Tag Archives: Hinduismo

Ellora, el complejo de templos hindúes y budistas tallados sobre la cara de una montaña durante 450 años

Las cavernas de Ellora son uno de los sitios culturales más impresionantes del mundo. Ubicadas en Maharastra, India su construcción comenzó en el siglo VII como una serie de pequeños templos dedicados al hinduismo sobre la cara de una montaña. Con el pasar de los siglos, no obstante, se fueron adicionando templos y altares dedicados al budismo y el janismo. Los distintos templos se organizan en lotes numerados denominados como cavernas por los arqueólogos. La más grande e importante de todas es la caverna 16, donde se encuentra el templo de Kailasa dedicado a la diosa Shiva. Todos los templos se caracterizan por la riqueza ornamental tanto interior como exterior, siendo de hecho difícil hallar una superficie que no posea algún tipo de relieve o tallado.

El trabajo realizado en el sitio fue simplemente monumental, llevando más de 450 años para cavar y tallar las más de 100 cavernas que contienen los distintos templos y altares. La mayoría de las cavernas más importantes fueron cavadas de forma vertical y luego, tras definir los bloques que conformaban las estructuras principales de cada templo, un ejército de escultores trabajaba durante décadas creando los detalles y los interiores de cada templo, altar y estatua que adornan cada caverna.

Lo interesante, además del hecho de que en la India existió desde siempre una armonía muy raramente vista en el resto del mundo entre las distintas religiones, es que el nivel de organización y planeamiento para un proyecto de semejante envergadura y el cual se concretó entre distintas dinastías fue raramente visto para una civilización tan antigua. Requiriendo de planos detallados, una división del trabajo estructurada y una tolerancia al error muy baja debido al carácter edilicio de las excavaciones.

La gran mayoría de las cavernas budistas poseen monasterios dedicados a la meditación los cuales a su vez tienen largos corredores con habitaciones que se utilizaban para hospedar durante su estadía a los peregrinos que llegaban desde toda la India. Los cuartos para los huéspedes no son simples habitaciones cuadradas, sino que poseen un trabajo artístico detallado y fino. Por ejemplo, la mayoría de las paredes de estas fueron talladas por los escultores para darle a la piedra la textura de la madera, algo que se creía calmaba y relajaba a quien descanse dentro de las mismas. La caverna más grande del conjunto budista es la denominada Vishvakarma, con un impresionante techo abovedado y una estatua de 5 metros de alto.

Las cavernas dedicadas al hinduismo son las más numerosas, y contienen al ya mencionado templo de Kailasa; el templo de Dashavatara, de interés ya que combina estilos budistas con hindúes y templo de Rameshwar considerado como el más ornado de todos los tempos hallados en Ellora.

Artículos relacionados
Beta Giyorgis, el edificio megalítico enterrado.
Los templos subterráneos más espectaculares del mundo.

La reunión con más gente del planeta, Maha Kumbh Mela

Si de reuniones gigantescas hablamos es lógico que inmediatamente asumamos que la más grande de todas seguramente se hizo en China o la India. No estaríamos equivocados, ya que de hecho es en esta última donde se festeja el Maha Kumbh Mela. El festival que mayor cantidad de personas convoca. Pero cuánta gente puede congregarse se preguntaran. Digamos que la suficiente para que, vista desde el espacio, nos recuerde a un hormiguero; e incluso lleguen a cambiar la sedimentación del Ganges . Y no es para menos ya que en el 2003 llegaron a concurrir 70 millones de personas, convirtiéndola en la reunión de humanos más cuantiosa de la historia.

Dicho festival ya tradicional y muy esperado, se festeja cada 12 años en el norte de la India, y su objetivo final es el despojo de los pecados tras lavarse en las aguas del Ganges y el Yamuna. Lugares a los que el hinduismo adjudica un poder especial, ya que según sus escrituras sagradas, durante la era de los Vedas, los dioses derramaron el elixir de la inmortalidad en dicho lugar. La gente espera este festival con ansias, muchas veces preparándose con años de antelación. De hecho, no es raro que muchas personas pobres viajen durante seis meses por la extensa India con el fin de llegar al lugar el día de Mauni Amavasya -el más importante del festejo-.

Si bien la peregrinación se realiza en un ciclo de 12 años, también puede realizarse un “medio Mela” y distintos festejos según distintos designios astrológicos. La ubicación del festejo suele variar entre cuatro puntos sobre la margen de éstos ríos, siendo el preferencial en la ciudad de Prayag, y su duración generalmente es de un mes. Durante el día de Mauni Amavasya 30 millones de personas pueden llegar a convocarse en simultáneo.

