Tag Archives: Arqueología

El sello que protegió la tumba de Tutankamón durante 3.245 años

La tumba del farón Tutankamón es una de las más raras alguna vez encontradas por los arqueólogos en Egipto. La misma consta de 5 sarcófagos en series, en los cuales se encuentran a su vez cinco altares con ofrendas y pasajes. Al ingresar al cuarto sarcófago además de las ofrendas y los cuerpos momificados de personajes menores pero cercanos al faraón e incluso sirvientes cuya tarea era la de servirle en el más allá, Howard Carter y su equipo hallaron en 1922 y tras una seguidilla de problemas tanto técnicos como económicos durante el principio de su expedición una gran compuerta la cual había permanecido escondida por miles de años. La misma aseguraba el ingreso con un singular sello puesto por los sacerdotes encargados de los ritos funerarios y el cual permaneció intacto por 3.245 años. El mismo constaba de una cuerda anudada y un sello de arcilla conteniendo la figura del dios chacal Anubis. Patrón de los embalsamadores y dios de la muerte,

El hallazgo fue espectacular. Si bien los sarcófagos anteriores fueron explorados con anterioridad en dos oportunidades e incluso los dos primeros de la serie saqueados en el pasado, la puerta de acceso al sarcófago de Tutankamón fue protegida por una serendipia del destino. Parte de la tumba de Ramsés IV, la cual se encontraba en el nivel directamente superior a la de Tutankamón, colapsó y ocultó con sus escombros la puerta de acceso. Tras remover los escombros, Carter rompió el sello e ingreso al quinto y último sarcófago encontrándose con el tesoro egipcio más espectacular de todos los tiempos; todo quedando capturado por la lente del fotógrafo de la expedición, Harry Burton.

Artículos relacionados
El mecanismo de Antiquerra, la computadora más antigua de la historia.
De como mover un frágil obelisco de 4 mil años.
Desenterrando el obelisco egipcio más grande alguna vez construido.
El hombre que pensó distinto a todos y logró traducir los jeroglíficos egipcios.
El sultán que intentó destruir las pirámides.

El hombre que pensó distinto a todos y logró traducir los jeroglíficos egipcios

Piedra de RosettaUn 15 de Julio de 1799 un grupo de soldados Franceses se encontraban reparando los muros del Fuerte Julien, un fuerte originalmente Otomano capturado por los franceses. Sin saberlo realizarían uno de los hallazgos más importantes de los siglos XVIII y XIX. Al reforzar una de las paredes, corrieron una gran piedra utilizada como cimiento por los Otomanos durante la construcción del fuerte, fue prontamente el capitán e ingeniero Pierre-François Bouchard, que se encontraba guiando los trabajos de reparación, quien se dio cuenta que esa roca que los Otamanos habían enterrado como si fuese una piedra más tenía en realidad un gran valor arqueológico. Si algo hicieron los soldados franceses fue toparse con reliquia perdida tras reliquia.

La piedra contenía el mismo texto en tres lenguajes distintos: el egipcio antiguo, el demótico y el Griego antiguo. El demótico era una versión simple del egipcio antiguo con origen entre las clases populares del Delta del Nilo, de aquí su nombre en griego dimotika (habla popular). Los escribas de menor rango e incluso las clases populares podían dejar su legado escrito en demótico, a diferencia de los jeroglíficos sólo utilizados por los escribas de alto rango.

El mismo Napoleón poseía un gran interés por la cultura del Egipto antiguo, por lo que ordenó a sus soldados recolectar cualquier reliquia que hallasen, muchas de estas semi enterradas o completamente descuidadas. Algo común tras la caída de un gran imperio, recordemos como las finísimas losas de mármol del Foro Romano y tantos otros edificios fueron destripadas de sus edificios para crear paredes de chiqueros en la Roma medieval.

Oficial napoléonico en Egipto

La importancia de la piedra fue notada desde un principio y varias copias de la misma fueron realizadas y enviadas a varios museos, si bien el artefacto se estudió intensivamente durante más de dos décadas no fue hasta 1822 que Jean-François Champollion logró traducirla y crear el primer diccionario de jeroglíficos. Todos sus antecesores consideraban al egipcio como un lenguaje simple, primitivo, cuyos símbolos representaban simples alegorías. Traducirlo, creían, requería entender las alegorías de los símbolos. Tanto los contemporáneos a Champollion como los del pasado, sólo Ibn Wahshiyya llegó a sugerir que podían llegar a formar un alfabeto, no obstante falló en su intento.

