Tag Archives: Armas

La batalla de Libušín en primera persona, lo más cercano en la modernidad a una batalla medieval

Las personas dedicadas a la recreación histórica son quizás los aficionados más apasionados de todos. Si bien hay grupos de recreación histórica en todo el mundo y prácticamente para todo período y cultura histórica, es en Polonia, Latvia, Ucrania, Hungría, Lituania y Rusia donde dichas recreaciones se llevan a un nivel completamente distinto, organizando literales batallas campales con armaduras, tácticas y armas medievales que en su mayoría son confeccionadas por los mismos participantes. Si bien en los países anteriormente mencionados se realizan varios torneos, son los de Libušín, la Batalla de las Naciones y Grünwald (evento que recrea la batalla medieval más grande y sangrienta en la historia) los de mayor asistencia y calidad en lo que armaduras y trajes respecta. Los participantes, quienes pasan la mayor parte del año construyendo sus equipos y armaduras manualmente, muchas veces incluso utilizando técnicas de construcción sacadas de códices antiguos, acuden a los mismos intentando recrear no sólo el aspecto bélico la época, sino que además se realizan varios festivales paralelos con ferias de comida, trajes típicos y demostraciones de técnicas agrarias y culinarias.

La batalla de Libušín
El siguiente es un vídeo en primera persona de la batalla de Libušín. Si bien a primera vista parece algo extremadamente violento, existen varias reglas y códigos de conducta entre los participantes para evitar cualquier daño físicos. Las armas obviamente no están afiladas, y bajo sus armaduras los participantes visten gruesos trajes para evitar contusiones. Las armas de pólvora que vemos en el video no son rifles primitivos, sino que se trata de пищаль (cañones de mano rusos)

La batalla de las naciones
La batalla de las naciones es un evento similar que se lleva a cabo todos los años en Ucrania, aunque su organización es muy distinta. A diferencia del anterior, donde también se recrean aspectos sociales de la época, en la Batalla de las Naciones se intenta enfocar más en la recreación de las técnicas marciales de las batallas medievales; con participantes que ponen gran énfasis en practicar a la perfección las técnicas de esgrima y defensa históricas de la nación que representan en batalla. El contacto físico es bastante más fuerte que en el evento de Libušín como se puede ver en el siguiente vídeo:.

Wolin
El evento de Wolin tiene lugar en Polonia, y es también otra recreación histórica en la cual se recrean las guerras causadas por las invasiones vikingas a las tierras eslavas.

Sustancia-N, el gas venenoso incendiario con el que los Nazis planeaban cambiar el curso de la guerra

Uno de los mayores obstáculos que debieron sortear los estrategas alemanes durante el planeamiento del avance occidental fue la Franja de Maginot, una serie de fortificaciones construidas por Francia tras la Primer Guerra con la intención de frenar a futuro cualquier intento de invasión alemana. Si bien la franja era imponente y una maravilla de la ingeniería, con sistemas de filtrado de aire, búnkers para tropas, garajes subterráneos, hileras de cañones anti-tanques y piezas de artillería protegidas por varios metros de concreto contando además con depósitos de municiones y pertrechos para durar combatiendo durante varios meses, los alemanes lograron vencerla simplemente evitándola, y cruzando a Francia a través de Bélgica sin contratiempo alguno. No obstante, antes de que esto ocurra, en los planes alemanes existieron varias “súper armas” ideadas con el fin de destruir o abrir un camino a través de la Franja de Maginot. Una de estas soluciones, por así llamarla, fue la creación de gigantescas piezas de artillería, tan grandes como un edificio. Uno de éstos monstruos, el Schwerer Gustav, pesaba 1,350 toneladas y poseía un cañon de 47,3 metros capaz de disparar un obús de 4,8 toneladas a 48 kilómetros de distancia, un arma que el mismo Gustav Krupp tildaría de “capaz de derribar montañas”.

Pero entre las súper armas alemanas se encontraba una mucho más siniestra que cualquier cañón, desarrollada en el instituto Kaiser Wilhelm el N-Stoff (Substancia-N) se trataba de un compuesto interhalógeno (molecula compuesta sólo por elementos del grupo de los halógenos) de fórmula molecular ClF3 y nombre químico Trifluoruro de cloro. Compuesto que a temperatura ambiente se existe en forma de gas corrosivo, incoloro, y de carácter extremadamente reactivo, el cual al condensarse se convierte en un liquido amarillento en extremo venenoso.

