar el impacto de olas de más de 4 metros de altura.

Su señal luminosa puede ser vista como un haz a más de 24 millas náuticas (44 Km) y es constantemente visitado por turistas que, a falta de lugar y a causa de las peligrosas olas, llegan en un helicóptero el cual desciende en el helipuerto ubicado en la parte superior del far, unos 45 metros de altura. El mismo es uno de los helipuertos más espectaculares del planeta, y descender sobre éste no es tarea sencilla ya que los fuertes vientos, los cuales son prácticamente una constante del lugar, hacen que el menor error resulte en una fatalidad.

Las olas cuadradas de la Isla de Ré

Cuando un sistema de olas se propaga fuera de su zona de generación, las ondulaciones se denominan como mares de fondo. Son, básicamente, olas cuya forma se regulariza y viajan a manera de onda a través de largas distancias al punto que en un determinado momento se convierten en olas de tipo senoidal, las cuales poseen un período casi idéntico y una longitud muy alargada.


Las olas grilladas de la isla de las ballenas

Es en el Faro de las Ballenas, Isla de Ré, ubicada en la costa Oeste de Francia, que ocurre uno de los fenómenos más llamativos en la tierra. Dos mares de fondo perfectamente perpendiculares, ambos generados varios kilómetros en lo profundo, colisionan entre si cerca del faro generando como resultado el único patrón completamente natural de olas grilladas en el mundo.

Tempestades furiosas contra faros obstinados

Hace unos tres años habíamos hablado sobre la Roca de Bishop (mi dominio del castellano no era muy bueno por ese entonces, sepan disculpar la escritura). En la entrada, una de las imágenes mostraba al faro construido sobre la roca siendo devorado por una gigantesca ola mientras un hombre, posiblemente el piloto del foro, se mantenía parado de lado opuesto, como si el faro mismo fuese su égida contra la furia de la tempestad. No obstante, algo faltaba en esa imagen, y eso era el movimiento. Un fotografía es incapaz de transmitir la furia del suceso correctamente, y es por esto que el siguiente video, si bien incomparable a presenciar tan monumental evento físicamente, nos da una idea acercada del monumental combate contra las fuerzas de la naturaleza que estas torres sufren de manera seguida. Ciertamente, si bien nos hace apreciar la furia y el poder natural, también nos maravilla con el ingenio y la capacidad de ingeniería humana.

La odisea del Taifun

En 1976 el navío carguero de origen franco-germano MV Taifun recibiría una señal de auxilio de una embarcación civil soviética desde una de las zonas más problemáticas del Canal Inglés. La desesperación del operador de radio era tan notable, que a pesar de la intensa tempestad, el capitán de la nave mercante decidiría ir en auxilio. El siguiente video fue filmado por un tripulante del Taifun, y en el mismo puede verse la lucha contra las enormes olas, no sólo del Taifun, sino del barco ruso y un helicóptero de salvamento intentando rescatar a los náufragos. Un claro recordatorio de la furia de la naturaleza.

Si bien es difícil entender por lo visto en el video la odisea que vivió el Taifun, el siguiente video, filmado cerca de Islandia, y protagonizando un barco pesquero que quedo atrapado en un temporal, puede ayudarnos. No obstante, la tormenta que debió enfrentar el Taifun, y el lugar en particular, el Canal inglés, hacen de su travesía algo mucho más épico.

Y la naturaleza repitiéndose a si misma
Este video fue tomado en un crucero de Royal Caribbean (no estoy seguro de lo último) durante una tormenta trópical. Curiosamente, en una maravilla de los elementos, en la pileta del crucero se repite un fenómeno similar al que acontece fuera del navío: olas furiosas:

Seguramente a este surfer le hubiese gustado estar ahí…

Enlaces relacionados
Dark Roasted Blend -un excelente sitio de imágenes- tiene un especial sobre barcos Vs. olas gigantes.
– Una interesante investigación de la ESA sobre “olas monstruo”.

