Tag Archives: Implementaciones ingenieriles

TECOREP, el método único de “de-construcción de rascacielos” que se utiliza en Tokio para demoler edificios de manera ecológica y sin ruido

Desarrollado por la Corporación Taisei éste método de demolición de edificios busca ser completamente ecológico, no generar suciedad ni nubes de polvo y además evitar los ruidos molestos. El método se denomina TECOREP y es realmente una técnica única: la misma se realiza desde adentro hacia afuera, y el edificio en si se va desmontando piso a piso, lo que hace que el mismo aparente ser cada vez más pequeño con cada día de trabajo. El transeúnte promedio quizás nunca se de cuenta que el edificio se encuentra siendo demolido, pero quienes transiten las cercanías diariamente notarán que, con el pasar del tiempo, el edificio es cada vez menos alto.


En el video, hecho a partir de fotografías tomadas durante una semana de trabajo, puede verse el proceso gradual de de-construcción del edificio de 40 pisos Akasaka Prince Hotel en el distrito comercial de Tokio el cual se concretó a un ritmo de 1 piso cada 5 días.

El primer paso consiste en realizar un túnel vertical en el centro del edificio que conecta los pisos superiores con los sótanos. Luego, un complejo sistema de soportes estructurales y grúas para el transporte de escombros es instalado en el piso superior. Éste sistema de transporte de escombros llevará las piezas desmontadas de manera relativamente silenciosa hacia la base para su inmediato retiro del área de trabajo; mientras que los operarios en los pisos superiores irán realizando cortes y perforaciones estratégicas las cuales permiten retirar material estructural sin debilitar la estructura principal de la construcción. Por otra parte, el sistema de soportes se encargará de sostener el peso de la planta alta y el techo a medida que se retiran dichos fragmentos estructurales.

El método, si bien mucho más costoso que las demoliciones tradicionales, fue desarrollado como respuesta a las rigurosas y prohibitivas regulaciones ambientales existentes en Tokio. Regulaciones que hacen que demoler un edificio con explosivos sea una empresa millonaria debido a las altas tarifas ambientales y de prevención disturbios urbanos que se deben pagar para poder obtener los permisos de demolición.

Drenajes extremos

Denominados drenajes de tipo Morning Glory, a causa de su parecido visual con la flor de dicho nombre, estos controladores de nivel de agua en los lagos artificiales generados por las represas son realmente un espectáculo visual imperdible. Su función principal radica en permitir que el nivel de agua nunca sobrepase un punto dado, ya que inmediatamente el excedente es “chupado” por una garganta de concreto que, generalmente, se encuentra ubicada en medio de la represa.

El drenaje de represa más grande del mundo de el de la represa de Monticello -a la izquierda regulando el agua de la represa y a la derecha con el nivel de agua por debajo del máximo permitido- es capaz de drenar más de 1.370.319 litros por segundo.

Y en su máxima expresión
Su importancia es tal debido a que previenen la liberación de agua producto del rompimiento de una represa. Esto ocurrió en Italia, cuando el sobre nivel del lago artificial de la represa Prealpi Mineraia causó su rompimiento, destruyendo los pueblos del valle de Stava, Italia, donde más de 200 mil metros cúbicos de agua inundaron mas de 43 hectáreas de la superficie local a más de 90 km/h dando el trágico resultado de 268 muertes.

El proyecto Blue-Peacock, o cómo calentar una bomba nuclear utilizando gallinas

A mediados de la década del 50 la tensión entre Occidente y el comunismo escalaba sin lograr alcanzar un aparente punto estacionario. La URSS construía una de las mayores maquinarias bélicas de la historia y Alemania, que estaba dividida como trofeo de guerra entre ambos poderes, era la pieza central de un tablero de ajedrez nuclear. Si bien en el lado Occidental de Alemania la reconstrucción del país organizada por el Reino unido y Estados Unidos estaba dando sus frutos y como resultado estaba generando un centro industrial casi del tamaño pre Segunda Guerra Mundial, en el lado Soviético Alemania permanecía en un estado patético. Esto convertía a Alemania Occidental en el punto estratégico más importante de la Guerra Fría. Ya que si bien era viable para la URSS bombardear locaciones lejanas como los complejos industriales en el continente Americano, la cercanía con Alemania Occidental y el control de dicha infraestructura era algo que simplemente no se podía dejar de lado. Por esta razón los estrategas militares de Occidente establecieron que en caso de que estallase un conflicto a gran escala los Sovieticos no atacarían con armamento nuclear a Alemania, sino que harían una invasión terrestre monumental con el fin de capturar para si mismos la zona.

El proyecto

Ante esta posibilidad nace el Proyecto Blue-Peacock, el cual era ni más ni menos que un recurso extremo de último momento para evitar que la industria alemana occidental caiga en manos enemigas, y consistía en el desarrollo y despliegue de minas nucleares de 10 kilotones. La idea era, que en caso de que los aliados fueran forzados a abandonar el área y su sistema de lanzamiento de misiles destruido en una guerra nuclear, que el único área industrial del mundo en pie fuera inutilizable a los soviéticos al no saber éstos la ubicación de las minas nucleares. Muchos conceptos fueron considerados sin embargo se optó por un encapsulado esférico de acero de más de 6 toneladas envolviendo un núcleo de plutonio rodeado por un conjunto de detonadores.

Y las gallinas
Todo marchaba perfectamente, hasta que el gélido suelo germano se hizo presente y se descubrió que las minas nucleares, una vez enterradas, serían inutilizadas por el frío al dañar los sistemas electrónicos. Si bien se presentaron muchas soluciones la más bizarra y extravagante fue la de utilizar gallinas vivas dentro de la bomba las cuales, empleando un sistema automático para alimentarlas, generarían calor corporal y mantendrían a la bomba en funcionamiento.