La medición del tiempo en el budismo y el hinduismo

Siempre me llamó la atención la manera surreal en la que los budistas e hinduistas miden el tiempo, no solo porque las relaciones son astronómicas, sino porque las referencias que se utilizan como base son realmente fuera de lo común.

El ksana
95 ksnas es la velocidad del pensamiento -teniendo en cuenta que un día dura 32,8200,00 ksanas obtenemos que un ksana dura 0,0026 segundos-. Esta es la unidad de medida más pequeña que existe, y el mundo funciona cuadro-por-cuadro cambiando de ksana a ksana.

Asamkhya Kalpa
Semillas de mostaza.Esta es mi preferida, un Asamkhya Kalpa es el tiempo que le llevaría a una persona vaciar un pozo de 10×10 kilómetros repleto de semillas de mostaza -la semilla más chica de todas- si solo pudiera extraer una semilla cada 100 años!!. Ahora este es un asamkhya kalpa menor. Si deseáramos saber cuanto tiempo dura un asamkhya kalpa mayor deberíamos contar el tiempo que tardaríamos en vaciar el pozo si solo pudiéramos sacar una semilla de mostaza cada un kalpa menor!. Según Ronald Epstein, autor del libro “Budismo de la A a la Z” y quien se tomó el trabajo de calcular los años de cada ciclo, un kalpa mayor equivale a 1.28 trillones de años.

El año de Brahma
El año de BrahmaEn el hinduismo no se quedan atrás: El Ciclo de Brahma controla el nacimiento, vida y muerte del universo. 4.320.000.000 años terrestres es lo que dura un día de Brahma, y sumados a la noche que dura exactamente el mismo lapso, el ciclo día/noche dura 8.640.000.000 años. 360 días y noches conforman un año de Brahma (o 3.110.400.000.000 terrestres). Tras 100 años de Brahma, o unos 311.040.000.000.000 años terrestres, el ciclo de creación finaliza y Shiva destruye el universo.

Nota curiosa: Las medidas de espacio, de las cuales trataremos luego, son aun más interesantes. Los budistas fueron los primeros en plantear un concepto de espacio infinito y a la vez un espacio sub-atómico -según el budismo en el espacio puede irse tan lejos como se quiera como achicar algo cuanto se quiera-. De hecho la unidad denominada suksma tiene un tamaño similar al de un neutrón.

Las Torres de Hanoi

En el centro del mundo -al menos para los Brahmanes- esta señalado por la majestuosa cúpula del gran templo de Benarés. Bajo esta majestuosamente ornada construcción reposa una fina bandeja de cobre sobre la cual se posan tres finísimas agujas, incluso más finas que el doloroso aguijón de una enfurecida abeja. Estas agujas fueron dispuestas por el dios Brahma quien, tras crear el mundo, colocó 64 discos de oro puro ordenados por tamaño: el mayor de los dos discos rebosa sobre la bandeja y la pila se extiende hasta el más diminuto que se encuentra ubicado en la cima del montón. Esta es la torre de Brahma, tan magnífica como inalcanzable. Sin embargo, los sacerdotes del templo, día a día, se dedican a mover los discos pasándolos de una aguja a otra. La más importante de las reglas es la que dicta que el sacerdote en ejercicio no puede mover más de un disco al día, ni puede situarlo por encima de un disco de menor tamaño. En si éstas leyes son estrictas a la ordenación matemática de las torres.

No obstante, un oscuro presagio existe relacionado al fatídico día en el que los 64 discos hayan sido trasladados desde la aguja original, en la que brahma ubicó los discos por vez primera, hacia cualquiera de las otras dos agujas. Ese mismo días, la Torre, el Templo y todo el mundo desaparecerá en un gran estruendo. Sólo la función de un sabio sacerdote que sepa como mover los discos para que esto nunca ocurra puede evitarlo.

El juego
Un matemático francés, Edouard Lucas, inspirado en esta leyenda divisó un juego de lógica en 1883 en el cual deben trasladarse todas las piezas, en orden, desde una aguja en uno de los extremos hacia la aguja en el otro extremo utilizando la del medio para transferir piezas.

Como dato curioso el juego con 3 piezas se resuelve en 7 movidas, mientras que el juego con 8 piezas en 255 movidas. La cantidad de movidas es exponencial base 2 menos 1. Por lo que un juego de 64 piezas requerirá 18446744073709551615 movidas.