Tag Archives: Ecologia

Kudzu, la planta japonesa que devora el sur de los Estados Unidos

Hace un tiempo habíamos hablado sobre cómo las regiones evacuadas de Fukushima han sido rápidamente cubiertas por la vegetación local. Si bien esto es común, la naturaleza es de hecho implacable reapropiando espacios, lo llamativo era la velocidad con la que todo ocurrió. Esto se debe principalmente a un tipo de planta: el Kudzu.

El Kudzu es una planta nativa del sudeste asiático del género de las Pueraria. Las mismas son enredaderas perennes, resistentes a los insectos y relativamente tolerantes al frío. Se reproducen principalmente de manera asexual mediante esquejes producidos por sus estolones, los cuales echarán raíces y desde allí comenzarán su propia expansión. En otras palabras, la planta irá constantemente formando nuevos nodos, por lo que necesita expandirse rápidamente buscando espacios para dichos nodos. Pero lo que hace al kudzu una especie tan invasiva es que esta también puede reproducirse mediante semillas transportadas por el aire. Es decir, se expande rápidamente por el suelo y además puede extenderse a través de grandes distancias geográficas. Como si lo anterior fuese poco, en la década del 90 se descubrió que incluso si se arranca la planta su raíz puede permanecer durmiente durante más de tres años en el suelo y luego brotar nuevamente.

En el 1876 durante la Exposición del Centenario en Filadelfia, Pensilvania en la cual se festejaban los 100 años de independencia de los Estados Unidos, el pabellón de Japón constaba de un bello jardín japonés adornado con plantas y árboles del país asiático. Uno de estos vegetales traídos a la exposición fue el kudzu, y rápidamente capturó el interés de los visitantes quienes fueron cautivados por su aroma y el uso artístico que se le había dado para cubrir puentes y estructuras del jardín. La planta se volvería relativamente popular en los jardines y parques de Pensilvania.

No obstante, durante la década del 40 el problema de la erosión del suelo a causa del cultivo incesante del algodón en los territorios del sur de los Estados Unidos se había vuelto un problema de estado. Lo que llevó al presidente Franklin D. Roosevelt a iniciar una campaña federal para tirar semillas de kudzu por todo el sur, esperando que su rápido crecimiento ayude a sostener el suelo. Si bien en efecto el kudzu es muy efectivo para combatir la erosión del suelo y también sirve como fuente de alimento para el ganado, el clima del sur de los Estados Unidos resultó ser mucho más favorable que el clima de Pensilvania, un estado del norte. Este clima soleado y los suelos ricos en minerales de la región hicieron que la planta comenzara a expandirse mucho más rápido que en Asia o Pensilvania. En el punto más crítico de la “epidemia del kudzu” este llegó a cubrir una extensión de 610 km2 por año. Cientos de millones de dólares fueron invertidos para detener la expansión violenta de esta especie invasiva, pero nada parecía funcionar ya que el uso de herbicidas estaba restringido debido a que la expansión se daba principalmente en territorios agrarios y poblaciones rurales y la planta parecía tener una resistencia natural contra los herbicidas de menor intensidad. De hecho, el Dr. James Miller, contratado por el Servicio Forestal de los Estados Unidos, descubrió que de los 6 herbicidas aprobados por el gobierno al momento del estudio, la planta era inmune a tres, poco afectada por dos y el último incluso la ayudaba a crecer más rápido. La solución llegó desde China y Japón: resulta que el kudzu tiene un enemigo natural: las cabras. Por lo que durante los años 70 y 80 comenzaron a soltarse decenas de miles de cabras de angora en las áreas más afectadas para así combatir el crecimiento sin control de esta especie.


(Fe de errata, en la imagen pueden verse ovejas devorando kudzu.)

De todas maneras, y si bien las cabras han ayudado en los Estados Unidos, todavía no hay una solución definitiva y en el 2009 se ha detectado la existencia de kudzu en Canada y Australia.

