Category Archives: Plantas y flores

Kudzu, la planta japonesa que devora el sur de los Estados Unidos

Hace un tiempo habíamos hablado sobre cómo las regiones evacuadas de Fukushima han sido rápidamente cubiertas por la vegetación local. Si bien esto es común, la naturaleza es de hecho implacable reapropiando espacios, lo llamativo era la velocidad con la que todo ocurrió. Esto se debe principalmente a un tipo de planta: el Kudzu.

El Kudzu es una planta nativa del sudeste asiático del género de las Pueraria. Las mismas son enredaderas perennes, resistentes a los insectos y relativamente tolerantes al frío. Se reproducen principalmente de manera asexual mediante esquejes producidos por sus estolones, los cuales echarán raíces y desde allí comenzarán su propia expansión. En otras palabras, la planta irá constantemente formando nuevos nodos, por lo que necesita expandirse rápidamente buscando espacios para dichos nodos. Pero lo que hace al kudzu una especie tan invasiva es que esta también puede reproducirse mediante semillas transportadas por el aire. Es decir, se expande rápidamente por el suelo y además puede extenderse a través de grandes distancias geográficas. Como si lo anterior fuese poco, en la década del 90 se descubrió que incluso si se arranca la planta su raíz puede permanecer durmiente durante más de tres años en el suelo y luego brotar nuevamente.

En el 1876 durante la Exposición del Centenario en Filadelfia, Pensilvania en la cual se festejaban los 100 años de independencia de los Estados Unidos, el pabellón de Japón constaba de un bello jardín japonés adornado con plantas y árboles del país asiático. Uno de estos vegetales traídos a la exposición fue el kudzu, y rápidamente capturó el interés de los visitantes quienes fueron cautivados por su aroma y el uso artístico que se le había dado para cubrir puentes y estructuras del jardín. La planta se volvería relativamente popular en los jardines y parques de Pensilvania.

No obstante, durante la década del 40 el problema de la erosión del suelo a causa del cultivo incesante del algodón en los territorios del sur de los Estados Unidos se había vuelto un problema de estado. Lo que llevó al presidente Franklin D. Roosevelt a iniciar una campaña federal para tirar semillas de kudzu por todo el sur, esperando que su rápido crecimiento ayude a sostener el suelo. Si bien en efecto el kudzu es muy efectivo para combatir la erosión del suelo y también sirve como fuente de alimento para el ganado, el clima del sur de los Estados Unidos resultó ser mucho más favorable que el clima de Pensilvania, un estado del norte. Este clima soleado y los suelos ricos en minerales de la región hicieron que la planta comenzara a expandirse mucho más rápido que en Asia o Pensilvania. En el punto más crítico de la “epidemia del kudzu” este llegó a cubrir una extensión de 610 km2 por año. Cientos de millones de dólares fueron invertidos para detener la expansión violenta de esta especie invasiva, pero nada parecía funcionar ya que el uso de herbicidas estaba restringido debido a que la expansión se daba principalmente en territorios agrarios y poblaciones rurales y la planta parecía tener una resistencia natural contra los herbicidas de menor intensidad. De hecho, el Dr. James Miller, contratado por el Servicio Forestal de los Estados Unidos, descubrió que de los 6 herbicidas aprobados por el gobierno al momento del estudio, la planta era inmune a tres, poco afectada por dos y el último incluso la ayudaba a crecer más rápido. La solución llegó desde China y Japón: resulta que el kudzu tiene un enemigo natural: las cabras. Por lo que durante los años 70 y 80 comenzaron a soltarse decenas de miles de cabras de angora en las áreas más afectadas para así combatir el crecimiento sin control de esta especie.


(Fe de errata, en la imagen pueden verse ovejas devorando kudzu.)

De todas maneras, y si bien las cabras han ayudado en los Estados Unidos, todavía no hay una solución definitiva y en el 2009 se ha detectado la existencia de kudzu en Canada y Australia.

