Tag Archives: Innovaciones

TECOREP, el método único de “de-construcción de rascacielos” que se utiliza en Tokio para demoler edificios de manera ecológica y sin ruido

Desarrollado por la Corporación Taisei éste método de demolición de edificios busca ser completamente ecológico, no generar suciedad ni nubes de polvo y además evitar los ruidos molestos. El método se denomina TECOREP y es realmente una técnica única: la misma se realiza desde adentro hacia afuera, y el edificio en si se va desmontando piso a piso, lo que hace que el mismo aparente ser cada vez más pequeño con cada día de trabajo. El transeúnte promedio quizás nunca se de cuenta que el edificio se encuentra siendo demolido, pero quienes transiten las cercanías diariamente notarán que, con el pasar del tiempo, el edificio es cada vez menos alto.


En el video, hecho a partir de fotografías tomadas durante una semana de trabajo, puede verse el proceso gradual de de-construcción del edificio de 40 pisos Akasaka Prince Hotel en el distrito comercial de Tokio el cual se concretó a un ritmo de 1 piso cada 5 días.

El primer paso consiste en realizar un túnel vertical en el centro del edificio que conecta los pisos superiores con los sótanos. Luego, un complejo sistema de soportes estructurales y grúas para el transporte de escombros es instalado en el piso superior. Éste sistema de transporte de escombros llevará las piezas desmontadas de manera relativamente silenciosa hacia la base para su inmediato retiro del área de trabajo; mientras que los operarios en los pisos superiores irán realizando cortes y perforaciones estratégicas las cuales permiten retirar material estructural sin debilitar la estructura principal de la construcción. Por otra parte, el sistema de soportes se encargará de sostener el peso de la planta alta y el techo a medida que se retiran dichos fragmentos estructurales.

El método, si bien mucho más costoso que las demoliciones tradicionales, fue desarrollado como respuesta a las rigurosas y prohibitivas regulaciones ambientales existentes en Tokio. Regulaciones que hacen que demoler un edificio con explosivos sea una empresa millonaria debido a las altas tarifas ambientales y de prevención disturbios urbanos que se deben pagar para poder obtener los permisos de demolición.

La paloma cámara, un drone versión 1903

Hace unos días mencionábamos las razones que llevaron llevaron al Imperio austrohúngaro a modificar por completo su agencia de inteligencia a principios del siglo XX con el fin de contrarrestar la aparición de las cámaras y los micrófonos en el campo del espionaje. De todos éstos métodos tecnológicos la paloma cámara fue quizás el más ingenioso.

Durante miles de años las palomas fueron un instrumento de inteligencia militar crucial para la transmisión de mensajes, pero no fue sino hasta principios del siglo XX que las mismas se convirtieron además en una herramienta de espionaje y recolección de información.

Éste desarrollo tuvo lugar en 1903, cuando Julius Neubronne patentó su diseño y comenzó a ofrecer los prototipos a distintos organismos del estado. El mismo constaba de una pequeña cámara de acción neumática de 70 gramos que, tras ser accionada por un temporizador, comenzaba a tomar fotografías a una altura que variaba entre los 50 y 100 metros (ésto dependía enteramente de la paloma) cada 30 segundos y un arnés que permitía montar dicha cámara al pecho de una paloma mensajera sin dificultar su vuelo. Entre los interesados se encontraría la Compañía de palomas mensajeras de Baviera, quienes le brindaron los fondos suficientes a Neubronne para continuar desarrollando prototipos más sofisticados, que fueron desde cámaras cada vez más pequeñas hasta arneses cada vez más elaborados.

Si bien la fotografía aérea en el campo de batalla no era una novedad, y varios tipos de globos que sujetaban cámaras en altura ya habían sido utilizados en el pasado, las ventajas que ofrecían las palomas eran notables. En principio eran menos sospechosas, y si se ponía la paloma entre el objetivo y su palomar se aseguraba la obtención de las imágenes. Con los globos lo anterior dependía de los vientos. Además, a diferencia de los globos, no se debía montar una arriesgada y muchas veces infructífera misión de búsqueda para obtener el rollo fotográfico, ya que la paloma siempre retornaba con el éste a su palomar.

En esta singular imagen podemos apreciar las plumas del ave.

