Tag Archives: Italia

Lingotto, la fábrica de Fiat que tenía un circuito de carreras en la azotea

Lingotto fue sin lugar a dudas uno de los edificios más interesantes del mundo. Construido entre 1916 y 1923 en Turín, la planta de estilo futurista se dividía en un sector central donde se ubicaban las materias primas del día y las prensas para fabricar las carrocerías y luego una linea de producción continua en forma de espiral que seguía la silueta ovalada del edificio principal. Inspirada en los innovadores métodos de producción en masa desarrollados por Henry Ford en 1913, la linea de Lingotto funcionaba como una linea de ensamblaje tradicional. Es decir, los vehículos ingresaban a la linea y a medida que avanzaban a través de esta iban siendo completados de manera serial. La diferencia entre el edificio de la Fiat y todas las otras lineas de producción es que esta linea también tenía un componente vertical: la misma era un espiral de 5 pisos. Al llegar al último nivel se accedía a una enorme compuerta desde la cual se salia a la azotea.

Cuando el vehículo llegaba a la azotea el mismo estaba terminado, por lo que sólo quedaba probarlo. Por supuesto que todo estuvo en los planes de Matté Trucco, el arquitecto que construyó la fábrica, y la azotea era un enorme circuito de pruebas continuo en el cual se realizaban todos los controles necesarios. Los extremos del ovalo estaban oportunamente inclinados y además eran curvados, lo que facilitaba doblar a altas velocidades. Durante los tiempos libres los obreros y empleados de la Fiat podían correr carreras utilizando los coches deportivos que estuviesen disponibles al momento.

La fábrica funcionó durante 71 años y en ella se construyeron 81 modelos distintos, cerrando su producción por completo en 1981 debido a que la organización de la fábrica y la distribución del espacio no eran compatibles con las técnicas de producción modernas. Como ocurre con tantos otros bellos edificios de antaño, gran parte de Lingotto fue reconvertida en un centro comercial, otra parte se convirtió en un pequeño hotel y el que era el sector administrativo fue donado a la Universidad de Turín.

Otras pistas de azotea
Lingotto fue la primera pero no la única pista de carreras en una azotea en el mundo. Otros dos ejemplos fueron la fábrica de Imperia en Bélgica, la cual tenía una pista de 1 km de largo que pasaba parcialmente por su azotea y el edificio Edificio Chrysler en la Argentina, el cual tiene una pista de carreras redonda e inclinada en su azotea.

Continue reading Lingotto, la fábrica de Fiat que tenía un circuito de carreras en la azotea

Los dos gladiadores enemistados a muerte que hicieron las paces en la arena y el emperador les otorgó la libertad

Cuando un gladiador comenzaba a salir triunfante este a su vez comenzaba a ganar una gran cantidad de seguidores y admiradores, los cuales apoyaban a su gladiador favorito con una pasión inquebrantable. Muy similar a las estrellas del fútbol en el presente.

Un caso ejemplar es el de Flamma, un adolescente que llegó a Roma siendo no más que un simple esclavo capturado en Siria. Mal alimentado y exhausto tras haber sido expuesto a los elementos durante semanas, el joven fue enviado a la arena como carne de cañón para que fuese rápidamente despachado por los gladiadores más famosos. Pero para sorpresa de todos Flamma poseía experiencia y destreza en combate, y no sólo venció a los gladiadores que lo enfrentaron en su primer encuentro, sino que además gradualmente fue entrenando y luchando hasta convertirse en la mayor leyenda gladiadora en la historia romana. Cuando Flamma luchaba la ciudad entera se paraba y sólo se hablaba del encuentro; ganador de varios torneos, experto en varios tipos de combate y cuatro veces ganador del rudius, la ansiada espada de madera que le otorgaba a un gladiador su libertad tras un duelo memorable, la cual rechazó en cuatro oportunidades ya que disfrutaba de la admiración extrema que los romanos sentían por el.

No todos los combates eran a muerte. Si un gladiador demostraba valentía o talento y a la vez este creía que no podía ganar o continuar luchando debido a una herida, el guerrero entonces solicitaba munerarius, si la autoridad máxima en la arena aceptaba la solicitud (y esto era muy común) entonces se declaraba como missus y el gladiador derrotado podía volver de manera honorable a las barracas para luchar otro día, de lo contrario el gladiador victorioso debía matar al perdedor. Si se luchó con valentía realizar la solicitud no era considerado como vergonzoso, incluso el mismo Flamma solicitó munerarius en cuatro oportunidades distintas. Lo anterior es compresible incluso desde un punto de vista meramente comercial, una vez que dos gladiadores ganaban fama, seguidores y prestigio enviarlos indefectiblemente a morir en la arena no era bueno para los organizadores.

No obstante, cuando se inauguró el Coliseo a finales del siglo I durante la primer batalla ocurriría algo simplemente espectacular. Para la inauguración no se reparó en ningún tipo de gastos. Vespasiano, el emperador que construyó el coliseo, había muerto un año antes y su heredero e hijo Tito utilizó el evento como un festejo de varios días tanto en su honor como para cimentar su posición. La inauguración fue algo nunca antes visto en la tierra, miles de soldados desfilaron por las calles, más de 9000 animales exóticos fueron masacrados en distintos eventos, cientos de esclavos cayeron ante las espadas de los gladiadores y varios duelos entre gladiadores veteranos tuvieron lugar. Sin embargo, el público esperaba con ansias un duelo en particular. Un duelo entre dos gladiadores veteranos, con varias victorias sobre sus hombros. Estos no eran dos gladiadores cualquiera, sino que se trataba de Priscus y Verus, dos hombres que pertenecían a dos facciones de gladiadores distintas y se tenían un gran odio entre si. El público esperaba por supuesto una batalla violenta y brutal, alimentada no sólo por el instinto de supervivencia sino que además enardecida por el odio mutuo.