Rápidamente los científicos del instituto vieron las aplicaciones militares del mismo, y sin perder tiempo alguno el mando alemán movió todo el desarrollo y producción del gas al complejo industrial de Falkenhagen, una la fábrica de municiones y laboratorio militar subterráneo compuesto por varios búnkers y laboratorios donde el Tercer Reich desarrolló algunas de sus más escalofriantes armas secretas. El gas era ideal para ser utilizado como arma de último recurso en la Franja de Maginot, de hecho, los científicos construyeron modelos en miniatura de la misma con compresores y extractores de aire que simulaban los vientos de la región, y estudiaron en profundidad como utilizar el gas para diezmar a las tropas y operarios de artillería franceses dentro de los búnkers.

El problema, además de la peligrosidad del gas, radicaba en que su producción era extremadamente costosa, producir solamente un kilogramo de N-Stoff costaba unos 100 Reichsmark (a finales de la década del 30 encontramos que 2,5 ℛℳ se cambiaban por aproximadamente $1 dolar estadounidense (según el historiador William Breuer), si ajustamos los niveles inflacionarios, entonces: $1 dólar de 1939 equivalen a $16,89 dólares del 2016. Lo que quiere decir que producir 1 kilogramo de N-Stoff costaba unos $675,6 dólares actuales). Por dicha razón, y el hecho de que durante el principio de la guerra incluso el llegar a sugerir la utilización de armas químicas era algo tabú sobretodo después de las experiencias de la Primer Guerra, la investigación se dejó de lado.

Pero eso cambiaría en 1944, el alto mando alemán sabía que la guerra estaba perdida, por lo que varios planes desesperados comenzaron a implementarse, uno de estos fue el Vergeltungswaffe 3, un arma diseñada para convertir a Londres en escombros. Otra de estas “armas de venganza” sería el ahora resucitado N-Stoff. Altamente oxidante, altamente venenoso y reactivo con materia tanto orgánica como inorgánica, era capaz de iniciar un proceso de combustión incluso sin una fuente de ignición presente. El mismo quemaba a través de arena, asbestos e incluso concreto, y si se lo intentaba apagar con agua reaccionaba de manera aun más violenta. Peor aun, éste gas es de peligrosidad máxima, ya que es fácilmente absorbido por la piel y su residuo es también mortal, dejando prácticamente inutilizadas cualquier pieza de equipo o maquinaria con las que entre en contacto. Como si lo anterior ya no fuese poco, al ser más denso que el aire generalmente no asciende, y se mantiene al nivel de las tropas, metiéndose además por canales de ventilación o las compuertas de distintos vehículos de combate.

Afortunadamente la Sustancia-N nunca fue utiliza en el campo de batalla, ya que la problemática de su costosa producción se mantuvo como una constante, y una Alemania ya demolida por los bombardeos tanto Aliados y Soviéticos fue incapaz de producir el compuesto a gran escala. De hecho, cuando los Soviéticos capturaron Falkenhagen, encontraron que los alemanes habían sido capaces de producir unas pocas toneladas del mismo (los estrategas alemanes consideraban que para que el gas tenga un efecto en el curso de la guerra se necesitaban producir 90 toneladas mensuales)

Hoy en día el Trifluoruro de cloro se utiliza en varios procesos industriales, sobretodo en la producción de semiconductores y como componente oxidante en ciertos combustibles de cohete, aunque el difícil manejo y almacenamiento del mismo han hecho que se opte por otros soluciones de menor riesgo.

La legendaria katana perdida de Masamune

Masamune Ozaki es considerado de forma unánime como el herrero más legendario de todo Japón. Activo en el siglo XIII en la región de Sagami, prontamente sus espadas y dagas se volvieron legendarias en Asia, con candidatos a discípulos que viajaba desde todos los rincones de las islas para verlo. Dichas armas eran tan preciadas y buscadas que solo emperadores, shogunes y generales tomaron posesión de las misas, incrementando así aún más la leyenda.

La legendaria espada perdida
Masamune OzakiLas espadas de Masamune fueron utilizadas por algunos de los personajes más históricos del Japón, desde emperadores hasta héroes nacionales como Musashi y sus 47 rōnin.

Es por ésto que las espadas de éste celebre herrero son consideradas como tesoros nacionales de valor incalculable, todas resguardadas en museos o colecciones de prestigio, salvo, y tristemente, la que es por lejos la más legendaria de todas las espadas creadas por Masamune: Honjo.