La furia invernal de Estonia y sus cascadas congeladas

Estonia es ciertamente un país con uno de los inviernos más fríos y crudos del mundo. A tal punto que las fuentes y cataratas del mismo cierran en invierno. La razón no es voluntaria ni mucho menos deseada, sino que es prácticamente imposible que el flujo de agua no se congele. En las imágenes a continuación podemos ver a Valaste, una cascada mediana que con sus más de 20 metros de caída es, no obstante, la cascada más alta de Estonia y una de las más considerables en Europa del Este cuya geografía no es por lo general favorable a la creación de cascadas de gran altura y cauda. La misma generalmente tras las inclementes tormentas de nieve invernales que azotan y castigan dicho país báltico se congela en cuestión de días, a veces incluso hasta en cuestión de horas, dejando a sus costados formaciones de hielo tan bellas como llamativas y las cuales se asemejan a largas espadas y lanzas de cristal que caen desde la cascada.

La gran tormenta de nieve de 1998

Hace apenas diez años la Costa Este de Canadá, sufriría una de las peores tormentas de nieve alguna vez registradas. Sólo comparable con las vistas en Siberia, la diferencia es que esta tormenta caería sobre un territorio habitado por millones de personas y compuesto por varias metropolis. Si bien la tormenta tocaría también parte de los Estados Unidos, Quebec y Ontario serían las regiones en recibir toda su furia.

El resultado de la tormenta sería nefasto. Cientos de líneas de poder caerían por el peso acumulado, dejando sin luz a más de 4 millones de personas; 28 muertos y casi 1000 heridos, a pesar que la región es un área especialmente preparada para recibir todos los años tormentas de nieve; y miles de millones de dolares en daños y pérdidas materiales.

Artículos relacionados
Las olas congeladas de Terranova

La ola más alta de la historia y la ola más larga

Ocurrió en la playa de Fauces -Jaws- en la isla de Maui, playa que obtiene su nombre de las monstruosas olas que parecen devorar a los surfistas. Si bien el mar no estaba para nada tranquilo, nadie esperaba que se formara una ola tan monstruosa de manera tan repentina. El resultado no solo es asombroso y la ola de aproximadamente 21 metros es digna de aparecer en la película “El Día Después de Mañana.” Sino que además el surfista salió vivo, “sólo” con una quebradura de pierna. Algo leve si tenemos en cuenta que el mínimo error pudo haberle significado ser aplastado al instante por toneladas de agua.

La ola más grande alguna vez registrada

El 9 de Julio de 1958 se registraría la mayor ola de la historia. Ocurrida a causa de la conjunción entre un enorme alud de tierra y un temblor en el “Anillo de Fuego” en Hawaii, la “mega ola de Lituya” es la ola más alta alguna vez registrada con unos 524 metros. El daño a la bahía fue tal que llegó a arrancar árboles en la costa opuesta con la cual impactó en un primer momento.

Largas, muy largas olas

Estas olas ocurridas dos veces al año en el Amazonas son llamadas Pororoca por los pobladores autóctonos de la región, nombre que hace mención al gran ruido que generan. Como mencionamos solo se dan dos veces al año, en Febrero y Marzo, cuando las aguas del Atlántico cruzan el caudal del río. Dada la rareza del evento, las olas permanecen formadas por más de media horas llegando a recorrer varios kilómetros, hoy en día posee fama internacional entre los surfistas.

De olas congeladas y lugares fríos

La isla de Terranova, en la Costa Este de Norteamerica, posee un fenomeno unico y singular que ocurre a causa de las bajas temperaturas y relativa calma de sus costas: Olas semi congeladas. Realmente un efecto visual impresionante

Otro de los lugares donde ocurre esto es en Siberia, y con un efecto mucho mas dramático. Si bien las costas poseen mareas mucho mas dinámicas el intenso frío de invierno hace prácticamente imposible que el agua permanezca liquida, llegando a congelar las olas y el agua entera de las lagunas en cuestión de minutos. Aquí puedes ver una galería de fotos de la región, noten que incluso las barandas están congeladas. Otro de estos fenómenos singulares se da en las costas del Lago Michigan, aunque es sin embargo un tanto engañoso, en el cual al mezclarse arena con nieve se forman “olas” masivas que parecen estar suspendidas en el tiempo. Y por ultimo otro fenómeno del tipo “ola congelada” se da en varios glaciares al rededor del mundo, donde la gravedad y el descongelamiento al llegar el verano forman estas asombrosas estructuras.

Artículos relacionados
La furia invernal de Estonia y sus cascadas congeladas.