Presentación de la piedra de Rosetta
(Presentación de la piedra)

Piedra RosettaPero Champollion pensó distinto, el no creía que esos hombres que erigieron las pirámides escribiesen con simples alegorías gráficas (algo que mucha gente todavía cree), y así comenzó a buscar patrones, series de repetición, familiaridades ente grupos de símbolos e incluso frecuencias entre los distintos símbolos. Eventualmente descubrió algo sorprendente, no se trataba de un sistema puro de escritura como el alfabético sino que era un complejísimo sistema mixto de morfemas logográficos que servía para representar, en efecto, de manera alegórica ideas pero que además incluía 24 caracteres de consonantes simples cuya función se asemejaba a la de un alfabeto y se complementaba incluso con glifos fonéticos.

Jean-François ChampollionLo más sorprenderte es cómo Champollion comenzó a desenmarañar el problema. Primero se dio cuenta que los egipcios encerraban ciertos nombres y palabras en cartuchos (una especie de borde ovalado), por lo que buscó en monumentos los jeroglíficos que representaban los nombres de los personajes honrados en dichas obras, especialmente el de Cleopatra en el Templo de File. Es así que llegó a una conclusión fascinante: los jeroglíficos también contenían un componente alfabético, algo que no era obvio a priori ya que como se mencionó anteriormente era un sistema de escritura mixto en el cual convivían ciertos símbolos logográficos que permitían resumir conceptos o palabras comunes en simples símbolos alegóricos y un sistema alfabético.

Piedra de Rosetta

Pero no terminaba allí, además de lo anterior descubriría que poseía un sistema de redundancia fonética mediante complementos fonéticos, similar a los vistos el lenguaje escrito Maya o en el kanji japonés. Una misma palabra podía escribirse de manera distinta si se le adicionaba su componente fonético

Curiosamente Champollion debió trabajar con copias, ya que no tuvo acceso a la piedra original (tras la derrota de Napoleón en Waterloo los Británicos tomaron posesión de la piedra y la enviaron al Museo Británico).

Y qué decía la piedra
El texto en la misma hace al Decreto de Menfis, y la Piedra de Rosetta no fue única, sino que cientos de estas fueron realizadas y expuestas en plazas y mercados para comunicar el decreto. En efecto, como se aprecia en las imágenes la Piedra de Rosetta estaba dañada y su texto incompleto, gracias al hallazgo de otras de estas piedras, como la estela de Noubarya, se pudo completar el texto entero

Artículos relacionados
De como mover un frágil obelisco de 4 mil años.
Desenterrando el obelisco egipcio más grande alguna vez construido.
El sultán que intentó destruir las pirámides.
El sello que protegió la tumba de Tutankamón durante 3.245 años.

Desenterrando el obelisco egipcio más grande alguna vez construido

El obelisco inacabado de AsuánEl obelisco inacabado de Asuán, como lo denominan los arqueólogos, es una de las reliquias más interesantes y espectaculares del antiguo Egipto. Construido en las canteras de piedra de la ciudad del mismo nombre, este obelisco estaba destinado a convertirse no solamente en el obelisco más grande de todos, sino que, de haber sido construído, hubiese sido la pieza megalítica más grande del mundo.

Desafortunadamente durante su tallado los expertos canteros egipcios comenzaron a ver serias fallas en la piedra en si misma, las cuales se incrementaban en tamaño a medida que se continuaban con los trabajos de tallado; razón por la cual decidieron abandonar el proyecto y enterrarlo ya que determinaron que nunca serían capaces de levantarlo sin que el mismo se quebrara en varios fragmentos

El obelisco inacabado de AsuánEl coloso dormiría durante miles de años, siendo testigo mudo de la historia. Incluso las tropas de Napoleón marcharían sobre el mismo sin saberlo, si bien una parte del mismo fue desenterrada a principios del siglo XX, no fue hasta el 2005 que su base y la mayor parte de su estructura fueron completamente desenterradas.