La espada era el símbolo de la casa de los shogunes Tokugawa, pasada de generación en generación y considerada como la espada más filosa de todas. Debido a ésto, era llevada a las batallas y utilizada por el mejor de todos samurai de los Tokugawa, así, durante muchos años inspiró a miles de guerreros.

Durante una de éstas batallas, Umanosuke, el samurai encargado de llevar la espada en batalla, se trenzó en duelo contra el general enemigo, Honjo Shigenaga. Si bien en un principio Shigenaga queda gravemente herido ya que la filosa espada atravesó el costado de su casco casi sin esfuerzo cortando su rostro, el experimentado general logró sobreponerse y matar a Shigenaga. Como trofeo tomaría la espada, la cual sería renombrada a Honjo Masamune en su honor.

Honjo Masamune

Pasarían los años, las décadas y los siglos, y eventualmente la familia Tokugawa, ya no shogunes sino que adinerados empresarios, recuperarían la espada familiar y la preservarían.

Tokugawa IemasaNuevamente la espada volvería a pasar de generación en generación, hasta que en 1945, Tokugawa Iemasa, con un Japón devastado por la guerra y las bombas nucleares, llevaría la espada a una comisaría en el distrito de Mejiro para protegerla de los saqueos que los soldados invasores estaban cometiendo. Desgraciadamente su plan resultaría ser un tiro por la culata, ya que el ejército de los Estados Unidos, que se encontraba tomando todo Japón tras la rendición incautaría la espada tras obligar a los oficiales de policía a entregar todas sus armas, espadas y dagas incluidas.

Si bien en un principio un tal “Sargento Coldy Bimore(en comillas ya que hoy se sabe dio un nombre falso) tomó “posesión temporal“ de la espada, la misma rápidamente desaparecería y nadie en el ejercito americano se hizo cargo, permaneciendo perdida hasta el día de hoy a pesar de enormes recompensas ofrecidas por la misma y literales expediciones en su búsqueda.

Artículos relacionados
La espada del samurai en cámara ultralenta.
La invasión mongol a Japón del siglo XIII relatada por sus protagonistas.

Un arma con balas cuadradas (para católicos y musulmanes)

Patente del arma de PuckleEn la historia han ocurrido hechos descolocados ciertamente, siendo en el reino de las invenciones donde más nos asombramos. James Puckle era un inventor británico especializado en municiones y armas a repetición de principios del siglo XVIII. Su mayor invención, la Puckle Gun, se trataba de un arma a repetición estática capaz de lanzar 9 balas por minuto -nada en estándares actuales pero toda una hazaña en el siglo XVIII, donde un mosquetero experimentado podía llegar a tardar más de un minuto en cargar y disparar su mosquete.-

A pesar de la efectividad de su invento, Puckle se encontraría con varios obstáculos a la hora de presentar su arma y ganar clientes. Desde los que la consideraban extremadamente cruel y poco caballeresca, hasta los que la veían como algo incierto.

Plagado de deudas y con sus inversores a punto de estallar, Puckle ideó un descabellado plan de publicidad: Su arma variaba de munición dependiendo del enemigo. Redonda y menos dolorosa si el enemigo se trataba de protestantes, o una cuadrada y más dolorosa si el enemigo se trataba de católicos o de musulmanes. En esa época, en Inglaterra se intentaba purgar todo rastro católico del Reino Unido; mientras que las fuerzas otomanas eran realmente poderosas, y los reportes de su crueldad causaban un gran rencor en las fuerzas de occidente. Por lo que Puckle, siempre alerta a sacar tajada, vio una gran oportunidad al rededor de esto.

Arma de PuckleLa intención de Puckle, no obstante, no era la de crear un arma sádica, sino el convencer a los compradores que su arma no era “tan cruel” cuando se utilizaban balas redondas, de esta manera derribando uno de los “mitos” que impedían su venta. En conjunto a esto le cambiaría el nombre a “Arma de defensa de Puckle,” intentando darle un nombre más pasivo.

Por desgracia, para nuestro inventor claro, el nuevo nombre y la nueva estrategia de venta no funcionarían a la hora de atraer clientes, e irónicamente se diría a posterioridad que el arma de Puckle “solo ha lastimado a sus inversores.”