Continue reading Kudzu, la planta japonesa que devora el sur de los Estados Unidos

Navegando por el río más contaminado del mundo

En China existe un río que cruza el distrito industrial de Linfen y que está trayendo más de un dolor de cabeza a los políticos locales. El mismo es utilizado por distintos organismos ambientales y críticos como un símbolo de la contaminación desmedida producto del crecimiento industrial frenético que ha experimentado el país asiático durante los últimos 30 años. No obstante, y aunque cueste creerlo, hay un río que se encuentra en peores condiciones.

Este es Citarum en Java Occidental, Indonesia y cuyo recorrido de 300 kilómetros se transforma en el basurero público de más de 15 millones de personas y un sin fin de pequeñas fábricas de producción local que arrojan todos sus desperdicios al agua. Sólo en deshechos hogareños el río recibe más de 2500 metros cúbicos de basura a diario, y a eso se le deben añadir los deshechos arrojados por los cientos de talleres textiles, principal motor económico de la región, que tiran todo tipo de tinturas y productos químicos al agua, incluidos productos tales como arsénico y mercurio, utilizados para el tratado de telas.

La contaminación del río es un fenómeno relativamente reciente, ocurriendo en su mayor parte y de manera frenética durante los últimos 25 años; lo que ha empujado a los otrora pescadores a volcarse a la recolección informal de residuos para sobrevivir (los cuales venden a distintos depósitos al terminar el día por una cantidad de dinero miserable). El agua contaminada, de un hedor putrefacto y color marrón es, al igual que el agua del Ganges en la India, utilizada por la mayoría de la población para bañarse, cocinar y además beber. Además de las zonas rurales de Java, el río también suministra el 80% del agua que se consume en Yakarta, capital de Indonesia. Sin embargo, como es de esperar, debido a la fuerte desigualdad social las áreas de mayor poder adquisitivo poseen sus propias plantas de purificación agua.

TECOREP, el método único de “de-construcción de rascacielos” que se utiliza en Tokio para demoler edificios de manera ecológica y sin ruido

Desarrollado por la Corporación Taisei éste método de demolición de edificios busca ser completamente ecológico, no generar suciedad ni nubes de polvo y además evitar los ruidos molestos. El método se denomina TECOREP y es realmente una técnica única: la misma se realiza desde adentro hacia afuera, y el edificio en si se va desmontando piso a piso, lo que hace que el mismo aparente ser cada vez más pequeño con cada día de trabajo. El transeúnte promedio quizás nunca se de cuenta que el edificio se encuentra siendo demolido, pero quienes transiten las cercanías diariamente notarán que, con el pasar del tiempo, el edificio es cada vez menos alto.


En el video, hecho a partir de fotografías tomadas durante una semana de trabajo, puede verse el proceso gradual de de-construcción del edificio de 40 pisos Akasaka Prince Hotel en el distrito comercial de Tokio el cual se concretó a un ritmo de 1 piso cada 5 días.

El primer paso consiste en realizar un túnel vertical en el centro del edificio que conecta los pisos superiores con los sótanos. Luego, un complejo sistema de soportes estructurales y grúas para el transporte de escombros es instalado en el piso superior. Éste sistema de transporte de escombros llevará las piezas desmontadas de manera relativamente silenciosa hacia la base para su inmediato retiro del área de trabajo; mientras que los operarios en los pisos superiores irán realizando cortes y perforaciones estratégicas las cuales permiten retirar material estructural sin debilitar la estructura principal de la construcción. Por otra parte, el sistema de soportes se encargará de sostener el peso de la planta alta y el techo a medida que se retiran dichos fragmentos estructurales.

El método, si bien mucho más costoso que las demoliciones tradicionales, fue desarrollado como respuesta a las rigurosas y prohibitivas regulaciones ambientales existentes en Tokio. Regulaciones que hacen que demoler un edificio con explosivos sea una empresa millonaria debido a las altas tarifas ambientales y de prevención disturbios urbanos que se deben pagar para poder obtener los permisos de demolición.