Continue reading Kudzu, la planta japonesa que devora el sur de los Estados Unidos

Biosphere 2, un ecosistema cerrado tan perfecto e idílico que terminó en fracaso

La adversidad muchas veces es algo necesario, algo que si es aprovechado nos servirá para aprender y formar nuestro caracter. Quizás el mejor ejemplo de ésto es lo que ocurrió en Biosphere 2, un hábitat completamente cerrado creado por la Universidad de Arizona en 1987 con el fin de servir como ecosistema de investigación y vivarium de varias especies de plantas y árboles exóticos.

Si bien en el presente se utiliza para los fines anteriormente mencionados, a principios de los años 90 la instalación sirvió para un propósito de investigación científica pura: crear el primer ecosistema completamente cerrado. Desde los nutrientes hasta el oxigeno, la humedad y demás recursos serían creados y reciclados constantemente utilizando las costosas y complejas maquinarias y sistemas dentro de las instalaciones del complejo. La idea original era la de crear el hábitat perfecto, todos los parámetros medidos en tiempo real por avanzados sensores y regulados por complejos sistemas de control; dándole a los vegetales en el lugar la cantidad de nutrientes perfecta y asegurando la virtual inexistencia de plagas e insectos invasivos. De funcionar, se crearía un ecosistema aislado del mundo el cual podría servir como punto de partida para el desarrollo de ecosistemas en bases inter-planetarias o incluso la preservación de las especies vegetales en caso de una catástrofe ecológica a escala global.

Así fue, al menos durante los primeros años, las plantas y árboles que crecían dentro de B2 eran más voluptuosas, más grandes en incluso abundantes que sus pares en el resto de la tierra. Ciertamente ésta serie de ecosistemas cerrados que ocupaban 1,27 hectáreas eran un paraíso en la tierra, perfecto, sin adversidades ni problema alguno.

Pero algo comenzó a ocurrir, y en un principio ninguno de los científicos entendió el por qué. Los árboles se quebraban antes de madurar cayendo a tierra sin motivo alguno. Tras buscar varias respuestas la definitiva vino del análisis de la madera y las raíces de los mismos. Al haber crecido completamente guarecidos de los vientos, éstos árboles nunca desarrollaron raíces lo suficientemente arraigadas, y la madera de los troncos y ramas carecían de las denominadas maderas de compresión y tensión. Dichas maderas son los dos tipos de tejido especial desarrollados por las plantas leñosas en sus ramas principales y deformaciones de los troncos como respuesta a los efectos de la gravedad y del viento. Generalmente la madera de tensión es más común en los árboles de madera dura, es decir las angiospermas como pueden ser los robles; mientras que la madera de compresión hace lo mismo en los árboles de madera blanda es decir las gimnospermas como las coníferas. No obstante, no es exclusivo a unas y otras y distintos tipos de madera de reacción pueden ser observados en un mismo árbol. Ambas son un tipo de madera en la cual las células del tejido vegetal se alinean de manera no vertical, permitiendo al árbol contar con un soporte extra y una mayor capacidad de torsión así como soportar las fuerzas de tensión causadas por los vientos. De hecho, en la naturaleza las plantas leñosas utilizan en parte éste tipo de manera para por alinearse mejor ante el sol y recibir mayor cantidad de luz solar en sus hojas.

Tras una serie de investigaciones los científicos de la universidad descubrirían que la razón por la cual los árboles del hábitat crecían a un ritmo mucho mayor que el resto de los árboles en el exterior se debía al hecho que no generaban los distintos mecanismos de soporte y arraigo que permiten que los árboles no sólo vivan por cientos y miles de años, sino que además resistan fuertes vientos y tormentas.

Hoy en día B2 sigue en funcionamiento, aunque ya no como un sistema completamente cerrado, sino que se ha reorientado y convertido en una reserva de especies exóticas y amenazadas.

Las fascinantes granjas submarinas de alta tecnología que intentan cambiar al mundo

Celdas de algas
Este proyecto de alta tecnología conducido por EcoLogic Studio, una empresa británica con actividades en Suecia, ha creado una granja de algas marinas en Simrishamn, en el ya mencionado país nórdico. Si bien actualmente su escala es pequeña esperan producir en un futuro tanto una fuente de alimentos como de biocombustibles. Las algas son, en efecto, una de las mejores fuentes para la generación de biocombustibles de tercera generación.