En el gráfico podemos ver la tercera especificación del arma entregada a la oficina de patentes, donde se observan el cargador para balas redondas y el cargador para balas cuadradas. Y de hecho, vemos que se aclara: “Defender al REY JORGE su PAÍS y LEYES / Es defenderse a UNO y a la CAUSA PROTESTANTE”

H08, el hospital subterráneo, la Franja de Maginot y otros búnkers de la Segunda Guerra

La segunda guerra mundial fue el ápice, el punto cúlmine de la construcción de fortalezas en la historia de la humanidad. Esto es por dos razones. En primer lugar existían la tecnología y las herramientas suficientes como para construir fortalezas realmente complejas e impenetrables. En segundo lugar, no existían los misiles*, por lo que, a diferencia de hoy en día, construir megafortalezas era estratégicamente viable.

H08
1111-3.jpgEl H08, construido entre 1941 y 1944 en la isla de Jersey, es quizás una de las fortalezas más interesantes de la Segunda Guerra Mundial, ya que la misma no servía como cuartel militar, sino que era un hospital de alta complejidad capaz de alojar, sin contar a los soldados estacionados, personal y oficiales, a 500 heridos al resguardo de las bombas aliadas. El mismo cuya designación oficial era la de Höhlgangsanlage 8, era una gigantesca serie de túneles para los cuales debieron removerse 43,900 toneladas de roca. Los mismos, a su vez, estaban reforzados con 6000 metros cúbicos de concreto alemán de altísima calidad. Según los oficiales del Reich, “capaz de resistir por más de 1000 años”. Este hospital, que a su vez contenía un enorme taller para reparar piezas de artillería dañadas.

1111-2.jpg cuadro 1111-4.jpg

El mismo era a su vez pieza central de la barrera de fortalezas sobre el Canal Inglés que, según los planes del Eje, protegerían a la Europa continental dominada por el Reich de futuras invasiones Estadounidenses al continente a través de dicho canal.

La Franja de Maginot
1111-8.jpgTras la Primera Guerra Mundial Francia decidió que no cometería el mismos error dos veces y no permitiría que, en caso de una segunda guerra mundial, Alemania los invada tan fácilmente. Aunque, como todos sabemos, fracasaría miserablemente en su cometido. Para esto, una enorme línea de fortificaciones sería construida en la frontera contra Alemania. Dicha franja de fortalezas sería la nefastamente famosa Franja de Maginot.

Si bien varios generales franceses, como de Gaulle, sugerían un enfoque más móvil y dinámico adaptado a la guerra moderna, apoyado a partir de una poderosa fuerza aérea y una efectiva fuerza motorizada, el Mariscal Joffre y el Ministro de Guerra André Maginot, decidirían “ir a lo seguro” y construir una enorme franja de fortalezas que se extendiera desde Suiza hasta Bélgica**. Esta franja estaba compuesta por gruesas paredes de concreto reforzado con paneles de acero, que conectaban una serie de bunkers especializados. Estos iban desde barracas y centros de suministros hasta puntos de artillería y unidades anti-tanques y anti-aéreas. Todo a su vez intercomunicado por líneas de ferrocarril subterráneas capaces de sobrevivir al más intenso bombardeo.

1111-7.jpg1111-6.jpg1111-9.jpg

De hecho, se decía que las facilidades de la Franja eran más cómodas que las halladas en una ciudad moderna. Tras planear la construcción de un cañón de 47 metros, los alemanes simplemente decidirían no hacerse problema con semejante fortaleza. Simplemente rodearían la franja, cruzando por Bélgica, y atraparían a los franceses por la retaguardia sin que éstos tengan tiempo de reaccionar.

Wolfsschanze
1111-12.jpgEn el bosque de la zona polaca de Ketrzyn existe uno de los bunkers más impresionantes y llamativos de la Segunda Guerra Mundial, Wolfsschanze -en español “La cueva del Lobo”-. Diseñado para ser el cuartel general del Reich en Europa del Este, el mismo es una masiva fortaleza ubicada en un bosque inexpugnable. Como si ya no fuesen suficiente los varios metros de sus paredes de concreto, que pueden apreciar en las imágenes aquí presentes, reforzadas con múltiples capas de paneles y gruesas vigas de acero, el bosque circundante estaba plagado de minas y “comandos fantasma” de la Waffen-SS, ala militar de las SS compuesta por la élite del ejército, cuya misión era la de “pelar” y aterrorizar a cualquier fuerza invasora antes de que esta llegase al bunker.

En la fortaleza el mismo Hitler pasaría 800 días, y sería el punto sobre el cual se conduciría la Operación Barbaroja, el nombre clave para la invasión la Unión Soviética.