La prueba nuclear espacial que destruyó tres satélites y dañó otros tres por error

Durante la Guerra Fría las súperpotencias militares buscaron utilizar su armamento nuclear en todo tipo de estrategias y escenarios, intentando implementar desde minas nucleares hasta demolición nuclear. Muy rápidamente se darían cuenta que, a diferencia de los escenarios de destrucción total, podían utilizar los efectos secundarios de las explosiones nucleares a gran altura para bloquear en un área considerable las comunicaciones tanto de radio como satelitales del bando contrario. Es así que la Unión Soviética y los Estados Unidos comenzaron a detonar bombas nucleares cada vez a mayor altura. La mayoría de estas pruebas tuvo lugar entre 1958 y 1962, y si bien en un principio se trató de pruebas atmosféricas, rápidamente comenzaron a detonarse armas nucleares en el espacio para determinar su utilidad en la destrucción de satélites. Una de estas pruebas fue la Starfish Prime, llevada a cabo en julio de 1962 por los Estados Unidos, en la cual un misil Thor transportó una bomba termonuclear W49 a 400 kilómetros de altura sobre la isla de Johnston en el océano pacífico y detonó el dispositivo con un rendimiento de 1,4 megatones.

La anterior fue la prueba nuclear más poderosa alguna vez llevada a cabo en el espacio, la misma causó la destrucción de dispositivos electrónicos en varias islas del océano Pacífico, sobretodo en Hawaii, desactivando el sistema telefónico de las islas, destruyendo cientos de lámparas del alumbrado público y miles de televisores. Sin embargo, los daños más costosos ocurrirían tiempo más tarde, ya que Starfish Prime creó un cinturón artificial de radiación mucho más intenso de lo esperado y el cual cruzaba las órbitas de los satélites Ariel, TRAAC, y Transit 4B, los cuales quedaron inoperables, y los satélites Cosmos V, Injun I y Telstar 1 los cuales sufrieron varios tipos de daños menores. Según los estudios del físico de la NASA Wilmot Hess el cinturón duró unos cinco años antes de ser disipado por el campo magnético terrestre, y la razón por la cual la explosión tuvo dicho efecto inesperado fue el que nadie pudo prever que electrones de alta energía podían quedar atrapados en la termopausa, el límite superior de la termosfera terrestre. Debemos tener en cuenta que lo anterior tuvo lugar en 1962, cuando la cantidad de satélites en órbita era muy reducida, de hecho el satélite de la Bell Labs dañado a causa de ésta prueba, el Telstar 1, fue el primer satélite de telecomunicaciones comercial en existencia. Si Starfish Prime hubiese sido llevada a cabo en los últimos veinte o treinta años los daños económicos y políticos hubiesen sido catastróficos e irrecuperables. Peor aun si tenemos en cuenta que la Estación Espacial Internacional y su tripulación se encuentra a ~410 Km de altura.

En el caso de los Estados Unidos sabemos que se hicieron 3 detonaciones a gran altura durante el programa Operation Argus, el cual buscaba crear cinturones de radiación para impedir las telecomunicaciones rivales; y 31 detonaciones a gran altura, 5 de éstas espaciales, como parte del programa Operation Dominic el cual se subdividió en subprogramas específicos como Operation Fishbowl (todas éstas pruebas espaciales).

Por fortuna las pruebas también tuvieron un efecto positivo, ya que ambas súperpotencias se dieron cuenta de que no podían continuar desafiándose unas a otras con detonaciones nucleares espaciales sin llegar a sufrir un efecto colateral no deseado y muy costoso en el futuro. Ésto llevó a que se firme el Tratado de prohibición parcial de ensayos nucleares en 1963, poniendo un fin a éste tipo de ensayos.

El efecto pecera
La razón por la cual la operación Fishbowl (pecera) se llamó de dicha manera no es aleatoria. Sino que se debe al fenómeno por el cual las explosiones nucleares forman esferas en el espacio. De ésto ya hemos hablado anteriormente.

El hormiguero humano, la fiebre del oro de 1983 en Brasil

La fiebre del oro brasileraPocas veces he visto imágenes tan espectaculares como las captadas en 1983 en el Amazonas brasilero.

