Los vampiros guerrilleros

Desde los inicios del tiempo la humanidad ha buscado como diseñar, crear o fabricar mejores armas. Armamento que, negando toda posibilidad de oposición, nos ponga en clara ventaja con respecto al enemigo. No obstante, no todos los inventos fueron tan significativos como el manejo del hierro o tan devastadores como la invención de la pólvora, algunos, quizás producto de la desesperación o de la locura, fueron extremadamente bizarros. Desde catapultas gigantes hasta bombas gay. Sin embargo, hoy hablaremos del quizás más bizarro de todos: Los murciélagos bomba!.

Los amigos del hombre
La utilización de animales como bombas vivientes no es algo nuevo. Ya los soviéticos en la Segunda Guerra sacrificaron miles de perros utilizándolos como bombas andantes, salvo que les salió el tiro por la culata cuando éstos inocentes canes, al asustarse del ruido proveniente de los tanques alemanes, corrían rumbo a sus “caritativos” amos en busca de refugio. Dando como resultado, en un acto de justicia poética, el hacerlos volar en pedazos. Lamentablemente esto no sería el fin de la utilización de animales como armas. También durante la SGM, el gobierno de los Estados Unidos abriría una oficina especial con la tarea de recibir “ideas militares de ciudadanos”. Si bien muchas sugerencias llegaron de todo el país, una de las pocas ideas que cautivo a los investigadores de la Fuerza Aérea y la CWS -Chemical Warfare Service-, fue la propuesta por el dentista Lytle Adams. Este, tras ver años antes como decenas de miles de murciélagos salían simultáneamente de una cueva, imaginó lo devastador que sería un ataque si cada uno de éstos cargara una mini bomba incendiaria.

Los preparativos
Tras una ardua investigación para seleccionar el tipo indicado de murciélago se eligió al cola suelta brasileño, debido a que, a pesar de ser de diminuto tamaño, podía cargar hasta tres veces su peso. Pronto las investigaciones del Doctor L. Fisser darían como resultado una bomba incendiaria adecuada. Así seguirían los preparativos hasta que en Marzo de 1943 se daría el OK para comenzar con las pruebas piloto. Gracias a un gancho quirúrgico y un pequeño alambre de metal se logró conseguir un método fácil y eficiente para unir el explosivo a la parte anterior del mamífero. La idea era simple: tirar desde aviones cajas repletas de murciélagos las cuales se abrieran en mitad del aíre. Estos, shockeados y asustados, buscarían refugio en las estructuras circundantes. Un temporizador entonces se activaría creando cientos de llamas que provocarían gran cantidad de incendios en la ciudad enemiga.

El resultado
Varios problemas comenzaron a ocurrir: algunas cajas no se abrían, muchos murciélagos morían en el camino y, peor aún, la gran mayoría de murciélagos no buscaba refugio sino que salía volando despavorida de la zona. Irónicamente los pocos incendios que generaron ocurrieron en un hangar y en el auto del General a cargo de la misión. Por lo que el experimento se dejaría de lado.
De todas maneras un fugaz renacer ocurre unos meses después, esta vez por parte de los Marines. No obstante, similares problemas acontecerían durante los ensayos y el experimento sería abandonado definitivamente. Eso sí, habiendo utilizado más de diez mil animales y habiendo costado aproximadamente dos millones de dólares.

[Fuente, Afa magazine (en Inglés)]

11 thoughts on “Los vampiros guerrilleros

  1. Gab

    Y pensar que la idea fue de un dentista. :idea:
    Algo sabido pero lo digo igual, cómo se gasta guita en las guerras eh, es impresionante, dos millones por 10 mil animales, y había que probar no quedaba otra.
    :???:

    Reply
  2. Oli Post author

    Antes eran solo 2 millones… ahora son 2 mil millones (como el chaleco antibalas de los Marines que es un desastre, una barra de manteca los protegería más :P ) y están viendo como cambiarlo de apuro.

    Reply
  3. Anne

    Gab, lo ideal sería que a una le dieran ese dinero para realizar “experimentos” :D pero la suerte no existe :(

    Reply
  4. gus_

    Los yanquis ahora están usando delfines asesinos, varios de ellos se escaparon cuando sucedió lo del Katrina. (Ahora son mercenarios en Costa de Marfil :P)

    Reply
  5. Pingback: meneame.net

  6. Render

    Anthony Beevor en la página 41 de su libro “Stalingrado” (Ed. Memoria Crítica, 2002), explica lo siguiente:

    “Varias divisiones blindadas alemanas también toparon con una nueva forna de lucha no convencional durante el combate. Vieron perros rusos que corrían hacia ellos llevando una silla de aspecto curioso sobre la que se levantaba un palo corto. Primero los soldados de los tanques pensaron que eran perros de primeros aucilios, pero luego si dierion cuenta de que los animales tenían explosivos o minas antitanques amarradas a ellos. Estos perros-mina, entrenados según principios pavlovianos, habían sido amaestrados para correr bajo grandes vehículos para conseguir alimento. El palo, al ser aplastado por la base de aquél, detonaría la carga. La mayoría de perros fueron muertos antes de que alcanzaran su objetivo. Con todo, esta macabra táctica tuvo un efecto desconcertante”.

    Un saludo.

    Reply
  7. Pingback: Perros-mina en la Segunda Guerra Mundial » kaZka ::: En la escalera me siento a silbar mi melodía…

  8. Bell

    :evil:todo eso fue un desastre que acaso esos cintificos estaban locos como se les ocurre poner a prueba a esos animales acaso ellos tienen el poder sobre los animales :?: creo que de nada son cientificos :idea: .
    de donde :cry:; :?: ; :roll:; :idea:

    Reply
  9. Anonymous

    El resultado
    Varios problemas comenzaron a ocurrir: algunas cajas no se abrían, muchos murciélagos morían en el camino y, peor aún, la gran mayoría de murciélagos no buscaba refugio sino que salía volando despavorida de la zona. Irónicamente los pocos incendios que generaron ocurrieron en un hangar y en el auto del General a cargo de la misión. Por lo que el experimento se dejaría de lado.
    De todas maneras un fugaz renacer ocurre unos meses después, esta vez por parte de los Marines. No obstante, similares problemas acontecerían durante los ensayos y el experimento sería abandonado definitivamente. Eso sí, habiendo utilizado más de diez mil animales y habiendo costado aproximadamente dos millones de dólares :idea:

    Reply
  10. Juan Valdez

    Que verguenza.. sé que el conductismo fue uno de los inicios de la psicología. Que lo hayan utilizado para este fin es avergonzante para mi carrera

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>