Tras desenterrar gran parte de este los arqueólogos decidieron que la mejor manera de conservarlo intacto era dejarlo en su lugar y convertirlo en un enorme museo abierto.

El obelisco inacabado de Asuán El obelisco inacabado de Asuán

Artículos relacionados
De como mover un frágil obelisco de 4 mil años.
El hombre que pensó distinto a todos y logró traducir los jeroglíficos egipcios.
El sultán que intentó destruir las pirámides.
El sello que protegió la tumba de Tutankamón durante 3.245 años.

Dándole vida a un castillo con proyectores de alta definición

Este año, por Diciembre aproximadamente, tengo planeado ir a visitar el Nuevo Museo de la Acrópolis. Razón por la cual estuve siguiendo muy de cerca las noticias de su inauguración el pasado mes. Algo que me gustó es, ciertamente, que a pesar que la arquitectura elegida para el exterior del museo no tiene nada que ver con la arquitectura greco-clásica (ver mi “queja” al final) se utilizaron grandes proyectores de alta definición para reflejar distintas figuras y estatuas griegas “tomando vida” sobe la estructura misma del museo.

Me fascinó en especial la animación de las figuras bidimensionales tan particulares de los frescos y alfarería griegos. Realmente no sé si éste espectáculo sea algo empleado sólo durante los festejos de inauguración (que es lo más probable sin lugar a dudas) o si sea algo que se vaya a dar regularmente (que si bien me gustaría, no lo creo ya que es una zona residencial y a los vecinos del museo les haría la vida imposible. Es un hermoso espectáculo, pero imagínenlo todas las noches iluminando las ventanas de sus hogares)

Sobre la arquitectura del Nuevo Museo de la Acrópolis, si bien entiendo la necesidad de crear un museo moderno capaz de ofrecer exhibiciones dinámicas, yo hubiese preferido que se recrease un templo clásico en vez de una estructura de acero y vidrio. Algo similar al templo de Zeus en Agrigento, con sus gigantes atlantes y cariatides sosteniendo con sus incansables brazos y cabezas el techo de la estructura (que es dórico, el más grande alguna vez construido, y que si bien no tiene que ver con los atenienses, que eran jonios, cultura que dio luz a la Acrópolis, al menos es más acorde)

Relacionado a esto, llego al siguiente video en el cual se utilizan varios proyectores láser de alta resolución para “darle vida” a un castillo italiano en Cesena. Nota, si quieren ver la parte donde literalmente “desarman” el castillo en una especie de “agujero negro”, esperen (o adelanten) al minuto 5.

Las tumbas de la montaña en Licia

Anatolia, actual Turquía, cambió de dueños muchas veces. A lo largo de los siglos, su estratégica posición geográfica la llevo a quedar bajo dominio Persa, Griego, Romano, Bizantino, Islámico, Cruzado, Otomano, Británico, Francés, Italiano y algunos otros reinos que ahora escapan a mi memoria. No obstante, por alguna curiosa razón, todos sus dueños, salvo quizás los últimos cuatro quienes en cuya época este tipo de ingeniería/arquitectura había caído en desuso, decidieron realizar magníficas construcciones megalíticas y subterráneas. Ya hablamos de las ciudades subterráneas de Kaymakli y Derinkuyu en el pasado.

Tumbas de roca

Hoy es el turno, no obstante, de las sorprendentes Tumbas de Roca Licias. Halladas en el pueblo de Dalyan, y cuyo objetivo, como en muchas otras culturas politeístas, radicaba en honrar a una deidad en particular con el fin de lograr la gracia de esta y así ser llevados con prioridad al otro mundo. Si bien en Licia encontramos muchas tumbas, altares y pilares (estos normalmente de origen Licio pre-helénico y dedicados a la diosa nereida), los monumentos más espectaculares son las tumbas-templo de los reyes de la ciudad griega de Caunos, construidas hace unos 2400 años y, por lo general, dedicados a la diosa Leto.