Todo comenzó a finales de dicho año, cuando se corrió un rumor sobre el hallazgo en uno de los garimpos (minas de oro improvisadas) de una veta madre de oro puro. El rumor tomó fuerza explosiva cuando pepas del tamaño de un puño se encontraron en el río Juma, por lo que los periodistas documentando la locura que acontecía denominaron al fenómeno como “Eldorado do Juma”. Locura que tristemente se repetería en varios de los cientos de garimpos por todo el amazonas, como el de Serra pelada y el del río Pacu.

La fiebre del oro brasilera
La fiebre fue inmensurable, docenas de miles de empobrecidos campesinos llegaban todos los días a escarbar aunque sea con sus manos, familias enteras. Las pestes comenzaron a aflorar y la malaria atacó a miles de personas.

La fiebre del oro brasilera
El crimen y la prostitución infantil estaba a la orden del día, pero a la absoluta mayoría sólo le importaba el oro y nada más que el oro. Como hormigas, sin equipos de excavación, sólo con palas y picos, removieron una montaña entera, y excavaron cavernosos laberintos en toda la región.

La fiebre del oro brasilera
El daño ambiental fue terrible, ya que los garimperos cargaban bolsas al hombro hasta el área de proceso, donde se utilizaba cianuro para separar el oro de baja calidad de los demás minerales, descartando los residuos en el río.

La fiebre del oro brasilera

Todo terminó como podía esperarse desde un principio, la gente desilusionada y explotada abandonando los garimpos en masa, dejando pueblos fantasmas a su paso, ecosistemas completamente destruidos y un legado de los bajo que puede llegar la miseria humana.

Carrera contra el tiempo en medio de un incendio forestal

Hemos hablado en varias oportunidades de gente atrapada en medio de una carretera envuelta en llamas, pero como este video no hay otro. Lo peor de todo es que no se sabe a ciencia cierta quien es la persona que lo filmó o si logró salir con vida, ya que pudo haberse sofocado y la filmación encontrada tiempo después por la policía o los bomberos. Pero en el mismo vemos a un conductor desesperado, corriendo a toda marcha, con el motor rugiendo en medio de un gigantesco incendio forestal que lo está devorando todo.

La ciudad más alta del mundo

La RinconadaEl planeta tiene muchos lugares extremos, y La Rinconada es ciertamente uno de ellos. Ésta pequeña ciudad ubicada en el altiplano Peruano, más precisamente en el distrito de Ananea de la provincia de San Antonio de Putina, región de belleza única repleta de lagos, cascadas de montaña y montañas glaciares, se halla el que es quizás la ciudad más extrema del mundo, La Rinconada: una ciudad ubicada a 5.400 metros de altura sobre el nivel del mar, hogar permanente y temporal para más de 35 mil personas.

Esta pequeña ciudad se halla bajo el glaciar La Bella Durmiente, y es generalmente habitada por mineros y otros trabajadores de montaña que viven en dicho lugar durante la temporada de trabajo y luego bajan a la ciudad de Juliaca ubicada a más de 200 kilómetros durante la temporada de nevadas, ciudad que también es el único punto de acceso a La Rinconada y desde la cual suelen salir buses hacia la mina. La industria principal es la extracción de oro, altamente contaminante, pero con salarios lo relativamente altos como para justificar el que los mineros opten por vivir bajo semejantes condiciones y arduas carencias.

La Rinconada

Ciertamente no es fácil vivir en en ella, con una temperatura promedio de 1°C y un nivel anual de lluvia que ronda los 710mm, la altura de este centro urbano hace que los lugares adyacentes carezcan de caminos, por lo que es muy común viajar con picos de mano y cruzar la montaña clavando el pico como soporte cruzando a través de las montañas.
Oro en La Rinconada

Lago de la RinconadaPor desgracia, el carácter minero de la ciudad y todas las áreas circundantes ha llevado a generar un gran nivel de contaminación en la naturaleza local, y sobretodo el lago cercano, principal fuente de agua en la zona, el cual antaño era puro y poseía gran cantidad de peces. Hoy en día se encuentra contaminado con altos niveles de antimonio y mercurio y ya sin peces. Otro gran problema además son los altos niveles de basura que se suelen acumular durante las temporadas de nieve, debido a la falta de recolección de residuos los mismos suelen acumularse en pozos cercanos a la ciudad, contaminando la tierra.

