Tag Archives: Fenómenos acuáticos

La tumba de Sinaí, el punto de buceo más mortífero del mundo

En el Mar Rojo cerca de Dahab en la península de Sinaí, Egipto, existe una formación que a simple vista, al menos desde la superficie, no resulta muy distinta del entorno que la rodea. Sin embargo, éste aparentemente calmo parche de agua cuya única diferencia con su entorno es un color un poco más oscuro, es en realidad la región de buceo más peligrosa del mundo. Una traicionera e intrincada caverna vertical de alrededor de 110 metros de profundidad y 40 metros de ancho que ha terminado con la vida de más de 100 buceadores, o al menos eso es lo que dice la lista oficial, extraoficialmente se cree que el número es mucho mayor. Para poder entrar al mismo se requiere de un instructor y guía, y acreditación de tener experiencia previa buceando en al menos 30 metros. Éstos requerimientos y el hecho de que se puede ingresar al mismo fácilmente desde la costa fueron factores que llevaron a que muchas personas ingresaran a la formación de manera irregular, razón por la cual no se conoce el número exacto de muertes. Para remediar los ingresos irregulares la policia egipcia debió instalar una presencia policial las 24hs.

El motivo por el cual esta formación, un agujero azul, es tan mortífera se debe a su estructura laberíntica, y sus múltiples túneles tanto verticales como horizontales. Uno de éstos, el preferido por los buceadores más veteranos y experimentados, es El Arco un pasaje de unos 26 metros ubicado a 56 metros de profundidad que conecta el interior del agujero azul con el mar abierto. No obstante, recorrerlo es extremadamente peligroso debido a las corrientes que llegan a través del extremo del pasaje conectado al mar, su ángulo de ingreso y la casi total oscuridad que rodea a los buceadores.

La razón por la cual se ha denominado a éste agujero azul como “la tumba de Sinai” es tristemente obvia, el lecho de la formación es un cementerio, y si bien la mayoría de los cuerpos son generalmente recuperados, hay algunas secciones de difícil acceso donde la recuperación de cuerpos es imposible:

Si bien es común que buceadores altamente experimentados intenten llegar a la parte más profunda del mismo y sus cavernas, factores como la poca luz, la estructura laberíntica y la narcosis de nitrógeno son muchas veces una irremediable combinación de causas que llevan a que incluso expertos sufran accidente fatales. Ésto quedó documentado en el año 2000 cuando el buceador de fama internacional Yuri Lipski perdió su vida en el fondo de la formación. Lipski poseía una cámara montada en su cabeza, la cual fue recuperada por las personas que retiraron su cuerpo tiempo más tarde. En la filmación pueden verse los últimos minutos de vida del deportista, completamente desorientado y perdido.

Por respeto a la familia del buceador el momento de su muerte fue editado del video, no obstante, sólo podemos imaginar lo desesperante que es estar en dicha situación.

La ola más alta de la historia y la ola más larga

Ocurrió en la playa de Fauces -Jaws- en la isla de Maui, playa que obtiene su nombre de las monstruosas olas que parecen devorar a los surfistas. Si bien el mar no estaba para nada tranquilo, nadie esperaba que se formara una ola tan monstruosa de manera tan repentina. El resultado no solo es asombroso y la ola de aproximadamente 21 metros es digna de aparecer en la película “El Día Después de Mañana.” Sino que además el surfista salió vivo, “sólo” con una quebradura de pierna. Algo leve si tenemos en cuenta que el mínimo error pudo haberle significado ser aplastado al instante por toneladas de agua.

La ola más grande alguna vez registrada

El 9 de Julio de 1958 se registraría la mayor ola de la historia. Ocurrida a causa de la conjunción entre un enorme alud de tierra y un temblor en el “Anillo de Fuego” en Hawaii, la “mega ola de Lituya” es la ola más alta alguna vez registrada con unos 524 metros. El daño a la bahía fue tal que llegó a arrancar árboles en la costa opuesta con la cual impactó en un primer momento.

Largas, muy largas olas

Estas olas ocurridas dos veces al año en el Amazonas son llamadas Pororoca por los pobladores autóctonos de la región, nombre que hace mención al gran ruido que generan. Como mencionamos solo se dan dos veces al año, en Febrero y Marzo, cuando las aguas del Atlántico cruzan el caudal del río. Dada la rareza del evento, las olas permanecen formadas por más de media horas llegando a recorrer varios kilómetros, hoy en día posee fama internacional entre los surfistas.

Agujeros azules

Una de las formaciones geologicas más sorprendentes son los agujeros azules. Su formación fue única, ya que son cavernas que se crearon en la superficie durante la edad de hielo, cuando el nivel del mar era 100 metros inferior al actual. Al derretirse las capas de hielo, estas cuevas y cavernas quedaron tapadas, formando un inmenso agujero azul. Su mayor característica es el contraste con el resto de la zona. La relativa profundidad que poseen con respecto a su alrededor y el poco recambio de agua que experimentan, debido a las debiles corrientes en las que se forman, los llevan a ser una verdadera “placa de petri gigantesca” ya que el nivel de bacterias por mililitro en el fondo del agujero azul es varias docenas de veces superior al agua de la superficie.

El más impresionante de los agujeros azules, tanto for su tamaño como por su casi perfecta circunferencia, se encuentra en Belice. Si bien imponente, su exterior es recién la punta del iceberg, ya que la garganta azul posee una profundidad de 125 metros y sus prehistóricas cavernas presentan algunas de las formaciones de estalactitas más impresionantes que se puedan observar.

Árticulos relacionados
La tumba de Sinaí, el punto de buceo más mortífero del mundo.
La excavación artificial más profunda
Glory holes
La cueva de los cristales
La mina más profunda
La mina de diamantes de Diavik