Tumbas de roca Tumbas de roca Tumbas de roca
(Complejo de tumbas hallado en el pueblo de Dalyan, Licia)

Por desgracia, la mayoría de sus tesoros fueron saqueados, con el pasar de los años. Los mismos se encontraban tras paredes falsas, por lo que los saqueadores que buscaban éstos tesoros iban con martillos y picos destruyendo en el proceso el interior de los templos con el fin de hallar dichas riquezas. Razón por la cual el interior, y en muchos casos el exterior, como se observa en las imágenes tanto del complejo de Dalyan como del de Myra, se encuentran destruidos.


Tumbas de roca de Myra Tumbas de roca de Myra Tumbas de roca de Myra
(Complejo de tumbas hallado en el pueblo de Myra, Licia)

Durante los siglos XVIII y XIX distintas sociedades arqueológicas Británicas, deseando ampliar las colecciones históricas y el conocimiento de la región, invirtieron gran cantidad de capital y esfuerzo académico con el fin de distinguir, hallar y adquirir los objetos saqueados. Si bien lo recuperado palidece en comparación ante el esplendor original de los tesoros, hoy el Museo Británico mantiene la mayor colección del mundo de artefactos póstumos Licios.

El filósofo griego del cual todo se ha perdido

Crisipo de SoliCrisipo de Soli es quizás el mejor ejemplo de la turbulenta historia de la humanidad. Uno de los máximos intelectuales de su época, fue considerado durante su vida, hace unos 2200 años, como el Segundo Fundador del estoicismo y sus trabajos en matemática llegaron a ser de suma importancia -de hecho estableció al 1 como un número abstracto en si, algo que otros griegos como Aristóteles no aceptaban- siendo además citado y celebrado por personajes históricos como Plutarco, Galeno, Marco Aurelio, Cicerón y el mismo Séneca.

Sin embargo, por una serie caprichos del destino y varios descuidos, todos sus textos se han perdido en las arenas del tiempo. Y de sus más de 700 trabajos, sólo se conservan citas realizadas por los personajes anteriormente mencionados y unos pequeños fragmentos chamuscados hallados recientemente en la Villa de los Papiros -una biblioteca romana “congelada en el tiempo” tras ser devorada y enterrada por las cenizas del volcán que consumió a la ciudad de Herculea, que junto a Pompeya, se ha convertido en el mayor tesoro arqueológico de la historia. Al presente sólo se han procesado una pequeña cantidad de documentos de la misma, principalmente ya que, literalmente, se debieron de inventar y crear nuevas tecnologías para esta tarea. Por lo que en el futuro, con suerte, se puedan encontrar más fragmentos perdidos de clásicos de la antigüedad.-

No es de extrañar entonces que Crisipo, a pesar de haber formado e influenciado el pensamiento de varios personajes que cambiaron el rumbo de la historia, es hoy día prácticamente un desconocido. Tristemente, olvidado por el tiempo mismo.

Su muerte, un tanto extraña: murió de un ataque al corazón tras explotar a carcajadas al ver como su burro, borracho éste, intentaba a duras penas comer un par de higos.

Los templos subterráneos más espectaculares del mundo

En el pasado habíamos hablado del misterioso templo enterrado de Beta Giyorgis, hoy le toca el templo a otros templos subterráneos asombroso.

Hypogeum
1119-10.jpgEl Hypogeum es una joya arqueológica de 4500 años de contigüidad, ya que es considerado como el único templo prehistórico subterráneo del mundo. Hallado en la isla de Malta y redescubierto de pura casualidad en 1902 por unos obreros que se encontraba realizando excavaciones. Se daría la tarea de la excavación inicial al padre Manuel Magri, de la Sociedad de Jesús, quien gracias a sus conocimientos en arqueología y etnografía, sobretodo su profundo conocimiento del folklore maltés, lograría ir desenterrando y revelando los misterios del templo gradualmente. Por desgracia Magri moriría antes de ver el resultado final de la excavación que había comandado. Quedando al mando de la excavación un alumno de Magri, Sir Themistocles Zammit.

Si bien en un principio, dada la cantidad de restos humanos encontrados, se creyó que se trataba de un templo de sacrificios, prontamente pudo descubrirse que se trataba de una antiquísima necrópolis. El templo se encuentra dividido en distintas salas, estando la menos profunda a 10 metros de profundidad.