Granjas de vieiras

Criar vieiras bajo el agua no es ninguna novedad, pero en las costas de Japón la práctica se lleva a un nivel y escala completamente diferente, creando “criaderos torre” los cuales permiten criar yesso (vieiras gigantes, muy comunes en el norte de Japón) en grandes volúmenes. Éstas son granjas con tecnología de punta, de hecho, las torres son controladas por robots submarinos. En los últimos años esta técnica comenzó a ser utilizada en Maine, Estados Unidos con gran éxito y un impacto ecológico extremadamente positivo.

El proyecto Velella
Éste es uno de los proyectos más prometedores en lo que respecta a prevenir el vaciamiento de los océanos, el mismo se basa en capsulas sumergibles no para la pesca sino para la cría de peces. Actualmente conducido en el Golfo de México con pruebas creciendo seriolas. Además de prevenir el vaciamiento de los océanos criando a las especies deseadas de peces de manera controlada, los líderes del proyecto apuntan a crear un entorno de acuicultura multitrófica integrada, en el cual se crían y cultivan múltiples especies de animales y algas y los deshechos biológicos producidos por los mismos son retroalimentados dentro del sistema ya sea como alimento o fertilizante de algunas de las otras especies que se manejan, así como también aportes minerales al entorno de los criaderos.

El jardín de Nemo

El jardín de Nemo es un proyecto italiano para criar plantas comestibles y frutos bajo el agua. De todos los proyectos mencionados este es el único con fines meramente artísticos y no comerciales. No obstante, muy interesante y meritorio. Su creador, Sergio Gamberini, comenzó las “células de cría” con cultivando albahacas, pero en sus planes está el expandir las células de cría a frutillas y varios tipos de hierbas (notar que las plantas en si no están sumergidas sino que se mantienen en una burbuja de aire dentro de una “célula” completamente autosuficiente).

Cómo el nacionalismo holandés hizo naranja a las zanahorias

La economía ha logrado que las sociedades urbanas asocien la variedad más eficiente o económica de cosechar de una fruta o verdura con dicha fruta o verdura en si mismas, muchas veces sorprendiéndonos cuando vemos la enorme variedad que existe de las mismas.

De historia stirpium commentarii insigneQuien escuche la palabra zanahoria inmediatamente la asociará con un color naranja intenso. Incluso, podríamos decir que a tal punto que naranja y zanahoria son sinónimos hoy en día. Pero esto no siempre fue así, las zanahorias son una raíz comestible relativamente moderna. Si bien la planta en si fue cultivada durante miles de años y utilizada como una aromática medicinal, no fue hasta el siglo X que campesinos en Irán e Iraq comenzaron a seleccionar plantas de zanahoria con el tronco de su raíz cada vez mas grueso, ya que éste era muy rico en nutrientes.

Lustgarten der GesundtheitOriginalmente de color purpura y agrias una mutación llevó a que se logre una zanahoria amarilla de mejor sabor, y esta rápidamente se comercializó hacia Asia y Europa, llegando a España en el siglo XI y rápidamente al resto de Europa durante los siguientes tres siglos. Eventualmente infinidad de variedades comenzaron a cultivarse por todo el mundo, siendo en Inglaterra la variedad amarilla la preferida.

Bandera del príncipe de HolandaEs aquí donde ocurre tan singular curiosidad, cuando en el siglo XVII campesinos Holandeses de la comunidad agricultora de Hoorn comenzaron a cultivar zanahorias seleccionando con cada nueva cosecha las más naranjas hasta, eventualmente, llegar al color actual para honrar a Guillermo de Orange, héroe nacional, y no cualquier naranja, sino uno idéntico al que aparece en la bandera del príncipe.

El poder naval y comercial de los Países Bajos llevaría a que esta “variedad conmemorativa“ se popularicé en el mundo entero. Esto, no obstante, fue algo muy afortunado, ya que el componente que hace que las zanahorias sean naranja es el beta caroteno, un pigmento vegetal extremadamente rico en vitamina A.

