Tag Archives: Basura

Navegando por el río más contaminado del mundo

En China existe un río que cruza el distrito industrial de Linfen y que está trayendo más de un dolor de cabeza a los políticos locales. El mismo es utilizado por distintos organismos ambientales y críticos como un símbolo de la contaminación desmedida producto del crecimiento industrial frenético que ha experimentado el país asiático durante los últimos 30 años. No obstante, y aunque cueste creerlo, hay un río que se encuentra en peores condiciones.

Este es Citarum en Java Occidental, Indonesia y cuyo recorrido de 300 kilómetros se transforma en el basurero público de más de 15 millones de personas y un sin fin de pequeñas fábricas de producción local que arrojan todos sus desperdicios al agua. Sólo en deshechos hogareños el río recibe más de 2500 metros cúbicos de basura a diario, y a eso se le deben añadir los deshechos arrojados por los cientos de talleres textiles, principal motor económico de la región, que tiran todo tipo de tinturas y productos químicos al agua, incluidos productos tales como arsénico y mercurio, utilizados para el tratado de telas.

La contaminación del río es un fenómeno relativamente reciente, ocurriendo en su mayor parte y de manera frenética durante los últimos 25 años; lo que ha empujado a los otrora pescadores a volcarse a la recolección informal de residuos para sobrevivir (los cuales venden a distintos depósitos al terminar el día por una cantidad de dinero miserable). El agua contaminada, de un hedor putrefacto y color marrón es, al igual que el agua del Ganges en la India, utilizada por la mayoría de la población para bañarse, cocinar y además beber. Además de las zonas rurales de Java, el río también suministra el 80% del agua que se consume en Yakarta, capital de Indonesia. Sin embargo, como es de esperar, debido a la fuerte desigualdad social las áreas de mayor poder adquisitivo poseen sus propias plantas de purificación agua.

La advertencia dejada en los basureros nucleares en caso de que una guerra nuclear destruya la civilización y se pierdan las lenguas actuales

Cada basurero tiene su advertencia diseñada en base a su ubicación geográfica. Este en particular es el que se encuentra en la Yucca Mountain nuclear waste repository.En los inicios de Anfrix habíamos hablado sobre cómo el gobierno de los Estados Unidos durante la Guerra Fría había contratado a un grupo de lingüistas y especialistas en semiótica -el estudio de los signos- para diseñar una advertencia gráfica a colocar en sus basureros nucleares la cual pudiese transmitir a cualquier persona ajena a todo lenguaje actual sobre la peligrosidad del lugar. La idea tras éste proyecto era muy noble: incluso si ocurriese una guerra nuclear total y quede destruido en el proceso todo rastro de civilización en el mundo, lo más lógico es que a pesar de todo queden bolsillos aislados de seres humanos que sobrevivan tanto a las bombas como a la radiación residual. Con el pasar del tiempo éstos sobrevivientes, al carecer de infraestructura e instituciones, muy posiblemente reviertan su cultura y forma de vida a un estado tribal o prácticamente neolítico, y muy posiblemente los lenguajes actuales se pierdan o cambien por completo. Por lo tanto, dado el caso, debía dejarse en los basureros nucleares de todos los Estados Unidos una advertencia (hacia la derecha vemos la instalada en la Yucca Mountain nuclear waste repository) que trascienda las barreras del lenguaje y la simbologías e iconografías actuales la cual pueda ser incluso interpretada por seres primitivos.

Uno de los problemas en aquella entrada es que en los comentarios nadie entendía el mensaje que la advertencia intentaba transmitir. No fue hasta que un comentarista de apodo sce dio su interpretación sobre la misma que pude darme cuenta de la genialidad y efectividad de la advertencia diseñada por éstos especialistas. Y es que por supuesto, todos nosotros, o al menos la mayoría 😛 , somos seres que nos criamos y desarrollamos en la civilización moderna, por lo tanto no estamos acostumbrados a guiarnos por el cielo o reconocer instantáneamente grupos de estrellas en nuestras vidas. Por eso, en aquella entrada, nadie podía encontrarle sentido a la misma. Lógicamente, la advertencia no está diseñada para ser reconocida por la gran mayoría de personas actuales, sino por personas que dependan del cielo para guiarse en sus viajes o para manejar los tiempos de sus cosechas y cría de animales, como tantos seres humanos lo han hecho a lo largo de la historia. Por lo tanto, combinar rostros que indiquen estados de animo con constelaciones y sus traslaciones por el cielo para así indicar la orientación de cierto peligro a seres que dependan de las estrellas en su vida cotidiana, es sin lugar a dudas algo realmente genial.