1111-10.jpg1111-11.jpg1111-13.jpg

* Tengamos en cuanta que lo más avanzado en cohetería eran los V2, y los mismos se resumian con la siguiente frase: “Disparalos, y donde caigan que caigan”.
** Imaginen el tipo de construcciones defensivas contra el territorio enemigo que se hacen en el AoE 😆

No apto para cazar liebres

1078-2.jpgEstas gigantescas escopetas, conocidas como “Punt Guns”, son construidas artesanalmente con el fin, muy poco legal, de cazar docenas de patos y otras aves de un sólo disparo. Las mismas son utilizadas por cazadores furtivos o comerciales, los cuales, al cazar en áreas restringidas o fuera de temporada, necesitan hacerse con la mayor cantidad de presas en el menor tiempo posible para así evitar ser descubiertos por guarda-parques y oficiales de la ley.

Pesando al rededor de 90 kilogramos, primero debe montárselas en un bote -de ahí su nombre. “Punt” significa bote- o tarima. Una vez que los cazadores se ubican en una posición adecuada, se asusta a los patos y cuando estos levantan vuelo se dispara matando a docenas en un instante.

Nota: Si bien son ilegales en la mayor parte del mundo, en algunos lugares, como por ejemplo Escocia donde varios tipos de aves son peste, la cacería con “Punt Guns” está permitida durante breves lapsos de tiempo. De todas maneras, a no desesperar. Si bien esta era una práctica muy popular a principios del siglo XX, con el pasar del tiempo fue quedando en desuso y hoy en día es muy rara (no porque haya menos cazadores furtivos, sino porque los mismos, desafortunadamente, cuentan con herramientas más efectivas).

1078-3.jpg1078-5.jpg1078-1.jpg

La espada del samurai en cámara ultralenta

Las espadas utilizadas por los samurai están ciertamente entre las más reconocidas y efectivas del mundo, habiendo ganado mucha popularidad ultimamente entre varios entusiastas. En manos de un espadachín maestro pueden hacer estragos y cortes extremadamene profundos y al mismo tiempo precisos, algo que era muy valoado por los samurai quienes basaban su esgrima en cortes largos y ataques rápidos. El vídeo a continuación fue filmado utilizando cámaras de alta velocidad y fidelidad. El resultado, realmente asombroso: un documento elegante y extremadamene visual de la efectividad de dicha espada, su deslizamientopor el aire y su poder de corte al impactar con el objeto a ser rebanado. De hecho, en tiempos pasados, para probar el poder de cortede una katana, tras terminar una batallas los herreros pedían a los samurai que se les permita uilizar los cuepos de los enmigos caídos en batala para probar el filo de sus nuevas espadas.

Artículos relacionados
La legendaria katana perdida de Masamune.
La invasión mongol a Japón del siglo XIII relatada por sus protagonistas.

El acero de Damasco, un misterio del pasado

Durante los siglos X al XVIII en la región de Damasco -Siria- se produjo una aleación para espadas y armas cuya calidad la convertiría en leyenda. No obstante, el hecho de que en el presente no se sepa a ciencia cierta cómo se forjaba, la ha convertido en uno de los mayores misterios de la historia de la ciencia, ya que estudios recientes han demostrado la presencia de nanotubos en su estructura.

HerrerosDuro y a la vez flexible, de una calidad tan soberbia que llegaba a rebanar las espadas europeas y mongoles portadas por los distintos ejércitos que invadían la región, el acero de Damasco resultó víctima del secreto y recelo con el que los herreros que lo producían guardaban su receta. No era para menos ya que además de ser una ventaja formidable en el campo de batalla, la aleación era una mina de oro para quienes la producían. Durante las Cruzadas e incluso la gigantesca invasión mongol a Medio Oriente en el siglo XIII, nobles y generales de ambos bandos pagaban fortunas por estas piezas. Montos que no solo se justificaban por la verdadera calidad excelsa de dicho acero, sino que además eran alimentados gracias a la gran cantidad de “mitos y leyendas” que existían a su alrededor. Se llegaba a decir desde que su filo era tan agudo que era capaz de rebanar una lámina de seda sólo dejándola caer sobre el mismo; y hasta que llegaba a cortar rocas sin perder su filo.