Al día de hoy no sabemos exactamente en qué operaciones militares concretas fueron empleadas, ya que su utilización se mantuvo en secreto, pero si sabemos que fueron empleadas en gran número durante la Primer Guerra Mundial para el reconocimiento de distintos campos de batalla. La mayoría de las imágenes de la paloma cámara que existen fueron obtenidas durante la Exposición Internacional de Fotografía de Dresde.

Fotografía aérea antigua

La fotografía aérea antigua, y en especial la de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, es ciertamente un tema extremadamente interesante, sobretodo los métodos utilizados. Uno de estos métodos, y sin lugar a dudas el más popular de todos, era subirse a una grúa con una pesada cámara y comenzar a tomar fotografías de los alrededores. La imagen en cuestión fue tomada durante la década del 20.

Muchas de las imágenes aéreas antiguas más reconocibles fueron tomadas por Darian Smith, un verdadero pionero, y una de las primeras personas en emplear aviones y cámaras para realizar revelamientos topográficos para la producción de mapas de mayor precisión.

Artículos relacionados
Reloj cámara para espías victorianos.
El Sr. Richebourg, un espia particular.
Alfred Redl, el peor traidor en la Historia.

Santa Claus en 1898

Diez años después de haber filmado la primer película de la historia, de dos segundos de duración y en la cual Le Prince probaba su cámara junto amigos y familiares, la industria cinematográfica comenzaba a despegar. Es así que llegamos a una de las primeras películas navideñas de la historia (y no estoy seguro si no es de hecho la primera). Santa Claus (1898) de G.A. Smith, padre, junto a Mélies, en la utilización de efectos especiales cinematográficos.

La misma, de una duración inferior a los dos minutos, cuenta la historia de dos hermanitos que tras irse a dormir en la víspera de Navidad son visitados por el tan esperado visitante del Polo Norte. Si bien a los ojos modernos resulta muy simple, los efectos especiales utilizados en la misma fueron una novedad de ambición técnica sin igual para la época. Tengan en cuenta que la película tiene 110 años, realmente, una ventana al pasado.

Noten especialmente la figura de Santa Claus, más fiel a la original y muy lejana al “Santa de Coca-cola” al que estamos acostumbrados. Siendo el traje utilizado por el actor, muy posiblemente, aunque no estoy completamente seguro, verde y no rojo.

Por cierto, y porque me gusta mucho la nieve, de ahora en más y durante la semana nevará en Anfrix 🙂

Cirugía plástica Medieval

1210-7.jpgHace dos años habíamos hablado sobre un fantástico tratado medieval editado por Gaspare Tagliacozzi, un cirujano veneciano medieval que idearía, basado en teorías aun más antiguas, una autoplastia en la cual un adinerado guerrero o rico señor, podía recuperar una nariz u oreja perdida en batalla o un accidente tras asegurarla mediante un sistema de arneses a uno de sus brazos. El cual, mediante cirugía, sería unido con la nariz u oreja para que así, al cabo de unos meses, el crecimiento de la piel del mismo cubriese la nariz o la oreja perdida.

El tratado en cuestión se denominaba De Curtorum Chirurgia per Insitionem y sería editado en el siglo XVI a partir de metodologías y técnicas de cirugía más antiguas, recopiladas por el mismo Tagliacozzi durante su paso en la Universidad de Bulåggna (actual Bolonia) como profesor de cirugía.

La obra en sí consta de 22 placas bien ilustradas y explicadas con el fin de permitirle a otros cirujanos utilizar el método de Tagliacozzi para reparar narices u orejas. Dando consejos no solo sobre en la cirugía en sí sino además sobre el cuidado postoperatorio. Recomienda, el innovador Gaspare, que un tiempo óptimo de espera con la nariz adosada al brazo es de dos a tres semanas. Transcurrido este tiempo, se debía práctica otra cirugía para separar e brazo y dar forma a la nueva “nariz”.

Tagliacozzi moriría los 54 años y su cuerpo, tras unos años de su muerte, seria excomulgado, desenterrado y vuelto a enterrar en tierras no sacras, ya que su trabajo no le había caído muy bien a las autoridades religiosas.

