Impresión, de la técnica al arte

Algún día, cuando posea más tiempo libre, compraré una imprenta de tipos móviles y pasaré horas creando páginas e impresiones de todo tipo. Es simplemente uno de los procesos de creación más bellos que existen:

Sobretodo en sus tiempos antiguos y más artesanales era toda una obra de arte. Recordarán en la entrada sobre la Nova Reperta< /i>, obra sobre divulgación científica y tecnológica publicada en 1580 en la cual se ilustraban mediante grabados xilográficos distintantas técnicas nuevas, como su autor, Jan van der Straet, utilizaba su propia imprenta para demostrar la moderna técnica de grabados por tipos móviles.

Nova Reperta - La imprenta de Stadano

Si bien el video anterior es un tanto artístico en su naturaleza el video a continuación es un gran ejemplo a las técnicas empleadas. Se trata de los intentos de un impresor amateur por recrear, rearmar y re-compaginar el Pictorial Webster, un diccionario pictórico y enciclopédico del siglo XIX utilizando, increíblemente, una imprenta contemporánea a la obra fabricada por Linotype.

Abandonando la Tierra

Lucidity es ciertamente uno de los videos experimentales más interesantes que he visto ultimamente. Se trata de un experimento realizado por el director australiano Robert Hales, para el cual se lanzaron varios globos de altitud con cámaras añadidas a sus extremos inferiores. De todas estas pruebas la realizada en la región de Mildura es ciertamente la más espectacular, ya que vemos no solo la condensación y el congelamiento de la lente de la cámara a medida que el globo gana altitud, sino que llegamos a apreciar la curvatura terrestre. Sorprendente lo logrado si tenemos en cuenta el relativo poco costo del experimento.

Viendo este video no puedo dejar de recordar al gran y legendario Joseph Kittinger, quien realizó un salto desde 31300 metros de altitud alcanzando una velocidad en caída libre de 938,3 kilómetros por hora. Todo quedando registrado en un increíble video. De la hazaña y el video ya hemos hablado en esta entrada.

Si bien Lucidity es un video sorprendente, más si tenemos en cuenta el hecho de que todo fue realizado con una inversión menor a los mil dólares, el experimento realizado durante la misión STS-133 del transbordador espacial, para el la cual se montaron cámaras en todos los boosters de la nave, deja al anterior como un juego de niños. Claro, eso sí, poner un transbordador en órbita solo cuesta unos módicos 450 millones de dólares a precios del 2010. No obstante, el resultado es algo fuera de este mundo, literalmente. En este video extendido pueden verse las filmaciones de todas las cámaras.

De ondas, péndulos y elefantas

Quizás ya muchos han visto este video ya que es bastante popular, no obstante, no quería dejar de compartirlo y comentarlo en Anfrix. Tiempo atrás cuando concurría a los primeros años de escuela intermedia uno de mis profesores trajo un antiguo péndulo al salón de clases para demostrar el concepto de ondas senoidales -y si bien el efecto producido por el péndulo no es una onda en el sentido más estricto y técnico, visualmente las ejemplifica de manera fenomenal-. La misma describe el gráfico de una función de seno, y su ocurrencia en la naturaleza es más que común. Desde el voltaje hasta la corriente alterna que alimenta nuestros electrodomésticos.

Aquí desde otra perspectiva:

Topsy yaciendo sobre el piso del Luna ParkPor cierto, y volviendo a hablar de Edison. Tiempo atrás comentábamos la triste historia de Topsy, una pobre elefanta condenada a muerte por electrocución con corriente alterna en pos de promover la implementación de la corriente continua, impulsada por Edison como estándar de distribución eléctrica en los Estados Unidos. Desgraciadamente para la pobre Topsy el ardid de publicidad ideado por Edison se basaba en demostrar que la corriente alterna, impulsada por el gran Nikola Tesla, era “tan peligrosa que fácilmente pude matar hasta un elefante”.