Así fue que ambos hombres se enfrentaron en la arena. Si bien poco se sabe de la vida de ambos, salvo que Priscus era un esclavo celta y Verus un gladiador veterano y famoso, su duelo ha sido uno de los mejores documentados existiendo menciones al mismo en poemas laudatorios e incluso inmortalizados por el poeta Marco Valerio Marcial. El combate duró un largo tiempo, ambos hombres mostraron extrema valentía y destreza. A medida que el enfrentamiento continuaba y se prolongaba en el tiempo, el público maravillado con el espectáculo de destreza comenzó a pedir la libertad para ambos. Pero Tito permanecía atento al combate ya que ninguno de ellos apuntaba un dedo al aire o arrojaba su arma al suelo (las dos maneras de pedir munerarius). Es aquí donde algo increíble ocurriría, ambos guerreros se miraron a los ojos y decidieron dejar de luchar. Priscus y Verus clavaron sus espadas en la tierra y miraron al emperador. El público presente explotó en clamores hacia el emperador pidiendo por la libertad de ambos y este así lo hizo. Ambos hombres fueron declarados como victoriosos y recibieron las palmas de la victoria y el rudius que les otorgaba la libertad.

Continue reading Los dos gladiadores enemistados a muerte que hicieron las paces en la arena y el emperador les otorgó la libertad

Las estatuas parlantes de Roma, un medio para descargar el descontento popular con origen en el siglo XVI

En Roma existen seis estatuas las cuales se han vuelto un símbolo y emblema de la protesta y el enojo popular. Estas se denominan como las statue parlanti di Roma, o estatuas parlantes de Roma, y permitieron a lo largo de los siglos, incluso durante las épocas de mayor represión ideológica y política de la ciudad, que los habitantes de la misma peguen o cuelguen carteles ya sea con epigramas o poemas comentando y enumerando sus descontentos y criticas hacia las autoridades o la situación social del país siempre con un tono cínico o ácido y a la vez con mucho humor.

La tradición no es nada nueva, y se remonta hacia varios siglos en el pasado llegando a haber desatado la ira de las figuras de poder más importantes de Roma a causa de los mordaces y ácidos mensajes dejados por los protestantes de manera anónima. De hecho, una las más famosas estatuas parlantes, Il Pasquino, irritó a tal punto al Papa Adriano VI en el siglo XVI que este quiso arrojarla al río. No obstante, como la misma es una estatua que se remonta a la época final del Imperio Romano y las autoridades católicas de la época no estaban seguras si se trataba de un hombre cualquiera o uno de los primeros santos ya que la estatua había sido desenterrada de pura casualidad mientras se renovaba un camino de la ciudad; el irascible Papa no pudo salirse con la suya, debiendo de conformarse con ordenar la presencia de una guardia militar permanente junto a la misma para evitar así que los sagaces críticos siguiesen dejando mensajes con críticas a la iglesia y burlas contra su persona. Hoy en día se sabe que la obra en realidad representa al rey espartano Menelao, uno de los protagonistas de La Iliada. Il Pasquino fue la primera de todas las estatuas parlantes, y con ella se inició una tradición centenaria, la cual, irónicamente, quizás nunca se hubiese popularizado si Adriano VI hubiese sabido soportar de manera más adulta las críticas.

Cada una de estas estatuas tiene generalmente un tópico en el cual se especializan. Por ejemplo, otra de las estatuas parlantes, la estatua de Madama Lucrezia, la amante del rey de Nápoles, generalmente suele sostener carteles mencionando las varias infidelidades y desfachatadas aventuras de algunos políticos italianos. Con Berlusconi Lucrezia ciertamente se hacía un festín. Así mismo, se encuentra también la estatua del Abate Luigi, también de la época final del Imperio Romano y caracterizada por sus constantes mudanzas, ya que la misma fue cambiada de lugar una docena de veces. Durante una de estas mudanzas uno de los trabajadores perdió el equilibrio y la estatua cayó al piso de cabeza, pulverizando la misma en el proceso. Desconcertados, las autoridades de la ciudad ordenaron a uno de los museos a remplazar la cabeza original de la estatua por alguna otra en su colección que no tuviese cuerpo. Por dicha razón se considera que la estatua “perdió la cabeza” y generalmente se deja en ella mensajes relacionados a la locura y problemas de juicio.

Si bien se las denomina conjuntamente a las seis como estatuas, algunas son fuentes. En total estas son: Pasquino, en la Plaza de Pasquino; Madama Lucrezia, en la Plaza San Marco; Marforio en los Museos Capitolinos; la Fontana del Babuino, en la vía del Babuino; la Fontana del Facchino, en la vía Lata y la estatua del Abate Luigi, en la Plaza Vidoni.