La interpretación de sce:

creo entender eldibujo; hay varias constelaciones: la del borde inferior, con forma de cucharon, es la Osa Mayor; inmediatamente arriba de esta, la Osa Menor, cuya estrella más brillante- Polaris- coincide con el comienzo de la curva dibujada, y es donde hoy se sitúa el Polo Norte Celeste. A la izquierda de la Osa Menor están dibujadas las estrellas de la constelación de Draco. Creo que el grafico indica una línea temporal, ya que la curva dibuajda une los puntos del cielo por donde se desplazará el Polo Norte celeste a lo largo de los siglos, por efecto del movimiento de precesión terrestre. Cuanto más a la izquierda sobre la curva esté el polo norte celeste en un momento dado, menos contaminación habrá, lo cual es indicado con los cuadraditos negros en orden decreciente, así como por la expresión del rostro del personaje: hoy, sitio muy contaminado = rostro enojado, y en el futuro lejano – extremo izquierdo de la curva- casi sin contaminación = rostro alegre. Para completar, el símbolo parecido a un asterisco de la izquierda indica la estrella Vega. De todos modos, tengo grandes dudas de que alguna otra civilización lo llegue a comprender.

Símbolo de peligro radiactivoLo curioso del asunto, es que fuimos presa de nuestras barreras comunicacionales delimitadas por nuestro entorno social. Creo que me han dado ganas de releer Contact, de Carl Sagan y por qué no Solaris, de Stanisław Lem. Otra gran obra sobre barreras comunicacionales entre distintas civilizaciones.

PD: En mi humilde opinión el símbolo rojo es mucho más efectivo: Sal de aquí corriendo o la araña calavera te devora. Que es, por cierto, la advertencia puesta por las Naciones Unidas en varios sitios con deshechos radiactivos.

¿La isla de Synthetica?

Uno de mis paseos por la red preferidos es el excelente blog sobre mapas Strange Maps, dedicado, como su nombre lo indica, a recopilar mapas extraños. Hace unos días pude encontrar una de sus entradas refiriéndose a un singular mapa dado a llamar “Synthetica“, en el cual se cartografiaba un curioso continente hecho de basura plástica. Esto me llevó a preguntarme cuál sería el peor basurero del mundo, y mi investigación resultaría ser desoladora. Porque de hecho, el mundo de Synthetica, no está muy lejos.

El gran parche de basura del Pacífico
1029_1.GIFEn el océano Pacífico existe la que es quizás la concentración de basura plástica no biodegradable del mundo. A aproximadamente 50º norte de latitud y ocupando un área aproximada de 34 millones de km2, existe un gigantesco remolino natural formado a partir del choque entre la Corriente del Pacífico Norte hacia el norte y la Corriente de California hacia el este. Con los años, la enorme cantidad de basura arrojada al océano llevó a que una gigantesca “sopa plástica” comience a agruparse en el centro del remolino, el cual es relativamente estacionario. Su tamaño es tan grande que tiene una superficie cercana a la de los Estados Unidos, y supera unas seis veces la masa total del zooplancton de la región -principal fuente de alimento y forma de vida-.
Desafortunadamente, la “sopa” cada vez se está haciendo más densa. Charles Moore, oceanógrafo y principal experto en el tema, ha calculado su densidad actual en 3,3 millones de piezas por km2.

En efecto, Synthetica no está muy lejos.

…Por alguna razón no puedo olvidar a los hermanos Collyer

Cactus dome, el basurero nuclear peor contaminado

Ubicado en la isla de Runit, la cual forma parte del atolón de Enewetak en las Islas Marshall, se encuentra una asombrosa estructura de concreto, plomo y acero que es el legado vivo de la peligrosidad de las pruebas atómicas a gran escala: El Cactus dome, como su nombre en inglés lo indica, es un domo que hoy día sirve de contenedor a la enorme cantidad de desechos radiactivos generados a causa de la serie de pruebas atómicas llevadas a cabo en las islas de la zona -principalmente en los atolones de Bikini y Rongelap-. La gran ironía es que el enorme pozo que cubre el domo, de unos nueve metros de profundidad por 107 de ancho, es el cráter producido por la masiva explosión atómica que tuvo lugar el 5 de Mayo de 1958 conocida como el “Cactus test”.