El palacio de arte de la naturaleza

Años atrás habíamos hablado sobre la Cueva de los Cristales en México, una de las vistas más singulares del planeta. Hoy es el turno de los palacios de cristal Chinos, cuevas que, si bien no resultan ser ni tan singulares ni tan únicas como las anteriores, son en mi opinión otro de los tantos paisajes “extraterrestres” que podemos visitar en la Tierra sin necesidad de pedirle prestado el Enterprise a Kirk.

Caverna flauta

En las cercanías de los puntos mínimos de la colina de Guangming, en el noreste de China, existen infinidad de cuevas de carso, formaciones geológicas naturales cuyos intrincados y pintorescos relieves son el producto de la meteorización de las rocas de piedra caliza y dolomía durante el pasar de cientos de miles de años. Básicamente, y en palabras simples, los carbonatos presentes en este tipo de rocas se diluyen dejando como resultado impresionantes relieves, estructuras y columnas. De todas éstas es la cueva denominada como la Cueva flauta la más espectacular, al punto que hoy se la apoda como el Palacio de arte de la naturaleza.

Caverna flauta

El nombre de la caverna es centenario, y tuvo su origen debido a que los habitantes del pueblo cercano de Guilin, hoy día convertido en una metrópolis, creían que las distintas estalactitas y estalagmitas encontradas de a miles en la caverna podían, en manos de un artesano prodigioso y un tanto brujo, crear flautas cuya música poseyera poderes sobrenaturales.


La caverna fue abierta al turismo a inicios de la década del 60, y esto por desgracia ha resultado en extremo contraproducente ya que muchos turistas suelen llevarse de recuerdo rocas de la caverna o arrojar basura en la misma. De todas maneras el turismo hacia esta maravilla natural no es algo nuevo, en las paredes de sus grutas pueden llegar a encontrarse inscripciones que se remontan a la Dinastía Tang. Una de sus grutas, conocida como el Palacio de cristal del Rey Dragón, llegó a ser incluso un improvisado refugio antibombas durante la Segunda Guerra mundial en el cual se guarecieron los pobladores de Guilin de los varios bombardeos japoneses.

De todas maneras, si de iluminación natural hablamos, ya que nada supera a la cueva de Waitomo en Nueva Zelanda, cuyo brillante techo está compuesto ni más ni menos que de millones de gusanos bioluminiscentes.

Cascadas de sangre y fuego

Cuando se habla de una cascada inmediatamente imaginamos agua cristalina, corriendo por su cauce hasta llegar a un desnivel dado desde el cual, gravedad mediante, se precipita formando una de las vistas más bellas del planeta. No obstante, no siempre es así, y hay algunas cascadas en la tierra que son realmente todo un espectáculo debido a su singular rareza.

Las cascadas de sangre
Blood fallsCuando el geógrafo británico Griffith Taylor las descubrió en 1911 no pudo creer lo que sus ojos estaban viendo. Allí, en el crudo frío antártico, en medio de un despoblado pero a la vez magnánimo valle glaciar, una cascada rojiza se precipitaba sobre el hielo. Como si se tratase de una herida misma al corazón antártico por la cual escapaba su sangre.

Este singular fenómeno, ubicado en la región este del continente, más precisamente en Victoria Land, es quizás una de las ocurrencias geológicas más llamativas del planeta. En un principio se creyó que el color rojizo del líquido se debía a causa de la presencia de algas. Sin embargo, estudios posteriores y más complejos demostrarían que el agua poseía una gran cantidad de hierro en estado de oxidación -después de todo algo en común, al menos poéticamente :), con la sangre tenía. Recordemos que la hemoglobina es la heteroproteína que sirve a su vez como el ‘pigmento’ que le da ese color rojizo tan característico a la sangre, color que es a su vez causado debido a la presencia de hierro-. En fin, si bien se ha intentado numerosas expediciones cartográficas en varias oportunidades, todas estas han sido infructuosas en lograr realizar un correcto mapeo de las estructuras subterráneas que dan origen a la misma, algo muy lógico si tenemos en cuenta las duras condiciones del lugar y su difícil acceso. Durante varios años se creyó que el agua salina rica en hierro, es decir el componente que le otorga el color rojizo a la cascada, provenía de fisuras posiblemente relacionadas con la actividad geológica de la región. No obstante, nueva evidencia indica la posibilidad de un origen microbiológico del óxido de hierro, como se puede leer en este interesante artículo de la National Geographic sobre la posibilidad de que el hierro haya sido un subproducto producido por antiguos microbios hace más de un millón de años (en inglés).