Arriesgando la vida para probar las máquinas voladoras de Leonardo da Vinci

En el año 1010, siglos antes que Leonardo da Vinci naciera, Eilmer de Malmesbury un monje obsesionado con la historia de Dédalo e Icaro, pasó estudiando durante años el vuelo de los pájaros. Convencido de que ya había logrado descifrar los secretos del vuelo (y de hecho lo hizo) construyó un ala rígida, se subió al campanario de su monasterio y saltó al vacio, logrando planear por casi 300 metros y saliendo casi ileso, sólo se quebró una pierna. De ésta historia ya hemos hablado en detalle en éste artículo.

Incluso siglos antes de que Eilmer de Malmesbury se arrojara al vacío, Abbás Ibn Firnás, otro hombre interesado en la ciencia del vuelo, pero esta vez en Córdoba, España y en el año 875, ideó el primer paracaídas funcional de la historia el cual también tenía elementos de parapente. Tenía 65 años y tras confeccionar un armazón de madera recubierto en seda con un volumen interior para capturar aire se subió a una torre y se arrojó al vacío ante una multitud que él mismo había invitado. Firnás logró permanecer en el aire durante varios minutos, y si bien al tocar tierra se quebró las dos piernas, el intentó fue todo un éxito. El intrépido inventor siguió arrojándose en sus paracaídas/parapente hasta bien pasados los 70 años.

Pero lo anterior no quita merito a Leonardo, ya que es casi imposible que el florentino más famoso contara con información alguna sobre éstos dos hombres. Además, el trabajo de Leonardo, realizado principalmente durante su estadía en Milán, fue mucho más científico y se enfocó en el concepto de resistencia del aire. Además Leonardo no se contentó con simplemente sobrevivir a la caída, Leonardo quería controlar sus máquinas, y el mayor trabajo fue justamente en diseñar los sistemas de control de vuelo. En fin, Leonardo nunca pudo probar sus invenciones, pero gracias a valientes modernos que las construyen al pie de la letra y las prueban poniendo en riesgo su propia vida, vemos que sí, en efecto, muchas de las máquinas voladoras del renacentista más famoso funcionan. Más importante aun es que gracias a los meticulosos documentos que el florentino mantuvo durante su vida, contamos con planos para reconstruir dichas invenciones.

El planeador híbrido

El planeador de da Vinci es un concepto muy interesante, ya que no es un planeador per se sino que se trata de un parapente con elementos de paracaídas (y en el video esto se puede ver perfectamente), y además posee una cola para poder controlar la dirección del vuelo. El mismo fue diseñado a partir del milano, un ave rapaz muy común en Italia.

El paracaídas

Construido y probado pro Olivier Vietti con la ayuda de Eric Viret y Eric Laforge ésta es una réplica exacta del paracaídas piramidal ideado por el florentino. Una prueba de bastante riesgo ya que los diseñadores del mismo buscaron ser fieles a la época de Leonardo y utilizaron materiales como disponibles en Florencia durante el siglo XVI.

La fase más peligrosa de la prueba no es el tramo de descenso de la caída en si, sino la abertura del paracaídas. Al estar construido con un armazón rígido, si por alguna razón el paracaidista hubiese llegado a desestabilizarse éste corría el riesgo de haber quedado enrollado entre las cuerdas, lo que le hubiese impedido liberar el paracaídas secundario y moderno que llevaba por seguridad.

Lo bueno de éstos dos hombres es que probaban ellos mismos sus invenciones, a diferencia de Jean Pierre Blanchard, quien utilizaba perros para probar sus diseños de paracaídas en el siglo XVIII.

Artículos relacionados
El sello que protegió la tumba de Tutankamón durante 3.245 años.
El mecanismo de Antiquerra, la computadora más antigua de la historia.
Sagami, el festival japonés donde remontan cometas de 1 tonelada.
La Montgolfière, el primer vuelo humano de la historia.

Las fascinantes granjas submarinas de alta tecnología que intentan cambiar al mundo

Celdas de algas
Este proyecto de alta tecnología conducido por EcoLogic Studio, una empresa británica con actividades en Suecia, ha creado una granja de algas marinas en Simrishamn, en el ya mencionado país nórdico. Si bien actualmente su escala es pequeña esperan producir en un futuro tanto una fuente de alimentos como de biocombustibles. Las algas son, en efecto, una de las mejores fuentes para la generación de biocombustibles de tercera generación.

Granjas de vieiras

Criar vieiras bajo el agua no es ninguna novedad, pero en las costas de Japón la práctica se lleva a un nivel y escala completamente diferente, creando “criaderos torre” los cuales permiten criar yesso (vieiras gigantes, muy comunes en el norte de Japón) en grandes volúmenes. Éstas son granjas con tecnología de punta, de hecho, las torres son controladas por robots submarinos. En los últimos años esta técnica comenzó a ser utilizada en Maine, Estados Unidos con gran éxito y un impacto ecológico extremadamente positivo.

El proyecto Velella
Éste es uno de los proyectos más prometedores en lo que respecta a prevenir el vaciamiento de los océanos, el mismo se basa en capsulas sumergibles no para la pesca sino para la cría de peces. Actualmente conducido en el Golfo de México con pruebas creciendo seriolas. Además de prevenir el vaciamiento de los océanos criando a las especies deseadas de peces de manera controlada, los líderes del proyecto apuntan a crear un entorno de acuicultura multitrófica integrada, en el cual se crían y cultivan múltiples especies de animales y algas y los deshechos biológicos producidos por los mismos son retroalimentados dentro del sistema ya sea como alimento o fertilizante de algunas de las otras especies que se manejan, así como también aportes minerales al entorno de los criaderos.