La Rinconada

Cazando pitones con el cuerpo como cebo

En la que debe ser la más escalofriante técnica de caza en el mundo, capturada por las cámaras del documental Les Chasseurs de Pythons, vemos como cazadores furtivos de pitones en África utilizan una técnica tradicional para sacar a una pitón de varios metros de su escondite. Para el mismo se prepara un ungüento de raíces y luego se envuelve un pierna, que será el cebo, en tela. Tras introducir la pierna en el nido, con una serie de movimientos se ceba al reptil para que ataque y devore la pierna. Tras esto, el hombre es jalado y la pierna es removida del interior de la pitón cortando a la serpiente longitudinalmente.

La serpiente en cuestión puede verse en detalle en la imagen cabecera, y se trata de una pitón africana de roca, las cuales, si bien no son venenosas, crecen en gran tamaño y son una de las especies de serpiente más agresivas que se conoce. Suele encontrarse en el oeste y el centro de la África Sub-sahariana.

Como la codicia y la ignorancia humana acabaron con el mayor espectáculo natural de los cielos de América del norte

Palomas pasajerasCubrían todo el cielo a tal punto que el horizonte se convertía en un espectáculo único, donde el ruido de los interminables aleteos y los gorjeos llamándose unas a otras brindaban una experiencia fuera de lo común; un mar orgánico de millones de aves. Lo anterior no es una exageración, ya que las palomas pasajeras no sólo eran la especie de aves más abundante de Norteamérica, sino que se estima lo eran también del mundo entero. Sus bandadas migratorias eran un fenómeno sin igual, en el cual todas migraban al mismo tiempo, cubriendo todo el cielo como un río de aves. Muchas veces, como puede leerse en las memorias de Simon Pokagon, uno de los pioneros de los derechos civiles en los Estados Unidos, el pasar de las bandadas llevaba horas, y el cielo se cubría con millones de palomas. Sólo en cuatro condados del estado de Wisconsin había 136 millones de palomas pasajeras adultas a mediados del siglo XVIII, según calculó posteriormente el naturalista Arlie W. Schorger.

Cacería de la paloma pasajera

Desafortunadamente, debido a la codicia y la ignorancia humana fueron llevadas a la extinción en menos de un siglo. Desde miles de personas que al avistar las bandadas no tenían mejor idea que sacar sus rifles, pistolas y resorteras y comenzar a disparar (muchas veces matando a varias de un solo disparo debido a la densidad de cada bandada) hasta comerciantes inescrupulosos que, sabiendo los recorridos habituales de las palomas, montaban gigantescas redes capturando a varias miles en cuestión de horas; las cuales luego vendían a los criaderos de cerdos para ser utilizadas como alimento para dichos animales.

Redes para cazar palomas pasajerasPeor aun, las cerealeras las acusaban de destruir la siembra y los cargamentos de grano, algo falso, ya que la dieta de éstos plumíferos se basaba en insectos y principalmente en bellotas y castañas silvestres, frutos muy comunes y abundante en el sureste de los Estados Unidos. Sin embargo, esto causó la histeria entre los flamantes campesinos de La Frontera (nombre que se les daba a las tierras que se iban anexando con la expansión hacia el sur y el oeste de los territorios Estado Unidenses). Esto llevo a que incluso en el siglo XVII un religioso excomunique a las aves.

Tributo a la paloma pasajera.

Walton Ford, Falling bough. Tributo a la paloma pasajera.

El declive estrepitoso de su población comenzó al rededor de 1850, cuando los ferrocarriles permitieron la comercialización industrial por barril de la carne procesada de paloma pasajera con fines agrícolas. Sabemos gracias a los meticulosos registros de S. S. MeDuffie, un agente ferroviario, que cada barril contenía la carne de 25 docenas de palomas en salmuera, y cada carro transportaba cientos de barriles con decenas de carros por locomotora. Sólo el, en ese entonces, pequeño pueblo neoyorquino de Watertown recibía trenes transportando 11 toneladas de carne de paloma regularmente, lugar en el cual distintos frigoríficos parcelaban y luego congelaban dicha materia orgánica para su envío hacia el oeste de los Estados Unidos. El comercio de carne de paloma fue tan redituable que campesinos de Wisconsin, Chicago y Milwaukee dejaban de trabajar la tierra para dedicarse exclusivamente a cazar furtivamente, cada uno, miles de palomas por semana. Incluso la industria hotelera trabajaba exclusivamente para los cazadores.