1210-2.jpg

Nota: Si bien la mayoría de los estudiosos considera el fin de la Edad Media en el siglo XV, yo soy partidario de la escuela de Le Goff, en la cual, como expone en su gran obra “Un long Moyen Âge”, considera, dado ciertos factores culturales y de pensamiento, que la misma puede extenderse hacia finales del Siglo XVI

Como las patentes retrasaron la tecnología “Slimmer tube” por medio siglo

En resumen el artículo cuenta sobre el desarrollo de un monitor plano y de un tubo de rayos catódicos de sólo 3 pulgadas de grosor desarrollado por William Ross Aiken para la Kaiser Aircraft. En el nos comenta las aplicaciones ventajosas que este tipo de pantallas podría aportar al entrenamiento de pilotos, o en el hogar mismo. Incluso menciona otras características como un mejor contraste y una imagen mucho más nítida. Posteriormente relata, a grosso modo, algunos de los detalles técnicos claves de la pieza, como por ejemplo el que dos placas de vidrio son puestas paralelamente y selladas dejando un vacio entre estas. Posteriormente un rayo de electrones es inyectado por el fondo y placas deflectoras manipulan el rayo para lograr la imagen.

Suena fantástico, sin duda alguna era extremadamente más útil y prometedor que las contrapartes de su época. Ahora se preguntarán, ¿entonces por qué se dejó de lado está tecnología y no se continuó investigando?. Después de todo tenía mejor imagen, era más barata ya que eliminaba varios componentes necesarios en las TVs normales y además era más cómoda y su diminuto ancho le otorgaba más prestaciones a la hora de ubicarla en maquinarias o incluso el living de una casa. Bueno, la respuesta es lamentablemente por las licencias y los “problemas de estándar”. En un reportaje realizado a Aiken en 1996 éste comenta el por qué se abandonó esta tecnología: En una reunión con los directivos de RCA, en cuestión a la aprobación de la nueva televisión, le respondieron: “Espera un minuto, nos estamos olvidando de algo. Cómo le explicaremos a nuestros accionistas que gastamos millones de dólares en el tubo equivocado -refiriéndose a las TVs de tubo ancho-“. Tras una pausa la junta de directores le respondió: “No, no tomaremos la licencia”. Aiken, frustrado por la decisión, no paró allí y siguió intentando conseguir fondos para refinar y producir su invención, sin embargo la Bell Helicopter Corp pronto sacó una patente para una tecnología dudosamente muy similar. Esta patente se convirtió en una traba que le impidió conseguir inversores.

Nota. Cabe aclarar que la tecnología desarrollada por Aiken era tan revolucionaria y avanzada que incluso casi medio siglo después de que la RCA rechazará su invención, en el CES del 2005 -Consumer Electronics Show-, uno de los eventos tecnológicos mas prestigiosos del mundo, LG presentó monitores como los de Aiken con tecnología ST -slimmer tube- como “pantallas revolucionarias que nos darán conjuntamente la calidad de las TVs CRT y la practicidad de los LCD”.

El más viejo de todos los juegos gráficos de computador

En 1952 A.S. Douglas se encontraba preparando su tesis doctoral en la Universidad de Cambridge sobre interacción hombre-máquina, por lo que tenía acceso a una rudimentaria, pero relativamente potente, máquina de cálculos electrónicos EDSAC -tan primitiva a nuestros estándares que los números eran ingresados utilizando un discador numeral telefónico-. Ya que dicha máquina poseía una pequeña pantalla de 35×16 pixels en la cual se desplegaban los resultados Douglas no tardaría en pensar la manera de utilizarla para hacer su tiempo en el laboratorio más ameno. Tras jugar realizando cuentas al azar, sólo por diversión, se dio cuenta de que podía programar un pequeño juego. Así empezó el desarrollo del que sería el primer videojuego de la historia: Un simulador del tres en línea o Tic Tac Toe. Tras varios días de programación batallando contra un rudimentario y primitivo lenguaje Douglas logró que la máquina jugara y respondiera efectivamente a las movidas de su adversario. El tablero estaba dividió en 9 campos y a cada campo se le asignaba un número por lo que utilizando el dial podíamos indicarle a la computadora donde poner nuestra cruz o círculo.

Nota: la imagen es una representación del juego, tengan en cuenta que la pantalla original era incluso más pequeña.

Enlaces relacionados
– Existe un simulador de EDSAC en el que pueden jugar el juego de Douglas.

La Montgolfière, el primer vuelo humano de la historia

Varios años antes de que los hermanos Wright realizaran su histórico vuelo en un vehículo más pesado que el aire (aunque muchos aseguran que Santos Dumont fue el primero), curiosamente otros hermanos realizaron el primer vuelo humano de la historia. Joseph Michel y Jacques Étienne Montgolfier eran dos hermanos nacidos en Lyon en el seno de una familia relacionada a la industria papelera.