El jardín de Nemo

El jardín de Nemo es un proyecto italiano para criar plantas comestibles y frutos bajo el agua. De todos los proyectos mencionados este es el único con fines meramente artísticos y no comerciales. No obstante, muy interesante y meritorio. Su creador, Sergio Gamberini, comenzó las “células de cría” con cultivando albahacas, pero en sus planes está el expandir las células de cría a frutillas y varios tipos de hierbas (notar que las plantas en si no están sumergidas sino que se mantienen en una burbuja de aire dentro de una “célula” completamente autosuficiente).

Albania, el país con 25 búnkers por kilómetro cuadrado

Búnkers de AlbaniaExisten en todo el mundo territorios plagados de estructuras defensivas, legados de guerras pasada que sirven como un recordatorio de tiempos oscuros. Holanda, por ejemplo, tiene playas con un búnker cada 100 metros ya que los Nazis temían un desembarco aliado masivo. No obstante, como Albania no hay ningún otro lugar en el mundo. Un país de sólo 28 mil kilómetros cuadrados con más de 700 mil búnkers.

Búnkers de AlbaniaAlbania es un pequeño país que durante su historia fue testigo de infinidad de conflictos, guerras y batallas. El siglo XX no fue diferente, y durante la Segunda Guerra fue primero ocupado por la Italia Fascista y luego durante la caída del Eje sumido en una breve guerra civil en la cual el dictador comunista Enver Halil Hoxha tomó el poder absoluto de manera sangrienta.

Búnkers de Albania
Muchos de los búnkers fueron reconvertidos a establecimientos comerciales tras la caída del comunismo.

Hoxha se perpetuó en el poder durante 40 años, y se caracterizó por su paranoia y los constantes conflictos étnicos entre albaneses, kosovares, macedonios y yugoslavos viviendo en territorio albanés. Sin mencionar las fuertes tensiones con sus vecinos y un virtual “estado de guerra” con Grecia y Yugoslavia, a pesar de que los yugoslavos eran también comunistas.

Búnkers de Albania

Búnkers de AlbaniaFue durante éste período en el cual decidió construir sin parar y empleando a miles de cuadrillas de obreros cientos de miles de pequeños y medianos búnkers, así como también conductos fortificados entre las montañas. Muchas de éstas estructuras no tenían valor militar alguno, y se encontraban emplazadas en lugares sin ninguna importancia como caminos rurales, plantaciones de trigo y hasta poblados de no más de 70 habitantes. La construcción y mantenimiento de las estructuras acarreaban un peso brutal para le economía de Albania, pero nada podía disuadir a Hoxha, quien ni siquiera escuchaba a los asesores Rusos y sus propios generales sobre la poca importancia de la mayoría de los búnkers y prefería seguir construyendo éstas edificaciones a costa de caminos, puentes y viviendas.

Búnkers de Albania

Tras la muerte de Hoxha y la posterior caída del comunismo en Albania y la caída del comunismo las estructuras quedaron completamente abandonadas, muchas usurpadas por personas sin hogar, otras reutilizadas como bares e incluso establos para animales. Más curioso aun, si bien en la actualidad hay unos 700 mil búnkers, en su punto máximo llegaron a existir más de 750 mil, pero la falta de mantenimiento y los proyectos urbanísticos están reduciendo el número velozmente.

De montañas y vías de hierro

Subir a la cima de una montaña no es tarea fácil, por lo que en distintas áreas del mundo se las han ingeniado durante los años para facilitar ésta tarea. Por supuesto que, a pesar de las mejoras, aun siguen siendo áreas de difícil acceso, solo aptas para personas sin temor a las alturas. Una de mis preferidas es la bajada de la Liberty Cap en el parque Yosemite, la cual podemos ver en la siguiente composición mostrando la bajada de le

Liberty cap

Técnicamente estas modificaciones son llamadas vie ferrate -plural del latín para caminos de hierro-, y son comúnmente construidas para asistir a senderistas y escaladores novatos a cruzar, subir o bajar una cara rocosa vertical. Existen infinidad de las mismas el mundo, muchas, sobretodo en los Alpes, tan antiguas como increíblemente peligrosas.

El caminito del Rey
En El Chorro, Málaga, existe una vía ferrata que parece sacada de un momento de tensión y riesgo del Señor de los Anillos. La misma es un acceso, aun utilizado hoy en día por senderistas, construido a principios del siglo XX por la Sociedad Hidroeléctrica del Chorro para asistir a los obreros y operarios que se encontraban trabajando en las centrales energéticas del lugar, y el cual conecta mediante un sendero férreo los Saltos del Gaitanejo y del del Chorro. Su nombre proviene a partir de la visita del rey Alfonso XIII con motivo de asistir a la inauguración de la represa Conde del Guadalhorce en 1921, y de quién se dice cruzó el sendero de un lado a otro para llegar a la misma. El camino posee una longitud de 3 kilómetros a una altura de 100 metros, siendo su parte más ancha de solo 1 metro. Como se puede ver en las imágenes se encuentra muy deteriorado, por lo que ha habido muchos accidentes y las autoridades han prohibido, aunque no con mucho éxito, su acceso. Por fortuna actualmente existe un proyecto de renovación que invertirá 18 millones de euros en su restauración.