MarthaEs así, que tristemente, la codicia y la ignorancia de quienes creían que al ser tan numerosas eran también inagotables, acabaron con las palomas pasajeras, y el 1 de septiembre de 1914 moría tras 29 años en cautiverio en el Zoológico de Cincinnati, Ohio, la solitaria Martha, la última de su especie. A pesar de los desesperados intentos por parte de los veterinarios por hacerla reproducirse, Martha nunca fue capaz de poner un huevo fértil.

Viviendo en la isla más superpoblada del mundo

Migingo la isla mas superpoblada del mundoMigingo es una micro ciudad que nos recuerda a la ya no existente Kowloon. Una isla de pescadores en Kenya que, a pesar de tener sólo 2 mil metros cuadrados de extensión territorial, es habitada por unos 140 habitantes, en su gran mayoría pescadores. Si bien parece algo salido de una historia distópica de ciencia ficción, y las condiciones de vida no serán las mejores del mundo esta extraña Atlántida de chapa y madera posee una farmacia, varios bares y uno de los números más altos de burdeles por habitantes, ya que en la misma hay cinco burdeles.

Migingo la isla mas superpoblada del mundo

Es, sin lugar a dudas, una versión triste y miserable del planeta del Principito.

La espectacular fotografía del MV Erika siendo tragado por el mar

El hundimiento el tanquero de bandera maltesa MV Erika no fue solamente famoso por haber causado el peor desastre ambiental en la historia de Francia, sino que además fue el suceso que produjo una de las más espectaculares fotografías en la historia de la náutica, debido a que el accidente llevó a que la mayor parte de las 31 mil toneladas de crudo que transportaba se amontonen en la proa, volteando al barco a través de su linea de longitud y prácticamente inclinándoos verticalmente. Todo esto capturado por la cámara de uno de los rescatistas que sobrevolaba en helicóptero el área del accidente.

Naufragio del MV Erika

Un barco revolucionario para su era, utilizaba 10% menos de acero que barcos similares. Ventaja que eventualmente se convirtió en su talón de Aquiles.

Qué tan cerca estuvo la naturaleza de alcanzar a King Kong

Gigantopithecus blacki Realmente no podríamos culpar a nadie al pensar que quizás en el pasado existieron mamíferos de tierra similares a King Kong, después de todo, basta con ir a un museo y ver los restos fósiles de un tiranosaurios. No obstante, el camino evolutivo de los mamíferos de tierra ha llevado a favorecer tamaños relativamente reducidos y la capacidad de poder migrar fácilmente. En efecto, el mamífero más grande de tierra que alguna vez existió, y por lo pronto todavía lo hace a pesar de la intensa caza furtiva que sufren, es el elefante africano de la sabana, con algunos machos llegando a los nueve metros de extensión longitudinal.

Es así que llegamos al primate que más se acerca, aunque de manera modesta,a King Kong, el Gigantopithecus blacki “simio gigante”, el cual tuvo origen hace unos nueve millones de años y se extinguió recientemente hace unos cien mil años y llegando a medir unos 3 metros de altura y pesar al rededor de 550 kilogramos, siendo su habitat Asia del este.

Gigantopithecus blacki

Gigantopithecus blackiSólo nos queda imaginar la fortaleza física de éstos seres. Consideremos que un chimpancé promedio tiene la fuerza de más de dos hombres adultos. Esto es debido a que la composición del tejido muscular humano divergió de la de los demás simios a la par que nuestros cerebros comenzaron a crecer y la cantidad de materia gris en la médula espinal comenzó a incrementarse. El tejido muscular humano otorga mayor control fino, haciendo posible tocar una guitarra u operar herramientas de precisión, algo imposible para otros simios -más allá de su limitada inteligencia claro está. No obstante, el estudio de sus mandíbulas y dentaduras sugiere que su dieta era muy similar a la de los pandas. Lo que muy posiblemente los hacía pasivos y sedentarios, masticando bambú durante la absoluta mayor parte del día. En efecto, gigantes amables.