El domo, construido conjuntamente por la Comisión de Energía Atómica, la Agencia de Defensa Nuclear y la Guardia Costera de los Estados Unidos, entre 1977 y 1980 a un costo de 239 millones de dólares. Guarda aproximadamente 85 mil metros cúbicos de desperdicios radiactivos, entre los que podemos encontrar restos de barcos y estructuras hasta el suelo mismo del hipocentro de las explosiones. -de hecho una idea visual de su gran tamaño la obtenemos al darnos cuentas que esos “puntitos” que aparecen en la imagen sobre su superficie son seres humanos-

El siguiente video fue producido por la Agencia de Defensa Nuclear de los Estados Unidos. En el se muestran las operaciones de limpieza en Enewetak. En el video puede escucharse un comentario sobre los estudios de radiactividad realizados en la zona, mediante los cuales se llegó a la conclusión de que la contaminación resultó ser tan extensa que la posibilidad de vida animal o vegetal en las islas se había vuelto imposible. Por esta razón se decidió remover el suelo de las zonas más contaminadas y enterrarlo junto a otros desperdicios en uno de los cráteres.

Artículos relacionados
Explosiones nucleares espaciales
Nagasaki antes y después
El Proyecto Blue-Peacock
Nuke pop
La historia del Símbolo de Radioactividad
Fotografías de explosiones nucleares tomadas al milisegundo de las mismas
Más allá de la extinción
La Tsar Bomba

La experiencia surrealista de trabajar en un Burger King

Les dejo la excelente historia contada por letopo en un comentario en el que relata sobre su meteórica estadía como empleado de Burger King. La historia, además de ser realmente hilarante, es escalofriante. 🙂

En mi mundo personal hay una pesadilla o el recuerdo de una especie de maqueta sobre un silencioso y pequeño desastre ecologico.
Debajo de la cocina en el Burguer King de Corrientes y Callao hubo por mucho tiempo una habitacion en donde se arrojaban las bolsas de basura desde bastante altura. mas o menos cuatro metros.
por supuesto estallaban como sapos hinchados, ¿conocen ese olor Agridulce que chorrea de los camiones de basura que andan por el centro de la ciudad.?
Bueno ahi habia un pantano subterraneo lleno de esa sustancia
El problema es que no tenian forma de desagotar la habitacion.
A ese lugar te enviaban el primer dia de trabajo (para mi el primero y el ultimo) te daban unas botas largas como de pescador y con una pala de mango largo debias entrar a recoger papas fritas flotantes, sorbetes, vasos de plastico y pedazos de carne, la escena me recuerda mucho a la habitacion de Hotel que aparace en “Fear and Loathing..”
Antes de conocer ese pequeño y estupido hades me habian echo pasar por las diferentes “estaciones” en la cocina.
En una de ellas estaba parado viendo la cinta donde pasaba la carne ( con ganas de suicidarme) y el calor hizo que una gota de sudor me corriera por la frente que por un reflejo seque con mi antebrazo. Un superior con vicera y mangas cortas se acerco molesto. me dijo que los clientes me verian haciendo eso, que era un verdadero asco, me mando a lavarme las manos y yo pense que tenia razon que yo era inmundo.
Me señalo una pileta empotrada en una columna al costado de la cocina pasando una linea de basura que indicaba donde comenzaba el punto ciego para los clientes.
Me lave las manos con fuerza, molesto porque me habian retado en mi primer dia de trabajo y mientras cerraba la canilla de la pileta paso volando al lado de mi cabeza como un zeppelin negro una bolsa de basura inmensa que fue a reventarse mas alla de la columna.
Me estire sobre una baranda detras y la vi reventada unos metros abajo sobre un mar negro con arrecifes de aceite y vasos de plastico. Me quede mirando un rato hasta que un bao a carne podrida, mayonesa y coca cola me saco de mi sopor.
Entonces volvi a mi estacion de trabajo.
mas tarde esa noche me pedirian que baje y tratara de juntar un poco de algo de lo que flotaba ahi, porque me dijeron que el olor a podrido venia de los solidos como hamburguesas y papas que la gente tenia la mala costumbre de tirar sin terminar en los tachos de el local.
La habitacion estaba oscura y solo se escuchaba el rumor constante que venia de la cocina y el chapoteo que uno hacia al caminar con las botas en ese liquido negro.
me acerque a la puerta tanteando hasta encontrar un interruptor y a riesgo de electrocutarme lo prendi.
Una luz de no mas de 40w hizo amanecer ese pequeño planeta pantanoso y pense que alli podia encontrar a Yoda, pero despues lo imagine ahogado en Cocacola y su propio vomito.
40w en ese lugar eran como la luz de una vela.
en la penumbra y con el olor a carne descompuesta me quede un rato mirando moverse los ojos de aceite y alguna que otra aurora boreal.
En una pared alguien habia escrito la palabra “CACA” me dio pena lo imagine hace tiempo tragado por el pantano sali con cuidado para no hundirme para siempre.
En fin, me saque las botas, fui a buscar mi verdadera ropa y sali caminando entre clientes contentos que tienen la mala costumbre de no terminar sus hamburguesas.