El Caminito del Rey El Caminito del ReyEl Caminito del Rey El Caminito del Rey El Caminito del ReyEl Caminito del Rey

Lagazuoi y las montañas laberinto
Si mezclásemos un laberinto con una montaña el resultado sería similar a Lagazuoi. Durante la primer guerra mundial tropas austriacas e italianas enfrentadas en las Dolomitas -parte italiana de los Alpes- intentaron trasladar el concepto de guerra de trincheras a la montañas de la región de Lagazuoi. Para esto, ambos bandos emplearían a cientos de hombres cavando túneles día y noche a través de la dura roca alpina. Desde nidos de ametralladoras hasta intrincados búnkers y sistemas de escaleras serían algunos de los tantos tipos de estructuras conectados por los estrechos pasillos que formaban los complejos de ambos bandos.

Si bien la mayoría de estos túneles han colapsado o han sido demolidos, fue tal la cantidad de éstos que aun al día de hoy se encuentran docenas de los mismos afortunadamente preservados y protegidos como piezas históricas por el gobierno italiano.

Túneles de Lagazuoi Puente en las DolomitasNido de ametralladoras en los túneles de LagazuoiHito en los túneles de LagazuoiEsquema de los túneles de LagazuoiTúneles de Lagazuoi

El tiempo, el destiempo y las eras

El alquimista

La medición del tiempo es ciertamente uno de los conceptos más interesantes generados por la humanidad. Incontables métodos y modalidades han sido implementadas para registrar las andanzas de Cronos, y si bien a lo largo de la historia se han creado métodos realmente creativos, sin embargo, en la actualidad, la precisión y la exactitud a la hora de registrar el paso del tiempo se han convertido en una especie de requerimiento de facto. No siempre fue así, y obviamente esto trajo infinidad de problemas. Los romanos y muchas otras civilizaciones antiguas, por ejemplo, tenían horas “variables” dependiendo de la época del año, algo que no nos es de extrañar si consideramos que utilizaban casi exclusivamente relojes de sol. Por ejemplo, en el caso de los romanos, en invierno, con días más cortos, la hora denominada como Sexta transcurría, en estándares actuales, de 11:15AM a 12:00PM, mientras que en verano lo hacía de 10:44AM a 12:00PM. Problemático si tenemos en cuenta que con estas horas se adjudicaban pagas, comisiones, tiempos que requería cierto trabajo y varios otros aspectos cotidianos (siendo lo más curioso el que sólo tenían 12 horas, y la falta de luz, es decir desde el atardecer al amanecer, se contaba todo como solo una no-hora). La misma problemática asechaba a los alquimistas del Renacimiento, cada región, incluso cada fabricante, poseía su propio estándar de volúmenes para las recámaras de sus relojes de arena, por lo que un alquimista veneciano, para quien 4 ciclos de su reloj de arena equivalían a 12 minutos, siguiendo la receta escrita por un alquimista florentino, para quien 4 ciclos de su reloj de arena equivalían a 8 minutos, podía, a pesar de seguir las instrucciones al pie de la letra, morir intoxicado al sobre-calentar un compuesto tóxico más de la cuenta.

En fin, ¡celebremos la exactitud alcanzada y alabemos los estándares actuales! (que en realidad no son nada nuevos, recordemos que el sistema en base 60 que utilizamos en la actualidad para medir el paso de los segundos, minutos y horas lo venimos arrastrando desde hace unos nueve mil años gracias a los sumerios, y del cual ya hemos hablado) citando algunos de los relojes más interesantes del mundo.

La casa de cuco


Debo confesar, tengo una fascinación con los relojes de cuco. Supongo que se debe a que de pequeño, en mi escuela, en la cual vivía durante el invierno, había infinidad de los mismos. Por alguna razón que desconozco en el presente los suizos han “robado” para si mismos el crédito sobre la invención de estas maravillas mecánicas, no obstante las mismas son un invento bien alemán, más precisamente de la región denominada como Schwarzwald, conocida en castellano como la Selva Negra. Teniendo lugar su creación cuando un noble llamado Philipp Hainhofer, deseoso de impresionar a un príncipe, inventara el primer reloj de cuco en el año 1630, si bien fue todo un logro, el aparato poseía varios defectos conceptuales en su mecanismo que lo llevaban a trabarse constantemente. Solo 20 años después en el 1650 el gran Athanasius Kircher (uno de mis héroes máximos) en su eterna búsqueda por maravillas y fascinaciones, describió en su monumental obra sobre la música y el sonido, la inmortal Musurgia Universalis, el primer reloj de cuco funcional de la historia. No solo detallando su funcionamiento, sino que además sugirió mejoras sobre el mecanismo que solucionaban definitivamente los problemas con las trabas. En fin, vayamos al grano, y, donde más que en el lugar donde nació esta maravilla vamos a encontrar uno de los relojes de cuco más raros del mundo. Tan grande como una casa y con docenas de figuras que componen una compleja escena totalmente accionada por un mecanismo único.

Midiendo el tiempo al estilo hindú
Siempre me maravillaron las unidades de medición “extrañas”. Y si bien debo decir que mi favorita es originaria de Finlandia (el poronkusema que es la distancia que un reno de carga macho puede caminar sin detenerse antes de empacarse y negarse a continuar a menos que se le permita orinar) debo decir que en la India existen algunas de las unidades de medición de tiempo más espectaculares del planeta. En la misma no se van con intermedios ni convencionalismos, quién necesita de minutos y horas cuando puede medir el tiempo en kaashtas que es un lapso equivalente 18 veces el tiempo de un parpadeo de ojos. Más importante, 10 kaashtas se transforman en un kshanam y 12 de estos en un muhoortam que a su vez 60 muhoortam serán un día. Simple, ¿no es cierto?