Debido a que Joseph Michel y Jacques eran los hermanos menores de la familia, el negocio papelero sería heredado legado a Raymond, el hermano mayor de la familia. Por lo que, como era costumbre, los hermanos menores fueron enviados a estudiar y perfeccionarse intelectualmente en distintas academias de Francia. No obstante, el destino quiso que Raymond deje repentinamente éste mundo, y Étienne fue llamado a volver al hogar familiar y hacerse cargo del negocio. De todas maneras esto no significaría una pausa en sus estudios e investigaciones, ya que se dedicaría arduamente durante los próximos 10 años a experimentar y probar nuevas técnicas en los procesos de fabricación del papel, ganando gracias a esto una amplia gama de conocimientos y renombre en la industria.

De los dos hermanos Joseph era el más soñador y tenía la típica personalidad de inventor y cabeza fresca. Es por esto, y a causa de sus conocimientos y estudios, que gradualmente comenzó a realizar esquemas para lograr máquinas voladoras. Se cree, aunque no es seguro, que en 1777 Joseph se encontraba observando un incendio en una lavandería en el que, no casualmente, grandes prendas de tela salían elevadas en el aíre formando “balones” que envolvían los gases de las llamas. Esto daría luz verde a una idea en la que Joseph venía interrogándose a si mismo desde hacia varios años, por lo que muy velozmente comienza a realizar diagramas de globos voladores.

Ya perfeccionados sus globos y metodologías de fabricación, comienza a buscarle aplicaciones prácticas a su descubrimiento. Como no es de extrañar sería gracias a las aplicaciones militares que el globo encuentra una utilidad en el mundo real. Más específicamente, mientras repasaba el asalto al fuerte de Gibraltar -tan bien fortificado que se decía era imposible su invasión por mar o por tierra-, Joseph pensó en una invasión aérea transportando soldados en globos.

Con este fin, el transporte de tropas, comienza a construir bases para su goblo. Estas debían ser lo suficientemente resistentes como para soportar el peso de personas pero a la vez lo suficientemente livianas. por lo que Joseph enrola a su hermano Étienne en el proyecto, quien pondría su conocimiento adquirido en la industria papelera para mejorar la fabricación y utilización de los materiales de la canasta.

Tras varias pruebas, algunas realizadas en secreto en los jardines de la familia, los hermanos se encontraban listos para realizar una demostración pública de gran escala. Razón por la que el 4 de Junio de 1783, en su natal Annonay -una comuna del sudoeste francés en Lyon, realizan la primer demostración pública atrayendo gran cantidad de dignatarios y testigos curiosos quienes no podían creerle a sus ojos.

Como no es de extrañar la noticia correría por toda Francia y el mundo, logrando que los hermanos sean invitados rápidamente a París para realizar una demostración ante la nobleza. Sin embargo, es muy interesante el por qué fue su globo el elegido. Estos no eran los únicos realizando globos, de hecho, se encontraban en una carrera contra Jacques Alexandre César Charles, quien estaba realizando pruebas de globos más avanzados rellenos con hidrógeno. No obstante, los hermanos decidieron apelar a lo que sería uno de los primeros intentos de marketing comercial de la historia, decorando el globo con extravagantes y llamativos diseños, lo que daría a su globo una preferencia estética por sobre el de su competidor. Gracias a esto, y a los contactos de los hermanos, logran realizar una monumental demostración el 19 de Septiembre de 1783 ante la presencia del rey Luis XVI y la reina Maria Antoineta -más conocida en Español como María Antonieta, pero no me gusta cambiar los nombres-. Los tripulantes de la máquina voladora consistirían en: Un pato, una oveja y un gallo -los cuales saldrían ilesos del viaje-.
De todas maneras el primer vuelo con un ser humano abordo del aparato fue realizado el 15 de Octubre de 1783 y repetido los días 17 y 19 del mismo mes. los tripulantes serían el mismo Étienne y su amigo Pilâtre de Rozier. El primer “vuelo libre”, es decir sin que el globo esté anclado a Tierra, fue realizado el 21 de Noviembre de 1783 tripulado por Rozier y el Marqués dÁrlandes. Transcurriría durante 25 minutos y se elevaría a una altura de 100 metros desplazándose unos 9 kilómetros.