Blood falls

Cascadas de fuego
Yosemite fireballEn el lado este de El Capitán, en el parque nacional Yosemite, existe una gigantesca pared de granito desde la cual un magnífico suceso natural tiene lugar solamente durante unos pocos días al año. Todos los meses de Febrero, y solo cuando el clima es bueno y el cielo está despejado, una pequeña cascada de temporada formada en la pared de granito de la formación rocosa ya mencionada, es iluminada de manera especial por los últimos rayos del solares del ocaso -normalmente entre los cinco y las seis de la tarde-. El particular ángulo de iluminación, el relativo poco brillo del ambiente y el reflejo en el granito hacen que la cascada se ilumine con un color ámbar brillante, intenso y a la vez variable, dando la impresión de que la misma está conformada por fuego y no por agua. El fenómeno es ya todo un clásico del parque, y eso hace que desgraciadamente los días en los cuales ocurre el área se llene de turistas y fotógrafos.

Y si de fuego propiamente dicho se habla
No hay mejor ejemplo en la historia que las recientes cascadas de lava formadas por la enorme erupción producida por el volcán Eyjafjallajökull -que si bien no tiene traducción directa al castellano significa algo así como “volcán isla-montaña” o islamontañavolcán, debido a la capacidad de las lenguas escandinavas para formar nuevas palabras a partir de la combinación y unión de otras-. Este fenómeno, que le ha complicado la vida a varias decenas de miles de personas al interrumpir vuelos por toda Europa, nos ha dado al mismo tiempo algunas de las vistas más espectaculares que se puedan presenciar. Entre estas, varias cascadas de lava que logran quitar la respiración.

Eyjafjallajökull Eyjafjallajökull

La fruta más grande del mundo y el melón milenario

Fruta del árbol de YacaLa fruta del árbol de Yaca es, además de ser la fruta colgante más grande del mundo, uno de los ingredientes fundamentales para ciertos tipos de curry. De gusto familiar a la piña, pero más seca, esta fruta puede llegar a pesar más de 35 kilos y llegar a medir 90 cmtrs de alto por 50 de diámetro. Increíblemente el árbol que las produce posee una resistencia sin igual, e incluso un espécimen joven puede llegar a tener más de 10 frutos sin derribarse o doblarse.

Nota: Estamos hablando de frutas de árbol y en condiciones naturales. De lo contrario, las supercalabazas de criadas para concursos se llevan los honores -Sí, las calabazas, al igual que los tomates, son frutas-.

Y el increíble melón que se conservó durante 2100 años
Un melón que se conservó durante 2100 años ¿imposible? no según este artículo del Washington Post. Hallado en la ciudad de Moriyama, el mismo se conservó gracias a una especie de “vacio” formado por una singular configuración del suelo. Esta condición resultó ser más que propicia para su conservación ya que previno la colonización de microorganismos que de otra manera lo hubiesen degradado.

¿Un racimo de uvas a 100 dólares?
Por supuesto que si hablamos de frutas y de Japón, no podemos dejar de lado este enlace en el cual se mencionan ciertas “frutas de lujo”.

El bosque peor contaminado del mundo, donde los árboles se tornaron de color rojo

El desastre de Chernobyl fue una de las mayores tragedias ecológicas del siglo XX. El daño fue tal que una ciudad entera debió ser evacuada permanentemente, pero no sólo las ciudades se vieron afectadas. La naturaleza circundante a la planta sufrió un daño irreparable.