Tuffi saltantoDe manera nefasta y muy a mi pesar los seres humanos tenemos un largo, desgarrador y hastas deprimentemente extenso registro histórico plagado con miles de ejemplos en la utilización de animales para fines no muy nobles y vergonzosamente crueles. Topsy no fue la primera ni la última elefanta utilizada para promocionar un evento o producto, quienes visiten Anfrix desde hace tiempo recordarán la historia de Tuffi, la elefanta enana utilizada por Franz Althoff para promocionar su circo en el mono-riel aéreo de Wuppertal y la cual, una vez en marcha, entró en un ataque de pánico y decidió saltar del mismo hacia el vacío, quedando todo registrado por pura casualidad en una histórica fotografía.

Click aquí para ir a la entrada de Tuffi.

Voz del pasado, la lucha por recuperar la grabación más antigua de la voz humana

FonoautogramaEn el año 2007 en Anfrix habíamos hablado sobre sobre la grabación musical más antigua que se conserva a la fecha. La misma fue realizada por Thomas Edison y George Gouraud el 29 de Junio de 1888 en el Crystal Palace londinense. No obstante, y en un claro ejemplo de como la tecnología moderna ayuda a recuperar fragmentos del pasado, en el año 2008 se descubrió como reproducir las grabaciones realizadas mediante la utilización de fonautografos, máquinas creadas por un vendedor de libros e inventor amateur llamado Édouard-Léon Scott de Martinville quien inspirado, o mejor dicho, lisa y llanamente basándose en la anatomía del oído humano -llegando a tener incluso partes preservadas de orejas humanas en su estudio- finalizó en el año 1857 estos dispositivos capaces de capturar las ondas de sonido ambiental a través de las vibraciones que estas producían en finas membranas de seda y así codificarlas en patrones lineales que se grababan en hojas con forma de cilindro cuyas superficies habían sido tratadas con hollín. Irónicamente y si bien increíblemente ingenioso, Scott de Martinville nunca se preocupó por crear una máquina capaz de reproducir los cilindros de papel obtenidos durante el proceso de grabación. Invención con espíritu socarrón si las había.

Édouard-Léon Scott de MartinvilleA pesar de varios y laboriosos intentos por lograr reproducir las cintas a lo largo del siglo XIX como el realizado por Charles Cros en 1877 utilizando complejas técnicas de fotograbado metálico y tiempo más tarde los intentos del inventor del gramófono, Emile Berliner, quien intentó traducir los patrones en los discos a lineas moduladas de sonido en un disco de vidrio para así poder reproducirlos en su gramófono, nadie pudo lograrlo sin destruir o dañar irreparablemente las grabaciones. La fragilidad de los cilindros y la ya mencionada incapacidad de reproducción llevó a que los distintos curadores y bibliotecarios se despreocuparan por obtener y cuidar las cintas con los fonautogramas, a diferencia de los cilindros con los fonogramas creados años más tarde por los fonógrafos de Edison que, y aunque de manera rústica, podían volver a reproducirse.

Es así y a pesar de contar con muy poco material sobre el cual trabajar, que los investigadores David Giovannoni y Patrick Feaster lograron en el año 2008 reproducir uno de estos cilindros al digitalizar su topografía e interpretar la información sonora mediante algoritmos confeccionados especialmente para este fin. Si bien en un principio creyeron que se trataba de la voz de una joven mujer, tras estudiar en profundidad la Fonoautogramaestructura de los fonautogramas descubrieron que debido a un error de interpretación se encontraba reproduciendo la grabación a mayor velocidad de lo debido, dándole por ende una característica más aguda al sonido. Tras varios ajustes lograron finalmente reproducir correctamente la cinta y, muy a su sorpresa, descubrieron que la voz en cuestión, grabada durante los primeros meses del año 1860, se traba nada más y nada menos que del mismo Édouard-Léon Scott de Martinville cantando el “Au clair de la lune. Así proseguirían recuperando grabaciones, como fragmentos recitados de la obra de Torquato Tasso e incluso una grabación de 1857 la cual, por desgracia, se encuentra irreparablemente dañada. La digitalización de la grabación puede ser escuchada en este audio.