1119-1.jpg1119-2.jpg1119-3.jpg

De especial interés son la Sala del Oráculo, un salón rectangular en el cual la voz grave de un hombre es capaz de retumbar de manera intimidante. Seguramente, siendo este el resultado deseado por los constructores. El foso de las Serpientes, por su lado, es una magnífica habitación en la cual existe un gran foso sobre el cual se criaban, valga la redundancia, serpientes. No esta claro su motivo, pero se ha sugerido que posiblemente también se haya adorado al Dios Serpiente o utilizadas para el comercio.

Afortunadamente el gobierno local ha realizado un excelente trabajo de preservación. Incluso, limitando el turismo a una cuota de 80 personas diarias.

Los templos de Damanhuria
1119-7.jpgEn el Valle de Valchiusella, en Turin, se encuentran 9 templos subterráneos. Los mismos no son el producto de un culto perseguido hace milenios, sino que se tratan de las excentricidades de Oberto Airaudi, un italiano que a la edad de 57 años, cavaría en la roca estos templos a partir de una visión de su niñez. Los templos poseen una temática histórica, representando la historia de la humanidad, y en sus casi 8500 metros cúbicos de volumen presentan bellísimas decoraciones y ornamentos.

Completamente autodidacta, de hecho su primer templo, construido en el terreno de sus padres, tuvo el único fin de enseñarle los principios de la excavación, Airaudi emplearía años y cientos de horas de esfuerzo cavando la roca. Por supuesto no estaba sólo, ya que como dice el dicho “siempre hay un loco para otro loco” y nuestro singular arquitecto encontraría gente afín que compartía su visión mesiánica.

1119-9.jpg1119-6.jpg1119-8.jpg

Así, comenzando la construcción sería a mediados de los 70s, pasarían 16 años, trabajando en equipos 24 horas al día en turnos de 4 horas. Si bien los templos primeramente serían secretos, con el tiempo el rumor corrió hasta el punto de llegar a la policía, quienes, bajo la amenaza de dinamitar el valle, lograron entrar a los templos.

Los agentes quedarían fascinados, y prontamente se les otorgaría el permiso para terminar con su obra. Hoy los damanhurianos, como se hacen llamar, son un culto dedicado a la meditación, poseedor de varias granjas orgánicas y panaderías naturistas en la zona. Fomentadas por los ingresos turísticos que generan los templos.

Artículos relacionados
Beta Giyorgis, el edificio megalítico enterrado.
Ellora, el complejo de templos hindúes y budistas tallados sobre la cara de una montaña durante 450 años.

La turbulenta historia del texto perdido de Arquímedes

Examinación del palimpsesto de ArquimedesSi escuchásemos una historia la cual nos cuente acerca de la pérdida de varios tratados no conocidos de uno de los más grandes genios de la historia, los cuales, tras permanecer abandonados durante siglos en una polvorienta y antiquísima librería de monasterio, terminarían siendo confundidos por textos sin importancia y la tela sobre la cual descansaba su tinta lavada y reciclada, para transformarlo en un libro de oraciones durante otra inmensidad de siglos, sólo siendo redescubierto en el s. XX y vuelto a perder en la Primer Guerra Mundial para volver a ser reencontrado en Francia en los años 30, donde permanecería durante casi siete décadas nuevamente olvidado y se hiciera público sólo hasta que un millonario filántropo lo adquiriera para donarlo a la ciencia, y, cuyos contenidos, hoy en día han sido recuperados utilizando la más moderna técnica de inspección por rayos X y luz ultravioleta, pensaríamos que se trata sólo de una bonita historia de ficción. Sin embargo, en un juego descarado en el que logra demostrar su potencial, la realidad nuevamente pudo superar la más inquieta mente literaria y ha entramado una historia sin igual.