Daga Mughal

Si bien, como mencionamos, se cree responsable al gran secreto con el que se mantenía su fabricación, otras teorías sobre la pérdida de la técnica indican que posiblemente el principal factor haya sido la caída en desuso de la misma, tras que el agotamiento de los yacimientos ricos en tungsteno de la región impidiera su fabricación y así la posibilidad de pasar el conocimiento a nuevas generaciones -debemos tener en cuenta que en el pasado muchas veces las recetas no se escribían o anotaban con el fin de evitar su robo o copia, sólo siendo transmitidas por vías de la experiencia de mentor a alumno-.

La técnica
Nadie sabe a ciencia cierta la técnica exacta, pero un estudio realizado en la Universidad Técnica de Dresde, Alemania, en el cual se utilizaron rayos X y microscopía electrónica, ha dejado atónita a la comunidad científica al demostrar que efectivamente el acero de Damasco presenta nanotubos de carbono y otras nano-estructuras en su composición. Hoy día estas particularidades en aleaciones y compuestos modernos son producidas industrialmente mediante la utilización de complejas técnicas desprendidas de la industria aeroespacial. -nota: si desean leer sobre estos estudios es muy interesante el artículo publicado en Nature en Noviembre del año pasado, desafortunadamente está en inglés-.

Herreros siriosPero dejando los estudios modernos de lado y hablando de su posible origen, hoy se sabe que la técnica se originó entre el siglo III y el I antes de Cristo en la India. Dicha técnica fue la primera en refinar una aleación utilizando un catalizador para remover las impurezas. Consistía, tras obtener un acero rico en carbono, en refinarlo utilizando un vidrio especial el cual elevaba a la superficie de la masa en caliente las impurezas, dejando en el centro un acero mucho más puro. La técnica iría viajando con los mercaderes y las tribus que, a causa de las guerras, eran desplazadas hacia el oeste. Una vez en Medio Oriente, al rededor del siglo IX DC, la técnica sería refinada y mejorada gracias a los extensos conocimientos en metalurgia de la región, dando como resultado el mejor acero para espadas de la historia.
Esta teoría ha ganado mucha fuerza ya que también explicaría el surgimiento del acero de bulat fabricado en tiempos medievales en Rusia. El bulat no solo presenta características muy similares al de Damasco, sino que además, tras estudios arqueológicos, se pudo trazar su origen a Persia -pulat significa acero en persa- y de allí a la región de Samanalawewa, uno de los lugares en Asia donde se practicaba la técnica de la cual desciende el acero de Damasco.

Un caso de por cierto relativamente similar al Fuego Griego.

Cómo construir un “arma” láser de bajo presupuesto

Este tutorial para construir tu propio láser de alto poder utilizando solo una linterna y un a grabadora de DVDs me resultó más que interesante. Y por supuesto que lo voy a poner en práctica este fin de semana 😀

Por cierto, les recomiendo visitar a la página del autor del video el cual creó algunos videos que salieron en la portada de Reddit. Tiene todo tipo de tutoriales DIY bastante interesantes y simples de llevar a cabo.

Las arañas del rey Pirro, el primer “bio ataque” de la historia

Al escuchar “guerra biológica” nos viene la mente la imagen de un virus modificado o una cepa bacteriana resistente a los antibióticos comunes, ambos, capaces de causar infinidad de muertes. Sin embargo, les cueste creerlo o no, las guerras biológicas se vienen desarrollando desde hace siglos. A continuación un resumen de los tres casos más antiguos:

El Rey Pirro
Piro, rey de EpiroSi bien de los casos que aquí mencionaremos este es del que menos se sabe y el peor documentado, es tan interesante que vale la pena mencionarlo a al menos como curiosidad. La historia dice que tras verse superado por los romanos -Pirro ganó la batalla pero las pérdidas fueron tales que fue lo mismo que una derrota- volvió a su reino en el norte de Grecia con una gran amargura. Decidido a vengarse de sus enemigos encargó a cientos de sirvientes que introdujeran las temibles arañas de la región en Italia. Estos lo hicieron y prontamente la ciudad de Taranto se infestó de arañas las cuales, en “honor” a la ciudad, fueron denominadas como tarántulas –de hecho el baíle tradicional italiano de la Tarantela tiene su origen en la picadura de estas arañas, ya que se creía que moverse “alocadamente” limitaba el dolor y los efectos de la picadura-.