Si pensáramos que en el mundo existe un bosque de pinos en el cual, y a causa de la intensa contaminación, sus árboles se tornaron de color rojo, inmediatamente creeríamos que es una historia de ficción o un cuento. Pero no, el Bosque Rojo es algo tristemente muy real. Ubicado en el centro de la planta nuclear de Chernobyl, el mismo es un parche de 10 km2 cuyos árboles, tras absorber una intensa dosis de radiación, se tornaron de color rojizo y amarillento. El problema no fue causado por el desastre original, sino porque en el mismo se enterraron parte de los restos de la planta nuclear y desechos altamente contaminados de la zona. Estos desechos, gradualmente inutilizaron las napas subterráneas, y tornaron el área natural en el que es hoy en día considerado como el bosque peor contaminado del mundo.

No obstante, no solo el color de las plantas es anormal. Sino que varias de las mismas germinan con mutaciones y formas realmente llamativas. El mayor de éstos problemas es el gigantismo, por lo que es posible observar pinos doblados y casi derribados cuyas ramas son incluso más gruesas que su tronco principal.

Hoy en día el nivel de radiación, en las zonas peor contaminadas, puede calcularse entre 0,9 y 1,1 röentgen por hora -unas 100000 veces el nivel de radiación hallado en una ciudad como New York.- No obstante, y como ya hemos mencionado, el problema no esta en la superficie, sino en el suelo, donde los niveles de radiación en las napas llegan a ser fatales para los humanos.

Artículos relacionados
La expedición cientifíca que ingresó a Chernobyl tras el desastre.
Escalando la rueda de la fortuna de Chernobyl.

Los asombrosos relojes florales

Carl von Linne, mejor conocido como Carolus Linnaeus, era un floricultor del siglo XVIII cuyo trabajo lo llevó a convertirse en todo un experto en los tiempos y relojes biológicos de las plantas. Basándose en un fenómeno al que él mismo llamaba como “dormir” -en su tiempo no se sabía bien el porqué del cerrar y abrir de las flores- Linnaeus prontamente compilaría un extenso catálogo separando a las distintas plantas según el período del día en el que estas abren y cierran sus flores. De esta manera, se dio cuenta que conociendo la especie exacta, y teniendo en cuenta ciertos factores externos, uno podría saber la hora del día solo viendo el estado de las flores de una planta. Es así que comenzaría su horologium florae, un reloj floral cuya disposición de las distintas especies de plantas y flores indicaba la hora exacta del día con sólo mirar las columnas de flores abiertas.

Linnaeus fallecería y su creación sería olvidada durante muchos años, hasta que una traducción de su obra, Philosophia Botanica, al inglés, volvería a levantar interés sobre su reloj floral. En sí, este innovador naturista, definiría tres tipos fundamentales de flores necesarias para la creación del reloj:

Meteorici, flores que varían su abrir y cerrar dependiendo del clima.
Tropici, Flores que varían su abrir y cerrar dependiendo de la duración del día.
Aequinoctales, Flores con tiempos rígidos en su abrir y cerrar, es decir, una periocidad que no varía según el clima o la duración del día. Estas últimas siendo las de mayor importancia.

Teniendo en cuenta esto, y las variables en el abrir y cerrar de una flor, como por ejemplo la latitud en la que el reloj se encuentre, uno, cuenta Linnaeus, puede construir un reloj floral muy preciso.

Hoy en día existen varios relojes florales al rededor del mundo. Uno de estos se encuentra en Taipei, más precisamente en el jardín de YangMin. El reloj, además de tener manecillas mecánicas, posee distintas flores que se abren dependiendo la hora del día. En el siguiente video podemos verlo.

El día en que una nariz casi detiene el descubrimiento de la evolución

El viaje en el HMS Beagle llevó a Charles Darwin a recorrer las costas del mundo entero. Fue en este mismo viaje, gracias al contacto con infinidad de especies exóticas y desconocidas, donde el padre de la evolución comenzó a entender y a darle forma a la que sería su obra máxima: El Origen de las Especies. Sin embargo, Darwin estuvo a punto de no viajar. Todo por culpa de la forma de su nariz.