Pero por supuesto que medir los parpadeos para contar los días no es nada si lo comparamos con los ksanas. Un ksana es una unidad de tiempo cortísima, más precisamente el tiempo que tiene un pensamiento corto (0,0026 segundos según los budistas), por lo que 95 ksanas serán una reflexión profunda entonces. Si medimos un día en ksanas entonces llegaremos a la conclusión de que 1 día equivale a 32,8200,00 ksanas.

Y es así que llegamos a la madre de todas las unidades de medición del tiempo habidas y por haber en la India y del mundo, y juro que no exagero. Se trata del Asamkhya Kalpa o más precisamente el tiempo que le llevaría a una persona vaciar un pozo de aproximadamente 10×10 kilómetros lleno con semillas de mostaza (que como muchos sabrán, es una de las semillas más pequeñas del mundo). ¡Pero esperen! no es tan simple, existe una restricción: ¡solo se puede quitar una semilla cada 100 años!. Ronald B. Epstein, experto de renombre internacional en budismo, hizo el cálculo, y llegó a la conclusión de que un Asamkhya Kalpa tarda unos 1.28 trillones de años en completarse (unas 85 veces el tiempo transcurrido desde el Big Bang hasta el presente).

Más adelantes le dedicaremos un artículo a más unidades de medición halladas en la India.

El reloj más bello del mundo
Pražský orlojLa belleza es subjetiva a cada individuo, por lo que el siguiente juicio es personal. Dicho esto, absolutamente nada supera en belleza al reloj de Praga, Pražský orloj en checo, el cual, irónicamente, no mide el tiempo, sino que se trata de un reloj astrológico construido durante el medievo que, con su increíblemente complicado mecanismo, maneja una serie de discos que representan el movimiento del Sol y la Luna y la relación entre los distintos planetas en un anillo zodiacal, todo relacionado a un calendario mecánico y una serie de distintas figuras alegóricas representadas con estatuas. El tiempo, incluso, no se mide en horas modernas, sino en horas italianas -una progresión más intuitiva y dividida en 24 partes, de hecho esto aun se conserva en la actualidad, del modelo de 12 horas solares romanas-. La construcción del reloj, hecha en partes, sería comenzada en el 1410, y su conclusión llevaría más de un siglo. Desafortunadamente el caos de la segunda guerra mundial llevó a que los alemanes, en su invasión y ataque a Praga, lanzaran bombas incendiarias quemando parte de las estatuas como daño colateral; mientras que años más tarde soldados soviéticos saquearían partes del reloj tras la invasión de Praga por parte de la Unión Soviética. Al día de hoy, por fortuna, el reloj se encuentra reconstruido (aunque admito que la Paradoja de Teseo -a la cual le dedicaremos una entrada próximamente- tiene mucho peso en este caso)

Pražský orlojPražský orlojPražský orloj

Click aquí para ver un video del reloj en funcionamiento.

…Ésta entrada continuará en una segunda, tercera y cuarta parte

El ‘boicot’ que dio origen a la Capilla Sixtina

El techo de la capilla SixtinaA principios del siglo XVI un joven escultor y arquitecto llamado Miguel Ángel cuyo nombre comenzaba a estar en boca de todos, era al mismo tiempo envidiado al punto de que varios de sus colegas comenzaban a verlo con el mismo grado de rencor y admiración.

Razón por la cual, y ciertamente no con la intención de destruir su carrera sino que más bien la de bajarlo a Tierra, Rafael, quien no necesita introducción, y el famoso arquitecto Donato Bramante, quién diera vida, entre otras grandes obras, a la Capilla Sixtina en si misma, convencieron al Papa Julio II para que comisionase a Miguel Ángel con la monumental obra de decorar y pintar el interior de la capilla. Miguel Ángel, quien era principalmente un escultor y no se consideraba a si mismo como un gran pintor, se opuso vehementemente en un principio. Pero presionado ante la figura del Papa terminaría aceptando. La intención de Rafael y Bramante era clara, abrumar al joven artista con una épica obra de tanta dimensión que Miguel Ángel termina dándose por vencido y así manchar su nombre.

Una tenacidad inacabable
Pero lo esperado por los rivales de Miguel Ángel, por fortuna, no ocurrió, y el famoso escultor, ahora en su rol de pintor, emplearía cuatro años de su vida creando una de las obras artísticas más bellas y reconocibles de la historia, todo un tesoro cultural. Tanta era su dedicación que incluso llegó a poner en riesgo su propia salud, ya que Miguel Ángel pintó el techo de la capilla con tanta tenacidad que llegó a dañar su espalda a causa de la incomoda posición que requería esta tarea. Razón por la cual, tras sufrir fuertes y hasta insoportables dolores, creó un sistema de andamiajes que le permitieron recostarse y pintar a la vez, ya que quedaba a escasos centímetros del techo.