Y el abate Moigno
Si de algo podemos estar seguros es que esta incapacidad de reproducir el audio grabado salvaba al usuario de las dificultades que pasaron algunos de los pioneros en el campo, como el abate Moigno, quien casi fue linchado cuando demostró el fonógrafo de Edison en funcionamiento:

“[...]cuando el abate Moigno, un conocido divulgador científico, mostró por primera vez el fonógrafo de Edison a la Academia de Ciencias de París; el abate mismo me explicó lo ocurrido. Todos los sabios presentes declararon, siguiendo al profesor Tait, que la reproducción de la voz humana por un disco de acero era físicamente imposible, debido a las sutiles formas de las ondas producidas por el habla, aunque admitían que la música podría transmitirse de este modo. El abate fue acusado incluso de tener escondido un ventrílocuo debajo de la mesa. Dejó la habitación disgustado”

Del tema ya hemos hablado en esta entrada.

De puentes, botes e invasiones de hormigas

Siempre me interesaron las hormigas, incluso mucho antes de ir a la universidad y estudiar en profundidad su evolución, comportamiento y su dinámica me sentí atraído por esos diminutos y frágiles seres que, a pesar de ser insignificantes en su forma singular, en su conjunto se vuelven una impenetrable fuerza capaz de arrasar a su paso con jardines y plantaciones sin existir solución ni orgánica ni industrial que pueda frenarlas por completo. Sin embargo, no fue hasta cuando tuve unos 10 o quizás 14 años, o tal vez 15, en que leí un cuento de Carl Stephenson titulado Leiningen contra las hormigas que comencé a sentir fascinación por estas. En dicha obra, nuestro atareado protagonista cree estar a salvo de las voraces hormigas que repentinamente invaden su modesta plantación de a millones tras mucho esfuerzo y lucha por salvar su vida. No obstante, con terror y resignada sorpresa ve como estas comienzan a sacrificarse en masa para construir puentes de cuerpos y así lograr sortear esa frontera de agua que significaba la diferencia entre la vida y la muerte para si mismo.

Es por esto que siempre que veo un puente de hormigas me acuerdo del pobre Leiningen. Este video a continuación no es la excepción. En el mismo vemos un grupo de hormigas en el Amazonas sacrificarse a si mismas para construir un puente de cuerpos y así salvar a su preciada y perezosa reina así como varias larvas de las aguas amazónicas.

Puente de hormigas

Por cierto, si hablamos de hormigas no podemos dejar de mencionar otra de las rarezas y quizás una de singularidades más raras de estas: los vórtices. Algo que ocurre con, por lo general, las hormigas soldado, es decir las encargadas de proteger tanto las rutas de alimento como el hormiguero, y las cuales son generalmente mucho más grandes y agresivas que las obreras. Estas confunden un camino de feromonas y básicamente comienzan a seguirse unas a otras en un interminable círculo hasta morir.

Si bien durante mucho tiempo se creyó, y todavía se cree, que este es un fenómeno “accidental” por parte de las hormigas, una de las sugerencias alternativas más interesantes que he leído estipula que posiblemente sea un mecanismo de supervivencia de los hormigueros para combatir la superpoblación en territorios que no pueden sustentar los números actuales y en los cuales el método tradicional, es decir el que una nueva reina se vaya llevándose consigo parte del hormiguero, sólo serviría para condenar a ambos hormigueros a una muerte segura.

Todo esto me recuerda que debo volver a ver esa gran obra llamada Phase IV

Entradas relacionadas
- Gigantesco hormiguero capturado en cemento
- Cordyceps, un hongo digno de otro mundo
- La picadura más dolorosa del mundo
- Las verdaderas mega ciudades
- Una reunión con muchos invitados -bueno, técnicamente no trata sobre hormigas, pero la image area habla por si sola-

El palacio de arte de la naturaleza

Años atrás habíamos hablado sobre la Cueva de los Cristales en México, una de las vistas más singulares del planeta. Hoy es el turno de los palacios de cristal Chinos, cuevas que, si bien no resultan ser ni tan singulares ni tan únicas como las anteriores, son en mi opinión otro de los tantos paisajes “extraterrestres” que podemos visitar en la Tierra sin necesidad de pedirle prestado el Enterprise a Kirk.