Este es el palimpsesto de Arquímedes, una serie de tratados matemáticos cuya historia de extravíos y encuentros es simplemente sorprendente. Arquímedes no sólo fue un personaje excéntrico, sino que además fue un genio matemático, un creativo ingenioso y un físico adelantado a su época, sino que además, y a pesar de su lejanía temporal, es uno de los nombres más reconocidos de la ciencia en la actualidad. A lo largo de su vida compiló varios tratados y escritos monumentales que abrieron las puertas a nuevos tipos de construcciones, metodologías industriales y nuevas maneras de entender la naturaleza. De estos tratados, siete, de los mismos dos totalmente desconocidos, serían olvidados víctimas de la turbulencia social y las guerras de su época.

Analisis del palimpsesto de ArquimedesPasarían 13 siglos (s. X dC), en los cuales su textura se carcomería casi al punto de lo ilegible. En este pésimo estado, por un capricho del destino, serían reencontrados por un monje escriba que, al reconocer la obra como un trabajo de importancia antigua, la copiaría exactamente palabra por palabra, no en papiro como en los tiempos de Arquímedes, sino a una nueva tecnología de la época, es decir, libros cuyas hojas eran hechas con parches de tela a partir de vientre animal. Desafortunadamente, la difusión de la obra reencontrada no se haría notoria, y la nueva copia parecería condenada a correr el mismo destino que el trabajo original, quedando dos siglos guardada en el olvido y acumulando polvo. No obstante, en el siglo XII monjes quienes, desafortunadamente en el apuro de buscar libros incompletos o con muchas copias, con el fin de reciclar el parche de escritura de los mismos para crear palimpsestos -libros confeccionados a partir del material reciclado de otros libros-, pasaron por alto la importancia del tomo que iban a borrar.

A diferencia de un guión de Hollywood, donde el ítem de importancia es salvado a último momento, los tratados perdidos de Arquímedes serían lavados borrando así su contenido sin interrupción alguna. Una vez lavados y doblados, los parches pasarían a formar un libro de oraciones, y la obra final de Arquímedes parecería haberse perdido para siempre.

El descubridor del Palimpsesto de ArquimedesDe dueño en dueño el libro iría pasando, hasta que en 1906 sería hallado por el filólogo danés Johan Heiberg -derecha-, quien, mientras estudiaba el libro en Constantinopla publicó las primeras fotografías del mismo. Pocos años después sería traducido por el gran historiador, matemático, aventurero y clasicista Sir Thomas Heath -a quien pronto le dedicaré algún artículo-. Esta traducción, aunque muy fragmentada al no contar con la información brindada por la tecnología actual, permitiría reeditar la obra del genio de Siracusa 23 siglos después de su muerte. Increíblemente el libro volvería a desaparecer con la Primer Guerra Mundial, para reaparecer en una colección privada de un coleccionista francés quien había conseguido el texto al rededor de la década del 30 de manos de un mercader en Estambul. Así continuaría guardado en esta colección durante la mayor parte del siglo XX, hasta ser comprado el 29 de Octubre de 1998 por un multimillonario filántropo quien, en vez de mantenerlo en su colección personal, lo daría al Walters Art Museum para que se realice un estudio a fondo y comprensivo del mismo.

Los contenidos
Aproximadamente 7 tratados desconocidos -totalmente o en parte- de Arquímedes fueron encontrados, incluso, un rompecabezas geométrico, junto a un discurso de Hipérides y copias de otros textos ya conocidos de varios autores. De éstos tratados El Método es el de mayor importancia, ya que es completo y único al palimpsesto además explicando varios de los resultados matemáticos que Arquímedes había demostrado pero nunca explicado. Incluso, algo que dejaría boquiabiertos a los investigadores, es el que Arquímedes lograra resolver problemas para los que hoy en día se requeriría utilizar cálculo integral -métodos desarrollados 2 mil años después de la muerte de Arquímedes por Newton y Leibniz-.

En lo que a geometría respecta, el palimpsesto ha demostrado que Arquímedes se encontraba un nivel 500 años avanzado a su época, de hecho, el mismo Heath planteó con dolor “qué hubiese sido del avance científico humano de no haberse perdido la obra”, ya que algunos de los tratados hallados y únicos a esta obra, como Cuerpos flotantes y Método de los teoremas de mecánica eran realmente joyas dignas de estudio comprensivo.