Rafael y Bramante volverían a las andanzas
La Escuela de AtenasComo buen perfeccionista no permitió a nadie observar su obra a medio finalizar, ya bastante le molestaba que el Papa visitara la capilla regularmente y se pusiera a darle consejos sobre ciertos aspectos de la obra. Pero esta molestia no sería nada comparada con el odio y rencor que le causara el enterarse que Bramante, utilizando su conocimiento de la estructura, y tras pedirle permiso al Papa en persona, ingresara a Rafael en la misma, quien tras estudiar detenidamente los frescos a medio terminar llegó a quedar tan asombrado y maravillado que, al volver a la obra en la que se encontraba trabajando, la famosa Escuela de Atenas en la Stanza della Segnatura, dio tributo a Miguel Ángel incluyéndolo como pieza central en la obra. En la imagen de la derecha podemos ver la obra en cuestión, siendo Miguel Ángel el hombre sentado que sostiene su cabeza con su puño mientras toma notas.

Al día de hoy todavía se discute si a partir de esta visita, además, Rafael tomaría ‘prestados’ aspectos y la pose del Isaías de Miguel Ángel para su propia versión de Isaías en la iglesia de San Agostino.

A diferencia del carismático Rafael, Miguel Ángel no poseía una personalidad encantadora, todo lo contrario, razón por la cual contaba con pocos amigos y mecenas. Es muy interesante por esto mismo la biografía del famoso artista realizada por uno de sus discípulos, Ascanio Condivi, quien presenciara en directo las excentricidades y berrinches del consagrado pintor.

Como un accidente bélico resultó en un avance médico histórico

BariMuchos de los generales de la Segunda Guerra habían participado como soldados u oficiales de la primera, experimentado en carne propia el devastador efecto de las armas químicas en las trincheras. Razón no fue de extrañar que al iniciarse el conflicto ambas partes decidieran no volver a utilizar armas químicas o, mejor dicho, no ser los primeros en utilizarlas.

Sin embargo, la desconfianza mutua era extrema, y a pesar de no utilizar dicho armamento, ambas partes comenzaron a almacenar depósitos de armas químicas en los distintos escenarios de batalla. Claro, según argumentaban, sólo en caso que el enemigo decidiese utilizarlas primero -algo muy similar a las armas nucleares durante la Guerra Fría.- Es así que en Diciembre de 1943 bombarderos alemanes al mando del comandante Wolfram von Richthofen atacaron el puerto de Bari, punto logístico de suma importancia para los Aliados y cuya destrucción quedaría apodada para la historia como “El Pequeño Pearl Harbor”. El ataque sería brutal, y dejaría como resultado directo cientos de victimas militares y civiles además de 17 barcos hundidos y 6 imposibilitados. Esto sin contar las decenas de miles de toneladas de cargamento y munición que terminarían adornado el fondo de las aguas del puerto.

No obstante, entre estos barcos se encontraba el John Harvey, que en su carga transportaba aproximadamente 100 toneladas de gas mostaza. Y que tras el explosivo suceso experimentado varios de estos tanques de gas se quebrarían comenzando a largar su contenido, por lo que prontamente cientos de Aliados perderían sus vidas y más de 600 deberían ser hospitalizados. Debido a que la carga del John Harvey era secreta, decenas de rescatistas y trabajadores del puerto se verían afectados por el gas al ignorar la presencia del mismo. Quizás el recuento más traumatizante es el del buque de la Marina Real Bistra, cuya tripulación, quedara prácticamente ciega tras rescatar a 30 de sobrevivientes.
Continue reading Como un accidente bélico resultó en un avance médico histórico

Positano, la ciudad vertical

Fundada sobre la base de una montaña, esta ciudad supo ser el puerto principal de la República de Amalfi antes de la unificación de Italia. Con una población que no llega a los 4 mil habitantes y una topología extremadamente singular para una ciudad, Positano ostenta uno de los paísajes más llamativos que podamos llegar a encontrar.

Positano
Positano Positano Positano

Pueblos verticales
Si bien a menor escala, pueden encontrarse más pueblos verticales que, dadas las necesidades de las distintas épocas, fuese por protección o simplemente economía, adornaban los paísajes montañosos. Dos ejemplos sublimes de esto son la belleza excelsa del poblado medieval de Rocamadour -en el cual, según se cree, existe clavado en la roca de la ladera un fragmento de la Durlindana, la espada de Orlando Furioso, de quien ya hemos hablado y el Mont Saint-Michel, del cual también ya hemos hablado.

Rocamadour
Mont Saint-Michel

Si prestan atención a la sombra proyectada por Saint-Michel sabrán la hora exacta del día en que la fotografía fue tomada, ya que el pueblo en si mismo es un gigantesco reloj solar (el más grande del mundo)

Si de subir se trata

Sin duda alguna las escaleras fueron y son uno de los inventos más prácticos de la humanidad. Debo decir, aunque suene raro, que me fascinan las escaleras. Su diseño, su estilo y su arquitectura son, simplemente, maravillosos. Pero no todas las escaleras me fascinan, solo las raras. Así que esta entrada va dedicada a las escaleras más Escalera del Museo Vaticanoraras del mundo.


La escalera oval del Museo Vaticano

Ciertamente, no hay ni habrá escalera más hermosa que la hallada en el Museo Vaticano. La misma estructurada a manera de doble hélice y cuya construcción tuvo lugar en los años 20, fue comisionada por el Papa Pío XI como parte de la ampliación del Museo Vaticano. A cargo de la misma se pondría Ferdinando Marinelli, herrero y artista cuya fundición, Fonderia Artistica Ferdinando Marinelli, era reconocida mundialmente por su trabajo con grandes estructuras de bronce.