Al mando del capitán FitzRoy la misión original del Beagle consistía en realizar mediciones cronométricas y catalogar las costas de América del Sur. Esto, a Darwin, le sería de vital importancia en el desarrollo de su investigación, ya que le daría acceso a especies y lugares desconocidos. Pero más importante aun, sería el punto de partida que le permitiría relacionar al mecanismo evolutivo con el principio de selección natural. De hecho, de no haber visitado las Galápagos, y observado allí las distintas variaciones y diferencias en las especies de las islas -islas cuya configuración geográfica las hace únicas en el mundo con respecto a las notables diferencias evolutivas entre las especies que las habitan-, éste no hubiera escrito uno de los capítulos más fundamentales e importantes El Origen de las Especies.

La nariz de la discordia

No obstante, Darwin estuvo a punto de no subir al barco, todo por la forma de su nariz. FitzRoy era una persona muy especial. Hiperactivo, excéntrico y fácil de ofender -incluso llegando a ofenderse de por vida sólo por cosas tan simples como ver a alguien arreglándose el pelo mientras él hablaba-. Entre las obsesiones del singular capitán se encontraba la de “analizar” a una persona en base a sus rasgos físicos. Por lo que prácticamente conocía de memoria la obra del famoso “morfopsicólogo” Lavater. Es así que cuando vio a Darwin, de inmediato lo analizó minuciosamente. Desafortunadamente el naturista tenía la nariz de “un hombre flojo de carácter, de poca energía y determinación”. Muy arduamente FitzRoy buscó un remplazo para el joven investigador. Sin embargo, la proximidad del viaje, le impidió encontrar uno por lo que muy a su pesar y a regañadientes tuvo que dejar viajar a Darwin. Si lo desean, pueden leer el diario del viaje aquí.

De no haber viajado en el Beagle es muy probable que eventualmente hubiera escrito su gran obra. Sin embargo, no hubiera contado con la enorme base de datos y evidencia empirica que recopiló durante el viaje. Evidencia que luego, en las subsiguientes ediciones del ODLE, utilizaría para responder a todos los ataques y contra-analisis de sus detractores. Por lo que la Teoría de la Evolución hubiera tenido un despegue mucho más lento y dificultoso del que tuvo.

Hiperión: El árbol más alto del mundo

De todo el reino vegetal las secuoyas son, y por un gran margen, considerados como los arboles más altos del mundo. no es de extrañar entonces que los naturistas Chris Atkins y Michael Taylor comenzaran su búsqueda por el árbol más alto de todos en el Redwood National Park, un santuario de secuoyas muy bien conservado. Tras una larga búsqueda, que resultó ser más difícil de lo que parece ya que muchos de los árboles se encuentran inclinados, en el verano del 2006 hallaron a Hiperión: el árbol más alto alguna vez registrado. Con unos 115,55 metros de altura supera por casi 21 metros a la Estatua de la Libertad y por unos 3 metros a Estratosfera, el antiguo campeón. Más importante aun, el árbol se estima que el árbol esta compuesto por unos asombrosos 526.69 metros cúbicos de madera.

Si bien la ubicación exacta del mismo es secreta, para evitar su tala o el daño no intencional por parte de turistas y curiosos, fue la misma National Geographic la que certificó el proceso de medición y la veracidad del mismo.

Por cierto, quien no haya visto en persona una secuoya es muy difícil que imaginar lo masivo del cuerpo de estos imponentes vegetales. Por esta razón, lo mejor es poner las cosas en proporción. La imagen que se puede visualizar nos muestra la diferencia de tamaño entre un ser humano y “Del Norte Titán”, otra secuoya también del parque Redwood.

Artículos relacionados
Los animales más coloridos de la naturaleza.
Récords de la naturaleza.
Los fósiles vivientes más extraños del mundo.
Las medusas gigantes que invaden Japón todos los años.

Las pinturas vivientes de Inakadate

Arte tamboCuenta la leyenda que todo comenzó como una competencia entre dos campesinos rivales a muerte los cuales no se contentaban sólo con colectar las cosechas más abundantes de arroz, sino que además pretendían cosechar las más bellas. Otros dicen que la costumbre comenzó solo gracias a la casualidad, pero sea cual sea el origen de esta ya tradición el resultado es asombroso y realmente bello.

