Tag Archives: Hoyos

La tumba de Sinaí, el punto de buceo más mortífero del mundo

En el Mar Rojo cerca de Dahab en la península de Sinaí, Egipto, existe una formación que a simple vista, al menos desde la superficie, no resulta muy distinta del entorno que la rodea. Sin embargo, éste aparentemente calmo parche de agua cuya única diferencia con su entorno es un color un poco más oscuro, es en realidad la región de buceo más peligrosa del mundo. Una traicionera e intrincada caverna vertical de alrededor de 110 metros de profundidad y 40 metros de ancho que ha terminado con la vida de más de 100 buceadores, o al menos eso es lo que dice la lista oficial, extraoficialmente se cree que el número es mucho mayor. Para poder entrar al mismo se requiere de un instructor y guía, y acreditación de tener experiencia previa buceando en al menos 30 metros. Éstos requerimientos y el hecho de que se puede ingresar al mismo fácilmente desde la costa fueron factores que llevaron a que muchas personas ingresaran a la formación de manera irregular, razón por la cual no se conoce el número exacto de muertes. Para remediar los ingresos irregulares la policia egipcia debió instalar una presencia policial las 24hs.

El motivo por el cual esta formación, un agujero azul, es tan mortífera se debe a su estructura laberíntica, y sus múltiples túneles tanto verticales como horizontales. Uno de éstos, el preferido por los buceadores más veteranos y experimentados, es El Arco un pasaje de unos 26 metros ubicado a 56 metros de profundidad que conecta el interior del agujero azul con el mar abierto. No obstante, recorrerlo es extremadamente peligroso debido a las corrientes que llegan a través del extremo del pasaje conectado al mar, su ángulo de ingreso y la casi total oscuridad que rodea a los buceadores.

La razón por la cual se ha denominado a éste agujero azul como “la tumba de Sinai” es tristemente obvia, el lecho de la formación es un cementerio, y si bien la mayoría de los cuerpos son generalmente recuperados, hay algunas secciones de difícil acceso donde la recuperación de cuerpos es imposible:

Si bien es común que buceadores altamente experimentados intenten llegar a la parte más profunda del mismo y sus cavernas, factores como la poca luz, la estructura laberíntica y la narcosis de nitrógeno son muchas veces una irremediable combinación de causas que llevan a que incluso expertos sufran accidente fatales. Ésto quedó documentado en el año 2000 cuando el buceador de fama internacional Yuri Lipski perdió su vida en el fondo de la formación. Lipski poseía una cámara montada en su cabeza, la cual fue recuperada por las personas que retiraron su cuerpo tiempo más tarde. En la filmación pueden verse los últimos minutos de vida del deportista, completamente desorientado y perdido.

Por respeto a la familia del buceador el momento de su muerte fue editado del video, no obstante, sólo podemos imaginar lo desesperante que es estar en dicha situación.

Agujeros azules

Una de las formaciones geologicas más sorprendentes son los agujeros azules. Su formación fue única, ya que son cavernas que se crearon en la superficie durante la edad de hielo, cuando el nivel del mar era 100 metros inferior al actual. Al derretirse las capas de hielo, estas cuevas y cavernas quedaron tapadas, formando un inmenso agujero azul. Su mayor característica es el contraste con el resto de la zona. La relativa profundidad que poseen con respecto a su alrededor y el poco recambio de agua que experimentan, debido a las debiles corrientes en las que se forman, los llevan a ser una verdadera “placa de petri gigantesca” ya que el nivel de bacterias por mililitro en el fondo del agujero azul es varias docenas de veces superior al agua de la superficie.

El más impresionante de los agujeros azules, tanto for su tamaño como por su casi perfecta circunferencia, se encuentra en Belice. Si bien imponente, su exterior es recién la punta del iceberg, ya que la garganta azul posee una profundidad de 125 metros y sus prehistóricas cavernas presentan algunas de las formaciones de estalactitas más impresionantes que se puedan observar.

Árticulos relacionados
La tumba de Sinaí, el punto de buceo más mortífero del mundo.
La excavación artificial más profunda
Glory holes
La cueva de los cristales
La mina más profunda
La mina de diamantes de Diavik

El lago que desapareció a causa de un error de cálculo

Hay errores y errores de cálculo, pero uno que lleve a la desaparición de un lago es ciertamente difícil de creer. Y es que el lago Peigneur en Luisiana pasó de ser un hermoso paisaje y reserva de agua dulce a convertirse en un desolado cráter salado cuando las perforaciones que intentaban explotar una mina de sal en su lecho se toparon con un enorme taladro que buscaba petroleo subterráneo creando un agujero tal que toda el agua del lago fluyó por éste, haciendo desaparecer el lago y causando un desastre ambiental de proporciones nunca antes vistas en el estado de Luisiana con perdidas millonarias debido a la destrucción de hogares e infraestructura. Además el riesgo de enfermedades se vio severamente incrementado debido a la creación de pequeños charcos pantanosos que quedaron desparramados por toda el área.

La operación estaba a cargo de la Diamond Crystal Salt Company empresa que poseía permiso de explotación de toda la sal bajo el lecho del lago. Años de explotación llevaron a que profundas cavernas fueran creadas a causa de la remoción de la sal. Al mismo tiempo la petrolera Texaco se encontraba de manera torpe y apresurada realizando profundas excavaciones con un gigantesco taladro con el fin de buscar petróleo en el lecho, sin siquiera cerciorarse de que el lugar en el que intentaban excavar había un gran pozo subterráneo. Esta falta de comunicación y un error en los planos originales llevó el 21 de Noviembre de 1980 a que las dos perforaciones se cruzaran, entrando el taladro de Texaco violentamente en la mina y creando literalmente una cascada de agua a presión que disolvía la sal y consecuentemente desestabilizando las cavernas internas de la mina. Según los reportes, la cascada alcanzó los 50 metros y en unos pocos días llegó a vaciar el lago e inutilizar toda el área. De forma imprevista los pobladores vieron como un gigantesco remolino “chupó” todas las estructuras que bordeaban el lago, incluida la plataforma de Texaco que se encontraba en medio de este. Peor aun la diferencia de presión logró que el agua sea expulsada a la superficie a manera de géiser en algunas partes destruyendo varias propiedades.

Hoy en día la zona no ha quedado árida, sino que ha sido “usurpada” por aguas del canal Delcambre, que para desgracia del antiguo ecosistema son saladas. El trágico evento no solo terminó con el canal sino que prácticamente destruyó y remplazó todo el ecosistema y fauna de la zona. Texaco solo debió pagar una multa de 42 millones de dólares, que para una petrolera es relativamente nada.

En la imagen hacia la derecha podemos ver los restos de una chimenea de lo que anteriormente fue un hogar. El desastre además de perdidas económicas causó un daño ecológico irrecuperable.