La fundición de Marinelli se hallaba en Florencia, por lo que el trabajo artístico en crear la escalera quedaría ensombrecido ante la monumental tarea logística de transportarla a Roma.

Escalera del Museo Vaticano

Chand Baori
En Rajastán, India, existe un templo cuya estructura principal es una gigantesca escalera 3500 escalones. Rodeado de leyendas que intentan explicar su construcción y sentido, Chand Baori, como se ha dado a llamar, es una estructura aledaña al templo de Harshat Mata cuya construcción comenzó en el siglo IX y, a pesar que la leyenda popular establece que la misma fue finalizada en pocas horas, su conclusión llevaría varias décadas de intenso y laborioso trabajo. De manera llamativa, la construcción del templo no se trata de un edificio, sino de un pozo en el cual las distintas escaleras y salas fueron talladas en la roca natural.

Chand Baori Chand Baori Chand Baori

La entrada a Odesa
Escalera PotemkinEn la ciudad ucraniana de Odesa existe una espectacular escalinata que, curiosamente, obtuvo su nombre a partir de una película: la escalera Potemkin. Nombrada de esta manera ya que una de las escenas más importantes de la película “Acorazado Potemkin” -película de importancia técnica ya que fue el primer filme en utilizar la edición como herramienta de producción, y si bien fue instrumental a la maquinaria propagandista de un régimen tiránico, hoy en día es apreciada por su valor artístico, al igual que la obra de Leni Riefenstahl-

No obstante, lo más interesante de esta escalera de 192 escalones y 142 metros de longitud, cuya construcción se dio entre 1837 y 1841, es que la misma fue construida con la intención de ofrecer al peatón una ilusión óptica muy particular dependiendo de dónde esté el mismo parado. Si se la mira desde abajo, solo se ven los escalones. Mientras que si se la mira desde arriba, solo se verán los descansillos.

Escalera PotemkinEscalera Potemkin
En las primeras dos imágenes se observa la ilusión óptica anteriormente mencionada. La primera vista desde abajo, viéndose solo los escalones; la segunda, vista desde arriba, donde se ven solo los descansillos.

Niesen funicular
Y por supuesto que no podíamos dejar de nombrar a la escalera que deja a Chand Baori como si fuese un chiste. La Niesenlauf en Suiza, la cual se eleva a 2336 metros de altura y posee unos 11674 Escalones. Esta escalera, fue construida al costado de un tranvía, que de hecho es Niesen funicular, como recurso de emergencia. Lo que no quita que muchos atletas la utilicen para entrenar.

El siguiente video muestra el trayecto del tranvía, donde puede verse al costado del mismo la espectacular escalera. En algunas partes el trayecto es tan horizontal que los escalones no suelen tener más de 10 centímetros de altura. Realmente, un paisaje extremadamente bello.

De como mover un frágil obelisco de 4 mil años

Della Trasportatione dell’Obelisco VaticanoSemanas atrás pude conseguir una reproducción moderna de una genial obra creada en el año 1590 en Roma por Fontana Domenico, un magnífico arquitecto e ingeniero cuyos trabajos van desde la Cappella del Presepio hasta el Palazzo Montalto, entre tantos otros, y en la cual relata la monumental hazaña de ingeniería transcurrida entre los años 1586 y 1587 por mover un obelisco egipcio del siglo XIX a.C. de 327 toneladas traído a Roma por el Emperador Romano Caligula como trofeo de guerra en el siglo I y cuya mudanza de metros 237 metros hasta la parte central de la plaza de la basílica de San Pedro, fuese ordenada como parte del plan de renovación y modernización de Roma del Papa Sixto V.

A pesar de haber competido contra 500 ingenieros que propusieron distintas maneras para mudar al obelisco, el plan de Fontana resultaría ser el elegido por su elegancia y simpleza. Así, gracias a la participación de 900 hombres y 75 caballos, el obelisco, sería encofrado en una estructura de madera y transportado mediante la utilización de una cama de troncos. Siendo erigido en su nuevo lugar gracias a la utilización de complejas poleas. La hazaña duraría un año, y se convertiría en todo un espectáculo para los romanos. Por supuesto que esta tarea le traería gran fama y sería requerido para gran cantidad de trabajos. No obstante, y por alguna razón, Domenico no quedaría inmortalizado en la historia de la misma manera que su contemporáneo y conocido Miguel Ángel.

En el libro, Fontana relataría no solo la hazaña, sino que además explicaría los cálculos matemáticos, estadísticos y logísticos que debió realizar para concluir su asignación con éxito.
Della Trasportatione dell’Obelisco Vaticano Della Trasportatione dell’Obelisco Vaticano Della Trasportatione dell’Obelisco Vaticano

Siguiendo este enlace podrán descargar el libro entero escaneado en gran resolución (4600x3500px cada página).

Nota: ¡Imaginen el trabajo y esfuerzo que le debió costar a los romanos transportarlo desde Egipto hasta Roma 1500 años antes de lo relatado por Fontana! (De todas maneras ¿quién se animaba a decirle que algo no era posible a Caligula?)

Artículos relacionados
Desenterrando el obelisco egipcio más grande alguna vez construido.
El hombre que pensó distinto a todos y logró traducir los jeroglíficos egipcios.
El sultán que intentó destruir las pirámides.
El sello que protegió la tumba de Tutankamón durante 3.245 años.