Enlaces relacionados
Cómo se realizan los estudios con rayos-X sobre el palimpsesto
Página del Walters Art Museum sobre el palimpsesto

Ubar, la Atlántida de las arenas

Ruinas de la ciudad perdida de UbarEn Medio Oriente existía una leyenda muy similar a la de la Atlántida en Occidente. Una ciudad de avanzada cultura y arquitectura megalítica cuyas elevadas torres de mármol y pilares finamente decorados hacían arrodillarse a cualquier visitante ante su belleza; siendo a causa de su desgraciado infortunio hundida en el desierto por una tormenta de arena. La diferencia, es que mientras la Atlántida permanece en el Reino de Mythos, Ubar resultó ser una realidad.

Meses atrás hablamos sobre Terra Incognitae, es decir, islas y ciudades sólo existentes en las leyendas. Ubar hubiese entrado en ésta lista, si no fuese porque hace 28 años un grupo de arqueólogos utilizando tecnología del programa Landsat y un complejo equipo abordo del transbordador espacial Challenger detectara los rastros de las rutas de trenes camello utilizadas por los mercaderes para llegar a la ciudad. Consecuentemente descubriendo la ubicación de la misma y desenterrando sus restos.

Ubar fue creída una leyenda dada la escasa cantidad de registros que la mencionaban, los cuales la marcaban como un gran centro comercial de esplendorosa arquitectura y riquezas en la región de Rub’ al Khali, al sur de la Península Árabe. Fundada hace 5 mil años y destruida bruscamente 3 mil años más tarde, el comercio logró que la misma poseyera todo tipo de riquezas, incluso varios relatos contaban sobre magníficas estatuas enchapadas en oro en las plazas.

Ruinas de la ciudad perdida de UbarEste esplendor, la falta de ruinas y su repentina desaparición -causada por un desastre climatológico según Surat al-Haaqqah llevaron a que la misma ingrese en el terreno de las leyendas durante casi 2000 años. Leyenda que, dada su romanticismo, ya que la misma incluso hablaba de mercaderes europeos pre-romanos, llevó a que infinidad de exploradores la buscaran -uno de éstos exploradores, Harry St. John Philby, en 1932, no descubriría la ciudad, pero su expedición lo llevaría a descubrir los increíbles cráteres de Wabar. Inmensos cráteres de vidrio formados cuando una serie de meteoritos impactó con la arena cristalizándola en el proceso (en unas semanas hablaremos de los mismos)-

Desafortunadamente el abandono y los casi dos mil años de entierro llevaron a que pierda todo su encanto original. Sin embargo, su historia ha quedado como uno de los hallazgos más fascinantes de la arqueología moderna. Hoy sólo quedan ruinas y una sombra de antiguo esplendor.

La fruta más grande del mundo y el melón milenario

Fruta del árbol de YacaLa fruta del árbol de Yaca es, además de ser la fruta colgante más grande del mundo, uno de los ingredientes fundamentales para ciertos tipos de curry. De gusto familiar a la piña, pero más seca, esta fruta puede llegar a pesar más de 35 kilos y llegar a medir 90 cmtrs de alto por 50 de diámetro. Increíblemente el árbol que las produce posee una resistencia sin igual, e incluso un espécimen joven puede llegar a tener más de 10 frutos sin derribarse o doblarse.

Nota: Estamos hablando de frutas de árbol y en condiciones naturales. De lo contrario, las supercalabazas de criadas para concursos se llevan los honores -Sí, las calabazas, al igual que los tomates, son frutas-.

Y el increíble melón que se conservó durante 2100 años
Un melón que se conservó durante 2100 años ¿imposible? no según este artículo del Washington Post. Hallado en la ciudad de Moriyama, el mismo se conservó gracias a una especie de “vacio” formado por una singular configuración del suelo. Esta condición resultó ser más que propicia para su conservación ya que previno la colonización de microorganismos que de otra manera lo hubiesen degradado.

¿Un racimo de uvas a 100 dólares?
Por supuesto que si hablamos de frutas y de Japón, no podemos dejar de lado este enlace en el cual se mencionan ciertas “frutas de lujo”.