Caverna flauta

En las cercanías de los puntos mínimos de la colina de Guangming, en el noreste de China, existen infinidad de cuevas de carso, formaciones geológicas naturales cuyos intrincados y pintorescos relieves son el producto de la meteorización de las rocas de piedra caliza y dolomía durante el pasar de cientos de miles de años. Básicamente, y en palabras simples, los carbonatos presentes en este tipo de rocas se diluyen dejando como resultado impresionantes relieves, estructuras y columnas. De todas éstas es la cueva denominada como la Cueva flauta la más espectacular, al punto que hoy se la apoda como el Palacio de arte de la naturaleza.

Caverna flauta

El nombre de la caverna es centenario, y tuvo su origen debido a que los habitantes del pueblo cercano de Guilin, hoy día convertido en una metrópolis, creían que las distintas estalactitas y estalagmitas encontradas de a miles en la caverna podían, en manos de un artesano prodigioso y un tanto brujo, crear flautas cuya música poseyera poderes sobrenaturales.

La caverna fue abierta al turismo a inicios de la década del 60, y esto por desgracia ha resultado en extremo contraproducente ya que muchos turistas suelen llevarse de recuerdo rocas de la caverna o arrojar basura en la misma. De todas maneras el turismo hacia esta maravilla natural no es algo nuevo, en las paredes de sus grutas pueden llegar a encontrarse inscripciones que se remontan a la Dinastía Tang. Una de sus grutas, conocida como el Palacio de cristal del Rey Dragón, llegó a ser incluso un improvisado refugio antibombas durante la Segunda Guerra mundial en el cual se guarecieron los pobladores de Guilin de los varios bombardeos japoneses.

De todas maneras, si de iluminación natural hablamos, ya que nada supera a la cueva de Waitomo en Nueva Zelanda, cuyo brillante techo está compuesto ni más ni menos que de millones de gusanos bioluminiscentes.

La impaciente y laboriosa odisea por obtener la primer imagen de otro planeta

Si bien la historia de la astronáutica tanto humana como robótica está plagada de hazañas y odiseas, como pueden ser las misiones Apolo, el satélite viajero ISEE-3/ICE o los atrapa satélites, sólo para mencionar a unos pocos, es quizás la odisea de la sonda Mariner 4 y su equipo de controladores humanos la que mayor emoción en mi despierta. No sólo por lo espectacular de tan sideral aventura, un viaje a Marte y la obtención por primera vez en la historia de una fotografía “detallada” de otro planeta, sino porque creo que la misma representa un ejemplo sintético y al punto de un espíritu aventurero que ya es hoy muy difícil de encontrar en agencias espaciales públicas.

Mariner 4

El Programa Mariner, que, resumidamente, tuvo lugar entre 1963 y 1973 con el fin de enviar sondas robot a Marte, Venus y Mercurio, fue un hecho histórico en la carrera por incrementar el conocimiento humano. Gracias al mismo no sólo se desarrollaron tanto nuevas tecnologías como teorías científicas, claro, se estaba haciendo algo que nunca nadie había hecho antes -salvo por los Soviéticos, pero todas sus misiones a Marte habían, hasta el momento, resultado en un rotundo y fulguroso fracaso- sino que además, y como ya se mencionó en el título de esta entrada, se logró obtener la primer fotografía en detalle de otro planeta. Si bien hoy día la anterior afirmación pueda resultar hasta graciosa cuando consideramos las fotografías en alto detalle que la sonda Spirit nos envía de pequeñas piedritas de unos pocos centímetros de largo desparramadas en la superficie marciana, en los tiempos de la Mariner 4, la segunda y por vez primera exitosa misión a Marte del Programa Mariner, los controladores de la misión no contaban con las veloces supercomputadoras modernas, sensores digitales de imagen de alta densidad ni con las redes de gigantescas antenas tanto en Tierra como las redes satelitales que, en coordinado equipo, se encargan de hacer llegar a los centros de control en el mundo esas preciadas y detalladas imágenes de la superficie marciana enviadas por el Spirit. No, sólo contaban con limitados equipos analógicos de computo, café y hojas y lapices, afirmación que no es exagerada, ya que la primer imagen que tenemos de otro planeta fue dibujada a mano por los impacientes controladores de la Voyager Telecommunications Section en Cabo Cañaveral.