Perdon por lo largo y lo escatologico.

Los obsesivos hermanos Collyer

Su caso fue tan grave que el Síndrome Collyer hoy en día hace referencia al desorden patológico de acumular compulsivamente basura y cosas inútiles. Y no es para menos, ya que al morir Homer y Langley Collyer dejaron en su casa nada más y nada menos que 103 toneladas de basura la cual iba desde órganos humanos hasta munición de artillería pesada sin utilizar.

Nacidos en una acomodada familia del Harlem a finales del siglo XIX, cuando este barrio aun era exclusivo, fueron a la universidad y se graduaron con altos honores convirtiéndose Homer en un ingeniero, aunque el prefería ser inventor y pasaba todo su tiempo libre construyendo raros aparatos, y Langley en un abogado. No obstante, tras el paso de la Primer Guerra Mundial y la urbanización de New York, el Harlem se fue empobreciendo y los crímenes y delitos comenzaron a subir a medida que las familias acomodadas comenzaban a abandonarlo. Tras la muerte de su madre ambos hermanos quedaron desolados y decidieron no abandonar su casa familiar bajo ningún motivo.

Prontamente su temor a los cambios sociales en la zona los llevó a volverse extremadamente reclusivos, al punto de construir todo tipo de trampas y aparatos en el edificio. Al no pagar los impuestos quedaron desprovistos de luz, gas y agua. Sin embargo, rápidamente improvisaron un motor de auto conectado a varias baterías para proveerse de energía y realizaron un profundo túnel para obtener gas y agua de las tuberías del edificio. Por las noches Langley salía a recolectar todo tipo de cosas de la calle y a buscar comida. Cuando su hermano Homer comenzó a perder la visión, Langley, decidió que éste se curaría gracias a ingerir 100 naranjas a la semana y, previniendo el momento en que recuperara su visión, comenzó a juntar una cantidad monumental de periódicos para que se pusiera al día con las noticias llegado el día.

Tanto encierro llevó a que los vecinos creyeran que éstos vivían cuidando una gran fortuna, razón por las que varias veces intentaron invadir su departamento a la fuerza solo para encontrarse con un sin fin de trampas y bizarros mecanismos anti-invasores construidos por Homer.

El desenlace

Tras no tener noticias de los ancianos por varios días la policía decidió entrar a su domicilio el 8 de Abril de 1947. Para su asombro encontraron a Homer muerto en el piso. Sin embargo no había señales de Langley. Incrédulos de sus ojos llamaron a sanidad pública para sacar la basura. Entre los ítems dispersos encontraron, entre otras cosas, desde una máquina de rayos-x, varios pianos, un gigantesco órgano de iglesia, esqueletos de caballos y vacas, órganos humanos y animales conservados en jarrones de cloroformo, cientos de miles de libros y periódicos, cientos de litros de kerosene y, material quirúrgico, partes de autos, cientos de herramientas y material eléctrico y, ante la mirada atónita de los removedores, un arsenal de armas que iba desde ametralladoras de alto calibre, balas de tanque y hasta lanza granadas “suficiente armamento como para iniciar una pequeña guerra” según las palabras del comisionado de policía. Al cabo de 4 semanas de remoción de basura el cadáver de Langley fue encontrado enterrado en una pila de periódicos. Tras la investigación se descubrió que este, sin querer, había accionado una de las trampas siendo aprisionado por miles de periódicos y libros. Su hermano, ya ciego y casi paralizado, se hambreó hasta la muerte.

Si bien nunca se supo de donde obtuvieron los órganos humanos que coleccionaban la cantidad de material quirúrgico en su departamento trajo macabras sospechas a la policía. Al día de hoy continua siendo un misterio.

Del Gran Apestamiento a la Gran Peste

Los problemas de una metrópolis sobrepoblada e industriosa como era el Londres Victoriano fueron y son la suciedad. Si bien en el presente se han creado leyes y se ha concientizado a “no ensuciar” en el pasado esto no era así, y desde fábricas hasta personas e incluso los barcos arrojaban todos sus desperdicios al río. Gradualmente el Thames se convirtió en una gran cloaca y los olores eran realmente insoportable. Todo esto llevó a que en el año 1858 el calor del verano comenzara a largar un vaho insoportable, los miembros del Parlamento abandonaban las seciones vomitando y el Primer Ministro Disraeli debió salir corriendo de su despacho con un pañuelo en la nariz al no soportar la hediondez de su presente en el mismo. Con el fin de solucionar el problema se comisionó al legendario ingeniero Joseph Bazalgette para construir un colosal sistema de cloacas que administrara los desechos de la ciudad. Desgraciadamente Bazalgette nunca podría haber imaginado que el solucionar el “Gran Apestamiento de Londres de 1858” sería el trampolín para “La Gran Peste de Londres de 1892”, en la cual millones de ratas criadas en las cloacas invadieron la ciudad, y causando una epidemia de cólera nunca antes vista.

Como resultado Bazalgette fue utilizado como chivo expiatorio y todos los políticos lo comenzaron a culpar de la peste, de hecho, y a pesar que el mismo Bazalgette y sus antepasados eran ingleses, varios políticos preferían llamarlo bajo el apodo de “el francés” a causa de su apellido con el fin de echarle la culpa a Francia. Por supuesto ninguno reconoció que en casi 40 años nunca se realizó una limpieza intensiva del sistema de cloacas, lo que dio el pie para que las ratas encontraran un ambiente propicio. De todas maneras este es un buen ejemplo de como la solución de un problema menor lleva a uno mucho mayor.

Los lugares más contaminados del mundo

Linfen, la ciudad peor contaminada

China se lleva todos los “honores” con respecto a la contaminación ya que posee, según la intensiva investigación del Banco Mundial, 16 de las 20 ciudades más contaminadas del mundo. Ocupando el primer lugar se encuentra la ciudad de Linfen en la provincia de Shanxi la cual permanece los 365 días del año cubierta por una niebla de smog que solo permite ver a unos pocos cientos de metros de distancia. Esta tragedia tiene origen en la zona industrial de la ciudad, la cual descarga sus contenidos directamente sobre el río convirtiéndolo en una especie de pasta densa imposible de beber o utilizar. Como si desechar los restos químicos y orgánicos de cientos de fábricas en el río no fuera poco también están las cientos de chimeneas encontradas incluso en zonas urbanas, las cuales han logrado que las copas de los árboles estén cubiertas por copos, solo que no de nieve sino de cenizas.

Citarum, un río sobre el que se puede caminar

Aunque cueste creerlo hay un río más contaminado que el que cruza a Linfen. Este es Citarum en Indonesia el cual hace unos años era un río de pescadores, sin embargo hoy en día es el tiradero público de 9 millones de personas y gran cantidad de fábricas. Pero qué tan contaminado puede estar, bueno la respuesta es simple y gráfica: en algunas partes es tan denso que puede caminarse sobre su superficie sin problemas. Incluso visto desde la orilla, como pueden observar en las imágenes, es imposible saber que debajo de toda esa enorme cantidad de basura se pueda encontrar agua. Agua que los pobladores utilizan para cocinar y beber…

Dzerzinsk:
La región de Dzerzinsk tuvo la desgraciada suerte de ser huésped de una planta soviética de producción de armas químicas denominada “Himmash”. En esta región habitada por más de 300 mil personas es normal, aun hoy en día, encontrar enterrados contenedores del mortal gas VX, gas Sarin, gas mostaza y decenas de químicos orgánicamente persistentes. Esto ha causado un “genocidio silencioso” ya que los habitantes de Dzerzinsk viven en promedio unos 42 años en el caso de los hombres y unos 47 en el caso de las mujeres. Esta trágica estadística no es de extrañar ya que un análisis realizado por la Organización Mundial de la Salud ha revelado que en ciertas zonas de la región la cantidad de químicos peligrosos supera unas 17 millones de veces el nivel considerado como “seguro”.

Mailuu-Suu
Esta región de Kirguistán fue durante varios años el centro de una base de refinamiento de uranio de la Unión Soviética. Si bien al día de hoy la planta está en desuso unos aterradores 1,96 millones de metros cúbicos de uranio permanecen enterrados en distintas partes del densamente poblado Valle de Ferghana. La falta de preocupación por parte de los políticos de la URSS llevó a que la planta se construya sin un sistema de almacenamiento de uranio eficiente ni un mecanismo de contención de desechos seguro, por lo que al día de hoy siguen ocurriendo accidentes como el reportado por el periódico Obschestvenny Reiting en Abril del 2006 cuando más de 300 mil metros cúbicos de material radioactivo se mezclaron con las aguas del río más importante de la región. Según la rama para Oriente Próximo de la Cruz Roja la cantidad de casos de cáncer en la región está “fuera de escala” comparado al resto del mundo ya que por lo general los campesinos no tienen otra salida que utilizar el agua altamente irradiada de los ríos para regar sus cosechas.

Norilsk

La ciudad de Norilsk es quizás la más aterradora de todas ya que fue fundada en 1935 en Siberia con el solo propósito de servir como campo de trabajos forzados para enemigos polítcos. Debido a que ser prisionero de un gulag equivalía a estar sentenciado a muerte, las autoridades nunca pusieron mucha atención a las normas de seguridad y al bienestar de los trabajadores, razón por la que al día de hoy decenas de metales pesados, isótopos radioactivos, y contenedores con gases venenosos se encuentran en la región ya sea flotando en los ríos o enterrados en las napas subterráneas. Desafortunadamente en el presente 134 mil personas que habitan el área sufren el nefasto legado de las operaciones mineras en Norilsk durante la Guerra Fría. Según la Organización Mundial de la Salud al día de hoy Norilsk produce mayor cantidad de recién nacidos con deformidades que Hiroshima dos décadas después de la bomba nuclear. Como puede verse desde Google Maps la zona es prácticamente carente de vegetación y las zonas con agua varían en su coloración del negro al verde.

Artículos relacionados
El bosque peor contaminado del mundo, donde los árboles se tornaron de color rojo.

Más allá de la extinción, las advertencias de lso basureros nucleares

El miedo a la extinción propia del hombre no es solo territorio de las películas de ciencia ficción. Preocupados por esto muchos científicos comenzaron a investigar como evitarlo, otros, y aquí viene lo interesante, comenzaron a pensar qué soluciones, o mejor dicho qué hacer, en caso de que inevitablemente la extinción de la humanidad producto del fuego nuclear golpeara la puerta. Es así que un grupo de especialistas en semiótica (ciencia que dedica a estudiar los signos,sus relaciones y su significado) comenzó a desarrollar un lenguaje iconográfico para advertir a seres inteligentes el significado de un peligro inminente (como residuos nucleares, o algo dañino). El mayor problema se planteó desde la perspectiva que la simbología actual, natural y familiar a la humanidad, así como la utilización del lenguaje sería inútil.

Después de todo éstos seres podían ser o bien sobrevivientes humanos reducidos a un estado neolítico, que perdieran todo contacto con los lenguajes actuales; o una nueva especie inteligente que evolucionara en la Tierra tras la extinción de la humanidad. Luego de una intensa investigación se desarrollo un gráfico cuya función es la de comunicar el peligro de la radiación a un ser inteligente. Estos símbolos se encuentran distribuidos por todos los basureros nucleares de Estados Unidos.