La batalla de Thun L’Eveque
En la Edad Media no se conocía exactamente el por qué pero se sabía muy bien que un cadáver en estado de putrefacción contaminaba el agua y enfermaba a la gente cercana a éste. En 1340 el castillo de Thun L’Eveque en Hainault se encontraba siendo sitiado y sus atacantes se encontraban realmente cansados ante la resistencia de los ocupantes. Con el fin de amedrentar a sus enemigos decidieron realizar lo que hoy en día es considerado como el primer registro de utilización de armas biológicas de la historia: enfermar a los enemigos tirándoles caballos, cadáveres y vacas muertas con las catapultas. Al cabo de unos días el olor y las pestes hicieron que los franceses abrieran las puertas del castillo y decidieran firmar un tratado muy desventajoso.

La batalla de Thun L'Eveque

La Peste Negra
Mucho tiempo se tardó en esclarecer el vector causante de la Peste Negra, sin embargo tras años de investigaciones hoy se sabe que fueron dos motivos*: Por un lado fue a causa de las ratas que viajaban en los barcos mercantes que llegaban desde oriente hacia puertos europeos y cuyas pulgas transmitían la bacteria Yersinia pestis. En segundo lugar, y relacionado a lo que estamos hablando, se encuentra el contagio intencional causado por los tártaros. Tras sufrir una fuerte infección con la plaga, los soldados tártaros en la península de Crimea que se encontraban sitiando el enclave comercial genovés de Caffa, decidieron enviarle un regalo a las tropas italianas arrojando a todos sus soldados muertos a causa de la peste en los ríos y a través de las paredes de las fortalezas. Los tártaros no sabían exactamente por qué, pero conocían muy bien que pasaba si una persona sana tenía contacto con un enfermo de la peste. El efecto fue devastador, ya que las poblaciones de Oriente Medio tenían formadas defensas naturales contra la peste tras siglos de convivir con esta, no obstante, los europeos eran terreno virgen para dicha infección y en Europa la Peste se expandió rápidamente finalizando con la vida de más de 1/3 de la población.

Enlaces relacionados
La Danza macabra

Schwerer Gustav y las piezas de artillería más grandes de las guerras mundiales

Desde los romanos hasta los ejércitos modernos, todos, sin excepción, consideraron la idea de atacar al enemigo desde lejos como un factor estratégico de suma importancia. Siendo esta razón suficiente como para experimentar y probar infinitas maneras de lograr golpear con la mayor precisión y desde la mayor distancia. Hoy veremos algunas de las “piezas raras” de la artillería moderna:

La Gorda Bertha -Dicke Bertha-

Como observaremos a lo largo de éste artículo los alemanes, gracias a su metódica tesón, fueron y son los más prominentes constructores de piezas de artillería. Construida por las industrias Krupp en 1904 y nombrada en “honor” a la esposa del dueño de Krupp la Gorda Bertha sería utilizada durante la Primer Guerra con resultados devastadores. Si bien sólo se construyeron 4 unidades su utilización en la batalla de Verdun permitiría obtener una idea de su poder gracias a los daños provocados contra las fortificaciones francesas a causa de su munición de 820kg y su rango de 12 kilómetros. Esta máquina es considerada la primer pieza de artillería moderna y su patrón de diseño puede rastrearse incluso hasta los M68 hag.

El Cañón de París -Parisgeschütz-

El cañón de París es considerada la primer “superarma” de la historia. Construida por Alemania para bombardear a París desde la distancia. Su alcance era tal que el mismo ejército francés por unos momentos pensó en que los alemanes estaban utilizando un “avión invisible” ya que la munición caía desde el cielo y ningún avión era visto o escuchado. Muy poco se sabe de sus características técnicas, porque fue destruida por las tropas alemanas para evitar su captura durante la ofensiva aliada. Sin embargo, detalles tales como la velocidad que adquirían sus disparos (mach 5) y su alcance máximo de 130 kilómetros con munición de 94 kilogramos la hacen, para la época, un arma única. De todas maneras debido a su difícil transporte y su utilización práctica solo para objetivos del tamaño de una ciudad, la Parisgeschütz era más que nada un “arma psicológica” que de utilización táctico.

