De los caballos drogados y la Internet Victoriana al correo a misil

Jinete mongolEnviar una carta, mensaje o paquete desde un punto a otro apartado geográficamente de manera significante se convirtió en la obsesión de muchos a lo largo de la historia. Durante el tiempo de los mongoles el flujo de los mensajes entre generales y tenientes que se encontraban separados por quizás cientos de kilómetros de planicies y llanuras luchado muchas veces en múltiples frentes y contra varios enemigos en simultáneo, era tan importante que incontables postas fueron establecidas a lo largo de Asia y Medio Oriente para permitirles de esta manera a los mensajeros cabalgar sin parar cambiando en cada posta de corcel, e incluso, cuando el mensaje era de suma importancia, se vendaban las rodillas de los caballos con paños empapados en opio para lograr que estos ignorasen el dolor y el cansancio y llevarlos así a galopar a toda velocidad de posta a posta prácticamente hasta el límite entre la vida y la muerte.

En Inglaterra la implementación del telégrafo fue de tanta importancia para su economía y poderío militar que, según datos recopilados por el experto en telecomunicaciones Tom Standage, para 1872, sólo en Inglaterra, es decir sin contar a Escocia, Gales o Irlanda, se enviaban unos 15 millones y medio de mensajes por año que recorrían a través de los cientos de miles de kilómetros de cable entre algunas de las más de cuatro mil estaciones y subestaciones de mensajería. Red que ciertamente no se diferenciaba mucho de nuestra Internet actual, ya que había subredes de cables privados mantenidas por empresas e incluso hasta spam, siendo Richard Sears en 1886, todo un innovador por cierto, el primer “hombre de negocios” en “ofrecer sin Ejemplo de un pantelégrafoconsulta previa” a cientos de personas por día la oportunidad de conocer y comprar uno de sus “magníficos y refinados relojes de bolsillo”. Incluso, hasta existía un sistema básico de “comercio electrónico,” ya que varias de las estaciones tenían convenios con los comerciantes locales y esto le permitía a las personas realizar compras a distancia, aunque generalmente el servicio era principalmente utilizado por hombres para enviarle flores a sus esposas o novias mientras éstos estaban de viaje. De manera sorprendente, lo mensajes no se limitaban solamente a simples mensajes de texto, sino que las oficinas de telégrafo también manejaban una extensa red de cientos de kilómetros de tubos neumáticos para enviar pequeños paquetes y en 1870 varias oficinas en el centro de Londres permitían enviar pequeñas imágenes en los mensajes gracias a la implementación del pantelégrafo, máquina de facsímiles pionera inventada por el físico italiano Giovanni Caselli (un ejemplo puede verse a la izquierda).

Red de tubos neumáticos

Si bien Londres era la reina del telégrafo, Paris, con una red más de 400 kilómetros y numerosas patentes que incluso contemplaban hasta el transporte de personas, era la reina de los tubos neumáticos ―algo de lo que hablaremos más adelante.

SSM-N-8 RegulusNo obstante, quizás el más interesante intento por enviar correo rápidamente fue el realizado por el Servicio Postal de los Estados Unidos, quienes en 1959, intentaron crear una nueva oficina dedicada a enviar correos por misil desde submarinos hacia la costa. Tarea para la cual emplearon un submarino, el USS Barbero y un misil de tipo crucero SSM-N-8 Regulus modificado. Si bien el misil sólo atravesó una distancia de 300 metros el mismo cumplió con su cometido y envió desde el submarino a la costa unas tres mil postales conmemorativas. A pesar de que la idea parece un sin sentido, la intención de la misma era crear un mecanismo por el cual, durante tiempos de guerra, un submarino pudiese emerger cerca de las costas de un territorio con actividad enemiga y dejar rápidamente una carga con provisiones y/o mensajes de manera controlada en tierra lo más cercano posible de fuerzas aliadas para luego sumergirse antes de ser alcanzado por la artillería naval enemiga.

19 thoughts on “De los caballos drogados y la Internet Victoriana al correo a misil

  1. Panshin

    Anfrix, realmente te han venido bien las vacaciones porque desde tu retorno estás publicando entradas interesantísimas.