Marte capturado por la Mariner 4     Marte capturado por la Mariner 4     Marte capturado por la Mariner 4

Durante su viaje un error mecánico llevó a que la sonda confundiese a Canopus, la estrella que debía utilizar como guía para navegar hacia Marte, con otro punto de luz, por lo que nuestro metálico Ulises se desvió varios miles de kilómetros. No obstante, la pericia y dedicación de sus controladores salvó la misión, y cuando la Mariner 4 llegó a las cercanías de Marte la misma pasó de modo de viaje a modo de ciencia planetaria, por lo que desplegó sus cámaras y antenas y con su atento ojo electrónico capturó al Planeta Rojo en Dibujo de marte a partir de las imágenes enviadas por la Mariner 4todo su esplendor. Rápidamente llenó su cinta magnética de datos con 22 imágenes tipo grilla pixelada de 200 lineas verticales por 200 puntos horizontales, las cuales ocupaban unos 634 kilobytes en su conjunto. Si bien 634K pueden ser bajados en menos de 1 segundo con una conexión de Internet moderna, a los operadores del centro VT les llevó unos cuatro días bajar la información y alimentar con ella un traductor que la convirtió en números impresos en tiras de papel con los cuales, luego, tendrían que alimentar otro dispositivo que finalmente recrearía fielmente la imagen en si misma. Sin embargo, no tendrían paciencia.

Impacientes, y deseosos de ver ya mismo los resultados, los controladores pegarían las tiras de papel en una placa iluminada y a mano pintarían cada número, representando una tonalidad, hasta completar la primer imagen de otro planeta alguna vez obtenida. El resultado, toda una obra de arte y un testamento a la curiosidad y el deseo de conocimiento.

Dibujo de marte a partir de las imágenes enviadas por la Mariner 4

Novedades al por mayor

Después de un largo rato sin actualizaciones ni novedades ha llegado la hora de actualizar. A partir del primero de mayo (es decir éste mismo domingo) continuaré con Anfrix, no sólo actualizando el sitio sino que además volveré a trabajar en la nueva versión del mismo. En lo personal puedo decir con felicidad que estos meses han sido bastante buenos. Por un lado me he convertido en el flamante tío de una hermosa niña, terminé mi maestría, cambié de trabajo, viajé a un par de lugares del mundo que deseaba conocer en persona y tengo cuatro mascotas nuevas.

Curiosamente a pesar de la falta de actualizaciones el tráfico hacia Anfrix ha crecido enormemente (este mes, por ejemplo, el sitio ha servido unos 500 gigas en contenidos digitales).

PD: Tras casi medio año de no hablar ni escribir prácticamente una palabra en castellano creo que mi manejo del idioma, más siendo un parlante no nativo, se ha “oxidado” bastante. Por lo que deberán tenerme paciencia si cometo durante las próximas entradas algunos “horrores” gramaticales :P

Luchando con una anaconda de seis metros bajo el agua

El siguiente video, y debo decir uno de mis videos vintage favoritos, se basa a partir de un episodio ocurrido a comienzo de los años sesenta en el Ross Allen Reptile Institute, cuando una enorme anaconda de seis metros logra “escapar” de su área de contención (si es que bote puede considerarse como un área de contención, pero bueno, mantengamos la tensión del relato) y el famoso herpetólogo Ross Allen, con la ayuda presencial de su hijo Tom, decide recapturar a la fugitiva serpiente. Toda una hazaña temeraria si tenemos en cuenta que justamente el agua es el territorio por exelencia de éstos reptiles.


Porque Tarzan no es el único con el derecho a luchar bajo el agua contra enormes reptiles,