El pesado Gustav -Schwerer Gustav-

Tras la Primer Guerra los franceses quedaron con un rencor enorme hacia Alemania, por lo que tratando de no cometer el mismo error dos veces y no volver a ser invadidos, construyeron una línea de fortificaciones “impenetrables” conocida como la Franja Maginot. Extendiéndose desde Bélgica hacia Suiza se conformaba por extensas paredes de concreto dotadas con paneles de acero y estaciones de armas, con fortificaciones periódicas altamente reforzadas que se comunicaban por líneas de trenes subterráneos. A pesar de la solidez alcanzada en esta línea defensiva los franceses no contaron con un detalle: la pericia alemana. Con el objetivo especifico de crear enormes brechas entre las líneas de la “impenetrable” franja, el comando alemán decidió crear un arma capaz de impulsar municiónes colosales. Semejante tarea, crear un arma que pueda devastar metros de concreto y acero no era nada simple, se asignó al mismo Gustav Krupp y al profesor Erich Mulles con la tarea de crear una nueva súperarma. Sin embargo, la guerra había estallado y el arma no estaba completa, por lo que los alemanes simplemente bordearon la defensa francesa y en cuestión de meses Francia estaba bajo su control. De todas maneras dos años después nace la Schwerer Gustav con un peso de 1,350 toneladas y un cañón de 47,3 metros siendo capaz de disparar munición de 4.8 toneladas a 48 kilómetros de distancia. Un singular problema surgiría en estos momentos: como había sido planeada para un fin especifico que ya había sido resuelto ahora se debía escoger dónde podría ser utilizada eficientemente. Tras varios ires y venires la SG y su mejorada hermana, Dora, fueron utilizadas en suelo Soviético.

Arquería extrema

Increíble video que intenta replicar el truco de la flecha que parte otra flecha en la película “Robin Hood” de Kevin Costner en el cual un arquero apellidado Lee logra hacerlo a la perfección. Lee es un arquero de Corea realizando una serie de pruebas para la TV japonesa. En el video vemos además al habilidoso arquero dar en blancos miniatura.

Las granadas Medievales

En el imaginario popular habita la creencia que las granadas son exclusividad de los campos de batalla modernos, sin embargo no hay nada más alejado de la realidad. Las granadas, y refiriéndonos a las explosivas, ya que de lo contrario deberíamos remontarnos hasta la prehistoria, comenzaron a ser utilizadas hace más de 2000 años por los chinos. Curiosamente esta tecnología sería perfeccionada y, caravanas mediante, llegaría a Medio Oriente donde sería adoptada por las tropas del legendario Salah al-Din, mejor conocido por su nombre latinizado de Saladino en el siglo XII. Si bien se sospecha que fueron utilizadas con anterioridad, es bajo el mando de éste líder militar, más exactamente en el famoso asedio a Jerusalem, que luego llevaría a una de las batallas más sangrientas de la historia, que existe el primer registro escrito de la utilización de una granada, aunque no llamadas por este nombre ya que la denominación de “Granada” aparentemente es utilizada por primera vez en 1688, no obstante los Cruzados las llamarían simplemente “Pelotas explosivas.

Su construcción sería básica y extremadamente peligrosa de cargar: El exterior estaba constituido por diversos materiales, siendo la cerámica el mayoritariamente preferido, sin embargo también odian ser armadas con papel seco y versiones primitivas del vidrio. Lo interesante llega cuando vemos su interior, ya que diversos experimentos y pruebas eran llevados a cabo por los armeros y alquimistas para lograr mejores resultados. En mayor medida se utilizaba pólvora primitiva extremadamente inestable mezclada con una diversidad de aceites y combustibles, de aquí la peligrosidad de cargarla. No era raro que se le adicionaran pequeños clavos de metal, dándoles así un explosivo de tipo fragmentario.

Si bien se cree que la palabra granada comienza a ser utilizada, masivamente, en el siglo XVII, muchos historiadores comentan que fue utilizada con anterioridad por los cruzados. Los árabes denominaban a estos artefactos explosivos como: rummân; mientras que los cruzados, viendo una gran similitud con la fruta del Punica Granatum, o árbol de granada, comenzaron a llamar a éstas “bolas explosivas” como “granadas”. De hecho, se cree pero no ha sido confirmado, que no era extraño que se pusieran granos de pólvora dentro de la envoltura seca de una fruta de granada.

Es bueno aclarar varios puntos al respecto. No todo esto puede ser cierto, ya que la historia a veces suele ser engañosa: Si se sabe con seguridad que las granadas, al menos parecidas a las que nosotros llamamos granadas, comienzan ser utilizadas por los árabes durante las Cruzadas, incluso un poco antes pero no es seguro; es muy probable que los cruzados las llamaran granadas, aunque el primer registro escrito data del siglo XVII durante la famosa “Revolución Gloriosa”; si es seguro como las construían y que contenían, ya que, y como podemos ver en las imágenes, afortunadamente sobrevivieron varias granadas del siglo XII.