Arte tambo

Arte tamboTodos los años los campesinos del pequeño pueblo de Inakadate, Japón, realizan distintas “pinturas vivientes” las cuales son logradas gracias al empleo de los colores hallados en los distintos tipos de arroz. Con este fin se traza primeramente un diseño el cual, tras mucha paciencia, se formará sólo cuando germinen las plantas. Esto es debido a que los “trazos” de la pintura son formados gracias a la utilización de distintas variedades coloridas de arroz. Entre ellas, el kodaimai de hoja amarilla y el tsugaru de hoja verde (arroz romano en occidente) y arroz negro. El resultado es realmente asombroso y generalmente despliega escenas tradicionales japonesas.

Arte tambo

Arte tambo

Las pinturas vivientes de la Alemania Nazi
Esvástica del bosqueEsta costumbre, aunque con flores de jardín, era muy común en el pasado de los pueblos germanos. Durante el nazismo intentó ser revivida con gran éxito habiéndose plantado centenares de “pinturas arbóreas”. Si bien la absoluta mayoría fue destruida tras la Segunda Guerra aun queda una de estas “pintura arbóreas” en el bosque de Zernikow la cual, a causa de su lejanía, ha sobrevivido a los reiterados intentos de desmonte. Esta consiste en una svástica de 60 acres que sólo se forma brevemente durante la primavera cuando los alerces que la conforman florecen. Si bien aun mantiene su estructura varios de los arboles que la formaban fueron talados en algunos de los reiterados intentos de desmonte. Según se cree los alerces amarillos fueron plantados en 1937 en conmemoración del cumpleaños de Adolf Hitler.

Relacionado
– Quizás te interesen las arboesculturas.

Hosen-Ji, el árbol que sobrevivió a la bomba de Hiroshima

Hace unas semanas Alejandro Rivoz me envió un correo comentando una interesante historia a partir del artículo que había escrito sobre los Ocho afortunados -supervivientes a ambas explosiones nucleares en Japón-. La historia realmente me sorprendió.

Hosen-JiEl árbol de los cuarenta escudos, o Ginkgo biloba, posee características particulares que lo hacen único ya que no cuenta con “parientes” vivos al ser el único miembro de su clase y formar una sola especie -recordarán cuando hablábamos de fósiles vivientes 1 y 2. Originarios de china estos árboles se encuentran muy escasos sobre Japón, sin embargo, uno de éstos sería el protagonista de una historia plagada de esperanza y buena fortuna. Hoy en día, un ejemplar de esta especie posee el nombre de árbol portador de esperanza -Hosen-Ji-, ya que fue el único ser vivo que logró, junto a tres ejemplares más de esta especie, salir intacto a la fuerte ionización producida por la bomba de Hiroshima en la zona cero.

Esta hazaña no fue producto de la suerte ni de la casualidad, sino que al contrario el árbol de la esperanza logró sobrevivir a causa de su singular biología. El Ginko, al ser un fósil viviente, evolucionó en un tiempo en el que la atmósfera terrestre poseía una configuración particularmente diferente a la actual, al encontrarse esta fuertemente oxigenada. Razón por la que esta especie posee una alta tolerancia a la oxidación; mismo tipo de oxidación celular que acabó con casi todos los tejidos vivos de los seres que se encontraban en o sobre la zona cero del fatídico “Día Nuclear”.

Y el ser humano más cercano a la explosión
Si bien el ser humano más cercano a la explosión Akiko Takakura, empleada bancaria, se encontraba a sólo 300 metros del hipocentro, la diferencia con Hosen-Ji y los otros Ginkos era fundamental. Akiko, así como otros supervivientes cercanos, se encontraba en la bóveda de un banco fortificado construido para soportar el peor de los terremotos. Sin embargo, así y todo, sufrió fuertes quemaduras.

Artículos relacionados
Los ocho afortunadoslas únicas personas que sobrevivieron a las dos bombas atómicas
Nagasaki vista desde el aire antes y después de la bomba