  2. Oliver

    Panshin, muchas gracias :)

    Pablo2m, no lo conocía, en el futuro le dedicaré una entrada. Muchas gracias por el dato :)

  3. Chem

    Oli teniendo en cuenta todo lo que ha cambiado Internet en estos años, ¿no has pensado abrir una cuenta de twitter y/o facebook para el blog?

  4. Pablo2m

    Yo hasta hace poco tampoco conocia la existencia de los telegrafos opticos :wink: . En Montecristo de Alejandro Dumas se mencionan

  5. Oliver Post author

    Chem, sí. Tengo que actualizar el sitio, agregar nuevas secciones, etc. Estoy haciendo limpieza, desde que retorné hasta ahora borré unos 5000 comentarios (que consitían en: spam, insultos, y “caritas”, por alguna razón hay cientos de personas que dejan un comentario que consiste en decenas y decenas de caritas). En fin, pronto vendrá una actualización de la “cara” de Anfrix.

    Pablo, leí la obra pero se me pasó veo que se me pasó por alto ese detalle.

  6. Lals

    Ya quiero saber mas sobre “los tubos de los jetsons” . Sinceramente me parece una excelente de transportar cosas, hoy serían muy útiles.

    Gracias Oli por el post. Eres una leyenda en la facultad de ciencias de la UNAM.

  7. Ramón

    Al leer lo del correo a misil pensaba que te referías a un desarrollo anterior:

    http://en.wikipedia.org/wiki/The_Rocket_Post

    Cuando vi la película me resultó muy curioso y estuve buscando información sobre Zucher. Me temo que, aunque la película se basa en su historia, ésta última no fue tan romántica. El título en castellano es “El inventor alemán”.

    Sigue con tu estupendo trabajo bloguero, muchos te lo agradecemos a diario :-)

  8. Oliver Post author

    Lals, el tubo neumático para personas, infortunadamente, era más parecido a un subterráneo que a los tubos de los Jetson.

    Ramón, un alemán, Friedrich Schmiedl, de hecho fue el pionero en el correo a cohete, aunque a mucha menor escala de lo que intentaron los estadounidenses. Una historia muy interesante ya que se negó a trabajar tanto para los Nazis como para los Estadounidenses después de la Segunda Guerra cuando estos últimos comenzaron a llevarse a todos los científicos alemanes a Estados Unidos ya que no quería utilizar sus conocimientos para crear armas.

  9. Ramón

    Curioso, porque se parece mucho a la historia de “El inventor alemán”, igual mezclaron la biografía de uno y otro hasta encontrar un resultado más “cinematográfico” :-)

  10. Oliver Post author

    Disculpas por no responder a tiempo a sus comentarios, estuve un tanto ocupado durante la semana pero por suerte ya me liberé.

  11. Raptec

    Por fin!! 126 paginas después me terminado todo el Anfrix!!! (y lo que vendrá después) desde artículos de pixel art hasta las andanzas del señor “Athanasius K” y fotos de muchas guerras al lado de curiosidades históricas (algunas bizarras) que por culpa de cierta persona llamada “Oli” me obligarían a buscar en wikis y vídeos perdidos en You tube…
    Me demore como dos semanas mas que nada por artículos que realmente me interesaban leer (irónicamente soy un mal lector o tengo poco habito) buenas fotos que quien sabe de donde las consigues.
    Al menos debo agradecerle señor, que me siento un poco menos ignorante respecto al mundo y la historia.

    P.D.: Las imágenes en miniaturas de las paginas 46 a la 41 (lei Anfrix desde la pag 126 hasta la que ahora es la primera) están mal codificadas, pero al darles click en la foto en gran tamaño estaba en buena calidad

  12. carlos

    fascinante, nunca lo hubiera sabido, lo de los misiles para enviar correo lo habia visto en un documental, pero lo de enviar imagenes en los telegramas no lo sabia, profundarizaré un poco más que parece muy interesante, felicitaciones por el blog

  13. Pingback: De los caballos drogados y la Internet Victoriana al correo a misil

Comments are closed.