Ralph von KoenigswaldIncreíblemente se conservan muy pocos restos fósiles, ya que en la “medicina” tradicional China los fósiles del Gigantopithecus son considerados como benéficos, por lo que se los solía moler y utilizar como remedio. Es en uno de estas tiendas de “remedios” donde en 1935 el paleontólogo y geólogo Ralph von Koenigswald dio con los fósiles de un Gigantopithecus y así ingresó a la especie en los anales de la ciencia. Ciertamente, la “medicina”tradicional China era un cáncer para la tierra en ese entonces tanto como lo es hoy. Recordemos que en África gran cantidad de especies se están llevando al borde de la extinción para satisfacer la demanda por marfil y huesos en el mercado Chino, y todo por algo que no sólo es inútil, en muchos casos es contraproducente.

Capturando pirañas y los mortales safaris de Roosevelt

Si bien éstos peces no son ni siquiera tan temibles ni tan destructivos como su fama los presenta, debemos culpar a un film homónimo a la especie de los 70s y a Theodore Roosevelt por su mala reputación hoy en día. En efecto, los safaris y viajes de Roosevelt fueron extensivos y numerosos, y en su gran mayoría absolutamente reprochables y destructivos, de ésto hablaremos en unos momentos. En su popular libro de 1913, el cual fue bestseller durante meses, el ex-presidente fundó los cimientos de todos los mitos actuales sobre las pirañas

“Son el pez más feroz del mundo. Incluso los peces más formidables, como los tiburones o las barracudas, usualmente atacan cosas más pequeñas que ellos. Pero las pirañas habitualmente atacan cosas mucho más grandes que ellas. Rebanarán un dedo de una mano deslizándose en el agua descuidadamente; mutilan nadadores —en cada río de Paraguay hay hombres que han sido mutilados; desgarrarán y devorarán a cualquier hombre o bestia heridos”

Peligrosas, quizás no tanto; feroces, eso sí…

Sin embargo, su ferocidad no es un mito, y en las amazonas se las suele atrapar utilizando una pieza de carne. En sólo unos minutos pueden recolectarse docenas de pirañas.



Un personaje que “amaba a los animales” tanto que no podía dejar de matarlos

El safari de RooseveltLa expedición fue pagada por el Museo Smithsonian, y tenía como objetivo recolectar especímenes africanos para la colección de taxidermia del museo y darle el gusto de vivir una aventura a un flamante ex-presidente y ser despreciable, famoso por su pensamiento racista y que consideraba que “amar a la naturaleza” era ir de safari y matar a todo lo se le cruzase por delante de su rifle bajo la tutela de otro personaje nefasto, el cazador furtivo R. J. Cunninghame.

En un tiempo, el cual por fortuna terminó y ahora es parte del pasado, donde los zoólogos, naturalistas y biólogos creían que ir y matar a miles de animales para llenar colecciones de museos era una práctica El safari de Rooseveltaceptable, Roosevelt, partidario de la eugenesia, de la esterilización forzada de personas, y quien llegara además a decir que deseaba matar a 9 de cada 10 aborígenes para así “mejorar la raza”de los Estados Unidos, terminó con la vida de 11.400 animales, la gran mayoría de éstos El safari de Rooseveltgrandes animales como elefantes, rinocerontes, leones, etc. 512 fueron exterminados directamente por el y su hijo, mientras que el resto fueron exterminados por las casi 80 personas que integraban el grupo de cazadores y sirvientes que escoltaban a alguien que sólo es valiente cuando tiene un rifle en mano y docenas de guardaespaldas.

En efecto, mató tantos animales durante el año que duró la expedición que le llevó más de ocho años a los expertos del museo catalogar los especímenes.

El safari de Roosevelt El safari de Roosevelt El safari de Roosevelt