Artículos relacionados
Santos Dumont, ¿El primer aviador?.
Arriesgando la vida para probar las máquinas voladoras de Leonardo da Vinci.
Sagami, el festival japonés donde remontan cometas de 1 tonelada.
Las experiencias de Marco Polo en China relacionadas a las cometas y los borrachos voladores..
La colosal cometa de Alexander Graham Bell.

El Primer Frankenstein o El Frankenstein de Edison (1910)

Detengámonos un segundo a ver este viejo cartel de 1910…

Lo primero que nos llama la atención es el personaje de aspecto andrajoso, pelo alborotado, manos alargadas y extraña mueca que aparece en el cartel. Podríamos cuestionarnos toda la vida sobre el porqué de su apariencia…de no existir el letrero que dice “ESCENA DE FRANKENSTEIN”. Así es, este individuo es nada más y nada menos que el actor Charles Ogle personificando, por primera vez en el cine al monstruo de la novela de Mary Shelley, con una apariencia muy distinta a la de Boris Karloff o Robert De Niro.

Esta película fue hecha por la Edison Film Company como una libre adaptación de la novela y fue dirigida por J. Searle Dawley (quie fue también el guionista). Aunque algunas fuentes mencionan que el propio Thomas Alva Edison fue el productor, nunca se involucró abiertamente en el rodaje. Los 3 principales actores fueron Charles Ogle en el papel del monstruo (Ogle también interpretó a Scrooge en la primera versión de Un Cuento de Navidad), Augustus Phillips como el Dr. Victor Frankenstein y Mary Fuller como Elizabeth, su prometida.

La película fue rodada en los Edison Studios ubicados en la esquina de Avenida Decatur y Oliver Place en el Bronx, Nueva York durante un período de 3 días entre Enero 13 y Enero 19 de 1910 (algo notable si se considera que en esa época una película se filmaba en 1 día) para ser exhibida en los Nickelodeons de Estados Unidos. Durante años fue la versión más fiel a la novela de Shelley, incluso más que el clásico de 1931.

Una de las cosas más curiosas del film es la creación del monstruo, en esta película, es creado por medio de un proceso alquímico en el laboratorio de Frankenstein, algo diferente a la imagen que tenemos del film de 1931. Cabe decir que en el libro, nunca se menciona como Frankenstein crea a la criatura.

Para lograr el efecto de la formasción del monstruo en el caldero, se quemó a un maniquí cubierto de papel maché mientras se movían sus hilos, luego, se proyectó la cinta en dirección contraria para lograr el efecto que podemos ver en la película.

La película se estrenó el 18 de marzo, publicitándola como “una historia que alcanza el clímax del horror y la sugestión”. Es interesante notar el detalle de que, a pesar que el género de “terror” aún no había nacido, ya se nombraba el término “horror”.

En la publicidad, la Edison Film Company informó que “se había intentado eliminar con cuidado todas las situaciones realmente repulsivas y concentrarse sobre los problemas místicos y psicológicos que se hallan en este asombroso relato”. De ahí ese final, un tanto abstracto.

Aún así, muchas personas tildaron al film de “Blasfemia” por la escena del génesis del monstruo. Además de eso, en 1910, se empezaban a usar técnicas como el close-up en otras películas, lo que atrajo la atención del público a otros films. Por estas razones, Frankenstein cayó en el olvido.

Muchos de los films de la Edison Film Company desaparecieron tras el cierre de los estudios en 1918, además, varios negativos fueron destruidos en protesta contra el intento de Edison de monopolizar la industria del cine…Pero como suele suceder, llega a haber algunos sobrevivientes.
Continue reading El Primer Frankenstein o El Frankenstein de Edison (1910)

Las granadas Medievales

En el imaginario popular habita la creencia que las granadas son exclusividad de los campos de batalla modernos, sin embargo no hay nada más alejado de la realidad. Las granadas, y refiriéndonos a las explosivas, ya que de lo contrario deberíamos remontarnos hasta la prehistoria, comenzaron a ser utilizadas hace más de 2000 años por los chinos. Curiosamente esta tecnología sería perfeccionada y, caravanas mediante, llegaría a Medio Oriente donde sería adoptada por las tropas del legendario Salah al-Din, mejor conocido por su nombre latinizado de Saladino en el siglo XII. Si bien se sospecha que fueron utilizadas con anterioridad, es bajo el mando de éste líder militar, más exactamente en el famoso asedio a Jerusalem, que luego llevaría a una de las batallas más sangrientas de la historia, que existe el primer registro escrito de la utilización de una granada, aunque no llamadas por este nombre ya que la denominación de “Granada” aparentemente es utilizada por primera vez en 1688, no obstante los Cruzados las llamarían simplemente “Pelotas explosivas.

Su construcción sería básica y extremadamente peligrosa de cargar: El exterior estaba constituido por diversos materiales, siendo la cerámica el mayoritariamente preferido, sin embargo también odian ser armadas con papel seco y versiones primitivas del vidrio. Lo interesante llega cuando vemos su interior, ya que diversos experimentos y pruebas eran llevados a cabo por los armeros y alquimistas para lograr mejores resultados. En mayor medida se utilizaba pólvora primitiva extremadamente inestable mezclada con una diversidad de aceites y combustibles, de aquí la peligrosidad de cargarla. No era raro que se le adicionaran pequeños clavos de metal, dándoles así un explosivo de tipo fragmentario.

Si bien se cree que la palabra granada comienza a ser utilizada, masivamente, en el siglo XVII, muchos historiadores comentan que fue utilizada con anterioridad por los cruzados. Los árabes denominaban a estos artefactos explosivos como: rummân; mientras que los cruzados, viendo una gran similitud con la fruta del Punica Granatum, o árbol de granada, comenzaron a llamar a éstas “bolas explosivas” como “granadas”. De hecho, se cree pero no ha sido confirmado, que no era extraño que se pusieran granos de pólvora dentro de la envoltura seca de una fruta de granada.

Es bueno aclarar varios puntos al respecto. No todo esto puede ser cierto, ya que la historia a veces suele ser engañosa: Si se sabe con seguridad que las granadas, al menos parecidas a las que nosotros llamamos granadas, comienzan ser utilizadas por los árabes durante las Cruzadas, incluso un poco antes pero no es seguro; es muy probable que los cruzados las llamaran granadas, aunque el primer registro escrito data del siglo XVII durante la famosa “Revolución Gloriosa”; si es seguro como las construían y que contenían, ya que, y como podemos ver en las imágenes, afortunadamente sobrevivieron varias granadas del siglo XII.

Musurgia Universalis

Athanasius Kircher fue un monje Jesuita que realizó algunos de los experimentos más alocados en la historia. Si bien Athanasius muchas veces inventaba datos para que le cierren sus experimentos y teorías, otras veces interpretaba las cosas para el lado que le venía en gana, y otras veces hasta eran inventos tan locos y ridículos que no tenían sentido alguno. más allá de todo esto Athanasius era un científico más digno de ser llamado científico que el mayor practicante ferviente del método científico hoy en día. ¿Por qué? porque más allá de sus errores Athanasius tenía un deseo innato por descubrir, por explicar el mundo, por descifrar esa naturaleza matemática de las cosas y explicarlo a través de modelos reproducibles a pesar de carecer de las herramientas y metodologias que la ciencia moderna ofrece.

Athanasius era amante de la música, gusto que no solo se reflejaba en los alocados instrumentos que diseñaba y construía, sino también en su deseo de conocer el por que eré la música era algo tan hermoso. Es por esto que nuestro monje favorito tenía la idea de que la harmonía de la música reflejaba las proporciones del universo. En si el creía que existía una proporción, no por el sonido per se, sino que esta proporción era dada por la naturaleza misma -algo que de cierta manera ahora sabemos que es cierto, solo que la llamamos frecuencia y longitud de onda-. Es por esto que Athanasius en su tratado Musurgia Universalis no solo propuso planos para construir un órgano de agua, anotar las notas musicales del canto de los pájaros, un oído mecánico gigante conectado a una estatua parlante para asustar a los amigos, etc. Sino que además estudió la composición del oído humano, y lo comparó al de varios tipos distintos animales. Athanasius llegó a la conclusión que el sonido no existía por si mismo, sino que era la resonancia -aunque él no la llamó por ese nombre- dentro del oído la que formaba el sonido.

Una reproducción digital de Musurgia Universalis puede encontrarse en éste sitio.

Artículos relacionados
Athanasius, el microscopio y el descubrimiento de los microbios.
Turris Babel, de Athanasius Kircher.