El misterioso polímero de los romanos

Uno de los hallazgos arqueológicos que más debate y contradicción ha traído en las últimas décadas es el “Cesto de frutos de Oplontis” un fresco hallado en el sitio arqueológico Oplontis de Pompeya -más exactamente en el cuarto diaeta de la Villa di Poppaea en el cual se ve una cesta con distintos tipos de frutos protegida por un singular cobertor. La rareza de este particular cobertor, cuya aparente función es la de proteger los frutos de los insectos, es que nadie ha podido decir a ciencia cierta qué es exactamente o que material lo conforma. A simple vista, y si no nos informaran que es un fresco de hace casi dos mil años, podríamos confundirlo fácilmente con un trozo de polietileno, ya que refracta la luz y sus pliegues son particulares a los que suele tomar este tipo de material. No obstante, sería muy improbable que se tratase de este material ya que los polímeros derivados del petróleo son algo puramente producto de la ciencia del siglo XX, muy alejados a cualquier método de producción romano.

La mayor particularidad del material presente en la ilustración es su transparencia y su cualidad refractante de la luz. Los romanos ciertamente tenían acceso a sedas tan finas que transparentaban en gran medida los objetos que cubrían. Sin embargo, la seda ha sido descartada por la mayoría de los investigadores ya que puede observarse que el material refleja la luz con mucha facilidad, una propiedad ajena a esta fibra. Otros investigadores han sugerido que en realidad se trata de una pieza artística de vidrio, sin embargo varios se oponen diciendo que claramente el material no es rígido ya que se puede observar que adquiere la forma de la superficie de los frutos con los que toma contacto. Otros prefieren decir que en realidad fue un error del artista quien no supo interpretar el velo correctamente, sin embargo esta teoría se contradice con el hecho de que la calidad artística y profesional de la pieza es ampliamente superior a la mayoría de los otros frescos hallados en Pompeya.

Al día de hoy permanece siendo un misterio e incluso se ha llegado a sugerir que puede ser catalogado como un OOPArt Out Of Place Artifact; artefacto fuera de lugar- una categoría desarrollada por el zoólogo Ivan T. Sanderson y que actualmente utilizan los arqueólogos para describir un objeto cuya explicación no puede obtenerse en el marco temporal en el que ha sido ubicada.

La música de los hombres de Neandertal

Cuando pensamos en los hombres de Neandertal inmediatamente nos vienen a la mente imágenes de seres primitivos tirándose grandes trozos de roca los unos a los otros, rara vez, a menos que seamos antropólogos o paleontólogos, pensamos en estos primos del ser humano moderno como seres sensibles que enterraban a sus muertos en elaborados rituales y disfrutaban de la música gracias a instrumentos que ellos mismos construían.

Gracias a varios hallazgos arqueológicos la noción del hombre de Neandertal como un gigante primitivo y violento fue cambiando gradualmente hasta llegar a la visión más panorámica y compleja de los mismos con la que contamos hoy en día. Uno de estos hallazgos ocurrió en Eslovenia, más exactamente en la cueva Divje babe I, cuando un grupo de investigadores descubrió un artefacto que traería uno de los más grandes y reñidos debates científicos de la historia. El instrumento era sin duda alguna un instrumento musical de viento diatónico pero el hecho de que éste fuera encontrado en una de las pocas cuevas de la región de Dinarid Karst que se remontan al Paleolítico Medio lo hacía literalmente único.

Hecha con el fémur de un joven oso la flauta data de un tiempo en el que no se creía posible el tallado de huesos más allá de simples símbolos ritualistas. Esto hizo que durante mucho tiempo los agujeros de la flauta fueran atribuidos a distintas teorías como por ejemplo ser el producto de la perforación producida por los dientes de un carnívoro; sin embargo, en la otra esquina, son muchos los científicos que sugieren el que su origen no es en lo más mínimo natural y de hecho es un instrumento artificial creado por las manos del hombre, algo que es soportado por la suave terminación de los filos. Mientras tanto, hasta que se confirme si la flauta de Divje babe I es artificial, la flauta de Geissenklösterle seguirá siendo el instrumento musical más antiguo que se conoce con unos 36 mil años.

Sea natural o sea artificial el debate está sembrado, y todo indica que seguirá latente por mucho tiempo. A continuación les dejo algunos enlaces a las varias teorías que existen: